Eco lencería: sexy y sustentable

La diseñadora Rio Wreen es la creadora de R.A.W. una línea de lencería creada alrededor de materiales naturales, ética empresarial, y sustentabilidad en los procesos de producción

Nasa más natural y orgánico que la desnudez. Pero si de vestirse se trata, sin duda que un poco de lencería ecológica te permite mantener una relación amigable con el entorno sin generar polémica paseando desnuda por el supermercado.

Basada en Portland, Oregon, la diseñadora Rio Wreen combina materiales eco amigables con antiguas, casi extintas, técnicas de manufactura textil para crear una colección de corsés, pantaletas, camisones, y bras, para mantener tu intimidad en sintonía con una armonía natural y sustentable. Además, los sutiles y provocativos diseños están inspirados en prendas vintage, que van desde modelos del siglo XIX hasta la década setentera.

En congruencia con su filosofía creativa, Wrenn aboga por respetar el cuerpo de la mujer y, sobretodo, sus curvas naturales, por lo que sus prendas resaltan la figura femenina en lugar de restringirla como es el caso de muchas tendencias de la moda que refuerzan ese look semi anoréxico que tan costoso ha sido para la salud física y mental de la mujer contemporánea.



Los impactos económicos, sociales y ambientales de la moda rápida

Producir una camisa de algodón implica consumir lo suficiente para cubrir las necesidades de hidratación de una persona durante 2 años y medio, reportan Elizabeth Reichart y Deborah Drew.

Piensa en todas las prendas de vestir, como suéteres y bufandas, que fueron regaladas durante la temporada navideña pasada. ¿Cuántas veces serán usadas antes de ser desechadas?

Probablemente menos veces de las que crees. ¡Tan sólo lo equivalente a un autobús lleno de ropa es incendiado o depositado en algún vertedero cada segundo! El consumidor de ropa promedio compró 60% más prendas en 2014 que en el año 2000, y además conservó cada pieza menos de la mitad del tiempo que 14 años atrás.

moda-rapida-wri-1

Lejos están los días en los que las personas adquirían una camisa y la utilizaban durante varios años. En un mundo con una acelerada demanda de ropa, los consumidores pueden, cada vez más, permitirse adquirir ropa nueva después de haber usado otras prendas unas cuantas veces. Hay modelos de negocio enteros cimentados bajo la premisa de la “moda rápida”, que abastecen al mercado de ropa barata y rápida para que los consumidores la usen durante cortas y efímeras temporadas.

Este modelo lineal de comprar, usar y desechar rápidamente la ropa, afecta negativamente a las personas y los recursos del planeta. Presentamos aquí un vistazo a algunos de los impactos económicos, sociales y ambientales de la moda rápida.

 

Impactos económicos

De acuerdo con la Fundación Ellen MacArthur, la producción de ropa se ha multiplicado al doble durante los últimos 15 años, impulsada por el crecimiento de la población de clase media en todo el mundo y el aumento de las ventas per cápita en los países desarrollados. Se estima que para 2050, el Producto Interno Bruto global aumentará un 400%, lo que significará una mayor demanda de ropa.

Sin embargo, esto podría ser también una oportunidad para mejorar. Un reporte informa que, si se abordaran los problemas ambientales y sociales creados por la industria textil, habría beneficios económicos globales de hasta 192,000 millones de dólares para el año 2030. El valor anual de la ropa desechada prematuramente es de más de 400,000 millones de dólares.

moda-rapida-wri-2

 

¿Qué podemos hacer?

¿Cómo es una industria de ropa más sostenible y cómo llegamos a ella? Estamos empezando a ver algunos signos tempranos de una transición en la industria. Los modelos de negocio enfocados en extender el ciclo de vida de la ropa, como Rent the Runway y Gwynnie Bee, son los inicios de una industria que busca promover la reutilización en lugar del consumo rápido e irresponsable. Al igual que Netflix reinventó los servicios tradicionales de alquiler de películas y Lyft fue disruptivo en el sector del transporte, estamos empezando a ver opciones para que los consumidores arrenden la ropa en lugar de comprarla y guardarla en sus armarios. Idealmente, una especie de “fin de la propiedad” de la ropa podría ser implementada, si se consideran los impactos de esta inmensa industria en los empleos, las comunidades y el medio ambiente.

Las opciones actualmente disponibles que van en contra de la moda rápida son sólo el comienzo del cambio radical que el mundo requiere. Pronto, las cadenas dedicadas a la industria textil deberán encarar este inmenso problema y separar su crecimiento financiero del uso excesivo de los recursos mundiales.

Para satisfacer de manera innovadora la demanda de ropa del mañana, las empresas deberán hacer lo que nunca antes han hecho: diseñar, probar e invertir en modelos de negocios que reutilicen la ropa y maximicen su vida útil. Para las compañías de ropa, ha llegado la hora de ser disruptivos.

 

La versión original de este texto fue publicada aquí.

WRI México
Autor: WRI México
El World Resources Institute es una organización técnica global que convierte las grandes ideas en acciones: establecemos vínculos entre la conservación del medio ambiente, las oportunidades económicas y el bienestar humano.


Vestir aquello en lo que crees: la moda muta de la estética a la ética

Tus creencias definen cómo vistes, y cada vez son más los proyectos que se suman a esa idea, mediante frescas propuestas de moda que toman en cuenta al planeta y la dignidad humana.

