Close

Cultivos de aguacate pone en riesgo existencia de bosques y mariposas monarca

El aguacate, del náhuatl ahuácatl y que quiere decir “testículo”, es un cultivo que proviene de la planta de las lauraceas de zonas altas del centro y del este de México. Su sabor, textura y propiedades nutricionales han provocado que el aguacate sea considerado uno de los tantos regalos gastronómicos que México ha dado al mundo. Es como una mantequilla con sabor delicioso que posee una versatilidad culinaria sorprendente: puede saborearse en una torta de aguacate, al interior de una quesadilla, en tacos, sopas, cremas, guisados y en el famoso guacamole. 

Por numerosas generaciones, el aprovechamiento del árbol del aguacate ha sido integral: su madera se utiliza en zonas rurales para la elaboración de yugos; su aceite funge como loción, jabón, cremas, shampoo, etcétera; su cultivo posee beneficios a la salud interna y externa. De hecho se  considera que el aguacate trae múltiples utilidades a la población rural y semiurbana de varias regiones de la República Mexicana; principalmente a la de Michoacán, en donde se produce el 80 por ciento de la cosecha nacional. 

De acuerdo con la Secretaría de Agricultura, Ganadería, Desarrollo Rural, Pesca y Alimentación –SAGARPA–, la exportación de aguacate “Hecho en México” aumentó en el primer trimestre del 2017. Pese a la polémica surgida con EE.UU., quienes prohibieron la entrada de aguacate mexicano para el campeonato del SuperBowl, este producto mexicano aumentó en 24,4 por ciento sus exportaciones. Esto surge como resultado de una mayor producción nacional y de la política de diversificación de mercados, comercializándolos a 22 destinos internacionales en América, Europa, Asia y Medio Oriente. 

Desgraciadamente el aumento en las exportaciones del aguacate ha comenzado a pasar la factura tanto a los bosques de Michoacán como al hogar de las mariposas monarcas. Es decir, una vez que el aguacate se consideró un negocio rentable –e incluso llamado a veces como “oro verde”–, la ambición se apoderó de los terrenos michoacanos acabando con ellos y afectando la biodiversidad de la región. Según los datos del Grupo Interdisciplinario de Tecnología Rural Apropiada –GIRA–, de las 160 mil hectáreas sembaradas de aguacate en Michoacán, la mitad se encuentra ilegalmente en zonas de bosque que fueron deforestadas. Ahí, la fertilidad de la tierra va minando por el uso excesivo de fertilizantes y agroquímicos, se está acabando con el agua potable y hay un impacto negativo en la biodiversidad de estos bosques. 

Algunos agricultores michoacanos están cortando robles y pinos en donde se anidan las mariposas monarca, y así tener el terreno fértil para plantar aguacates; otros, provocan incendios para disponer de un permiso federal de cambio de uso de suelo para sembrar el fruto. La Semarnat otroga, en caso de excepción y con base en un estudio que demuestre que no se afectará la biodiversidad ni deteriorará la calidad del agua, un cambio de uso de suelo en zonas forestales. Sin embargo, ahora, en palabras del dirigente de GIRA, Jaime Navia, “Ahora les importa un comino. Como no hay una ambición muy grande, dinero muy rápido, aparentemente, la gente está abriendo huertas donde sea, incluso en lugar donde las condiciones no son muy buenas, en calidad de agua y de suelo.”

La deforestación en esta zona tendrá consecuencias medioambientales a largo plazo, afectando incluso la producción y ventas del aguacate. Se están cambiando los bosques por un monocultivo, “con las consecuencias que trae en la biodiversidad y el uso del agua, que son dos factores importantes, y después, la contaminación muy alta que lleva por el uso de argoquímicos, tanto pesticidas como fertilizantes, que terminan en las aguas o en el ambiente.” Y cada vez “hay más elementos para pensar que puede haber cambio climático, como más lluvias más largas y fuerte o más sequías y calor. Pero no hay estudios precisos que arrojen un dato.”
En cuanto al tema de las mariposas monarca, el New York Times explica que la cantidad de “mariposas monarcas se ha reducido dramáticamente en años recientes debido a la disminución de algodoncillo en EE.UU. y la deforestación que ha afectado su hábitat mexicano.” De modo que para proteger a las mariposas monarca, la deforestación debe reducirse a cero. No obstante el auge del aguacate en Michoacán compromete la existencia de esta especie animal. Navía calcula que unas 26 300 hectáreas de bosque se han convertido en terrenos para cultivar aguacate. “El daño es irreversible.”
Para finalizar, Navía pide tomar toma de consciencia pues “El futuro de su producción también está en juego, con ese tipo de acciones, de estrategia abierta de cambio y uso excesivo de agroquímicos. En un momento dado podrían ser afectados por una baja de precios o una plaga, que ya no puedan combatir y no tengan producción.”
 
Ver Más
Close