ONU habla sobre pesticidas: “Catastróficos para el ambiente, salud humana y la sociedad”

De acuerdo con un reporte realizado por la Organización de las Naciones Unidas –ONU–, los pesticidas conllevan a “consecuencias catastróficas”.

En las últimas décadas, numerosas asociaciones civiles de diversas partes del mundo han buscado maneras de reducir uso de pesticidas en granjas productoras, apelando las consecuencias sobre la salud tanto de los humanos, los animales y el medio ambiente. Si bien algunas han conseguido incluso la prohibición total en los campos agricultores de ciertas regiones, otras continúan en juicios legales para frenar por completo su consumo. Y durante años, organizaciones internacionales enfocadas en la romoción de la salud han permanecido en silencio. Hasta ahora. 

De acuerdo con un reporte realizado por la Organización de las Naciones Unidas –ONU–, los pesticidas conllevan a “consecuencias catastróficas”. La idea principal de esta organización ha sido desmitificar que los productos químicos contribuyen al crecimiento rápido de los alimentos agricultores, dejando en claro que la culpa reside en las corporaciones globales de manufacturas y en su “sistema de evasión de daños”, sus “tácticas agresivas y antiéticas de mercadotecnia” y el vacío negro de los gobiernos que “han obstruído las reformas y las restricciones sobre los pesticidas en el mundo.” Ahí mismo se agrega que los pesticidas tienen “impactos catastróficos en el medio ambiente, la salud humana y la sociedad en su globalidad”, incluyendo un estimado de 200 000 muertes anuales por envenamiento relacionado con su uso. Los especialistas y autores del reporte han concluido con que “es tiempo de crear un proceso transitivo a nivel mundial para una comida y una producción agrícola más saludables.”

Hilal Elver, especialista de la ONU y coautora del reporte, explicó que, por un lado, la población mundial rondará por los 9 miles de millones para el 2050, provocando una crisis importante de abastecimiento de alimentos y agua. Por otro lado, el argumento de la industria de los pesticidas es que sus productos no sólo protegen los campos agrícolas, también aceleran el crecimiento de los alimentos; sin embargo, la investigación de Elver ha demostrado que se trata de un mito: “Usar más pesticidas no tiene nada ver con eliminar la hambrina en el mundo. De acuerdo con la Organización de Alimentación y Agricultura de las Naciones Unidas –FAO–, somos capaces de alimentar 9 miles de millones de personas en la actualidad. La producción está definitivamente en crecimiento, pero el problema es la pobreza, la desigualdad y la distribución.”

Es decir que la mayoría de los pesticidas son usados en los campos agrícolas, como en los del aceite de palma y soya, por comodidad y no realmente por necesidad humanitaria. Elver argumenta en el reporte: “Las corporaciones no están lidiando con la hambruna, están lidiando con una mayor actividad agricultora a grandes escalas.”

Y esto trae como consecuencia el consumo masivo de productos tóxicos. En palabras de Baskut Tunkat, especialista en tóxicos y coautor del reporte, “Investigación científica confirman los efectos negativos de los pesticidas, relacionándose directamente con enfermedades humanas o condiciones o daños a los ecosistemas. Se trata de un reto que se ha exacerbado por una evasión sistemática, promovido por la industria agroquímica, por la magnitud del daño infligido por estos químicos, y por tácticas de mercadotecnia agresivas y antiéticas.”

Ambos autores concuerdan con un mismo evento: “El poder de las corporaciones sobre el gobierno y la comunidad científica es extremadamente importante. Para lidiar con los pesticidas, se tiene que lidiar con las compañías […]. Ellos dirán, por supuesto, que no es verdad, pero también está el testimonio de las personas.” Además, es importante mencionar que “mientras que los consumidores de los países desarrollados se encuentran mejor protegidos por los pesticidas, los trabajadores en granjes no lo están. Tan sólo en EE.UU., el 90 por ciento de los granjeros son indocumentados que no poseen protección legal ni seguridad social, por lo que se encuentran en una situación de riesgo frente al uso de pesticida.”

Este reporte levantó ya una controversia: por ejemplo, el vocero de Crop Protection Association –representante de los pesticidas en Reino Unido– mencionó que “el que digan que es un mito que los granjeros necesitan pesticidas para combatir la hambruna de 7 miles de millones de personas, no amerita el escrutinio. […] La FAO de la ONU ha sido claro en esto –los campos sin protección provocarían que los granjeros pierdan más del 80 por ciento de las cosechas infectadas por insectos, bacterias y enfermedades.”

