Partido Verde intentará mañana aprobar ley forestal que atenta contra bosques de México

Organizaciones civiles señalan al Partido Verde de intentar dar un albazo para aprobar en el Senado, de manera apresurada y autoritaria, una propuesta de ley forestal que dañaría gravemente los bosques de México.

Organizaciones civiles señalan al Partido Verde de intentar dar un albazo para aprobar, de manera apresurada y autoritaria, la minuta de ley forestal. Esto, mientras se celebraba un foro de discusión para avanzar hacia su consulta. 

 

En los últimos meses se ha escuchado mucho sobre la cantidad de errores, omisiones y peligrosas interpretaciones que contiene la iniciativa de la Ley General de Desarrollo Forestal Sustentable, una propuesta del Partido Verde Ecologista de México (PVEM) que, paradójicamente, atenta contra los bosques mexicanos y las comunidades indígenas y rurales que viven de ellos. De igual modo, esta minuta despierta enormes dudas sobre por qué existe tanta prisa por dictaminarla en este último periodo de sesiones. 

En dicha propuesta de ley se enuncian graves “retrocesos” en materia de derechos humanos, conservación y manejo de los recursos naturales, afectando directamente a las comunidades forestales. También se omiten temas de gran importancia como la ilegalidad de la madera, la creación de un necesario sistema nacional de salvaguardas y la transparencia en el manejo de recursos.

ley forestal a consulta mexico

En varias ocasiones, y en diversos medios televisivos y digitales, organizaciones civiles, forestales y líderes ejidatarios demandaron a los senadores abrir un proceso digno de consulta para construir una mejor ley. Sin embargo, y a pesar de que varios senadores estuvieron de acuerdo con dicho análisis, el día de hoy el Partido Verde se va por su dictamen arbitrario y sin tomar en cuenta la opinión de comunidades y expertos.

Al respecto organizaciones como el Consejo Civil Mexicano para la Silvicultura Sostenible (CCMSS), la Red Mexicana de Organizaciones Campesinas Forestales (Red Mocaf) y el Centro Mexicano de Derecho Ambiental (CEMDA), señalaron que la Senadora Ninfa Salinas del Partido Verde, operó la aprobación de la ley forestal y la ley de biodiversidad en su conjunto, para que se dictaminara el día de mañana 20 de abril de 2017. Esto, mientras se celebraba un foro de discusión sobre las implicaciones de la minuta de ley forestal, donde se entregó a Senadores más de 30 mil firmas que exigían su análisis a través de la plataforma Change.org. La Senadora Salinas, además, pide que sea excluida la Comisión de Desarrollo Rural, una de las partes dictaminadoras, para que de esta manera sea más fácil y ágil su aprobación. 

Lo que muchos han acusado como cinismo del Verde Ecologista, se ilustra en esta dictaminación apresurada y con pocas opiniones de expertos a favor, aunque sí muchas dudas negativas sobre por qué hay tanta prisa por aprobar estas leyes que van a regular lo más valioso que posee México: su biodiversidad. 

Organizaciones ambientalistas como Greenpeace, incluso, sugieren que iniciativas como la ley forestal y de biodiversidad, dan pauta a la explotación de especies sobre las que hay veda y atentan contra el derecho de los pueblos indígenas sobre sus recursos genéticos.

 

¿Qué importancia tiene la aprobación de esta ley?

ley forestal a consulta-forma peticion bosques mexico

En México, y especialmente durante las últimas décadas, han existido numerosas trabas en el camino hacia la sustentabilidad de nuestros ecosistemas, especialmente los bosques. Paradójicamente, la reciente ley forestal que promueve El Verde es una de ellas. Durante el pasado foro forestal, avezados en la materia como Francisco García García, comentaron que con esta ley, en vez de avanzar hacia una regulación que realmente vele por el bosque, se “está retrocediendo el posicionamiento ganado de los últimos años en el ámbito forestal y las experiencias aprendidas a nivel nacional” y, en vez de mejorar la ley vigente, termina por erosionar las grandes posibilidades que se tienen de cambiar el destino de los bosques, de su rendimiento para futuras generaciones y de su desarrollo sustentable. 

