Close

¿Cómo transplantar una suculenta? Guía práctica y sencilla para lograrlo

Las suculentas son una especie vegetal que no sólo almacenan en sus hojas y tallos grandes cantidades de agua, también poseen una hipnótica belleza. A lo largo de sus estructuras tan particulares se exalta la perfección de la Naturaleza que requiere pocos cuidados en el día a día y que puede cultivarse en todos los sitios que les de mucho el sol. 

En el caso que desees empezar a cuidar este tipo de especies vegetales, te compartimos consejos acerca de cómo transplantarlas a macetas más grandes y adecuadas a sus necesidades: 

– En una maceta con agujeros de drenaje vierte aproximadamente 2.5 cm de grava; esto ayudará a eliminar la humedad de las raíces de las suculentas previniendo de enfermedades o putrefacción. 

– Agrega un suelo adecuado para las suculentas; es decir, una mezcla de arena, perlita y escoria volcánica. Este tipo de plantas a menudo no crecen o mueren al colocarlas en tierra común para macetas. 

– Coloca la suculenta en la maceta de modo que la corona de la planta –la zona de la unión de las raíces con el follaje– quede al mismo nivel que la parte superior de la maceta. Asegúrate que la planta se encuentre segura y apretada en el suelo. 

– Vierte agua sobre las suculentas hasta que el líquido salga por los agujeros de drenaje; y riégalas sólo cuando el suelo esté seco. Algunas suculentas requieren agua sólo una vez a la semana; mientras que otras sólo necesitan una vez al mes. 

– Fertiliza una suculenta una vez al mes con una fertilizante rico en fósforo. Dilúyelo a la mitad de la dosis recomendada y vierte el fertilizante directamente sobre el suelo. 

Ver Más
Close