Sin embargo, ¿qué dice el reporte al respecto? Es verdad que las plantas requieren de cuidados para las situaciones de riesgo, pero ¿tendría que ser a expensas de la salud de los consumidores? “La exposición crónica de los pesticidas se han vinculado con enfermedades como cáncer, Alzheimer y Parkinson, complicaciones hormonales, desórdenes de desarrollo e infertilidad. […] Por ejemplo, un estudio reciente en China indica que la contaminación de pesticidas provocó que el 20 por ciento de la tierra se volviera infertil.” Y no sólo eso, “la industria agroquímica culpa al consumidor por los impactos de los pesticidas peligrosos; pese a que la responsabilidad reside principalmente en el manufacturador del pesticida.”

 

 

 



Oaxaqueño tiene un plan para salvar a las abejas de su extinción

A lo largo de sus estudios, ha descubierto que son algunos hongos, ácaros y el neoniconitoide –químico de los pesticidas– que promueven el debilitamiento de las abejas.

Siendo tan sólo un adolescente, el actual doctor oaxaqueño Ernesto Guzmán-Novoa, supo que las abejas eran seres vivos cuya importancia trasciende fronteras nacionales o culturales. A él no sólo le gustaba la miel que estos polinizadores realizan, también la precisión que tienen para desarrollar sus hogares y organizar sus poblaciones. Por esta razón, 30 años más tarde y sabiendo que la población de las abejas se encuentra en peligro de extinción, Guzmán-Novoa decidió encontrar una manera de salvarlas. 

Ahora el mexicano es el líder del Centro de Investigación de la abeja melífera de la Universidad de Ontario, en la cual se investigan las principales causas que empeoran la salud de las abejas. A lo largo de sus estudios, ha descubierto que son algunos hongos, ácaros y el neoniconitoide –químico de los pesticidas– que promueven el debilitamiento de las abejas. En otros artículos en Ecoosfera hemos hablado al respecto de cómo se busca reducir el consumo y el uso de estos químicos tóxicos en el mercado agroquímico –las cuales poseen unas ganancias de 200 miles de millones de euros–, sin embargo empresas como Monsanto y Pfeizer han salteado los juicios pese a la mayoría de los esfuerzos. 

 

En los últimos años Guzmán-Novoa se ha dedicado a denunciar las compañías argoquímicas, gobiernos e incluso granjeros convencionales que, defendiendo a los pesticidas por interés económicos. Sin embargo, el ambientalista no se da por vencido: “Tenemos partes del puzzle, pero todavía no tenemos la imagen completa de lo que causa la muerte de las abejas.” Y paso a paso, resguardado en la provincia de Ontario, Canadá, está buscando la manera de prohibir este tipo de pesticidas que obligue a los granjeros a rendir cuentas si los usan a partir del 2017. En caso de lo contrario, advierte Guzmán-Novoa, esto pondrá en riesgo la seguridad de las cosechas, “ya que uno de cada tres alimentos que consumimos dependen de la polinización de estos pequeños animales. O lo que es lo mismo: más de 500 miles de millones de euros por año.”



Los diez principios del Pacto Mundial de las Naciones Unidas

Esta iniciativa universal comienza su operación en el año 2000, que a la fecha cuenta con más de 8,000 signatarios de más de 135 países y que cuenta con el apoyo de directores ejecutivos y representa una plataforma de liderazgo para el desarrollo.

Las afectaciones climáticas y al entorno natural se han convertido en una prioridad de atención a nivel global, tanto así que se han conformado diversas redes de colaboración con representación nacional, así como también se han firmado varios acuerdos, tratados y reglamentos voluntarios u obligatorios, con la finalidad de que cada nación firmante elabore programas que mitiguen y compensen las afectaciones antropogénicas en el Planeta.

Una de las iniciativas voluntarias más integrales y con mayor crecimiento es el Pacto Mundial de las Nacionales Unidas, el cual busca involucrar a las empresas en todo el mundo para alinear sus operaciones y estrategias de trabajo a los diez principios universales que encabeza, los cuales se subdividen en cuatro grandes grupos de acción: derechos humanos, estándares laborales, medio ambiente y la lucha contra la corrupción.

Esta iniciativa universal comienza su operación en el año 2000, que a la fecha cuenta con más de 8,000 signatarios de más de 135 países y que cuenta con el apoyo de directores ejecutivos y representa una plataforma de liderazgo para el desarrollo. El Pacto Mundial promueve también que las empresas participantes participen en el cumplimiento de los objetivos de las Naciones Unidas a través de los Objetivos de Desarrollo del Milenio, es decir, que esta es la mayor iniciativa mundial voluntaria en materia de civismo empresarial.