 

A continuación te compartimos el comunicado de las organizaciones:

Ciudad de México a 19 de abril de 2017

Ninfa Salinas, senadora de la Comisión de Medio Ambiente e integrante del Partido Verde, intenta dar un albazo para aprobar en el Senado la minuta de la Ley General de Desarrollo Forestal Sustentable, esto, mientras se celebraba un foro de discusión sobre las implicaciones de la minuta de la ley forestal en el mismo Senado de la República.

Los senadores del Partido Verde Ecologista de México han ignorado las peticiones de más de 30 mil personas y cientos de organizaciones de productores forestales, representantes de pueblos indígenas, técnicos y académicos, que en reiteradas ocasiones han exigido un proceso de consulta y revisión profunda de los contenidos de la minuta de la ley forestal.

La minuta de la ley forestal que se encuentra en el Senado presenta graves retrocesos en materia de derechos, no atiende los problemas de ilegalidad en el sector ni la sobrerregulación que tiene estancada la producción y, pone en riesgo la conservación de los bosques. Además, carece de contrapesos y candados para prevenir la corrupción y fortalecer la transparencia.

Ninfa Salinas, quien es presidenta de la Comisión de Medio Ambiente y Recursos Naturales del Senado, encargada de dictaminar las minutas de la ley forestal y de biodiversidad, declinó la invitación al Foro de discusión de la ley forestal celebrado en el Senado el día 18 de abril y en contraparte, prefirió apurar la aprobación de esta ley, así como de la minuta de ley de biodiversidad, ambas con enormes implicaciones para los recursos naturales de nuestro país.

La Comisión de Medio Ambiente del Senado convocó el 18 de abril a los senadores integrantes a dictaminar esta ley junto con la de Biodiversidad y tres iniciativas más, con la distribución de los proyectos correspondientes con menos de 24 horas de anticipación.

Tal es la premura por aprobar la minuta de la ley forestal, que el proyecto de dictamen de la misma apenas está siendo entregado a los senadores y se va a discutir mañana. De esta convocatoria de dictaminación fue excluida la Comisión de Desarrollo Rural, que era una de las tres comisiones dictaminadoras. Trascendió que la senadora Ninfa Salinas gestionó y obtuvo de la mesa directiva esa exclusión.

Las comisiones de Medio Ambiente, de Desarrollo Rural y de Estudios Legislativos Primera son las encargadas de dictaminar la minuta de la ley forestal, y se requiere de la aprobación de las tres comisiones para que el documento sea subido al pleno del Senado para su votación. Sin embargo, con las operaciones de la Comisión de medio ambiente se pretende excluir a una de las comisiones y acelerar el proceso, cuando quedan 10 días de sesiones del congreso.

A pesar de la controversia que ha generado el proceso opaco de dictamen de la iniciativa de reforma a la ley forestal en la Cámara de Diputados, y la aprobación de la minuta con votación dividida, los senadores del partido Verde y de la Comisión de Medio Ambiente, en general, han sido omisos en escuchar a las partes interesadas del sector forestal y ambiental.

Organizaciones:

Consejo Civil Mexicano para la Silvicultura Sostenible

Red Mexicana de Organizaciones Campesinas Forestales

Centro Mexicano de Derecho Ambiental

Red de Organizaciones de Jóvenes pro Ambiente

Union Estatal de Silvicultores Comunitarios de Oaxaca

                             

 

¡Exijamos a los Senadores por medio de sus cuentas Twitter que no aprueben una ley nociva para los bosques y las comunidades!

@NinfaSalinas,  @SenadorMayans @FerTorresGTO, @AaronIrizar, @EGandaraC, @silvia_garza, @JesusCasillas06, @RaulPozosMx, @zoerobledo, @A_Encinas_R, @FidelDemedicis.



¿Qué pasará si las orugas empiezan a comer restos de plástico?

Este descubrimiento podría ayudar a eliminar el plástico en sitios como el océano y otras áreas terrenales.

