Eco lifestyle: pistas de baile sustentables

Un club nocturno en Roterdam opera ya con una pista de baile que traducen la energía cinética generada por los “bailantes” en energía eléctrica para abastecer el establecimiento

En la línea de energías alternativas, quizá en el más lúdico de sus posibles planos aparecen las pistas de baile sustentables. Desarrolladas por una compañía holandesa con sede en Rotterdam (quizá la ciudad con mejor planeación urbana en el mundo) estas pistas traducen la energía producida por los asistentes a una discoteca, en energía eléctrica, a través de unos paneles preprogramados. Cada persona es capaz de producir entre 2 y 20 watts, dependiendo de su peso y “proactividad bailadora”. La tecnología empleada resulta de una fusión entre aplicaciones electrónicas, software, y materiales inteligentes.

Mas allá de disfrutar un nightlife sustentable, el potencial de estas tecnologías (actualmente en proceso de perfeccionamiento) representa una alternativa energética de alta rentabilidad para ciudades alrededor del mundo. ¿Se imaginan pisos sustentables en los metros de Mumbai, Beijing, o el DF? La cantidad de energía que podría generarse sin duda serviría para abastecer, al menos parcialmente, el funcionamiento de estos servicios representando un franco ahorro energético.

Será muy interesante seguir de cerca el desarrollo de esta propuesta tecnológica y sus posibles aplicaciones en la vida contemporánea de las ciudades. Y mientras tanto.. todos al dancefloor!

Concluimos con una cita de Terence Mckenna, sin duda uno de los mavericks del pensamiento contemporáneo.

Critique Magazine: “Well Terence, now I’m wondering what you think the ultimate goal of human internal evolution is..?”

Terence McKenna: “Oh, a good party…

Via Inova Latino



Este pequeño pueblo alemán produce 6 veces más energía de la que consume

Desde 1999 este lugar cuenta con siete aerogeneradores en sus colinas, así como paneles solares en los techos de casas y establos

Desde hace unas décadas, el planeta está pidiendo el apoyo de cada ser vivo para sobrevivir a como dé lugar. Este sitio cada vez encuentra más complicado encontrar balance con la contaminación ambiental, el uso excesivo de recursos naturales imposibilitando la homeostasis del medio ambiente, la proliferación de químicos nocivos en nuestras fuentes de vida y la desaparición descontrolada de varias especies, entre otras catástrofes.

Sin embargo, pequeños esfuerzos del humano han logrado neutralizar este camino caótico. Uno de ellos se ubica en Wildpoldsried, un pueblo en Alemania cuyos 5 mil habitantes producen seis veces más energía sustentable de la que consumen.

Desde 1999 este lugar cuenta con siete aerogeneradores en sus colinas, así como paneles solares en los techos de casas y establos. Además, con sólo el estiércol del ganado consiguen calentar el agua de cada uno de los inmuebles. De este modo, el mismo pueblo se ha convertido en su productor, con un costo de 0.57 euros (0.80 dólares) el kilovatio.

La iniciativa pretendía alcanzar un apoyo sustentable de energía renovable, en especial desde el desastre de Chernobil. La meta puesta al principio fue lograr ser autosustentables para 2020: la sorpresa fue que, para 2012, ya habían impuesto su marca.

¿Y qué pasa con la energía que sobra? Empresas como Siemens, así como varias universidades, buscan colaborar con este pueblo para aprovechar esta energía libre y limpia.
Esta parte de Alemania debería mostrarse como un ejemplo a seguir y una motivación para generar un cambio proambiental.