Lo políticamente incorrecto en el arrecife veracruzano

A diestra y siniestra se han realizado acciones antropogénicas perjudiciales, como la descarga de aguas residuales en zonas cercanas al ANP, introducción de especies invasoras, encallamiento de buques en los arrecifes, actividad portuaria, entre otras…

Autor: Jazmín Neri López

En la buena gobernanza ambiental se tiene en cuenta la función de todos los agentes que repercuten en el medio ambiente. Desde los gobiernos hasta las organizaciones no gubernamentales (ONG), el sector privado y la sociedad civil, la cooperación es fundamental para lograr una gobernanza eficaz (PNUMA, s.f.); para tal finalidad, el instrumento de política ambiental con mayor definición jurídica para la conservación de la biodiversidad son las áreas naturales protegidas (ANP) (CONANP, s.f). Sin embargo, la inexistencia de un plan de manejo, el constante conflicto de interés, la falta de presupuesto y la corrupción han mermado los principios básicos de este instrumento de política ambiental, convistiéndose así en una perfecta paradoja legal. El presente ensayo se enfoca inicialmente a definir el concepto de gobernanza ambiental, posteriormente hablaremos de la problemática de gobernanza del Parque Naicional Sistema Arrecifal Veracruzano (PNASAV), así como la importancia del parque y como el conflicto de intereses amenaza su existencia.

La gobernanza ambiental es definida como el proceso de dirección sociopolítica que incrementa las interacciones de los actores sociales y gubernamentales (Kooiman, 2003), citado por Martínez y Espejel, (2015); que surge a partir de haberse probado diversos instrumentos políticos para contener el deterioro del ambiente; pretendiendo con tales instrumentos, que la toma de decisiones ambientales sea más incluyente y transparente, además de generar corresponsabilidad y gestar visiones reflexivas sobre nuestra realidad al buscar la efectividad y la ejecución de las políticas públicas como un principio fundamental. (Cohen, 2013).

Sin embargo, de la teoría a la práctica existe un gran abismo, es decir, el cumplimiento de la participación imparcial de los actores para la creación de políticas públicas, así como para la toma de decisiones, no se lleva a cabo y por tanto el conflicto de interés de los actores gubernamentales influye gravemente sobre el alcance de la participación de los actores sociales.

Recientemente, tal situación estuvo presente en PNASAV, que tuvo su decreto inicial como ANP en 1992 (DOF, 1992), tal declaratoria de protección, se debe a la relevancia ecológica que radica en la diversidad de flora y fauna asociada a los arrecifes, pastos marinos y manglares con los que cuenta, la presencia de 37 especies consideradas en categoría de protección, su papel en la regulación del clima y como barrera contra los nortes y huracanes, entre otros (Jiménez-Badillo, et al., 2014). Las ANP se han convertido en el principal instrumento de política pública para la conservación in situ de la biodiversidad. En parte, esto se debe al reconocimiento general que se le otorga a estas áreas como un instrumento eficiente, más no suficiente (Toledo, 2005) citado por Durand (2012).

Así mismo ha recibido otros títulos de protección: en 1998 fue considerado dentro del Programa de Regiones Prioritarias para la Conservación de la Biodiversidad de la Comisión Nacional de Áreas Naturales Protegidas (CONABIO) (Cabrera, et al., 1998); en 2004, quedó registrado en la lista RAMSAR bajo el número 1346 (particularmente, se hizo énfasis en que se encuentra seriamente amenazado por la contaminación antropogénica y las actividades portuarias).

A grosso modo se puede pensar que el área está ampliamente protegida y que los instrumentos de gobernanza y las políticas públicas son bastas para tal finalidad, pero en realidad existen vacíos legales que impiden una ejecución efectiva; un proceso fundamental para lograr el manejo adecuado de un ANP, es el diseño de un programa de manejo apropiado; ya que éste es el instrumento rector de planeación y regulación que establece las actividades, acciones y lineamientos básicos para su manejo y administración (LGEEPA, 1988), instrumento con el cual el PNSAV no cuenta desde hace 25 años (fecha de decreto).

A diestra y siniestra se han realizado acciones antropogénicas perjudiciales, como la descarga de aguas residuales en zonas cercanas al ANP, introducción de especies invasoras, encallamiento de buques en los arrecifes, actividad portuaria, entre otras; pero para la temática que concierne en este ensayo, enfocaré la atención al conflicto de intereses por parte de actores gubernamentales, que puede ser considerado como otro tipo de daño hacia el ANP, y que a final de cuentas se suma a la falta del plan de manejo; y que por finalidades económicas, estos actores propiciaron las vías jurídicas para la modificación del polígono de protección, lo que beneficia a unos cuantos y perjudica a demasiados.

De acuerdo al Estudio Previo Justificativo (EPJ) para la modificación de la declaratoria de ANP (CONANP, 2011), la CONANP se manifestó a favor de la desincorporación de Bahía Vergara y Punta Gorda; y el 29 de noviembre de 2012 se publicó en el DOF el decreto modificatorio del ANP, en donde se argumenta el incremento de la superficie de conservación de 52, 238 ha a 65,516 ha en la parte norte, este y sur de la poligonal original, la corrección de las imprecisiones técnicas de la poligonal, la conservación de Punta Gorda y la exclusión de Bahía Vergara (DOF, 2012).