De acuerdo con el sitio web de Phys.org, los científicos descubrieron que una de las orugas más comunes, la Galleria mellonella, se ha estado alimentado de polietileno, un tipo de plástico que es usado principalmente en las bolsas desechables. Sin embargo, ¿qué implica este evento para la conservación del medio ambiente? 

Las orugas de cera son consideradas una peste para la población de las abejas y algunas plantas. Por esta razón, hay quienes usan bolsas de plástico para prevenir su proliferación en jardines y cercanías. Fue así que Bertocchini, la líder de la investigación, se dio cuenta que las bolsas de plástico que había dejado para prevenir a las orugas comenzaban a tener pequeños hoyos; y después de una inspección más cercana, notó que las bolsas estaban siendo consumidas por las orugas para tratar de alcanzar su libertad. 

Al realizar la investigación, Bertocchini y sus colegas, encontraron que las bolsas de plástico se estaban degradando más rápido de lo normal, y esto se debe a que las orugas producen una especie de enzimas que rompe el plástico hasta su desaparición. Gracias a ello, los científicos han considerado un método biodegradable para limpiar al medio ambiente de la contaminación de plástico. 

 

En palabras del primer autor del estudio, Paolo Bombelli, “Si una sola enzima es responsable de este proceso químico, su reproducción a larga escala con métodos biotecnológicos podrá ser viable. Este descubrimiento podría ayudar a eliminar el plástico en sitios como el océano y otras áreas terrenales.” Además, “la oruga produce algo que rompe el vínculo químico, quizá en sus glándulas salibales o una bacteria simbiótica en su estómago. El próximo paso es tratar de identificar el proceso molecular en su reacción e insolar la enxima responsable.”

Dicen que la Naturaleza es sabia, y encuentra siempre la manera de surgir resiliente y victoriosa. Las personas alrededor del mundo desperdician alrededor de miles de millones de bolsas de plástico cada año, las cuales tienden a degradarse en un periodo de un siglo o más y tienen importantes consecuencias en el medio ambiente. 

 



Proponen reforma de ley forestal en México que restringe la participación de comunidades indígenas

En caso de aprobar esta iniciativa se estaría desperdiciando una gran oportunidad para proteger a los bosques de México y a sus habitantes.

¿Sabías que casi el 80% de los bosques y selvas de México son propiedad de ejidos y comunidades? ¿Sabías que la iniciativa de reforma a la Ley General de Desarrollo Forestal Sustentable limita precisamente a estas comunidades de su derecho a proteger y aprovechar estos territorios?

Organizaciones forestales, campesinas y civiles se han unido en un llamado a la Cámara de Diputados para detener una iniciativa de reforma que excluye a comunidades rurales y grupos indígenas de la discusión y que no favorece la posibilidad de que ellos aprovechen y cuiden sus territorios –lo cual probadamente contribuye con la conservación de los recursos naturales–.

Por eso es fundamental que se posponga dicha iniciativa para así abrir la posibilidad de afinarla conjuntamente, entre autoridades, comunidades y organizaciones, con el fin de aprovechar esta gran oportunidad para avanzar en beneficio de los bosques de México, y de sus habitantes.

A continuación les compartimos el comunicado emitido por la Unión Estatal de Silvicultores Comunitarios de Oaxaca, el Consejo Civil Mexicano para la Silvicultura Sostenible (CCMSS), la Red Mexicana de Organizaciones Campesinas Forestales (Red MOCAF) y el Centro Mexicano de Derecho Ambiental (CEMDA): 

En estos momentos está siendo dictaminada en la Cámara de Diputados una iniciativa de reforma a la ley General de Desarrollo Forestal Sustentable, en cuyo contenido no se consideran los problemas del sector y no se recogen las preocupaciones de comunidades, productores, académicos, prestadores de servicios técnicos forestales y representantes de la sociedad civil, dieron a conocer representantes del sector forestal.

Dicha iniciativa se pretende aprobar al inicio del primer periodo de sesiones de este año de la Cámara de Diputados sin un debido proceso de consulta, puesto que se encuentra en un periodo de prórroga que culmina la primera quincena de febrero; por lo que el sector forestal demandó iniciar un proceso abierto y participativo de revisión y discusión de los contenidos de la misma.

