Barcelona, ¿a la vanguardia de las casas inteligentes ecosustentables?

El MIT explica que se trata de un hogar “que parece una película de ciencia ficción”, muy a pesar de tratarse de tecnologías usadas desde hace más de una decada tanto en EE.UU. como Japón.

Cuando se trata de proteger al medio ambiente, numerosos investigadores tanto biológicos, médicos como tecnológicos buscan encontrar una solución al impacto ambiental. Un ejemplo de ello es la casa inteligente, un piloto modelo en Barcelona, España,  elaborado por Technology Review –TR– del MIT, de EE.UU., e investigadores de Japón. Este prototipo de casa inteligente pretende ayudar a Europa a alcanzar la vanguardia en investigación y desarrollo en el campo ambientalista. 

De acuerdo con TR, la casa de Eneo Labs showcase, representa “el estado del arte en lo que se refiere a la vivienda inteligente, que sabe cómo hacer la limpieza por sí misma, ajustarse a un clima cambiante y reducir su consumo energético.” Funciona mediante un monitor del tiempo ubicado en la azotea, el cual captura las condiciones de temperatura y clima para apagar el sistema de riego, cubrir la alberca cuando empieza a llover, o desplegar los toldos cuando el sol abruma; posee un conducto inclinado para la basura orgánica el cual llega a una pila de estiercol vegetal afuera; además, al interior, las luces se apagan automáticamente cuando hay bastante iluminación natural, reduciendo el consumo de energía, y los respiraderos negros son aspiradores automáticos que, con el tacto de un botón, aspirarán todo lo que hay a su alcance. 

El MIT explica que se trata de un hogar “que parece una película de ciencia ficción”, muy a pesar de tratarse de tecnologías usadas desde hace más de una decada tanto en EE.UU. como Japón. Este deja a Barcelona en la vanguarida de los hogares ecosustentables que buscan conservar energía. 

 



Aves de la CDMX comienzan a usar colillas de cigarros en sus nidos

Los científicos suponen que esto se debe a que la nicotina posee propiedades antiparásitas.

Si bien los cigarros no son una herramienta saludable para el ser humano ni el medio ambiente, la vida salvaje ha comenzado a reutilizar las colillas que encuentra en las calles como mecanismo de defensa. De acuerdo con un estudio realizado por la Universidad Nacional Autónoma de México –UNAM–, las aves urbanas usan estos restos del cigarro como una “bomba” protectora contra insectos y pestes que puedan acercarse a sus nidos. 

Inteligencia o supervivencia, los pinzones Carpodacus mexicanus han empezado a agregar colillas de cigarro para protegerse en contra de las garrapatas, las cuales tienden a succionar sangre e incluso comerse las plumas de sus crías. De modo que al notar que estos parásitos se mantenían a distancia ante las colillas, las aves decidieron colocar las colillas en sus nidos. 

Los científicos suponen que esto se debe a que la nicotina posee propiedades antiparásitas, de lo contrario no hay razones sustentables para que las aves adquieran conductas distintas a su cotidianidad. Para asegurarse de su hipótesis, investigadores de la Universidad Nacional Autónoma de México –UNAM– comenzaron a analizar el comportamiento de 32 pinzones en donde la peste de garrapatas estaría controlada. e

De acuerdo con Constantino Macías García, líder de la investigación, los padres pinzones suelen agregar fibras de las colillas de cigarro a sus nidos cuando éste contiene garrapatas. Sin embargo, este mecanismo de defensa no es del todo positivo: “Las colillas causan daño genético a los pinzones, pues interfieren con la división celular, lo cual pudimos notar al analizar sus células rojas.” De modo que las aves en la Ciudad de México continúan estando bajo un riesgo en un periodo a largo plazo. 



Oaxaqueño tiene un plan para salvar a las abejas de su extinción

A lo largo de sus estudios, ha descubierto que son algunos hongos, ácaros y el neoniconitoide –químico de los pesticidas– que promueven el debilitamiento de las abejas.

Siendo tan sólo un adolescente, el actual doctor oaxaqueño Ernesto Guzmán-Novoa, supo que las abejas eran seres vivos cuya importancia trasciende fronteras nacionales o culturales. A él no sólo le gustaba la miel que estos polinizadores realizan, también la precisión que tienen para desarrollar sus hogares y organizar sus poblaciones. Por esta razón, 30 años más tarde y sabiendo que la población de las abejas se encuentra en peligro de extinción, Guzmán-Novoa decidió encontrar una manera de salvarlas. 

Ahora el mexicano es el líder del Centro de Investigación de la abeja melífera de la Universidad de Ontario, en la cual se investigan las principales causas que empeoran la salud de las abejas. A lo largo de sus estudios, ha descubierto que son algunos hongos, ácaros y el neoniconitoide –químico de los pesticidas– que promueven el debilitamiento de las abejas. En otros artículos en Ecoosfera hemos hablado al respecto de cómo se busca reducir el consumo y el uso de estos químicos tóxicos en el mercado agroquímico –las cuales poseen unas ganancias de 200 miles de millones de euros–, sin embargo empresas como Monsanto y Pfeizer han salteado los juicios pese a la mayoría de los esfuerzos. 

 

En los últimos años Guzmán-Novoa se ha dedicado a denunciar las compañías argoquímicas, gobiernos e incluso granjeros convencionales que, defendiendo a los pesticidas por interés económicos. Sin embargo, el ambientalista no se da por vencido: “Tenemos partes del puzzle, pero todavía no tenemos la imagen completa de lo que causa la muerte de las abejas.” Y paso a paso, resguardado en la provincia de Ontario, Canadá, está buscando la manera de prohibir este tipo de pesticidas que obligue a los granjeros a rendir cuentas si los usan a partir del 2017. En caso de lo contrario, advierte Guzmán-Novoa, esto pondrá en riesgo la seguridad de las cosechas, “ya que uno de cada tres alimentos que consumimos dependen de la polinización de estos pequeños animales. O lo que es lo mismo: más de 500 miles de millones de euros por año.”



