Desaparecerán 430 árboles en la CDMX para ampliar la línea 5 del Metrobus

La Secretaría de Medio Ambiente –Sedema– de la Ciudad de México autorizó la remoción de aproximadamente 430 árboles en la capital mexicana.

Frente a una crisis grave en torno al calentamiento global, la Secretaría de Medio Ambiente –Sedema– de la Ciudad de México autorizó la remoción de aproximadamente 430 árboles en la capital mexicana. Esto con el fin de extender la línea 5 del Metrobus, la cual recorrerá desde San Lázaro hasta la Glorieta de Vaqueritos. 

La Sedema, bajo la tutela del gobierno de Miguel Ángel Mancera, acaba de autorizar la retirada de 91 fresnos, 61 jacarandas, 55 eucaliptos y 43 casuarinas; así como el transplanto de 33 de árboles, 990 plantas ornamentales y siete podas a lo largo de 20 kilómetros. Además, con el fin de “resarcir los daños causados por los planes de movilidad de la extensión de la Línea 5 del Metrobus”, se compensarán con 1 402 árboles nuevos a lo largo de la intersección en Eje 3 Oriente y calzada Ignacio Zaragoza –en donde correrá hasta Calzada del Hueso y un tercer tramo de Canal Nacional y Mar Tranquilidad–. Esta ampliación del Metrobus parece que comprenderá 34 estaciones, 80 espacios para bicicletas y tres ciclovías. 

Este proyecto, que aún se encuentro en proceso de licitación, es impulsado por el gobierno de la Ciudad de México y financiado por el Banco Mundial; tendrá un costo de 2 483 millones de pesos y una afluencia estimada de 120 000 usuarios. No obstante, ¿se trata realmente de una expansión sustentable que ayudará a disminuir la contaminación en un espacio cosmopolita como la CDMX?  



¿Por qué las instalaciones de musgo son la solución a la contaminación en las ciudades?

Bajo el concepto de CityTree, estas instalaciones citadinas están cubiertas por musgo, aprisionando cierta materia como óxido nitrógeno y CO2 mientras produce cantidades significativas de oxígeno y refresca el medio ambiente.

Numerosas ciudades del mundo han tenido que adaptarse a la cada vez más creciente sobrepoblación; han tenido que desarrollar nuevas infraestructuras tanto públicos como privados para agilizar el transporte y efectivar la vivencia de millones de habitantes. Desgraciadamente no todas las ciudades cuentan con conceptos y diseños que sean capaces de ser sostenibles tanto con las necesidades humanas como con la resiliencia de la naturaleza. Frente a ello, surge una startup tecnológica llamada Green City Solutions, la cual instala fitros de aire mediante cultivos de musgo. 

Bajo el concepto de CityTree, estas instalaciones citadinas están cubiertas por musgo,  aprisionando cierta materia como óxido nitrógeno y CO2 mientras produce cantidades significativas de oxígeno y refresca el medio ambiente. Cada instalación es alrededor de 3 metros de anchoy 4 metros de alto, en donde hay plantas a lo largo de 2.19 metros de profundidad. Además, es capaz de ofrecer un beneficio ambiental de 275 árboles, absorbiendo 250 gramos de partículas al día y removiendo 240 toneladas métricas de dióxido de carbono cada año. 

De acuerdo con el cofundador de Green City Solutions, Zhengliang Wu, “los cultivos de musgo poseen mucha más área de superficie vegetal que cualquier otra planta. Esto significa que puede capturar más contaminantes.” Y gracias a que cada instalación posee sensores vía Wi-Fi, se puede medir la calidad de aire alrededor de ella: se ha comprobado su efectividad a un bajo costo –cada instalación cuesta alrededor de 25 000– para limpiar el aire. 

 

 

Este tipo de proyectos que busca la ecosustentabilidad de las ciudades proveería numerosos beneficios tanto a la salud general de la población como a la ecología de la región. Varios estudios han comprobado la toxicidad de los contaminantes derivados de los medios de transporte, la basura, entre otros. De modo que incorporar esta tecnología podría ayudar a fortalecer la infraestructura citadina, mejorar el medio ambiente y regular la temperatura de las ciudades. 

