¿Cómo transplantar una suculenta? Guía práctica y sencilla para lograrlo

En el caso que desees empezar a cuidar este tipo de especies vegetales, te compartimos consejos acerca de cómo transplantarlas a macetas más grandes y adecuadas a sus necesidades

Las suculentas son una especie vegetal que no sólo almacenan en sus hojas y tallos grandes cantidades de agua, también poseen una hipnótica belleza. A lo largo de sus estructuras tan particulares se exalta la perfección de la Naturaleza que requiere pocos cuidados en el día a día y que puede cultivarse en todos los sitios que les de mucho el sol. 

En el caso que desees empezar a cuidar este tipo de especies vegetales, te compartimos consejos acerca de cómo transplantarlas a macetas más grandes y adecuadas a sus necesidades: 

– En una maceta con agujeros de drenaje vierte aproximadamente 2.5 cm de grava; esto ayudará a eliminar la humedad de las raíces de las suculentas previniendo de enfermedades o putrefacción. 

– Agrega un suelo adecuado para las suculentas; es decir, una mezcla de arena, perlita y escoria volcánica. Este tipo de plantas a menudo no crecen o mueren al colocarlas en tierra común para macetas. 

– Coloca la suculenta en la maceta de modo que la corona de la planta –la zona de la unión de las raíces con el follaje– quede al mismo nivel que la parte superior de la maceta. Asegúrate que la planta se encuentre segura y apretada en el suelo. 

– Vierte agua sobre las suculentas hasta que el líquido salga por los agujeros de drenaje; y riégalas sólo cuando el suelo esté seco. Algunas suculentas requieren agua sólo una vez a la semana; mientras que otras sólo necesitan una vez al mes. 

– Fertiliza una suculenta una vez al mes con una fertilizante rico en fósforo. Dilúyelo a la mitad de la dosis recomendada y vierte el fertilizante directamente sobre el suelo. 



ECO-RECETA: ¿Cómo hacer un ramen vegano?

Como una alternativa saludable y vegana, un ramen es un platillo delicioso que puede funcionar para una cena en casa.

Como una alternativa saludable y vegana, un ramen es un platillo delicioso que puede funcionar para una cena en casa.

Ingredientes: 1 cucharada de semillas de ajonjolí, 2 cucharadas de aceite de coco, 2 dientes de ajo finamente cortados, 1/2 taza de puerro, 2 cucharadas de jengibre, 1 cucharadita de hojuelas de pimiento rojo, 4 tazas de caldo de vegetales, 2 cucharadas de salsa de soya, 1 cucharada de pasta miso, 2-3 hojas nori, noodles de ramn, tofu extra firme, 1/4 taza de maicena, 2 cucharaditas de pimienta negra en polvo, 1/4 taza de aceite vegetal, 3 de bok choy, 1 taza de hongos shiitake, 2 zanahorias, 2 cebollinas, 2 cucharadas de semillas de sésamo tostados, 1 limón. 

Proceso

– Escurre el bloque de tofu. Corta el tofu a la mitad en dos pequeños rectángulos delgados; los cuales, se cortarán a la mitad hasta convertirlos en pequeños triángulos. Una vez listo, colocarlos en un papel de cocina. 

– En una olla grande, tostar las semillas de ajonjolí hasta que estén ligeramente fragantes y cafés. Añadir el aceite de coco y dejar que que se caliente. Eventualmente agregar el ajo y saltearlo hasta que se tuesten; una vez listo, ir añadiendo puerro, jengibre, hojuelas de pimienta roja y saltarlos hasta que se se suavicen –aproximadamente cinco minutos–. Finalmente agregar el caldo de vegetales, la salsa soya y la pasta miso. 

– Una vez listo, agregar los retazos de nori –o de algas–. Reducir el calor y hervir a fuego lento durante 20 minutos. 

– En una olla grande, hervir agua y agregar los noodles de ramen. 

– Colocar la maicena en un plato. Mezclar la pimienta negra. Recubrir los triángulos tofu en la maicena hasta estar completamente cubiertos. En una sartén, fríelos a fuego alto con aceite vegetal hasta que estén tostados. Una vez que se saquen de la sartén, colócalos sobre papel para absorber el exceso de aceite. 

– En la misma sartén, agrega los bok choy con el mismo proceso. 

– En un plato para sopa, servir los noodles de ramn en el centro, agregar el tofu, bok choy, hongos, zanahorias, cebollines, ajonjolí tostado y limón. 



Comunidades menonitas deforestan más de 1 440 hectáreas de selva en Quintana Roo, Campeche y Yucatán

Esta no es la primera vez que se realiza una denuncia penal en contra de los menonitas asentados al sur de México: en 2010, fue en Campeche; en 2013 y 2017, en Quintana Roo.