Bioteconología orgánica será creada en invernaderos inteligentes de la UNAM en México

A finales de 2016 quedarán listos distintos invernaderos para desarrollar biotecnología orgánica para que los agricultores prescindan de químicos.

Cuando alguien habla de biotecnología, el tema puede llegar a abarcar, por ejemplo, el desarrollo de pesticidas, fertilizantes artificiales e incluso la transgenia. La biotecnología comprende así, muchísimo, es una área de estudio y experimentación enorme.

En ese bagaje inmenso está también la biotecnología basada en el uso de experimentos donde se prescinde de químicos, y solo con componentes orgánicos se consiguen, sobre todo con bacterias, fertilizantes naturales que hacen muy bien al suelo. Un proyecto así está siendo desarrolado por científicos de la UNAM, invernaderos inteligentes donde serán cultivados biofungicidas, biobactericidas y biofertilizantes.

Este proyecto está liderado por Enrique Galindo Fentanes y asimismo busca conseguir una alta productividad de hortalizas con el uso exclusivo de medios biológicos. En estos invernaderos también se trabaja una línea general de investigación conocida como ingeniería de bioprocesos con proyectos para la producción de biopolímeros y enzimas; el estudio de la hidrodinámica de fermentaciones y la producción de agentes de control biológico para la agricultura.

Uno de los ejemplos que anteriormente Galindo Fentanes y otros investigadores han ya conseguido es el el biofungicida Fungifree AB que se lanzó para prevenir una sola enfermedad del mango y ahora se ha ampliado a casi 20 cultivos y puede usarse en la papaya, el aguacate y cítricos, entre otros.

Ahora que el mundo clama por un sistema de consumo mucho más sustentable y verde, este tipo de iniciativas en México podrían coadyuvar a que miles de campesinos prescindan de los costosos pesticidas y fertilizantes, que además de afectar negativamente la tierra, también suelen estar lejos de su alcance económico.

[La Jornada]



Planta genéticamente modificada para emanar luz (VIDEO)

Un grupo de especialistas tiene como objetivo insertar ADN de bacterias bioluminiscentes en un planta.

Qué mejor que reemplazar un foco, que es un consumidor de energía, por una planta. Por más extraño que parezca esto podría ser posible.

Un grupo de especialistas de Kickstarter está solicitando donativos para crear una planta genéticamente modificada que emane luz. Para esto el grupo ha preparado un laboratorio donde están seleccionando genes de bacterias bioluminiscentes. El paso siguiente sería utilizar un software llamado Compilador de Genoma para crear ADN que la planta pueda “leer”. Con más dinero el equipo de investigación podría sintetizar las bacterias luminiscentes e insertarlos en plantas.

Existe una lámpara hecha con este tipo de bacterias pero insertarlas en la planta es algo completamente nuevo y mucho más sofisticado.

El proyecto ya alcanzó su meta monetaria de 65 mil dólares, los patrocinadores han prometido más de 200 mil dólares y todavía faltan 34 días para que se cierren la recaudación.

[Popsci]



Agricultores de Estados Unidos entablan demanda millonaria contra Monsanto

A finales del año pasado, aún estaba vigente la investigación que emprendió el Departamento de Justicia del país de norte, producto de las acusaciones de violar las leyes antimonopolio mediante la práctica de actividades contrarias a la competencia con otras empresas de biotecnología, mismas que se cerró mágicamente al terminar el 2012.

monsanto31

Justo después de haber anunciado las ganancias multimillonarias de 2.4 mil millones de dólares que había producido la empresa durante el 2012, un grupo de agricultores acudieron a Washington para impugnar sus derechos al ser despedidos por el gigante de la biotecnología Monsanto, decidiendo renunciar a cultivar maíz y  soja, debido a la inevitable contaminación de los campos gracias a las semillas transgénicas.

Si bien las ganancias de la transnacional van a la alza y su presencia en mercados internacionales como el latinoamericano es muy fuerte, los agricultores afirman que las semillas de Monsanto son las culpables de contaminar sus campos; la cínica explotación de sus patentes de maíz, soja y algodón  transgénicos de soja y algodón, ha llevado a que ponderen un control insidioso en la industria agrícola de los EE.UU., obligando a los agricultores convencionales e independientes a retirarse o eliminando cada vez más su participación en el mercado.

A finales del año pasado, aún estaba vigente la investigación que emprendió el Departamento de Justicia del país de norte, producto de las acusaciones de violar las leyes antimonopolio mediante la práctica de actividades contrarias a la competencia con otras empresas de biotecnología, mismas que se cerró mágicamente al terminar el 2012.

La actual demanda se suma a muchas más, siendo la de la Asociación de de Comercio y Productores Orgánicos de Semillas (OSGATA) la que más ha trascendido. Puesta en el 2011, en dicha demanda se pelea protección legal para los agricultores ecológicos y convencionales ante la persecución agresiva del monopolio, así como infracciones reales  por la piratería de patentes.

[AlterNet]

Observatorio

Seguimiento a los asuntos ambientales y de ecología más urgentes de México.

Biblioteca Ecoosfera

Una compilación de lecturas (libros, ensayos, etc) disponibles en PDF sobre temas como sustentabilidad, medioambiente y salud.

Ir a Biblioteca