 



Vaquita, ¿cómo hemos llegado hasta aquí?

En 1978, P. sinus, fue incluida en la lista roja de la Unión Internacional para la Conservación de la Naturaleza (UICN) (Brownell & Robert. 1983).

Autor: Andrea Tapia García

Vaquita (Phoecena sinus), mejor conocida como vaquita marina. Es una especie endémica del Golfo de California que actualmente se encuentra en peligro crítico de extinción con una población cercana a los 30 individuos. ¿Cómo fue que esta especie llegó a este punto?

El Golfo de California, también conocido como Mar de Cortés, es uno de los mares biológicamente mas ricos y productivos en todo el mundo. Su riqueza ecológica y alta productividad, ha hecho que las actividades económicas aumentaran constantemente a lo largo del Golfo, convirtiéndolo en una región económicamente activa y causando un crecimiento incontrolado de la población (Urban, Rojas, Guerrero, Jaramillo & Findley, 2005).

Este mar es el hogar de cerca de 43 especies de mamíferos marinos, incluida la endémica vaquita. Debido a las diversas e insostenibles actividades humanas, como lo son la pesca, turismo, contaminación y cambio climático; los mamíferos marinos de esta área han sufrido diversas amenazas, logrando disminuir sus poblaciones, en algunos casos a un nivel crítico (Arrellano, Torreblanca & Smith, 2014).

Actualmente la vaquita es el cetáceo más amenazado en todo el mundo. Siendo la causa principal son las capturas incidentales en redes de pesca (Rohr, 2016). Durante las actividades pesqueras, los mamíferos marinos son capturados y mueren. Esto es conocido como captura incidental; y representa un problema para muchas especies de cetáceos alrededor del mundo (Danemann & Ezcurra 2007).

El poner en riesgo a esta especie, nos lleva a cuestionarnos ¿Qué se hizo bien?, ¿qué fue lo que faltó?, ¿queda algo más por hacer?. A partir de estas y otras preguntas, se tratará de dar un panorama sobre el porqué esta especie se encuentra al borde de la extinción.

La vaquita (P. sinus), es el cetáceo más pequeño de todo el mundo con un tamaño cerca de los 140 cm. De acuerdo a Norris y Mc Farland (1958; citados por Urban et al. 2005), su distribución se encuentra limitada a la parte Norte del Golfo de California. Suelen estar en grupos pequeños o solitarios y se calcula una vida media de 20 años, con una reproducción de un individuo cada 2 años. Aunque la edad de madurez sexual ha sido difícil de estimar, se cree que maduran alrededor de los 5 años (Mateos, 2017; Brownell & Robert. 1983; Rohr, 2016; Urban et al. 2005).

La vaquita comparte aguas con un pez conocido como totoaba, también endémico de la región. La vejiga de este pez, al que se le atribuyen capacidades afrodisiacas y medicinales, puede venderse en Asia con un precio que llega alcanzar hasta los 60 mil dólares, consumiéndose principalmente en China (El Universal, 2017). Desde el año de 1942, la pesca furtiva y el tráfico para su vejiga han provocado una pesca incontrolada e ilegal, involucrando tanto a pescadores mexicanos como traficantes estadunidenses (Brownell & Robert. 1983).

El primer reporte registrado de vaquita en una red de pesca data del año 1961 por Norris y Prescott. La captura incidental por las flotas pesqueras en la década de 1970, estaba en el rango de decenas a cientos de vaquitas (Brownell & Robert. 1983). En el año 1975, se declaró la veda permanente para la totoaba; sin embargo, la pesca con redes de enmalle siguieron operando.

En 1978, P. sinus, fue incluida en la lista roja de la Unión Internacional para la Conservación de la Naturaleza (UICN) (Brownell & Robert. 1983). Se contrató personal profesional en áreas protegidas y se desarrolló un plan de manejo (Arrellano et al. 2014). A pesar de esto, las pescas incidentales, no se detuvieron, teniendo un rango de muerte de 32 vaquitas por año (Brownell & Robert. 1983).

