Close

Peyote, en peligro de extinción por extracciones ilegales

Wirikuta, territorio sagrado de la comunidad huichol en San Luis Potosí, abarca los municipios de Real de Catorce, Charcas, Matehuala, Villa de Guadalupe, Villa de La Paz y Villa de Ramos. Es un sitio en donde se resguarda una biodiversidad endémica impresionante, principalmente el del peyote. 

Desgraciadamente en las últimas décadas, la región se ha visto fuertemente afectada por la extracción ilegal del peyote, dejando a esta especie en peligro de extinción. En palabras de Yvett Salazar Torres, titular de la Secretaría de Ecología y Gestión Ambiental –Segam–, “En una ocasión tuvimos el reporte de que salieron camiones enteros cargados con la cactácea, también se han detectado a hippies que salen con costales.” Por esta razón, explica la titular, no se cuenta con un estimado de la cantidad de peyote que se extrae periódicamente de la región; sin embargo, y en más de una ocasión, han tenido que denunciar la extracción ilegal ante la Procuraduría General de la República –PGR–. 

Ante las denuncias, la PGR ha solicitado a la Segum que trabaje de la mano con la Profepa con el fin de “implementar operativos destinados a la conservación de la cactácea”; así como con la  comunidad huichol, pues ellos han solicitado evitar la quema del peyote, “que en vez de eso, después de un decomiso, se realice una especie de convenio a favor de la comunidad para que tengan la oportunidad de retornar estos ejemplares.” No obstante, hay un tema en la Ley que no permite a este tipo de especies ser reforestadas o reintroducidas a su lugar de origen, pues “La Ley de Salud, en materia de drogas, indican que luego de un decomiso deber ser incineradas como cualquier droga.”

Pese a ello, Salazar Torres insta: “Queremos encontrar un camino para que la PGR haga un análisis a través de investigadores, para que se vean las bondades de esta cactácea, que además de estar en peligro de extinción, es todo lo que representa en cuanto a la tradición. Debemos seguir promoviendo la conservación histórica de esta ruta y preservar la tradición de los wirrárikas.” En especial teniendo en cuenta que la extracción ilegal de especies, por más mínima que sea, representa un impacto negativo al medio ambiente, “generando zonas áridas, fragmentación y desequilibrios; situaciones que debemos atender junto a los ejidos y a la comunidad indígena.” Además, “Es totalmente ilegal portar esta planta, si no se pertenece a la comunidad huichol.”

Más en Ecoosfera

Huicholes: Los últimos guardianes del peyote

Ver Más
Close