Close

Descubre por qué no germinan bien las semillas

Alguna vez intentaste tener un pequeño huerto en tu azotea, jardinera o en los masetas de tu zotehuela y por más que plantaste no salió ningún brote, y lo peor de ello fue la decepción que te embargó. No te sientas mal: a veces pasa, pero sigue leyendo para descubrir las causas por las que, a veces, no germinan bien las semillas.

Una de las principales causas de que no germine una semilla es que no se recurre a semillas adecuadas, así es, no cualquier semilla sirve para germinar. Las semillas que utilizamos para comer habitualmente se han sometido a calor y han perdido parte o toda su capacidad de germinar, por ello hay que utilizar ‘semillas para germinar’. Estas las puedes adquirir en mercados de productores o agricultura ecológica. Búscalas en línea, te sorprenderás de la cantidad de sitios que las ofrecen en el país.

Otro punto es porque fueron sembradas fuera de la época apropiada. Dependiendo de la semilla, si la temperatura es fría, las semillas no crecerán o lo harán muy despacio. Para que las semillas germinen bien, necesitan una temperatura templada, ya que a más calor exista en el ambiente, más rápidamente se desarrollarán las plantas, pero también el calor es propicio para la proliferación de hongos y otros microorganismos.

Además es importante no plantarlas a demasiada profundidad, ya que toda semilla necesita aire para poder vivir, así las semillas deben de cubrirse únicamente con un grueso de tierra del doble de su tamaño y si es temporada de mucho calor con una capa entre 7 a 8 veces su volumen, todo ello para que quede en mejor contacto con la humedad de la tierra, ya que esto es de suma importancia.

La humedad es indispensable, desde la siembra hasta que nazcan las plantas, ya que la germinación se efectúa sólo bajo la temperatura adecuada y el agua que penetra en la similla, esto para reblandecerla y así facilitar el crecimiento de las raíces. Si las semillas quedaran un solo momento secas, por mucho que después se regaran ya no se puede recuperar lo perdido.

Probablemente ya habrás descubierto que fue lo que ocasionó que tu pequeño sembradío no diera frutos. ¡Inténtalo de nuevo!, los beneficios de realizar esta actividad son enormes, no sólo a tu alimentación por comer frutos, legumbres y verduras sin agentes contaminantes, sino además a tu economía, ya que el ahorro que tendrás en tus gastos será significativo y sobre todo a tu estado de ánimo. El contacto con la naturaleza siempre será benéfico para tu salud mental y espiritual.

COLABORACIÓN DE EARTHGONOMIC MÉXICO, A.C. Nuestra misión es fomentar el desarrollo de la sociedad en armonía con el entorno natural y el respeto a los seres vivos. Para más in información visita: www.earthgonomic.org @Earthgonomic y /Earthgonomic

Ver Más
Close