En 1993, el Alto Golfo de California y el Río Colorado, son decretados Reserva de la Biosfera. El gobierno especifica la protección legal de la vaquita, complementando las regulaciones de la reserva. Al observar que la población seguía disminuyendo, se realizaron estudios de población que demostraron que el área protegida no coincidía con su distribución. Además, la zona de reserva no contaba con los señalamientos adecuados para la prohibición de pesca.

La International Whale Commission (IWC) basándose en un estudio con una mortalidad de entre 39 y 84 vaquitas en 1995 (D’Agrossa et al, 2000), propuso el cierre de la pesquería de totoaba. Se necesitaba reconsiderar los permisos de pesca, realizar acciones para detener el comercio ilegal de totoaba y desarrollar un plan de protección a largo plazo para la vaquita. En dicho plan necesitaba incluirse educación y alternativas para pescadores, así como acciones de monitoreo (Comité Internacional para la Recuperación de la Vaquita marina [CIRVA], 2014). De no ponerse en marcha, calcularon que la población bajaría durante los siguientes 15 años a 50 individuos (Urban et al. 2005).

En la década de los 90 la gestión de áreas litorales se basaba en un modelo integrador, donde se tomaba en cuenta el desarrollo sostenible junto con la participación pública (Pérez C. 2014). Si se observa el caso de la reserva de Cabo Pulmo en Baja California, resulta evidente que para que un plan de manejo sea exitoso, debe haber una implementación de las acciones por parte del gobierno y las personas afectadas por dicho manejo (Olsen et al 1999).

En el caso del Mar de Cortés, se prohibieron las redes de enmalle, pero sin dar una solución a los pescadores. Los pescadores locales argumentaron que las nuevas redes eran insuficientes para mantenerse y que mientras no se diera una solución eficaz, seguirían utilizando redes de enmalle (CIRVA, 2014).

La CIRVA sostuvo que debido a la falta de medidas eficaces para controlar la pesca, las vaquitas habían seguido un rápido camino a la extinción y que para detenerlo se debían retirar todas las redes de enmalle. (CIRVA, 2014). Después de que Omar Vidal, director de la WWF, comentara que las redes de enmalle eran la razón por la que la población de vaquitas se encontraba encolapso, la SEMARNAT (Secretaria de Medio Ambiente y de Recursos Naturales), comenzó a trabajar en una alternativa para sustituir este tipo de redes, trabajo que hasta la fecha sigue inconcluso. (Zamarrón, 2016).

A pesar de las advertencias, el gobierno Mexicano no realizó las acciones necesarias. Inclusive la IWC afirmó que si el gobierno hubiera seguido las recomendaciones, la vaquita probablemente no se encontraría en esta situación. (CIRVA, 2014). No fue hasta el año 2012, que se realizaron los primeros esfuerzos reales para detener el comercio ilegal (CIRVA,2014). A pesar de los esfuerzos en patrullar las zonas y hacer cumplir las normas, el proceso judicial es descuidado y no se logran las condenas establecidas. Consecuentemente, el comercio ilegal no ha podido ser detenido (Méndez E. 2017). En este punto, el retirar las redes de enmalle era insuficiente, se necesitaba prohibir todo tipo de pesca en la zona (CIRVA, 2014).

Debido a los pocos avances logrados, en el año 2016 se lanzó una iniciativa, donde se buscaba considerar la pesca de totoaba como un delito grave y sin derecho a fianza, con la finalidad de cesar con las redes de pesca de manera definitiva. Actualmente esta iniciativa sigue en proceso de revisión. (Garduño J., 2017).

De acuerdo a la CIRVA en noviembre de 2016 quedaban 30 individuos. Al no poder parar la caza ilegal y al borde de la extinción, científicos han propuesto capturar especímenes y colocarlos en un corral marino. Junto con ayuda de delfines entrenados por parte la marina de EUA, se buscaría localizar los individuos para transferirlos a un estanque temporal, construido dentro de su hábitat.

Sin embargo, aunque este plan pudiera llevarse a cabo, los científicos ven poco probable que la reproducción en cautiverio, pudiera restaurar la población. Este plan de manejo, representa una última alternativa, para evitar la extinción de la vaquita, que requeriría de grandes esfuerzos de manera continua, durante décadas (Mendez E., 2017).

