Ecología visual: limpiando anuncios publicitarios en Sao Paulo

Sao Paulo, considerada por muchos como una de las ciudades más vivas de Latinoamérica, demostró en 2007 una iniciativa ejemplar en el rubro de la limpieza visual dentro del contexto urbano. La administración local se propuso eliminar los espectaculares y demás anuncios publicitarios de las calles, y asi recobrar el paisaje citadino. Para muchos de […]

Sao Paulo, considerada por muchos como una de las ciudades más vivas de Latinoamérica, demostró en 2007 una iniciativa ejemplar en el rubro de la limpieza visual dentro del contexto urbano. La administración local se propuso eliminar los espectaculares y demás anuncios publicitarios de las calles, y asi recobrar el paisaje citadino.

Para muchos de nosotros el sentarse a contemplar tu ciudad sin la presencia de logotipos llamativos, slogans pegajosos, o escenificaciones baratas que buscan alentarte a consumir más galletas o a comprar un cierto tipo de ropa interior, es algo absolutamente melancólico. Lejos están esos días donde el panorama de nuestras ciudades se componía por ello que realmente le da vida a un entorno urbano: sus habitantes, sus espacios dialogando con sus construcciones, su vívida antropología…

Por ello la iniciativa Gilberto Kassab, el alcalde de Sao Paulo, es ciertamente admirable. Dirigiendo una de las cuatro mayores ciudades del mundo, con los enormes intereses económicos que ello puede implicar, Kassab decidió instaurar la Ley Ciudad Limpia. “Surgió ante la necesidad de combatir la contaminación… contaminación del agua, del aire, contaminación sonora y visual. Decidimos comenzar el sector más conspicuo, la contaminación visual”.

Ojala las autoridades de más ciudades puedan apreciar esta ejemplar iniciativa y gradualmente seamos testigos de un exorcismo del horizonte urbano que implique la limpieza de la basura visual publicitaria (una comunicación que en esencia es agresiva pues busca opacar al anunciante rival, aún a costa de la ética, la estética, y la armonía).

Nota cortesía de Archivo Callejero Blog



Pionero de la realidad virtual ofrece 10 argumentos para borrar tus redes sociales hoy mismo

Puede parecer extremo, pero desconectarte (al menos por un tiempo) de las redes sociales puede traerte importantes beneficios.

Jaron Lanier es conocido por ser uno de los padres de la realidad virtual: en 1985 fundó VPL, la primera compañía del mundo en vender gafas y guantes de RV para videojuegos Pero entre sus múltiples actividades también destacan las artes visuales, la composición musical y la filosofía informática. Ha escrito varios libros en una amplia variedad de temas, casi todos ellos enfocados en la tecnología desde puntos vista sociales, filosóficos y espirituales.

En su más reciente libro, Ten Arguments for Deleting Your Social Media Accounts Right Now (Diez argumentos para borrar tus redes sociales ahora mismo), Lanier sostiene que las redes sociales son tóxicas, nos están volviendo más tristes y nos están aislando de los demás.

Si bien las redes sociales pueden ser una buena fuente de información y conexión con personas interesantes, cada uno de nosotros debe valorar si participar de Facebook, Twitter, Instagram, Snapchat, etc., realmente le da valor a nuestra vida o solamente a las compañías que se benefician con nuestra información.

Estos son los 10 argumentos de Lanier para borrar tus redes sociales hoy mismo:

Nada sutil…

1. Estamos perdiendo nuestro libre albedrío. Los feeds y los anuncios son máquinas de modificación continua del comportamiento que nos afectan de maneras que no percibimos.

2. Dejar nuestras cuentas de redes sociales es la mejor forma de resistir esta tendencia. Esto lastima su modelo de negocios, la causa raíz del problema.

3. Las redes sociales nos están volviendo idiotas.

4. Las redes sociales están destruyendo la verdad. Las noticias falsas, las cuentas bot y los feeds algorítmicos están destruyendo la idea de que existe tal cosa como “la verdad”.

5. Las redes sociales le quitan sentido a lo que decimos, porque le quitan el contexto

También en Ecoosfera: Conoce estas redes sociales alternativas para seguir navegando sin riesgos

6. Las redes sociales destruyen nuestra capacidad de empatía. Debido a que vemos a las demás personas y lo que dicen fuera de su contexto, no es posible para nosotros entenderlas o empatizar con ellas.

7. Las redes sociales nos están haciendo infelices.

8. Las redes sociales no quieren que tengamos dignidad económica. No es económicamente sustentable que millones de personas regalen sus datos y su atención a cambio de ser manipulados al tiempo que las compañías proveedoras de estos servicios ganan miles de millones de dólares.

9. Las redes sociales están haciendo que la política sea imposible al normalizar las noticias falsas y los insultos (una consecuencia directa del argumento número tres).

10. Las redes sociales odian nuestras almas.

Lanier dedica un capítulo de su libro a desarrollar ampliamente cada uno de estos puntos. Por ejemplo, ¿qué tiene que ver el alma (un concepto que puede parecer antiguo para la mentalidad digital) con el acceso a redes sociales? ¿Cómo se mide la infelicidad que supuestamente nos provocan? 

Existe un creciente cuerpo de evidencia que indica que las redes sociales provocan y agudizan casos de ansiedad y depresión, y que a su vez, alejarse (al menos por un tiempo) puede disminuir los síntomas de la depresión.

Si aún necesitas un empujón, aquí te dejamos 5 hacks para revertir tu adicción a las redes sociales. 

 

 

*Ilustración principal: Carolina Cancanilla