Es un hecho que la moda ya no atiende solamente a la estética, sino también a la ética. Conceptos como la moda sostenible (medio ambiente), la moda ética (derechos humanos) y la moda lenta (proceso de creación) cada vez hacen más eco en los ámbitos de personas a las que les gusta vestir valores y filosofías éticas, y no sólo lucir algo superficial.

Y cada vez se suman más proyectos a esta nueva forma de hacer moda, con ideas frescas que además de tomar en cuenta al planeta, consideran la dignidad humana. Cada vez hay más conciencia sobre la fuerza que tiene lo intangible: honestidad, respeto, equidad, ante lo tangible que puede ser cualquier prenda.

moda-etica-sustentable-vestimenta ecologica look-filosofia
The Social Outfit

 

Proyectos que tienen como misión vestir aquello en lo que uno cree:

Pipe Content House

La firma brasileña sigue fielmente los preceptos de moda sostenible, haciendo del lema “Nosotros vestimos lo que creemos” su filosofía de marca. Desde la firma, señalan:

En tiempos como estos, donde reina la velocidad, caminamos lentos sintiendo el suelo bajo nuestros pies, damos la mano y miramos a la gente a los ojos. Es nuestra inspiración para hacer las cosas de manera diferente.

La marca realiza expediciones a través del proyecto Pipe World Tour, que tiene una doble misión: servir como inspiración para las nuevas colecciones de la firma y hacer una serie de viajes solidarios en los que se desarrollan diferentes proyectos sociales en colaboración con ONGs y voluntarios.

moda-etica-sustentable-vestimenta ecologica look-filosofia
Animaná

 

Escudo

Escudo es una marca de moda peruana que produce a partir de técnicas locales tradicionales, asegura que el conocimiento tradicional sobreviva y al mismo tiempo está comprometida con producir piezas contemporáneas de calidad. Por los procesos de tejido manual realizados por artesanos en Huancavelica, muchas de las piezas son únicas y toda la alpaca con la que trabajan se produce localmente. Los acabados se realizan en el taller de la marca en Lima, e incentivan a quien use sus prendas a continuar con un legado histórico.

 

The Social Outfit

Una empresa social de comercio ético que emplea a refugiados y nuevos inmigrantes en Sídney, Australia. Esta empresa opera principalmente como tienda, y vende ropa hecha de material donado por algunos de los diseñadores más conocidos de Australia. The Social Outfit ofrece a los refugiados y nuevos inmigrantes un primer empleo remunerado, capacita a sus empleados para su desarrollo y les aporta experiencia en el diseño de ropa, la producción y la comercialización.

moda-etica-sustentable-vestimenta ecologica look-filosofia
Pipe Content House

 

RTD Remade

Esta línea, consciente del desperdicio y contaminación que genera la moda, trabaja a partir de la deconstrucción de prendas. La ropa de segunda mano se desinfecta y se modifica, se interviene o desarma por completo y se reconfigura para crear una prenda que, además de las ventajas mencionadas, tiene su propia estética.

 

Menesthò Sustainable Swimwear

Realiza bañadores de lujo sostenibles y bikinis hechos en Europa. La firma utiliza telas orgánicas y tiene su centro de producción en Londres. Menesthò ha diseñado una línea de producción especializada en el desperdicio cero de telas. Esto asegura estándares más altos de empleabilidad y reducción de la huella de carbono. Las prendas de vestir están hechas a mano en Londres. Cuando adquieres una de estas prendas, sabes exactamente de dónde viene y estás apoyando un negocio artesanal local.

 

Matea Benedetti

Diseñadora de moda ética y sostenible vinculada al concepto de belleza, lujo e innovación. Cada prenda diseñada por Matea Benedetti está confeccionada con telas naturales, orgánicas siempre que sea posible y teñidas con extractos botánicos o colorantes ecológicos. Los fertilizantes artificiales, los antibióticos y las hormonas de crecimiento están estrictamente prohibidos. Todos los materiales que usa están certificados y son biodegradables o reciclados. Cada temporada, Benedetti realiza una exploración de las especies animales en serio declive debido a la expansión humana en sus hábitats naturales, la caza y el cambio climático.

moda-etica-sustentable-vestir-filosofia textiles
Escudo

 

Etxaburu

Etxaburu está basada en la idea de la naturaleza y el campo:

Hemos incorporado tres elementos al diseño: piedras de río como florituras, madera, que no es de las talas, sino recuperada de demoliciones, construcciones o poda, y el metacrilato, ya que su combustión sólo provoca agua y dióxido de carbono.

Sus zapatos elaborados con madera recuperada de derribos y restos de podas fueron reconocidos en el Laboratorio de MSFHOW.

 

Animaná

Adriana Marina es la fundadora de Animaná, un proyecto argentino que no sólo hace moda. Marina trabaja con productores de fibras naturales, cooperativas, emprendimientos sociales y artesanos de comunidades vulnerables para preservar las tradiciones artísticas de la región y mejorar su calidad de vida. La marca ofrece prendas básicas tejidas en lana y alpaca, y además de ropa también tienen complementos, mantas y piezas tejidas para decoración.

 

* Fotografía principal: Neonyt en Luxiders