Esta es la reacción mundial ante el retiro de Donald Trump en el Acuerdo de París

¿Qué efectos podría representar este abandono al plan mundial para cuidar al medio ambiente?

Hace aproximadamente un año, los líderes de 195 países firmaron el Acuerdo de París, el cual busca la reducción de las emisiones globales de gases de efecto invernadero y así promover el cuidado del medio ambiente del planeta. México fue uno de los países invitados a este acuerdo, por lo que nuestro país se comprometía a mantener el aumento de la temperatura del planeta debajo de los 2ºC hacia finales del siglo, a revisar y fortalecer sus contribuciones nacionales –INDC–, a rendir cuentas para asegurar el cumplimiento de las metas y adaptar el factor central para ayudar a los países más vulnerables. Este acuerdo, en otras palabras, comprometía a los países implicados –incluído a EE.UU.– a cuidar el planeta en el que habitan. 

Sin embargo, el día de ayer el presidente de EE.UU., Donald Trump decidió retirar a su país de este acuerdo con el fin de facilitar la inversión de empresas multinacionales en su territorio. En su lugar, Trump desea “renegociar” un acuerdo más justo y aventajoso para sus trabajadores y empresarios. Incluso, durante su anuncio enfatizó que pondría en prioridad a los trabajadores estadounidenses, y “si se puede llegar a un acuerdo, está perfecto; si no, está bien.”

Esto ha implicado una ruptura contundente con “la transición hacia un mundo bajo en carbono, más seguro y saludable.” Frente a esta situación, naciones como Francia, Alemania e Italia han dejado en claro que el Acuerdo de París “no era regenociable”; y tanto la canciller alemana Angela Merkel como el presidente francés Emmanuel Macron han invitado a los demás países a “continuar trabajando duro para salvar al planeta.”

Pues además, Macron no sólo ha invitado tanto a científicos como a trabajadores a favor del medio medio ambiente a considerar su país como un segundo hogar, también ha finalizado su discurso con una frase fundamental: “We all share the same responsibility: make our planet great again” –”Todos compartimos la misma responsabilidad: hagamos nuestro planeta increíble de nuevo”–.

 

No sólo líderes de otras naciones se han encontrado en contra de esta decisión, también personajes tanto políticos como públicos. Un ejemplo de ello es el actor y antiguo gobernador de California, Arnold Schwarzenegger, quien publicó un video sobre su rotundo rechazo a esta decisión invitando al presidente de los EE.UU. a recapacitar sobre las energías limpias: 

 

La transición hacia energías limpias y verdes es uno de los objetivos principales de cada una de las naciones invitadas al Acuerdo de París; inicialmente porque, y en palabras de Macron, “no hay un plan B, porque no hay un planeta B en el cual habitar.”  

¿Qué efectos podría representar este abandono al plan mundial para cuidar al medio ambiente? Esta respuesta depende de cada lector que decida, a su vez, enfrentar el cambio climático desde su cotidianidad: reduciendo el consumo de productos como bolsas de plástico, envolturas, botellas de agua, entre otras; reciclando y reusando en la medida de lo posible; realizando y promoviendo actividades que faciliten el cuidado del medio ambiente, como en el consumo de productos locales, la plantación de árboles y plantas, etcétera. 

Más en Ecoosfera

Estos son los elementos claves para comprender el rol de México en el Acuerdo de París (INFOGRÁFICO)



¿Por qué las instalaciones de musgo son la solución a la contaminación en las ciudades?

Bajo el concepto de CityTree, estas instalaciones citadinas están cubiertas por musgo, aprisionando cierta materia como óxido nitrógeno y CO2 mientras produce cantidades significativas de oxígeno y refresca el medio ambiente.

Numerosas ciudades del mundo han tenido que adaptarse a la cada vez más creciente sobrepoblación; han tenido que desarrollar nuevas infraestructuras tanto públicos como privados para agilizar el transporte y efectivar la vivencia de millones de habitantes. Desgraciadamente no todas las ciudades cuentan con conceptos y diseños que sean capaces de ser sostenibles tanto con las necesidades humanas como con la resiliencia de la naturaleza. Frente a ello, surge una startup tecnológica llamada Green City Solutions, la cual instala fitros de aire mediante cultivos de musgo. 

