Lluvia negra: corren rumores que ha llovido petróleo en Louisiana (Video)

Un video en internet ha detonado rumores que la temida lluvia negra o lluvia toxica, producto del derrame de petróleo en el Golfo de México, ha llegado ya a Lousiana

Una de las consecuencias más temidas frente a la tragedia ambiental, producida por el derrame de petróleo en el Golfo de México, es la lluvia negra o lluvia tóxica. Es decir, se teme que los fenómenos ambientales propios de la temporada veraniega (tormentas, huracanes, etc) puedan acarrear el petróleo vertido en el mar hacia lugares lejanos a la costa, esparciendo con ello la tóxica substancia y amenazando el entono natural de una inmensa región.

Un video en internet, con cera de medio millón de vistas en YouTube, muestra rastros de lo que podría ser una lluvia combinada con petróleo en Louisiana. A pesar de que no se ha confirmado esta información, y que algunos han desmentido las imágenes alegando que se trata de simple aceite de automovil derramado en el asfalto, lo cierto es que es una amenaza latente de la cual se ha advertido desde hace ya unas semanas, y que de confirmarse representaría una grave consecuencia del ecocidio perpetuado en el Golfo de México luego del derrame masivo de petróleo en esas aguas.



El derrame de petróleo seguirá afectando al fondo del mar por décadas

El derrame masivo de petróleo en el Golfo de México, ocurrido en 2010, no ha terminado de afectar al mundo. Reciente estudio revela que sus estragos en el ecosistema del fondo del mar tomarán décadas en disiparse.

El pasado septiembre, Reuters reportó que el ecosistema de las profundidades del mar alrededor del derrame masivo de petróleo podría tomar décadas en recuperarse de los efectos del desastre. Esto por supuesto es muy lógico, pero es difícil de imaginar. El derrame tuvo su mayor impacto en el ecosistema de un área de alrededor de 24 kilómetros cuadrados alrededor de la fuente, pero efectos moderados fueron vistos a 158 kilómetros cuadrados.

La rica biodiversidad del fondo del mar fue inmensamente reducida por las oleadas de petróleo, las cuales fueron de 183 metros de ancho y 1.9 kilómetros de longitud.

“Dadas las condiciones de las profundidades del mar, es posible que la recuperación del hábitat del suelo suave y las comunidades vecinas asociadas tomarán décadas o más”, concluyó el reporte.

El caso de Macondo fue el caso de derrame costa afuera más grave de toda la historia de E.U., y la contaminación se expandió tanto en el espacio (el mar) como en el tiempo (las décadas que tardará en recuperase).

Haríamos bien en recordar las terribles consecuencias del evento, que estamos, directa o indirectamente, viviendo ahora mismo.



Halliburton admite haber destruido evidencia sobre el derrame petrolero en el Golfo de México

A pesar de haber admitido su responsabilidad, Halliburton fue solamente obligada a pagar una irrisoria fianza, en un precedente obsceno para los casos de responsabilidad corporativa en desastres naturales.

golfo

Halliburton admite haber destruido evidencia en derrame del Golfo de MéxicoA pesar de haber admitido su responsabilidad, Halliburton fue solamente obligada a pagar una irrisoria fianza, en un precedente obsceno para los casos de responsabilidad corporativa en desastres naturales.

El gigante de la petroquímica Halliburton se declaró culpable a través de sus abogados de destruir evidencia en la investigación sobre el desastre ecológico del Golfo de México en 2010, el derrame petrolero accidental más grande de la historia.

La empresa será obligada a pagar $200 mil dólares como multa, y la compañía hizo una “donación voluntaria” a la National Fish and Wildlife Foundation por $55 millones de dólares. Sin embargo, Halliburton está lejos de quedar en bancarrota o enfrentar consecuencias de la dimensión de su negligencia: en el estado de resultados del segundo cuatrimestre, Halliburton tuvo un ingreso neto de $679 millones de dólares, y mostró un crecimiento del 1.1% para acodarse cómodamente en la cifra de $7.3 mil millones.

Pero el costo real del accidente no puede ser medido monetariamente: este debe ser medido en relación a la afectación que ha sufrido la vida marina en el lugar. El US Fish and Wildlife Service estimar que aproximadamente 6 mil tortugas, 26 mil delfines y ballenas, 82 mil pájaros e incontables pájaros e invertebrados han sido lastimados desde entonces.

El mea culpa de Halliburton consistió en afirmar que cuando la empresa ofreció servicios de cimentado para ayudar a sellar el derrame ordenó también la destrucción de las simulaciones computarizadas que mostraban la diferencia entre utilizar seis y 21 centralizadores para cargar la culpa a los contratistas.

A pesar de ello, el hecho innegable es que una empresa no puede ser condenada a prisión, y que en el estado actual del capitalismo global la responsabilidad corporativa está muy lejos del alcance de la ley. Este caso supone un terrible precedente en la lucha por el medio ambiente.

[io9]