Este caso de pérdida de biodiversidad debido al comercio y el tráfico ilegal, la falta de comunicación entre sociedad y gobierno, y la falta de acciones por parte del gobierno Mexicano, Estadunidense y Chino; deberá tomarse como referencia para poder realizar planes de manejo completos, eficaces e integradores. Se debe ayudar a la gente a ver en una perspectiva diferente. Informarlos, entender sus problemas y entre todos buscar una solución. Sólo de esta manera, los recursos marinos podrán ser aprovechados de manera sostenible; y la conservación y el manejo de recursos, podrán ir de la mano.



¿La alteración en el genoma de las plantas brindará estabilidad a la agricultura ecosustentable?

Para Tester, usar tierras arenosas, agua de mar y una revolución en el genoma de las plantas, ayudará a desarrollar nuevas técnicas que contribuyan a una nueva agricultura global y ecosustentable.

“Imagina un escenario en donde los campos de cultivo, de cebada, quinoa o arroz, puedan crecer en condiciones similares a las de un desierto, con poca calidad de suelo o tierras marginales y estériles”, son las palabras de Mark Tester, profesor de Ciencia de las plantas. Su visión es brindar un futuro estable y comprometedor a la agricultura ecosustentable mediante cultivo básico, irrigado con agua salobre, y así producir la suficiente cantidad de alimentos nutritivos para la población mundial. 

Tester, con la pasión de mejorar el planeta, diseñó y creó el Plan Accelerator en la Universidad de Adelaide en Australia, la cual facilita a los científicos tanto a crecer y observar miles de especies vegetales tomando en consideración los factores genéticos y ambientales que puedan influir la productividad y la salud. Mediante el uso de tecnologías genómicas y genéticas, Tester busca manipular sus genes para proveerles la habilidad de proliferar en zonas marginales con poca condición salina. 

Actualmente se dedica a tres áreas principales para alcanzar su objetivo:  

Primero, deseamos incrementar la tolerancia a la salinidad de zonas de cultivo comunes y difíciles. Por ejemplo, recientemente identificamos un loci –lugar geométrico– genético clave que es responsable del aumento a la tolerancia de sal en diferentes cadenas de cebada y arroz. Segundo, deseamos domesticar a las plantas tolerantes a la sal para que proliferen y se reproduzcan en campos altos aún con condiciones extremas. Recientamente pudimos encontrar la primera secuencia de alta calidad del genoma de la quinoa; y nuestros resultados nos ayudaron a comprender cómo las plantas crecen, maduran y producen semillas, permitiéndonos crear una planta de quinoa altamente productiva y resiliente.

Una vez que se logren estos dos objetivos, Tester planea continuar con un cultivo de irrigación con agua parcialmente desalinada a un costo económicamente viable: “Mucha de la comida del mundo se produce actualmente mediante la irrigación de agua fresca. Esto es completamente poco sustentable, principalmente porque brinda mayores retos ante el cambio climático y el calentamiento de la Tierra. Esta confianza en la irrigación es un gigante durmiente en un cuarto. Es indispensable que trabajemos en una solución para esto.”

Para Tester, usar tierras arenosas, agua de mar y una revolución en el genoma de las plantas, ayudará a desarrollar nuevas técnicas que contribuyan a una nueva agricultura global y ecosustentable. 

 



“El Hoy No Circula en la CDMX es ‘un parche’ al problema de la concentración de ozono”

Frente a la presencia de tóxicos en el aire, la CAME registró anualmente 22 mil muertes prematuras y 23 mil ingresos hospitalarios asociados a con una alta radiación solar, intensa estabilidad atmosférica y poca humedad en el ambiente.