Bajo el concepto de CityTree, estas instalaciones citadinas están cubiertas por musgo,  aprisionando cierta materia como óxido nitrógeno y CO2 mientras produce cantidades significativas de oxígeno y refresca el medio ambiente. Cada instalación es alrededor de 3 metros de anchoy 4 metros de alto, en donde hay plantas a lo largo de 2.19 metros de profundidad. Además, es capaz de ofrecer un beneficio ambiental de 275 árboles, absorbiendo 250 gramos de partículas al día y removiendo 240 toneladas métricas de dióxido de carbono cada año. 

De acuerdo con el cofundador de Green City Solutions, Zhengliang Wu, “los cultivos de musgo poseen mucha más área de superficie vegetal que cualquier otra planta. Esto significa que puede capturar más contaminantes.” Y gracias a que cada instalación posee sensores vía Wi-Fi, se puede medir la calidad de aire alrededor de ella: se ha comprobado su efectividad a un bajo costo –cada instalación cuesta alrededor de 25 000– para limpiar el aire. 

 

 

Este tipo de proyectos que busca la ecosustentabilidad de las ciudades proveería numerosos beneficios tanto a la salud general de la población como a la ecología de la región. Varios estudios han comprobado la toxicidad de los contaminantes derivados de los medios de transporte, la basura, entre otros. De modo que incorporar esta tecnología podría ayudar a fortalecer la infraestructura citadina, mejorar el medio ambiente y regular la temperatura de las ciudades. 

 



Vaquita, ¿cómo hemos llegado hasta aquí?

En 1978, P. sinus, fue incluida en la lista roja de la Unión Internacional para la Conservación de la Naturaleza (UICN) (Brownell & Robert. 1983).

Autor: Andrea Tapia García

Vaquita (Phoecena sinus), mejor conocida como vaquita marina. Es una especie endémica del Golfo de California que actualmente se encuentra en peligro crítico de extinción con una población cercana a los 30 individuos. ¿Cómo fue que esta especie llegó a este punto?

El Golfo de California, también conocido como Mar de Cortés, es uno de los mares biológicamente mas ricos y productivos en todo el mundo. Su riqueza ecológica y alta productividad, ha hecho que las actividades económicas aumentaran constantemente a lo largo del Golfo, convirtiéndolo en una región económicamente activa y causando un crecimiento incontrolado de la población (Urban, Rojas, Guerrero, Jaramillo & Findley, 2005).

Este mar es el hogar de cerca de 43 especies de mamíferos marinos, incluida la endémica vaquita. Debido a las diversas e insostenibles actividades humanas, como lo son la pesca, turismo, contaminación y cambio climático; los mamíferos marinos de esta área han sufrido diversas amenazas, logrando disminuir sus poblaciones, en algunos casos a un nivel crítico (Arrellano, Torreblanca & Smith, 2014).

Actualmente la vaquita es el cetáceo más amenazado en todo el mundo. Siendo la causa principal son las capturas incidentales en redes de pesca (Rohr, 2016). Durante las actividades pesqueras, los mamíferos marinos son capturados y mueren. Esto es conocido como captura incidental; y representa un problema para muchas especies de cetáceos alrededor del mundo (Danemann & Ezcurra 2007).

El poner en riesgo a esta especie, nos lleva a cuestionarnos ¿Qué se hizo bien?, ¿qué fue lo que faltó?, ¿queda algo más por hacer?. A partir de estas y otras preguntas, se tratará de dar un panorama sobre el porqué esta especie se encuentra al borde de la extinción.

La vaquita (P. sinus), es el cetáceo más pequeño de todo el mundo con un tamaño cerca de los 140 cm. De acuerdo a Norris y Mc Farland (1958; citados por Urban et al. 2005), su distribución se encuentra limitada a la parte Norte del Golfo de California. Suelen estar en grupos pequeños o solitarios y se calcula una vida media de 20 años, con una reproducción de un individuo cada 2 años. Aunque la edad de madurez sexual ha sido difícil de estimar, se cree que maduran alrededor de los 5 años (Mateos, 2017; Brownell & Robert. 1983; Rohr, 2016; Urban et al. 2005).

