Close

Este documental nos narra todo lo que ocurre detrás del desperdicio de comida (y no te dejará indiferente)

Wasted! es el nuevo documental narrado por el afamado chef y presentador Anthony Bourdain, cuya comida no sólo está respaldada por libros de cocina, sino por toda una filosofía. Él, desde hace mucho, se ha dedicado a cocinar y a hablar de lo que rodea al mundo de la gastronomía, y en este contexto ha creado un importante archivo de la relación entre la comida y los aspectos más elementales de la vida, así como los estragos de los desastres naturales que hoy se encuentran en nuestra mesa.

Anthony Bourdain on the set of Channel 4's 'Taste' TV show, Pinewood Studios, Buckinghamshire, Britain - 25 Oct 2013

Ahora, y preocupado por la situación a nivel mundial del desperdicio de comida, Bourdain ha trabajado en este documental cuyo título podría traducirse como desperdiciado pero, en un juego de palabras, también como malogrado o gastado.

Y es que podríamos hablar de que nuestra relación actual con la comida está malograda, pues de los alimentos no sabemos nada y sólo damos por hecho que los encontraremos en el supermercado o que llegarán a domicilio. Pero, ¿de dónde viene nuestra comida?  ¿a dónde va a parar cuando la tiramos? Tan poco parece importarnos que Anthony Bourdain es contundente: “ni siquiera sé si nos merecemos vivir”. Ese parece ser el tono pesimista que merece la magnitud que está cobrando la catástrofe ambiental que el desperdicio de comida implica. Y es que, tan sólo en Estados Unidos, 40 % de la comida que se produce es desperdiciada posteriormente, lo que tiene terribles consecuencias.

Pero Bourdain no es absolutamente pesimista. Wasted! es su manera de contribuir a que otra cultura se imponga a la actual, y que nos hagamos responsables de este problema, pues no podemos pedirle a las grandes corporaciones que cambien si en el camino no lo hacemos también nosotros. Para eso no se tiene que ser chef, sino solamente tener conciencia.

 

Datos estremecedores

Para tener conciencia quizás haya que empezar por hacer las preguntas correctas: ¿qué es lo que se desperdicia cada vez que tiramos los “insignificantes” sobrantes de nuestro plato? Litros y litros de agua, árboles enteros y una mayor cantidad de gases que serán emitidos por este desperdicio, entre otras cosas de gran magnitud.

De hecho, la única manera de contextualizar tal magnitud es comparándola con la geografía: por ejemplo, el agua que se usa anualmente en todo lo que no se consume equivale al flujo anual del río Volga en Rusia, mientras que los gases de efecto invernadero que emiten los desperdicios son el total producido por la Unión Europea.

El trasfondo cultural de la comida

wasted-documental-desperdicio-comida-que-hacer-anthony-bourdain-6

Nuestras prácticas alimenticias tienen trasfondos culturales. Por ejemplo, lo que es considerado delicioso o desagradable no necesariamente lo es: tiene que ver con ideas que responden al “sentido común” de la época; al paradigma, los gustos que éste impone tanto en medios de comunicación como en formatos de consumo, a las posibilidades de accesar a ciertos alimentos o no, y en esencia a la cultura.  Sólo así puede explicarse que la langosta sea ahora un platillo gourmet, cuando todavía en el siglo XIX  era la comida que los ricos daban a sus sirvientes en Massachusetts —algo que de hecho los hizo rebelarse—.

Pero si ha habido tantas transformaciones de nuestra relación con la comida a lo largo del tiempo,  no es imposible pensar en llevar a cabo un cambio de ideas radical y, que por ende, se empieza a contrarrestar los graves efectos del desperdicio de comida. Por eso la filosofía práctica de Wasted! es “usa todo, desperdicia nada”, pues esto es completamente posible, y Bourdain lo lleva haciendo desde hace mucho.

Lo anterior ciertamente no es nada nuevo; se trata de una práctica que hace décadas, antes de la llegada de la comida rápida e industrializada, era más común. Basta ver el origen de cientos de platillos, como el postre mexicano conocido como capirotada, hecho de pan duro reutilizado que de otra manera se desperdiciaría. Pero nuestra terrible desconexión con la comida y su proceso nos ha hecho perder interés en estas posibilidades. 

comida-no-desperdiciar-claves

Por eso hoy en día el cambio de percepción debe vincularse a una idea de sustentabilidad y ecologismo, pero también a los Derechos Humanos, pues es inadmisible que exista tanta hambre en el mundo —dos mil millones de personas malnutridas en 2013, según la FAO—, y que siga perdurando una apatía en torno a este delicado tema, cuando gran parte de la solución está en nuestras manos.

Para eso el documental Wasted! es también sumamente propositivo. Las gráficas que comparten, como la siguiente pirámide, sin duda ayudan a trazar los primeros esbozos de una solución colectiva a este grave problema. Aquí explican que debe haber una jerarquía de prioridades para la recuperación de comida:

wasted-documental-desperdicio-comida-que-hacer-anthony-bourdain-8

  • Reducir la sobreproducción de ciertos alimentos

  • Alimentar a personas hambrientas en bancos de comida y cocinas comunitarias

  • Usos industriales, por ejemplo, para generar electricidad

  • Composta para nutrir la tierra

  • Incineración como el último recurso

Así, Wasted! no sólo propone dejar de desperdiciar o practicar la filantropía —donando comida, por ejemplo—, sino que propone una solución de conjunto que ayude, además, a reducir la crisis ambiental, misma que la producción de tanta comida está llevando a su límite.

wasted-documental-desperdicio-comida-que-hacer-anthony-bourdain-5

*Referencias: Cómo la langosta pasó de ser comida para cerdos a cena de ricos
 ¿Quien es Anthony Bourdain?

*Imágenes: 1) Heathcliff O’Malley; 2) Flickr Núcleo Editorial  

Ver Más
Close