Las compañías que se unen al Pacto Mundial deben cumplir con ciertos compromisos, como son:

* Introducir cambios en sus operaciones comerciales, con vistas a incorporar el Pacto Mundial y sus diez principios en su estrategia de gestión, en su cultura y en sus operaciones diarias;

* Publicar en su informe anual o en un informe institucional público similar (por ejemplo,
un informe sobre sostenibilidad) una Comunicación de Progreso en la que se describan los avances realizados por la empresa en la aplicación de los diez principios; y 


* Promover públicamente el Pacto Mundial y sus principios a través de vehículos de comunicación, como comunicados de prensa o discursos, entre otros. 


Participar en esta iniciativa genera también diversos beneficios para las instituciones participantes, como son:

* Mejorar la integración institucional de las cuestiones ambientales, sociales y de gobernanza

* Aumentar la eficacia general de las operaciones

* Adquirir conocimientos especializados

* Atraer, motivar y retener a los empleados

* Aumentar la confianza en la empresa y mejorar la reputación e imagen de marca

* Tanto a nivel mundial como a nivel local, estrechar los vínculos con las Naciones Unidas

* Establecer redes con otras organizaciones

* Responder a las expectativas de los mercados financieros y mejorar el acceso al capital.

En 2015 Earthgonomic México, A.C. se adhiere formalmente al Pacto Mundial, como una organización comprometida con el trabajo ambiental, social y anticorrupción de manera interna, pero también con el trabajo que realiza con sus instituciones aliadas y donantes.

A partir de su participación en esta iniciativa, Earthgonomic promueve el cumplimiento de los diez principios estableciéndolos en sus políticas internas, promoviendo el conocimiento de dichos

principios a través de sus plataformas de comunicación, talleres y capacitaciones impartidas, al mismo tiempo que invita continuamente a nuevas empresas e instituciones a firmar el compromiso con el Pacto Mundial.

Gracias a dichas acciones se ha logrado dar a conocer a más de 848 personas personas de manera directa los principios del Pacto Mundial y se ha logrado tener un alcance de más de 1,570,000 impactos por medios de comunicación. Asimismo, se ha invitado a más de 13 instituciones privadas a formar parte del acuerdo.

Cada día son más instituciones y colaboradores, a nivel mundial, que participan en el Pacto Mundial, generando cambios tangibles en la consolidación de un planeta más justo, más sano y más equitativo. Tú también puedes participar. Para más información visita www.earthgonomic.org o www.pactomundial.org



3 millones de abejas mueren por pesticida contra el virus del Zika (VIDEO)

Millones de abejas aparecieron muertas en Summerville, South Carolina en EE.UU., después de que se rociaran insecticidas en contra del mosquito del Zika.

En el 2014, la Universidad de Reading confirmó que la diversidad de abejas había disminuido hasta provocar la extinción de siete de sus subespecies. De hecho, hasta ahora, van ya cuatro especies de abejorros que se han extinto en toda Europa, y hay una tendencia evidente que se dirige hacia China y el Norte de América. El problema frente a la extinción de las abejas es que, sin ellos, el ecosistema no puede desarrollarse: no puede formar la tierra ni los bosques producir oxígeno ni prevenir la erosión del suelo ni regular el flujo del agua que seguir el curso de la cadena alimenticia. En consecuencia, una alteración en el ciclo de la naturaleza. 

Por esta razón se ha buscado implementar numerosas medidas que prevengan la extinción de estos polinizadores; sin embargo, plaguicidas como el Pyriproxifeno –comercializado por Monsanto–, han seguido afectando significativamente a esta población. Y parece que no es sólo el plaguicida o la disminución de espacios verdes, también el virus del Zika. 

abejas muertas zika

Millones de abejas aparecieron muertas en Summerville, South Carolina en  EE.UU., después de que se rociaran insecticidas en contra del mosquito del Zika. Es decir que todas esas abejas, que había polinizado y producido miel para el invierno, han muerto, dejando a las abejas bebés, solas, en las colmenas. Para Juanita Stanley, cofundadora de Flowertown Bee Farm & Supply, es una pérdida de 46 colmenas y más de 3 millones de abejas en tan sólo unos segundos después de que el gobierno local decidiera rociar la zona con el pesticida. 

Stanley explica que aquellas abejas que sobrevivieron siguen envenenadas por el pesticida; por lo que ahora tendrá que destruir todas las colmenas, la miel y su equipo: “Todo está contaminado”. Además, agregó, que si ella y su equipo hubieran sabido acerca del rocío aéreo, hubieran intentado proteger a las colmenas: “Es una tragedia que puede repetirse a lo largo del país conforme los casos de Zika continúen creciendo y el control de mosquitos busque proteger sólo a los residentes y sus miedos. […] Les hubiera dicho que lo hicieran el rocío durante la noche, cuando las abejas están en sus colmenas. Pero lo hicieron a las 8h00, cuando todas las abejas están afuera trabajando.”