Por esta razón, representantes de la Unión estatal de silvicultores comunitarios de Oaxaca, el Consejo Civil Mexicano para la Silvicultura Sostenible (CCMSS), la Red Mexicana de Organizaciones Campesinas Forestales (Red MOCAF) y el Centro Mexicano de Derecho Ambiental (CEMDA) exigieron que se lleve a cabo un debido proceso de difusión y discusión pública de su contenido, que permita a la sociedad en su conjunto opinar sobre la misma, particularmente en lo que se refiere a comunidades indígenas y campesinas dueñas y poseedoras de terrenos forestales por el riesgo de impactos negativos que pudiera ocasionarles.

“Los bosques y las personas que viven en ellos y los protegen deben ser el eje rector de una nueva ley sobre este tema. No es posible legislar de espaldas a ellos y, mucho menos, aprobar una ley que no resuelve los problemas que enfrentan estos ecosistemas, antes bien, los agrava”, afirmó Gustavo Sánchez Valle, director general de la Red MOCAF.

La iniciativa en cuestión fue presentada el pasado 20 de septiembre por la fracción parlamentaria del Partido Verde Ecologista, como una propuesta de reforma a la ley forestal ante la Comisión de Medio Ambiente y Recursos Naturales de la Cámara de Diputados; sin embargo, no contempla los temas más relevantes para propiciar un verdadero desarrollo del sector forestal con un enfoque central en el manejo forestal comunitario, al tiempo de garantizar la conservación de los recursos forestales.

Los problemas de la propuesta del Verde

Además de rechazar la participación de quienes viven y protegen los bosques en la elaboración de la ley, en la iniciativa presentada por legisladores del Partido Verde “en cuanto a los contenidos de la Iniciativa, identificamos cuatro problemas principales: a) un enfoque que deja de lado la prioridad del fomento al manejo forestal sustentable en manos de las comunidades; b) el riesgo de regresividad en materia de derechos de indígenas y campesinos relativos a los servicios ambientales; c) falta de alineación con las reformas constitucionales en materia de derechos humanos y otros procesos legislativos, como las iniciativas de ley en materia de aguas y biodiversidad y; d) ausencia de numerosos cambios propuestos por el CONAF y otros actores: mejora regulatoria; promoción de la legalidad y transparencia; promoción de la competitividad; arquitectura institucional; descentralización y mejora de los servicios técnicos, entre otros aspectos importantes. Sin estos elementos la reforma propuesta tiene escaso sentido y resulta contraproducente”, dice el pronunciamiento de comunidades y organizaciones, mismo que será entregado a los legisladores que promueven esta iniciativa y a todos los integrantes de la Comisión de Medio Ambiente.

Las organizaciones explicaron que en diversas ocasiones acudieron con miembros de la Comisión de Medio Ambiente y Recursos Naturales de la Cámara de Diputados, instancia en la que se lleva a cabo el dictamen de la iniciativa, para pedir un proceso incluyente y presentar propuestas concretas para el fortalecimiento de la propuesta de reforma de ley, pero que no obtuvieron respuesta positiva.

“Las propuestas de las comunidades y organizaciones civiles fueron presentadas al pleno de la Comisión de Medio Ambiente y Recursos Naturales de la H Cámara de Diputados (COMARNAT), el 27 de octubre de 2016; y a la fecha la Comisión no ha dado respuesta a la solicitud ni a las propuestas del Comité del Consejo nacional Forestal (CONAF) ni de las organizaciones de la sociedad civil, por lo que estimamos que no han sido integrados los contenidos propuestos,” lamentó el Dr. Gonzalo Chapela, miembro del CCMSS.

“En México, alrededor de 12 millones de personas dependen y viven de los bosques. Las comunidades y ejidos del sector rural son dueños de más del 70 por ciento de los recursos forestales, sin embargo, la gran mayoría viven en condiciones de pobreza y marginación, indicó Baltazar López Sánchez, presidente de la UESCO.