La vaquita comparte aguas con un pez conocido como totoaba, también endémico de la región. La vejiga de este pez, al que se le atribuyen capacidades afrodisiacas y medicinales, puede venderse en Asia con un precio que llega alcanzar hasta los 60 mil dólares, consumiéndose principalmente en China (El Universal, 2017). Desde el año de 1942, la pesca furtiva y el tráfico para su vejiga han provocado una pesca incontrolada e ilegal, involucrando tanto a pescadores mexicanos como traficantes estadunidenses (Brownell & Robert. 1983).

El primer reporte registrado de vaquita en una red de pesca data del año 1961 por Norris y Prescott. La captura incidental por las flotas pesqueras en la década de 1970, estaba en el rango de decenas a cientos de vaquitas (Brownell & Robert. 1983). En el año 1975, se declaró la veda permanente para la totoaba; sin embargo, la pesca con redes de enmalle siguieron operando.

En 1978, P. sinus, fue incluida en la lista roja de la Unión Internacional para la Conservación de la Naturaleza (UICN) (Brownell & Robert. 1983). Se contrató personal profesional en áreas protegidas y se desarrolló un plan de manejo (Arrellano et al. 2014). A pesar de esto, las pescas incidentales, no se detuvieron, teniendo un rango de muerte de 32 vaquitas por año (Brownell & Robert. 1983).

En 1993, el Alto Golfo de California y el Río Colorado, son decretados Reserva de la Biosfera. El gobierno especifica la protección legal de la vaquita, complementando las regulaciones de la reserva. Al observar que la población seguía disminuyendo, se realizaron estudios de población que demostraron que el área protegida no coincidía con su distribución. Además, la zona de reserva no contaba con los señalamientos adecuados para la prohibición de pesca.

La International Whale Commission (IWC) basándose en un estudio con una mortalidad de entre 39 y 84 vaquitas en 1995 (D’Agrossa et al, 2000), propuso el cierre de la pesquería de totoaba. Se necesitaba reconsiderar los permisos de pesca, realizar acciones para detener el comercio ilegal de totoaba y desarrollar un plan de protección a largo plazo para la vaquita. En dicho plan necesitaba incluirse educación y alternativas para pescadores, así como acciones de monitoreo (Comité Internacional para la Recuperación de la Vaquita marina [CIRVA], 2014). De no ponerse en marcha, calcularon que la población bajaría durante los siguientes 15 años a 50 individuos (Urban et al. 2005).

En la década de los 90 la gestión de áreas litorales se basaba en un modelo integrador, donde se tomaba en cuenta el desarrollo sostenible junto con la participación pública (Pérez C. 2014). Si se observa el caso de la reserva de Cabo Pulmo en Baja California, resulta evidente que para que un plan de manejo sea exitoso, debe haber una implementación de las acciones por parte del gobierno y las personas afectadas por dicho manejo (Olsen et al 1999).

En el caso del Mar de Cortés, se prohibieron las redes de enmalle, pero sin dar una solución a los pescadores. Los pescadores locales argumentaron que las nuevas redes eran insuficientes para mantenerse y que mientras no se diera una solución eficaz, seguirían utilizando redes de enmalle (CIRVA, 2014).

La CIRVA sostuvo que debido a la falta de medidas eficaces para controlar la pesca, las vaquitas habían seguido un rápido camino a la extinción y que para detenerlo se debían retirar todas las redes de enmalle. (CIRVA, 2014). Después de que Omar Vidal, director de la WWF, comentara que las redes de enmalle eran la razón por la que la población de vaquitas se encontraba encolapso, la SEMARNAT (Secretaria de Medio Ambiente y de Recursos Naturales), comenzó a trabajar en una alternativa para sustituir este tipo de redes, trabajo que hasta la fecha sigue inconcluso. (Zamarrón, 2016).

A pesar de las advertencias, el gobierno Mexicano no realizó las acciones necesarias. Inclusive la IWC afirmó que si el gobierno hubiera seguido las recomendaciones, la vaquita probablemente no se encontraría en esta situación. (CIRVA, 2014). No fue hasta el año 2012, que se realizaron los primeros esfuerzos reales para detener el comercio ilegal (CIRVA,2014). A pesar de los esfuerzos en patrullar las zonas y hacer cumplir las normas, el proceso judicial es descuidado y no se logran las condenas establecidas. Consecuentemente, el comercio ilegal no ha podido ser detenido (Méndez E. 2017). En este punto, el retirar las redes de enmalle era insuficiente, se necesitaba prohibir todo tipo de pesca en la zona (CIRVA, 2014).