 

 
 
Más en Ecoosfera


¿Por qué este nuevo hongo podría destruir a Monsanto?

El descubrimiento de un hongo capaz de fungir como pesticida podría revolucionar al campo.

Quizá la empresa más oscura del planeta, Monsanto, con un poco de suerte e información podría verse fuertemente debilitada. En 2006 el micólogo Paul Stamets registró una patente de un nuevo pesticida natural de la vertiente llamada “Pesticidas inteligentes”. Su descubrimiento está formado por las gracias de los “mágicos” hongos y es capaz de combatir hasta 20 mil tipo de insectos. 

Su hongo destructor de insectos cumple una función por demás interesante, pues los atrae naturalmente y luego estos se convierten en materia fungi, así, se autoalimenta constantemente.

Los pesticidas para una empresa como Monsanto forman parte importante de sus utilidades. A su vez, estos han sido asociados cada vez más con efectos fatales para el medio ambiente,  como la muerte masiva de las abejas. 

Curiosamente la patente de Stamets no ha sido muy promovida por la industria ni los medios de comunicación a pesar de que podría revolucionar la agricultura mundial y volverla más orgánica, lo que a su vez también mermaría los intereses de Monsanto importantemente. 

Por ahora algunos medios de comunicación alternativos están haciendo un importante esfuerzo para que el invento de Stamets sea conocido y aceptado cada vez más por la comunidad científica, un  fenómeno que, definitivamente, a Monsanto no le tiene sin cuidado. 

[Ewao]



Las consecuencias del uso de agroquímicos de Monsanto en Argentina (VIDEO)

Estudios hechos en Argentina demuestran que aquellos expuestos a los fertilizantes químicos de la trasnacional corren un riesgo más alto de padecer cáncer y otros padecimientos.

En el 2010 un estudio epidemiológico en la provincia de Santa Fe, Argentina arrojó desconcertantes resultados: los habitantes de la región tienen más probabilidades de desarrollar cáncer, el índice es entre dos y cuatro veces más alto que el promedio nacional (estos incluyen cáncer de mama, próstata y pulmón) así como un índice más alto de desórdenes tiroideos y respiratorios. Según una exhaustiva investigación de The Associated Press (AP) estos se han ligado al uso de agroquímicos Monsanto en la región.

Argentina es el tercer productor de soya en el mundo, pero los agroquímicos utilizados para cultivarla han tenido un impacto negativo en la salud de aquellos que viven cerca de las tierras de cultivos. La nota de Associated Press documenta decenas de casos en los que los fertilizantes, pesticidas y herbicidas de la trasnacional han afectado a miles de habitantes en la Provincia de Santa Fe.

“Después de que su recién nacido murió por un fallo renal, Sofía Gatica presentó una denuncia que llevó a la primera condena a causa del  rocío ilegal [de agroquímicos] en Argentina. Sin embargo la sentencia llegó demasiado tarde para sus 5,300 vecinos en el Anexo de Ituzaingo. Ahí un estudio llevado a cabo por el gobierno encontró niveles alarmantes de contaminación por agroquímicos en el suelo y el agua potable, y un 80% de los niños tenían rastros de pesticida en la sangre” reporta AP.

Otros casos citados en el artículo de AP incluyen a un trabajador agrícola que nunca recibió una capacitación para usar los químicos de manera segura y que ahora sufre sinfín de padecimientos debilitantes.

La respuesta de Monsanto deja mucho que desear: “Si se les está dando un mal uso a los pesticidas en Argentina, entonces por el bien de todos —el público, el gobierno, los agricultores, y Monsanto, mal uso debe cesar”.

El año pasado el periodista y activista argentino Oscar Di Vincensi  fue bañado con pesticidas cuando se paró enfrente de casa de un amigo, en la mano tenía un fallo emitido por el gobierno prohibiendo el uso de pesticidas a menos de mil metros de distancia de la casa. Claramente ni el fallo ni la acción de Di Vincensi fueron tomados en cuenta.

En Argentina una tonelada de soya se vende en $500 dólares y los agricultores la plantan en donde pueden. Monsanto no da seguimiento alguno a la utilización de químicos peligrosos y se lava las manos de los daños —y los gobiernos hacen algo similar. La producción masiva de alimentos es completamente insustentable. Para revertir este terrible paradigma debemos comprar productos orgánicos, cuidar nuestro cuerpo y al planeta.

 

Observatorio

Seguimiento a los asuntos ambientales y de ecología más urgentes de México.

Biblioteca Ecoosfera

Una compilación de lecturas (libros, ensayos, etc) disponibles en PDF sobre temas como sustentabilidad, medioambiente y salud.

Ir a Biblioteca