Los representantes del sector forestal consideraron necesario y urgente hacer una reforma integral a la Ley Generar de Desarrollo Forestal Sustentable, dado que la ley vigente actualmente contribuye al estancamiento del sector por los altos costos de transacción y la ilegalidad en el mercado de la madera. Los contenidos de esta reforma deben provenir de una discusión abierta e incluyente en la que participen las comunidades forestales y demás sectores relacionados con el cuidado de los bosques.

Los participantes en la conferencia dieron a conocer que entregarán a los legisladores un pronunciamiento sobre el tema, para insistir en la necesidad de la apertura de la discusión de la iniciativa de reforma.

 

 



Estos son los 4 principales enemigos de los bosques en México

Te compartimos algunas de las principales amenazas que enfrentan los bosques en México, aquellos agentes que tendremos que combatir mediante un marco legal apropiado, acciones civiles organizadas y una conciencia sobre el invaluable papel de los bosques.

Los bosques concentran una buena porción de la biodiversidad del planeta. Además, estas áreas ocupan un papel fundamental en el proceso de cambio climático ya que retienen cantidades monumentales de carbono, el cual, de no ser así, estaría siendo liberado y contribuiría a acelerar aún más el calentamiento global.

Pero eso no es todo. Ya en un plano relacionado con el ser humano, ingrediente que jamás debemos ignorar cuando hablemos de medioambiente, los bosques representan un sustento para millones de personas alrededor del mundo que forman parte de las comunidades locales y grupos indígenas que habitan los bosques. Se calcula que 1,600 millones de personas dependen en alguna medida de los recursos forestales, mientras que 350 millones dependen exclusivamente de ellos para subsistir. Dicho de otra forma, además de los determinantes beneficios que su existencia tiene para el planeta en términos ambientales, los bosques también ofrecen la oportunidad de ganarse la vida para una buena parte de la población mundial.

En el caso de México, este se ubica entre los 11 países con mayor superficie forestal, y la relevancia ambiental, económica y cultural de estas áreas es sustancial. Así que si México quiere estar a la altura de los compromisos adquiridos contra el cambio climático, a favor de la conservación de su y a la par aprovechar la oportunidad de generar recursos, de manera sostenible, a partir de los bosques, es fundamental que garantice diseñar e implementar un plan integral para cuidarlos. 

Considerando lo anterior, parece más que pertinente hacernos una sencilla pregunta ¿quiénes son los principales enemigos de los bosques en México? Si queremos conservar y aprovechar nuestros bosques es elemental detectar, para luego enfrentar y vencer, aquellos factores que amenazan el patrimonio forestal mexicano. Antes de proceder, cabe destacar que si bien la tala ilegal es un problema que enfrentan los bosques mexicanos, la causa de fondo tiene que ver más con un marco legal insuficiente que, por ejemplo, no reconoce los derechos de las comunidades a su territorio –recordemos que el 80% de los bosques y selvas del país se encuentran bajo régimen de propiedad social–, o dificulta la certificación, por medio de una sobrerregulación, para que muchas comunidades aprovechen legalmente los recursos de sus bosques de manera sustentable. En todo caso, aquí compartimos 3 soluciones para combatir la tala ilegal en México.

A continuación te compartimos algunas de las principales amenazas que enfrentan los bosques en México, aquellos agentes que tendremos que combatir mediante un marco legal apropiado, acciones civiles organizadas y, en general, una conciencia generalizada sobre el invaluable papel que los bosques tienen en este país.

Sobrerregulación

Como está ya bien documentado, el manejo forestal comunitario permite que se conserven, regeneren y aumenten en superficie, los bosques. Esto quiere decir que el reconocer legalmente las facultades de las comunidades que habitan los bosques de México, e incentivar el aprovechamiento sustentable de los mismos por parte de estos grupos, es uno de los mejores recursos existentes a favor de los bosques. El problema es que en el país este modelo se entorpece al sumirlo en una larguísima secuencia de cerca de 50 trámites que dificultan, y en algunos casos imposibilitan, el que una comunidad gestione sus bosques y los recursos que proveen –algo que en cambio incentiva la tala ilegal–. Aquí una buena propuesta para enfrentar la sobrerregulación.