Por segunda vez en el 2016, en zona metropolitana del Valle de México se activó la Fase I de Contingencia Ambiental Atmosférica. Se trata de la segunda ocasión en los últimos catorce años, que la capital del país se enfrenta a una contingencia atmosférica por ozono; por lo que la Comisión Ambiental de la Megalópolis volvió a implementar el Programa Hoy No Circula y lanzar la propuesta de mejorar el transporte público como incentivo para reducir el uso del automóvil. 

programa hoy no circula

El coordinador de Transporte Eficiente de El Poder del Consumidor, Daniel Zamudio, sostiene que un plan integral de transporte y movilidad sería implementar una mejora del transporte público que incentive la reducción del uso del automóvil –principal fuente de contaminantes– a mediano y largo plazo. Mientras que Gabriela Niño, del Centro Mexicano de Derecho Ambiental –CEMDA–, los cambios y las acciones estratégicas que se requieren a corto plazo no son asequibles debido a los presupuestos asignados al transporte público y al sector ambiental: “Es muy poco el presupuesto que se le asigna a los sistemas de transporte masivo urbano. En los últimos 30 años no ha habido una inversión grande a nivel federal”. 

Por otro lado, Martín Alberto Gutiérrez Lacayo, coordinador ejecutivo de la Comisión Ambiental de la Megalópolis –CAME–, aclaró que en abril urgió implementar un programa de transporte público eficiente; sin embargo, esta intervención resultó ser “un parche” al problema de la concentración de ozono (Zamudio, 2016), el cual corre el riesgo de que la entrada de vehículos en circulación aumente: “En 1992 [cuando también se estableció un Hoy No Circula extraordinario] la compra de autos nuevos y usados fue exponencial, y eso ha sido año tras año. Cada año entran un promedio de 250 mil autos nuevos al Valle de México”. En otras palabras, el programa de transporte público debe incluir también una política pública que controle definitivamente el crecimiento descontrolada de la huella ecológica de la urbe; principalmente desde que las personas se mudan a la periferia y compran un auto para poder acercarse a su trabajo o centro de estudios. 

Para el CEMDA, las acciones que se requieren tomar son:

  • Tomar en cuenta el espacio y la vialidad al designar un carril exclusivo para transporte público, rediseñar las avenidas con mayor demanda de transporte;
  • cobrar por el uso de autopistas urbanas; 
  • restringir la circulación vehicular como medida complementaria;
  • poner en vigor todas las normas “que el Gobierno federal tiene paradas” para reducir la contaminación; 
  • apoyar a a los automóviles poco contaminantes que están exentos del programa Hoy no Circula, como los automóviles híbridos y eléctricos, así como los que operen con gas natural o gas LP;
  • expandir y modernizar las líneas existentes del transporte público masivo, como el Sistema de Transporte Colectivo Metro;
  • incidir en una educación ambientalista que permita la toma de consciencia en relación con la disminución del uso de automóviles y el respeto al reglamento de tránsito y verificación. 
contaminacion cdmx
contaminacion cdmx

Frente a la presencia de tóxicos en el aire, la CAME registró anualmente 22 mil muertes prematuras y 23 mil ingresos hospitalarios asociados a con una alta radiación solar, intensa estabilidad atmosférica y poca humedad en el ambiente las cuales favorecen el aumento de episodios y duración de contingencias ambientales. En los últimos años, los capitalinos se han enfrentado a graves daños del sistema respiratorio, pues “hay un índice altísimo de eventos de asma, infecciones respiratorias, se bajan las defensas y somos más propensos a virus como el Zika, o el de la influenza”; además de problemas cardiovasculares, derrames cerebrales y obstrucción en vías y coágulos. 

Para concluir, Gutiérrez Lacayo demandó a establecer en el marco normativo una planeación urbana territorial megapolitana, pensando en una visión de desarrollo del transporte con el fin de fortalecer las normas para mejorar la calidad del aire: “porque el Programa “Hoy No Circula” sólo es una medida transitoria”. 



Descubre 4 edificios mexicanos ecosustentables que reducen el impacto en el medio ambiente

El diseño arquitectónico mexicano apunta a la ecosustentabilidad, usando energías renovables y materiales de menor impacto ambientales.

México es realmente un país vanguardista cuando nos referimos a la arquitectura, pues no sólo posee diseños empoderantes relativos de una época antigua, también inmuebles singulares y creativos que se fusionan con la personalidad de la orbe.