De acuerdo con la data brindada por la Comisión Nacional Forestal –Conafor–, el casi 90 por ciento de la deforestación del país sucede en zonas selváticas, principalmente en los estados de Yucatán, Quintana Roo, Campeche y Chiapas. Entre las principales causas de la deforestación en México se encuentra el cambio de uso de suelo en zonas forestales, con el objetivo de dedicarlo a actividades agrícolas, habitaciones o de infraestructura de comunicaciones y servicios. Recientemente, por ejemplo, se anunció que En Bacalar, Quintana Roo, se han apreciado huellas de deforestación: alrededor de 1 440 hectáreas devastadas de la selva mexicana. 

Una parte de la comunidad menonita se ha señalado como responsable de dicha deforestación, los cuales, según la Profepa, realizaron la devastación ambiental sin poseer los permisos correspondientes para cambiar el uso de suelo. Frente a esto, la Profepa presentó una denuncia penal ante la Procuraduría General de la República –PGR– contra integrantes de la comunidad que se encuentran en el municipio de Bacalar, como San Fernando, El Bajío y Paraíso. 

En palabras de Ignacio Millán, subprocurador de Recursos Naturales de Profepa, “Al haber deforestado las superficies, y por selva, se tipifica como un delito de carácter penal; hasta el momento no han exhibido ningún tipo de autorización.” De este modo que aún se pueda salvar la zona para ayudar a reducir hasta 20 por ciento de las emisiones mundiales de gases de efecto invernadero –GEI–. 

Esta no es la primera vez que se realiza una denuncia penal en contra de los menonitas asentados al sur de México: en 2010, fue en Campeche; en 2013 y 2017, en Quintana Roo. Estas comunidades utilizan estas tierras para cultivar maíz, soya, entre otros productos, para así venderlos en las regiones locales. 

 

Desde el 2010, la Conafor estableció un esquema, la REDDPLUS, que reduciría la deforestación en distintas zonas de México. Se asumían como “responsables del cambio climático por su manejo forestal, tema que podría convertirse en una forma de cumplir obligaciones ecológicas, y al mismo tiempo impulsar el desarrollo económico.” Por esta razón, cuando numerosas comunidades de diferentes ejidos –salvo la de la comunidad de Salamanca– han deforestado sin permiso de las autoridades, la Conafor ha implementado actividades de planeación, conservación, manejo forestal para preparar tanto a la sociedad como a organismos gubernamentales, realizar arreglos legales y políticas necesarias para fortalecer los esfuerzos en materia de coordinación del cambio climático.

 



4 consejos útiles para cuidar a las suculentas

Basta con tener en cuenta las necesidades básicas de las suculentas para saber cómo cuidarlas dentro del hogar.

Las plantas suculentas, inusuales y geométricamente perfectas, son principalmente de zonas áridas. Cuentan con la capacidad de sobrevivir largos periodos de sequía pues almacenan agua en hojas, tallos y raíces, y requieren de muy pocos cuidados para permanecer plenas durante todo el año. Basta con tener en cuenta las necesidades básicas de las suculentas para saber cómo cuidarlas dentro del hogar: 

Riégalas una vez a la semana durante época de crecimiento. Para eso es importante dejar que la tierra se seque para volver a regarla, echar agua hasta que salga por el fondo de la maceta y retirar la que se haya quedado en la bandeja.

Añade un fertilizante equilibrado. Es recomendable no abonar las plantas en invierno. Conoce aquí los mejores abonos orgánicos para tus plantas. 

Necesita un lugar iluminado, en especial de la luz del sol a lo largo del día. Durante invierno, procura mantenerla a una temperatura entre 7º y 13ºC. Si notas que la planta se vuelve marrón, rojo o amarillo, recibe demasiada luz; si se vuelve verde pálido y alargado, necesita un lugar con más luz.

Transplanta las saculentas cada uno a tres años a una maceta más grande. Para hacerlo coloca un trozo de malla o un filtro de café sobre los agujeros de drenaje y luego llena la maceta con una mezcla para cactus. Entierra la planta en la maceta y evita regarla durante una o dos semanas para permitir que las raíces dañadas se curen. 



¿Qué cuidados necesitan las plantas que la UNAM promueve como regalos de Navidad?

Entre las plantas en peligro de extinción que formarán parte de esta campaña son en total más de 60 cactáceas y crasuláceas propagadas en el Jardín Botánico del Instituto de Biología.

México es uno de los países más diversos en lo que se refiere a ecosistemas, especies animales y vegetales. Su riqueza ambiental ha puesto en relieve programas de prevención y protección a estas zonas en riesgo, así como campañas en búsqueda de la consciencia social a favor de la ecología mexicana. Entre ellos se encuentra el programa del Centro de Adopción de Plantas Mexicanas en Peligro de Extinción del Jardín Botánico de la Universidad Nacional Autónoma de México –UNAM–, en la CDMX. 

