Close

El salmón, en peligro por piojos marinos y pesticidas

El salmón, considerado como de los pescados más deliciosos de los mares, se encuentra actualmente en riesgo. En los últimos seis meses los granjeros de salmón han comenzado a notar que el aspecto de esta especie comenzaba a disminuir en tamaño, a adquirir un aspecto más o menos feo y a ser atacado por piojos marinos.

Los Lepeophtheirus salmonis han infestado las granjas de salmón que se encuentran en Escocia, Noruega e Islandia, dando como resultado la muerte de miles de toneladas de esta especie debido a lesiones cuetáneas e infecciones secundarias. Según los datos de John Vidal, para el sitio inglés The Guardian, esta situación ha provocado que Noruega produjera 60 000 toneladas menos que el esperado durante el año pasado, y Canadá, junto con otra docena de países, se enfrenten a la misma situación. 

 

Como consecuencia, el precio global del salmón ha incrementado disparatadamente, la producción mundial ha caído y se ha producido una alarma sobre la inocuidad de este producto: en Escocia, 45 lagos se encuentran nocivamente contaminados por los antibióticos y pesticidas usados para controlar dicha situación. Esto quiere decir que los nuevos métodos de control de infestaciones ha resultado en la degradación del medio ambiente en el que los salmones habitan.

Desde Noruega hasta Chile, cada implicado en la granjería del salmón busca soluciones. En palabras de Alf-Helge Aarskog, CEO de la mutinacional Marine Harvest, “Como una industria relativamente joven, esperamos que mediante la colaboración de la industria, la investigación, la transparencia y el conocimiento compartido, podamos hacer los cambios necesarios para mejor, y seguir mejorando. Una compañía por sí sola no puede resolver todos los retos de sustentabilidad.”

Para Don Staniford, presidente del Global Alliance Against Industrial Aquaculture –una pequeña alianza internacional en contra de la industria acuacultural–, antiguo científico de la Universidad del Este de Anglia y actual activista, la industria acuática está cerca de destrozarse a sí misma. Durante una presentación en la National Geographic Society, en 2012, Staniford explicó que las granjas de peces son “baños tóxicos” pues eran, entre otras cosas, un nido de infecciones, químicos y desperdicios. Un bomba de enfermedades y parásitos. Y a menos de que la industria de las granjas de salmón tome un cambio drástico de curso, podría colapsar e incluso desaparecer a esta especie acuática: “No hay manera políticamente correcta de decir lo que está mal. Una simple solución es detenerlo y ya.”

Ver Más
Close