Debido a los pocos avances logrados, en el año 2016 se lanzó una iniciativa, donde se buscaba considerar la pesca de totoaba como un delito grave y sin derecho a fianza, con la finalidad de cesar con las redes de pesca de manera definitiva. Actualmente esta iniciativa sigue en proceso de revisión. (Garduño J., 2017).

De acuerdo a la CIRVA en noviembre de 2016 quedaban 30 individuos. Al no poder parar la caza ilegal y al borde de la extinción, científicos han propuesto capturar especímenes y colocarlos en un corral marino. Junto con ayuda de delfines entrenados por parte la marina de EUA, se buscaría localizar los individuos para transferirlos a un estanque temporal, construido dentro de su hábitat.

Sin embargo, aunque este plan pudiera llevarse a cabo, los científicos ven poco probable que la reproducción en cautiverio, pudiera restaurar la población. Este plan de manejo, representa una última alternativa, para evitar la extinción de la vaquita, que requeriría de grandes esfuerzos de manera continua, durante décadas (Mendez E., 2017).

Este caso de pérdida de biodiversidad debido al comercio y el tráfico ilegal, la falta de comunicación entre sociedad y gobierno, y la falta de acciones por parte del gobierno Mexicano, Estadunidense y Chino; deberá tomarse como referencia para poder realizar planes de manejo completos, eficaces e integradores. Se debe ayudar a la gente a ver en una perspectiva diferente. Informarlos, entender sus problemas y entre todos buscar una solución. Sólo de esta manera, los recursos marinos podrán ser aprovechados de manera sostenible; y la conservación y el manejo de recursos, podrán ir de la mano.



Mientras EE.UU. se retira del Acuerdo de París, Asia aumenta presupuesto en energías verdes

Para Mark Malloch-Brown, un antiguo diputado de las Naciones Unidas y ahora presidente de la BSDC, considera que si las ciudades asiáticas se enfocan en esta transición verán beneficios tanto económicos como de salud.

Ante la salida de EE.UU. del Acuerdo de París, países de diferentes regiones del mundo decidieron enfrentar el cambio climático desde sus posibilidades. Por ejemplo, los líderes tanto de Francia como de Alemania realizaron una invitación global a cada especialista en el medio ambiente para continuar sus investigaciones y trabajos en sus territorios. Ahora, numerosas ciudades asiáticas han decidido en aumentar la inversión en energías limpias y verdes.

De acuerdo con un reporte realizado por Business and Sustainable Development Commission –BDSC–, ciudades asiáticas han decidido cumplir con los objetivos de desarrollo sustentable establecidos en el Acuerdo de París, previendo una ganancia de 1.5 billones de dólares para el año 2030, con millones de nuevos empleos así como una mejor calidad tanto de vida como de salud. De modo que la inversión del gobierno y del sector privado deberán enfocarse hacia el crecimiento verde y la reducción de la infraestructura de carbón, y así resultar entre los mayores beneficiarios de esta transición hacia energías ecológicas. 

Para Mark Malloch-Brown, un antiguo diputado de las Naciones Unidas y ahora presidente de la BSDC, considera que si las ciudades asiáticas se enfocan en esta transición verán beneficios tanto económicos como de salud. Inclusive Malloch-Brown explica que “Sospecho que [Presidente Trump] estará sorprendido sobre el impacto negativo que tendrá esta decisión en los negocios. Esta retirada no sólo será disrruptivo para los negocios, también será potencialmente peligroso para los ciudadanos. Por tanto él estará cada vez más sorprendido al encontrar que pocos le seguirán con esta decisión.”

En China se ha considerado que esta situación promete ser una oportunidad económica única e irrepetible; pues la transición a energías limpias reducirá el consumo de carbón, beneficiará a la salud, reducirá los gases de efecto invertadero y disminuirán las consecuencias del cambio climático. En especial en áreas como construcción de inmuebles, pues “Mejorar el diseño y las construcciones de los hogares reducirá los costos de operación y brindará una nueva visión al consumo energético del mundo así como a las condiciones ambientales en los próximos años.” Así como en el desarrollo de vehículos eléctricos que ayudarán a transformar las ciudades y a reducir la contaminación del aire. 

