Close

Las estufas ahorradoras de leña que pretenden revolucionar la gastronomía maya

Si bien en la gastronomía indígena latinoamericana la leña es un elemento indispensable para un sabor inigualable, las estufas de leña son consideradas como “los asesinos de la cocina” por la Organización Mundial de la Salud –OMS– pues el mismo humo mata y enferma a quienes lo inhalan constante y frecuentemente. Las víctimas de este tóxico gas son las mujeres de comunidades indígenas que suelen tener un fogón al interior de su casa para calentar el café y el agua para el baño, cocinar sus alimentos y mantener un ambiente agradable. 

Entre las enfermedades más comunes derivadas de la inhalación del humo de estas estufas son infecciones de oído en los niños, ataques frecuentes y graves de asma, malestares del corazón y cáncer de pulmón. Sin embargo, ¿cómo eliminar esta práctica ancestral sin alternativas viables y efectivas bajo las condiciones climatológicas y socioeconómicas de las regiones latinoamericanas? 

Frente a esta situación, el primer Laboratorio de Innovación y Evaluación de Estufas de Biomasa –Lineb–, en México, desarrollaron 25 modelos de estufas ahorradoras de leña y se encuentran actualmente distribuidas en todo el país; entre ellas se ubican las Patsari, Onil, Ecostufa, Lorena, Quetzal, Palermo, María, Xalpaneca, Mera Mera, Justa, Teponaztli, Ñuu Savi, Ludeé Biché y Túumben K’óoben.

Estas estufas se han construido con materiales locales, como el sascab –roca calcárea–, nopal licuado, cáscara de elote desmenuzada, tierra roja y cemento. Y actualmente las Túumben K’óoben, por ejemplo, están siendo colocadas en diversas comunidades de Yucatán con el objetivo de cuidar la salud de las mujeres mayas en toda la península de Campeche, Quintana Roo y Yucatán. En palabras de Gabriel Arcángel Zulub, director general de Túumben K’óoben, “Hay aproximadamente 1 500 de estas estufas colocadas en diversas comunidades de Yucayán. La labor no ha sido fácil. Los fogones de tres piedras, abiertos, y el humo, son parte de las tradiciones de las comunidades mayas.”

Como medida para sustituir las tradiciones indígenas por unas nuevas y ecosustentables, Túumben K’óoben ha decidido no sólo colocar las estufas, también sensibilizar, informar, familiarizar, capacitar a las mujeres, acompañarlas y asesorarlas tanto en la utilización como en el mantenimiento de las estufas. El objetivo es lograr que las mujeres mismas vean los beneficios de estas estufas de leña ecosustentables: desde la disminución de enfermedades respiratorias –como gripa– hasta la permanencia del sabor inigualable de sus recetas ancestrales. 

De acuerdo con Arcángel Zulub, para tener una Túumben K’óoben basta una condición: comprometerse a sembrar y cuidar 50 plantas en sus traspatios o parcelas. Para asegurarse del cumplimiento de la misma, la organización lleva las plantas, verifica y marca con GPS los puntos en donde fueron sembradas. Esto con el interés de contribuir paralelamente con el proyecto Cosechando Sabores de la organización The Nature Conservancy, el cual se encarga de visibilizar cinco sistemas sustentables de producción y transformación de alimentos en la selva maya para salvarla de su extinción cultural. 

 

Ver Más
Close