Este centro de adopción de plantas, cuyo objetivo es apoyar y proteger a las plantas en algún peligro, ha anunciado una campaña en que fomenta obsequiar plantas como regalos navideños, y así extender la responsabilidad y conciencia de su protección por parte de la comunidad. 

Entre las plantas en peligro de extinción que formarán parte de esta campaña son en total más de 60 cactáceas y crasuláceas propagadas en el Jardín Botánico del Instituto de Biología. A través de sus semillas o hijuelos, los interesados podrán conseguir estas plantas con cuotas de recuperación accesibles. De modo que estos padres adoptivos se convertirán en actores de la conservación ambiental. 

Para la coordinadora del centro, Linda Balcázar Sol, estas plantas podrán ser un motivo vivo y cambiante para dar alegría, belleza y eternidad, la cual es una experiencia que otros regalos podrían proporcionar. La sede se encuentra en la tienda Tigridia del Jardín Botánico. 

Te compartimos las siguientes recomendaciones para este tipo de plantas: 

– Dado que se trata de una serie de especies nobles, son fáciles de mantener ya que tienen una alta capacidad de adaptación y resistencia al clima de la CDMX; 

– No requieren de grandes cantidades para sobrevivir; 

– Son pequeñas y pueden vivir en cualquier espacio soleado, dentro o fuera de las habitaciones de una casa; 

Conoce estos 6 mitos sobre las plantas interiores

– Considera reutilizar utensilios de cocina como macetas, mira estos ejemplos

– Para la trasplantación necesitas recordar que la maceta requiere un buen drenaje: realiza unos cuantos hoyos en su fondo para evitar encharcamientos, reduciendo el daño en las raíces de las plantas. Rellena los agujeros con pequeños trozos de ladrillo o teja y, eventualmente, cubre  la maceta con una capa de arena, continuando con tierra y composta. Conoce más sobre cómo adecuar las macetas con estos útiles consejos

 

 



6 mitos sobre el cuidado de las plantas de interiores

Los cuidados de las plantas requieren más atención que tan sólo regarlas y ponerlas al sol… Y estos son algunos de los mitos que podrán afectar nuestros cuidados.

Mito 1. Las plantas de interiores necesitan la luz directa del sol.

Sólo algunas de las plantas de interiores se benefician de la luz solar. De hecho, la mayoría de las plantas de interiores tienden a tener manchas de quemaduras por recibir directamente los rayos solares. Hay plantas que necesitan mucha luz, eso no significa que necesiten estar bajo los rayos del sol. 

Mito 2. Las hojas amarillas o cafés significa que tienen exceso de agua. 

Estos síntomas pueden tener otras causas; tales como ausencia de agua, luz inadecuada, exceso de fertilizante, agua muy ácida o una tierra de baja calidad. 

Mito 3. Las plantas crecerán más grandes si se transplantan a lugares más grandes. 

Con frecuencia, las plantas que se transplantan ponen mucha de su energía en hacer crecer sus raíces, a expensas de las hojas y flores. Además, las plantas con macetas muy grandes tienden a sufrir de raíces podridas. 

cómo cuidar plantas, remedios para plantas, plantas de interiores

Mito 4. Las plantas enfermas se curarán con fertilizantes. 

Los fertilizantes no son medicina, sólo son nutrientes que facilitan el crecimiento vigoroso. No puedes forzar a las plantas a usar más nutrientes de los que realmente necesita. El exceso de nutrientes acumulados en la tierra tiende a quemar las raíces, causando la descoloración de las hojas. Las plantas enfermas absorben menos nutrientes que las plantas saludables. 

Mito 5. Las plantas de interiores necesitan grandes cantidades de humedad. 

La mayoría de las plantas de interiores tienen la capacidad de adaptarse a un medio ambiente seco. Aunque la mayoría de ellas –salvo las suculentas– provienen de hábitats naturales más húmedos, pueden sobrevivir con niveles bajos de humedad siempre y cuando reciban la humedad necesaria a través de sus raíces. 

Mito 6. Los pesticidas químicos son la única manera efectiva para eliminar pestes. 

No, existen maneras más saludables y efectivas para tratar pestes en las plantas. Dale click aquí para conocer estos remedios. 

 

Observatorio

Seguimiento a los asuntos ambientales y de ecología más urgentes de México.

Biblioteca Ecoosfera

Una compilación de lecturas (libros, ensayos, etc) disponibles en PDF sobre temas como sustentabilidad, medioambiente y salud.

Ir a Biblioteca