Minería e hidrocarburos

Si bien el programa de Áreas Naturales Protegidas ha reforzado las labores de conservación en México, incluso estas superficies, por no mencionar a las que están fuera de su resguardo, se han visto amenazadas por concesiones de explotación, principalmente de minería e hidrocarburos. Actualmente existen cerca de 30 mil concesiones mineras en el país, de las cuales casi dos mil de estas trabajan en zonas que se superponen con las ANP –un área de 1.5 millones de hectáreas–. Entre  las industrias más contaminantes, y las actividades de exploración y explotación amenazan multilateralmente el entorno: remoción de cubierta vegetal, contaminación de acuíferos y ríos, generación de gran cantidad de deshechos contaminantes, entre otras. Si consideramos lo anterior, aunado a una acelerada emisión de concesiones por parte de la Secretaría de Economía, y a falta de una normatividad más estricta, entonces podemos entender por qué estas industrias están entre los grandes enemigos de los bosques de México.

Cambio de uso de suelo

La tasa de deforestación que se ha registrado en México en décadas recientes mucho tiene que ver con este problema. El cambio de uso de suelo ocurre cuando se pierde superficie forestal a favor de cultivos de subsistencia o comerciales, de nuevos asentamientos humanos o industriales (por ejemplo para construir un fraccionamiento o establecer una fábrica) o del desarrollo de carreteras, presas y bordos, entre otras. Aquí el punto es que cuando esto ocurre de forma desorganizada, mal regulada o poco estratégica, entonces los estragos son enormes ya que atentan directamente contra la superficie forestal y se convierten en una causa mayor de deforestación. Si el manejo de los bosques ofreciera una oposición rentable para sus propietarios –ejidatarios y comuneros–, entonces  pocos optarían por cambiar el uso de suelo y esto implicaría una victoria significativa para la conservación de estos territorios.

Políticas forestales deficientes 

Si bien ya advertimos que la sobrerregulación es uno de los grandes enemigos de los bosques mexicanos en la actualidad, ya que entorpece la implementación de un agente fundamental de conservación –los programas de manejo comunitario–, también tendríamos que señalar que la actual Ley Forestal presenta distintas deficiencias, lo mismo que múltiples políticas que tendrían que replantearse. Entre otros ejemplos, mencionaríamos la política de subsidios, orientada a premiar la no-acción (vía los pagos por servicios ambientales (PSA), que son pasivos–, que recompensa el que no se toquen los bosques en lugar de incentivar el desarrollo de capacidades y el aprovechamiento sustentable entre las comunidades. Otro aspecto importante es la importación de madera en lugar de beneficiar el mercado interno y a las empresas forestales comunitarias, o el financiamiento de campañas de reforestación poco estratégicas y poco sustentables, en lugar de destinar dichos recursos a programas de manejo que integran labores de saneamiento, restauración y prevención. Por estas razones es urgente reformar, de manera integral, la Ley Forestal, para contemplar estos y otros puntos.    



El Partido Verde y el abucheo al Cacomixtle

Este partido en México paradójicamente pone en peligro las prácticas de conservación de la naturaleza en el país.

Antes de las elecciones fui al cine (pocas veces puedo hacerlo) y salí con una reflexión sobre el Partido Verde. Este grupo político no sólo está destruyendo las instituciones democráticas, también pone en peligro las prácticas de conservación de la naturaleza en el país. Aquí la explicación.

Gritos y silbidos, como en la lucha libre pero en el cine, y yo me les uno. Cargando 28 largos y fastidiosos minutos de anuncios antes de la película veo el segundo spot del Partido Verde en pantalla que habla de proteger a los bosques de la tala ilegal. Ahora me veo gritando a una pantalla llena de animales y plantas. Me sorprendo pues son a esos animales y plantas a los que he dedicado mi vida profesional. Pero ahí estoy yo en primer plano abucheando al cacomixtle.

