Close

El ciclo lunar puede afectar nuestro sueño (y no precisamente se debe a la luz)

La posibilidad de que el organismo humano y los astros estén relacionados es una creencia muy vieja, incluso ancestral; lo que sucede arriba sucede también abajo, en nuestro cuerpo. En épocas más actuales, numerosas teorías y estudios han probado por qué es verdadera la frase “todos estamos hechos de estrellas”. Pero, más allá de la metáfora y las percepción poética de lo anterior, existen otras conexiones que han revelado la relación del ser humano con algunos otros entes del cosmos. Por ejemplo, con la luna

El astro lunar es, por excelencia, un referente orbitado por numerosas creencias sobre sus efectos en el cuerpo: desde ataques epilépticos y cambios hormonales, hasta promiscuidad y una mayor tasa de nacimientos según el ciclo lunar. Todas estas referencias advierten la capacidad de este astro para influencia el organismo humano, sin embargo, hasta hace no mucho, un estudio publicado en la revista Current Biology demostró que la luna también puede influir en el estado de sueño, y no necesariamente por su luz sino por su movimiento: el ciclo lunar.

efectos-de-la-luna-cuerpo-mente-sueno-

El estudio examinó a 33 personas para encontrar los efectos del astro sobre la mente en estado de sueño. Durante poco más de tres días, las personas de entre 20 y 74 años fueron instaladas en un laboratorio, donde se dio seguimiento a sus niveles hormonales y patrones de sueño. Se encontró que, en efecto, la luna puede afectar nuestro sueño, pero no como se pensaría, debido a su luz, sino debido a su ciclo. Por ejemplo, en la luna llena decreció en un 30 % la actividad del electroencefalograma durante el denominado NREM (sueño lento), y el tiempo requerido para quedar dormido se incrementó por 5 minutos. Además, el total de la duración del sueño se redujo 20 minutos. Haciendo la prueba dentro de un laboratorio, los científicos demostraron que no se trata de un efecto ocasionado por la luz de la luna, que puede ser lo suficientemente brillante como para ahuyentar el sueño, pero que no llegaba a los cuartos cerrados donde se realizó la prueba.

Aunque sea un estudio relativamente pequeño, tiene un buen punto; y éste podría ser un ejemplo para realizar nuevos estudios y comprobar, de una buena vez, si la luna afecta no solo nuestro estado de sueño sino nuestro comportamiento, en general, cuando cae la noche.  Así como afecta a los mares, a la tierra y hasta a animales como las tortugas que anidan en las playas. Pero, lo que es un hecho es que este imponente astro sí nos afecta psicológicamente, algo influenciado quizás porque desde comienzos de la civilización ha acompañado al ser humano la sensación de que este cuerpo astral tiene una relación mística con nosotros, de una forma u otra.

Ver Más
Close