La idea es convertir las ciudades de Asia en espacios con “características activas de una economía robusta y oportunidades de una buena vida para los ciudadanos; un ambiente hermoso con comunidades inclusivas y cohesivas; y un sitio limpio, con aire fresco y libre de polución, aguas limpias, y medidas que combatan al cambio climático.” Para ello, los comisionados de la BSDC explican que tanto gobiernos como empresas privadas deberán invertir alrededor de 1.7tn al año para potencializar los beneficios de las energías verdes y alcanzar los objetivos del Acuerdo de París. 



Hoy es el Día Internacional de la Preservación de la Capa de Ozono

En las acciones emprendidas se encuentra el análisis de cómo más del 98 por ciento de los productos químicos que adelgazan la capa se han eliminado a nivel mundial.

Desde 1994 se proclamó que el 16 de septiembre sería el Día Internacional de la Preservación de la Capa de Ozono, con el fin de conmemorar el día en que se firmó en Montréal, en 1987, el Protocolo relativo a las sustancias que afectan la integridad de la capa de ozono. Cada año, desde entonces, se ha centrado en diferentes temas asociados en la recuperación de la capa de ozono para honrar esta iniciativa mundial; y ahora, en 2016, se ha concentrado la atención en la eliminación de las sustancias que la agotan. 

 

En las acciones emprendidas se encuentra el análisis de cómo más del 98 por ciento de los productos químicos que adelgazan la capa se han eliminado a nivel mundial, dejando como esperanza que el agujero del ozono en la Antártida regrese a los niveles anteriores del siglo pasado.

Para celebrar este logro, en diferentes partes del mundo se realizan eventos públicos. Por ejemplo, en Colombia, se celebran las primeras olimpiadas ambientales para técnicos en aparatos de refrigeración y aire acondicionado; en Costa Rica, un foto que analiza el reto que representa la introducción de nuevas tecnologías en estos productos; en Guatemala, una premiación a los ganadores de un concurso de dibujo infantil; en Venezuela, una caminata pro protección al medio ambiente y al apoyo de diversas organizaciones internacionales y de la sociedad civil; en Brasil, se lanzará una segunda etapa del Programa Nacional de Eliminación de hidrofluorocarbonos, HFC; y en República Dominicana, un taller a técnicos del sector sobre tecnologías para refrigeración y climatización alternativas a los HFC.

 

El objetivo de cada uno de estos eventos es hacer consciencia para reducir el uso de los HFC, potentes gases de efecto invernadero, y así evitar el 0.4ºC del calentamiento global para el 20100. Las medidas serán en contribución al Acuerdo de París para mantener la temperatura global por debajo del límite de 2ºC durante este siglo. 

 



Estos son los elementos claves para comprender el rol de México en el Acuerdo de París (INFOGRÁFICO)

Este es el primer acuerdo en el que tanto naciones desarrolladas como países en desarrollo se comprometen a gestionar la transición hacia una economía baja en carbono.

Imagen: ecoticias.com

En la última conferencia de París sobre el cambio climático se reunieron a 195 países para aprobar un acuerdo final acerca de la reducción de las emisiones globales de gases de efecto invernadero. Este es el primer acuerdo en el que tanto naciones desarrolladas como países en desarrollo se comprometen a gestionar la transición hacia una economía baja en carbono. 

 El objetivo es lograr que el aumento de las temperaturas se mantenga por debajo de los dos grados centígrados, a través del compromiso de los firmantes para realizar esfuerzos que limiten el aumento de las temperaturas a 1.5 grados en comparación con la era preindustrial. Este compromiso se le llamó Acuerdo de París.

México fue uno de los países invitados a este acuerdo, sin embargo se conoce muy poco al respecto. Por ello hemos compartido este infográfico que realizó la Organización de las Naciones Unidas México con los puntos principales del Acuerdo de París, y la importancia de México en él: 

COP21

 

Observatorio

Seguimiento a los asuntos ambientales y de ecología más urgentes de México.

Biblioteca Ecoosfera

Una compilación de lecturas (libros, ensayos, etc) disponibles en PDF sobre temas como sustentabilidad, medioambiente y salud.

Ir a Biblioteca