No me sorprende esa aparente contradicción, pues no estoy abucheando la conservación de la flora y la fauna, sino al Partido que se aprovecha de esas imágenes para ganar capital político. Pero me pregunto a cuánta gente que está abucheando a la naturaleza no se le queda en el subconsciente que la conservación de la naturaleza es igual a ilegalidad y corrupción.

La ecología y la conservación de la naturaleza, como conceptos, tienen detractores que cruzan todos los órdenes ideológicos. Por el lado de la ultraderecha, la conservación es una piedra en el zapato para lo que ellos consideran desarrollo, que se traduce en la explotación de los recursos en favor de algún tipo de industria. Así lo prueban las arengas contra el Cambio Climático esgrimidas por el Partido Republicano en Estados Unidos. En México, la Reforma Energética y la Ley General de Aguas de Conagua son otra prueba. Pero los extremos se tocan, y para la ultraizquierda, la conservación es sólo para pueblos primermundistas que tienen suficientes recursos como para compartirle un pedazo a la naturaleza. Cuando el movimiento Zapatista estaba en su auge, se criticaba a las voces que pugnaban por la conservación de la Selva Lacandona, pues lo consideraban un concepto pequeño-burgués. “Los indígenas están pensando en cosas más importantes, como sobrevivir”, decían.

Las personas que piensan así no han notado que somos parte de la naturaleza, que no estamos haciéndole un favor al conservarla, sino asegurando nuestro futuro. La destrucción de la naturaleza reduce los servicios ecosistémicos que son de los elementos más democráticos: son gratis y son para todos. Sin embargo, cuando se pierde un servicio ecosistémico como el agua, una persona marginada sufre por su escasez, mientras que la persona con mayores recursos contrata una pipa, al costo que sea necesario.

El Partido Verde abarata el concepto de conservación al mostrar imágenes de bosques talados y animales sufriendo que sólo mueven a la víscera, pero no al entendimiento del problema. Deliberadamente, su dedo flamígero apunta sólo a los grupos débiles que no se pueden defender: los circos y las pequeñas comunidades que talan bosques para obtener madera o cultivar. Pero nunca apuntan a las poderosas industrias que están causando la mayor devastación ecológica: la minera, la turística y la constructora.

El público en el cine se da cuenta del chantaje y lo suma a las ilegalidades que ha hecho el Partido Verde. Este partido que hace del cinismo una forma de vida, violando la ley y negándolo mientras lo hace. Como ejemplo reciente están los llamados a votar por el Partido Verde del Director Técnico de la Selección Nacional, varios jugadores y artistas de Televisa y TVAzteca en época de veda electoral.

Por ello, la gente en el cine abuchea las imágenes de flora y fauna como una forma de protesta simbólica. Estas protestas hacia el partido pueden convertir a la gente en un detractor más de la conservación al asociarla con un grupo que promueve la corrupción e impunidad. Por ello, este Partido no sólo le ha hecho un daño dramático a la democracia de este país al convertir una institución política en negocio familiar, promoviendo la impunidad como un valor; también le puede estar haciendo un daño irreparable a los conceptos de conservación y ecología al tergiversarlos y asociarlos con sus prácticas corruptas. Ojalá éste no sea el caso, pero por el daño que le están haciendo al país en su democracia y ecología es urgente que se le quite el registro al Partido Verde.

*Este artículo fue publicado previamente en Animal Político

Autores:

* Luis Zambrano (@ZambranoAxolote) es investigador del Instituto de Biología y Secretario Ejecutivo de la Reserva Ecológica del Pedregal de San Ángel, UNAM. Fernando Córdova Tapia (@FerCordovaTapia) es Candidato a Doctor en Ciencias por la UNAM y coordinador del Grupo de Análisis de Manifestaciones de Impacto Ambiental de la Unión de Científicos Comprometidos con la Sociedad (GAMIA/UCCS).



Conoce los mitos sobre la deforestación en México

Creencias comunes que empañan una problemática más profunda: el abandono, por parte del Estado, a los dueños de las tierras forestales

Hace unos días publicamos lo que asociaciones de campesinos e indígenas apuntan como los enemigos de los bosques en México. Suele haber algunos supuestos motivos que explican la causa de la disminución de los recursos forestales, casi siempre ligados al cambio de uso de suelo, la tala clandestina o al crimen organizado. Pero hay un férreo enemigo, el más poderoso de todos, que explicaría, de hecho, la existencia de las demás amenazas a los bosques y selvas mexicanas.