En los últimos años ha surgido una ola de arte multifuncional que alberga espacios tanto sustentables como rentables. Se trata un diseño arquitectónico mexicano que apunta a la ecosustentabilidad, usando energías renovables y materiales de menor impacto ambientales. El objetivo de esta consciencia ambiental es aprovechar las condiciones climáticas y ambientales, así como optimizar los recursos naturales y sistemas de la edificación, de la zona para proveer edificaciones ecosostenibles. Este tipo de diseños arquitectónicos no sólo pretenden disminuir el impacto en el medio ambiente, también el consumo de energía para calefacción, refrigeración, iluminación, entre otros tipos de gastos energéticos de las construcciones.

En México existe un importante desafío en alcanzar una certificación, una vez que los proyectos sustentables adquieran una mayor fuerza en el país. Mientras tanto, el desarrollo sustentable mexicano posee un organismo internacional certificador que avala los beneficios ambientales que implica la construcción sustentable, el LEED –Liderazgo en Energía y Diseño Ambiental, por sus siglas en inglés).

Actualmente en la ciudad de México existe una serie de proyectos arquitectónicos ecosustentables, los cuales han generado resultados positivos tanto para el bienestar urbano como el cuidado del medio ambiente. Te los compartimos:

Biblioteca Vasconcelos.

Jardines_suroeste_Biblioteca_Vasconcelos

Se trata del máximo ejemplo de arquitectura sustentable en la ciudad, el cual estuvo bajo la coordinación de Alberto Kalach. Este sitio no sólo es ideal para pasar el día al ser una biblioteca pública con diversas actividades culturales, también cuenta con un jardín botánico que tiene el papel de un respiradero urbano. Además, el espacio aprovecha al máximo la iluminación y ventilación natural, pues cuenta con ventanales que permiten la entrada de aire tanto de los jardines, del techo verde como del invernadero.

Edificio Dos Patios.

siemens2b

Como parte del corporativo Siemens de México, el edificio Dos Patios se ha convertido en el primer proyecto mexicano en obtener la doble certificación de LEED dentro de la categoría “interiores de Edificios Comerciales”. El inmueble fue diseñado por el arquitecto Enrique Macote, en donde existe un sistema de tratamiento de aguas residuales –el cual disminuye el 20 por ciento de la utilización de agua–, un sistema antisismos fabricado con placas transversales que minimizan el impacto de los movimientos telúricos, y un sistema de iluminación de 105 mil luces LED que disminuyen 30 por ciento el consumo de energía eléctrica.

Azotea verde del Infonavit

DSC5582

En el edificio central del Infonativ existe una azotea verde de 5 000 m2, la cual fue el resultado de un experimento ecológico diseñado exclusivamente para sus empleados. Ahí, los beneficiarios pueden salir a trabajar, jugar football, tomar una clase de yoga, o tomar una ducha con agua caliente de los paneles solares; inclusive se cuenta con un huerto en donde se cultivan numerosos alimentos orgánico y hierbas para el consumo exclusivo de los trabajadores, un área de plantas desérticas y aromáticas, y un espejo de agua con peces. Mientras tanto, los desperdicios de la comida se depositan en una lombricomposta, que se usa como fertilizante natural para plantas.

Hospital Público Dr. Manuel Gea González.

tumblr_mbsf6nB88S1rrlwk4o4_1280

Ubicado en la Calzada de Tlalpan, el hospital público fue desarrollado por Elegante Embellishments como un proyecto con soluciones cotidianas tanto para la salud como el medio ambiente. Como si pareciera un tejido de células, muy al estilo minimalista, la estética visual del edificio posee una sofisticada edificación que “come” smog y lo convierte en químicos menos tóxicos para el medio ambiente; tales como el dióxido de carbono y agua. Mientras que la pintura de las placas contiene dióxido de titanio, la cual refleja los rayos del sol y divide el smog en pequeñas cantidades de nitrato de calcio, dióxido de carbono y agua.

Observatorio

Seguimiento a los asuntos ambientales y de ecología más urgentes de México.

Biblioteca Ecoosfera

Una compilación de lecturas (libros, ensayos, etc) disponibles en PDF sobre temas como sustentabilidad, medioambiente y salud.

Ir a Biblioteca