Paloma Neumann, coordinadora de la Campaña de Bosques de Greenpeace, quien conoce notablemente el tema forestal en México, desmitifica los usuales motivos que suelen asociarse a la disminución de bosques y selvas del país y nos da un atisbo de la verdadera máscara que se esconde tras el descuido de estos ecosistemas:

Mito 1. Existe información sobre el estado de los bosques y selvas: Neumann aclara con indignación que la misma Comisión Nacional Forestal (CONAFOR) ha aceptado que no existe información actualizada y confiable sobre el área forestal en México. Acusa que la dependencia, cómodamente, reporta ante la FAO de las Naciones Unidas un parámetro a nivel global que no mide toda la diversidad de ecosistemas forestales que tenemos en México. Prácticamente no conocemos el estado de los bosques y selvas; de hecho, para Neumann la información más confiable la ha realizado la Universidad Autónoma de México (UNAM) en su documento de 2009 llamado El capital natural de México.

Mito 2. La tala ilegal es la principal causa de la disminución forestal: Tampoco existe en México un estudio serio sobre la cantidad de madera ilegal en el país. Neumann advierte que quizá más de 50% de la materia prima de las madererías viene de tala ilegal, pero en realidad, esto sucede por un problema mucho más profundo, pues si el gobierno protegiera a 60% de los propietarios de los bosques, que suelen ser indígenas o ejidatarios, estos no tendrían que migrar y abandonar sus tierras a merced de los taladores, o bien no tendrían que volverse, como ocurre en algunos casos, contra sus propios recursos, por desesperación, haciendo ellos mismos una tala ilegal. En este sentido el Estado es el responsable del abandono de los bosques porque no otorga los apoyos suficientes, como las mismas organizaciones lo han denunciado y de hecho, según los monitores de Greenpeace, el presupuesto se ha usado con fines electorales: “La CONAFOR no ha comprobado que los recursos que se destinan a los programas realmente tienen un impacto directo en reducir la deforestación”. 

Mito 3. El cambio de uso de suelo es el gran culpable: Si uno busca en internet se encontrarán declaraciones, principalmente de funcionarios, que recalcan que el cambio de uso de suelo es la principal amenaza de la degradación de los bosques y selvas. Pero en realidad, esto es un distractor para atenuar la responsabilidad del gobierno. Es un juego político para llevar la discusión lejos del principal enemigo de los bosques, que es la falta de prioridad en las políticas públicas, pues se privilegian otros sectores como la agricultura, la ganadería, el desarrollo urbano o el turístico: “El cambio de uso de suelo ocurre debido a que las políticas públicas de este país están enfocadas en promover e incentivar otro tipo de actividades que tienen que ver con agricultura, ganadería,  desarrollo urbano, desarrollo turístico…”.

¿Qué hacer para cuidar los bosque y selvas?

Neumann aconseja:

Para empezar, difundiendo, porque hay mucha desinformación sobre qué es lo que pasa en los bosques en México. La mayoría de los medios de comunicación difunden la idea de que el cambio de uso de suelo y la tala ilegal son los principales obstáculos. (…) Que cuando vayamos a comprar papel, por ejemplo, nos fijemos si es de reúso o certificado. Cuando sean muebles preguntar si es madera certificada de las comunidades mexicanas que hacen un manejo sostenible de sus bosques, que sí hay varios sitios donde se pueden conseguir, desde tiendas como Palacio de Hierro, Home Depot, etcétera.

Twitter de la autora: @anapauladelatd

Observatorio

Seguimiento a los asuntos ambientales y de ecología más urgentes de México.

Biblioteca Ecoosfera

Una compilación de lecturas (libros, ensayos, etc) disponibles en PDF sobre temas como sustentabilidad, medioambiente y salud.

Ir a Biblioteca