Lo anterior, surge de la “necesidad” de realizar la ampliación del puerto, ante la intensa competitividad internacional, tal modificación sería sobre la parte norte del ANP, argumentando la degradación de los arrecifes de la zona, con lo cual se propone desincorporar esta zona del Parque para autorizar la ampliación del puerto (Jiménez-Badillo, et al., 2014). Esta decisión, con un trasfondo permisivo para la ampliación, tuvo un proceso jurídico poco transparente, para que todo quedará “dentro de los marcos normativos” al momento de la declaratoria. Y es que, como mencionan Legorreta y Márquez (2015), la política ambiental “se encuentra entrampada en un círculo vicioso resultado del predominio de formas autoritarias de toma de decisiones”. En este caso, las decisiones tomadas no se basan en información debidamente sustentada, ya que lo mencionado en el EPJ difiere de estudios realizados en el área y sus alrededores.

Además la consulta pública sirvió como un instrumento para legitimar la decisión en vez de funcionar como un instrumento de defensa para las personas afectadas por el proyecto. Diversos funcionarios gubernamentales, señalaron en diversas ocasiones, que los argumentos de los actores sociales y a su vez opositores (académicos de diversas universidades, cooperativas de pescadores y prestadores de servicios e integrantes de la comunidad), carecían de validez y que el proyecto seguía en marcha; motivo por el cual se interpuso un amparo por parte de los opositores (el cual fue declinado).

Se debe entender que los conflictos socio-ambientales son “un proceso de interacción colectivan caracterizado por una dinámica de oposición y controversia entre grupos de interés, que resulta de sus incompatibilidades reales o percibidas en torno al control, uso y acceso al ambiente y sus recursos” (Rodríguez y Correa, 2005) citado por FFLA-UMB (2015).

Los tomadores de decisiones olvidaron considerar la colaboración con el sector académico (universidades, centros de investigación, etc.), el cual es fundamental para retroalimentar a los sistemas oficiales (Cortina-Segovia y Zorrilla-Ramos, 2009). No obstante, la mayoría de los estudios ecológicos del área provienen de investigaciones financiadas por las instituciones educativas o en su defecto la información proviene de tesis de licenciatura o posgrado que a veces es financiada por los mismos alumnos; esto muestra el grado de preocupación por parte de las administraciones competentes por generar sus propias investigaciones, aún con ello, se dan el lujo de ignorar argumentos con bases científicas, para conseguir sus fines, sin importar el daño ambiental que causó este proyecto, no sólo al ecosistema, sino también a los grupos dependientes de los recursos provenientes de esta ANP.

En conclusión, la forma de actuar de las autoridades mexicanas es ignorar institucionalmente a las personas afectadas. Finalmente, lo sucedidó en este caso, deja a los actores sociales como ignorados, no porque carezcan en realidad de argumentos válidos, sino porque, se puede ver de manera contundente, como la toma de decisiones a cargo de personajes llenos de corrupción y con falta de ética. Adémas actuan con la mentalidad de defender el dearrollo económico por encima de lo ambiental y esto rebasa por completo la inexistencia de instrumentos de política ambiental (programa de manejo). Si bien, existen ejemplos de ANP que cuentan con planes de manejo, sin embargo, esto no garantiza su ejecución a porcentajes favorables, ya que de nueva cuenta sin una inversión para llevarlo a cabo, resulta equiparable a que no existiera.

Por lo cual, creo importante recalcar, que la toma de decisiones debe correr por cuenta de personas calificadas y expertas, que adjudiquen el valor ambiental real sin dejar de lado el beneficio económico, pero sin magnificarlo. Existen vacios legales que seguirán siendo obtáculos para la conservación de los recursos, pero es momento de diseñar más instrumentos efectivos, para lo cual segurá siendo vital la robusta participación de actores sociales, ya que de la teoría a la práctica quíenes llevan la ventaja son aquellos que dependen e interactuan directamente con los recursos.



Espectaculares fotos de arrecifes de coral muestran cómo están siendo destruidos

Estas fotografías de 360 grados son igualmente hermosísimas y espeluznantes.

No sólo ya podemos ver los arrecifes de coral de Australia y Hawai y nadar, como si fuera, entre los bancos de peces y las tortugas gracias a Google Maps, sino que ahora podemos ver, también, como se han deteriorado.

El Catlin Global Reef Record, que se dedica a catalogar lo que está pasando con los arrecifes de coral del mundo, lanzó una serie de arrebatadoras imágenes panorámicas planeadas para ayudar a los científicos a entender cómo factores como el cambio climático, la contaminación y el exceso de pesca están afectando los corales.

Las imágenes fueron tomadas con una cámara hecha especialmente para ello. Puede tomar imágenes panorámicas en alta resolución de expediciones submarinas prolongadas. Estas fotos fueron analizadas con técnicas de visión de computadoras para determinar la estructura de los arrecifes y localizar exactamente los daños que tienen.

Hasta ahora hay imágenes disponibles de la Gran Barrera de Coral y de arrecifes a lo largo del Mar Caribe. Científicos ya están trabajando con las imágenes de las superficies y las profundidades que rodean las Bermudas, donde han encontrado arrecifes con signos de descoloramiento: un indicador de que las temperaturas del agua alta han estado permaneciendo por más de un mes. Ello puede causar que el alga que crece en el coral se vuelva tóxica y mortal.

Para finales del 2014 este estudio tendrá data de imágenes de aproximadamente 300 arrecifes de coral. La acidificación del océano es uno de los fenómenos más graves que le están sucediendo al planeta, y en los últimos 250 años ha aumentado en un 30%. Esta iniciativa, además de ser inmensamente estética, tiene posibilidades de ayudar a científicos a alentar el proceso de degradación. Pero cada uno de nosotros tiene responsabilidad sobre el océano, aquí puedes ver algunos tips para ayudarlo desde casa. Recuerda que si vas a bucear a un arrecife de coral no debes llevarte ni un pedacito de él contigo.



Corales: caleidoscopios naturales (FOTOS)

El fotógrafo Felix Salazar captura la belleza de corales exóticos en esta serie.

El fotógrafo Felix Salazar se apoya en la belleza natural de los arrecifes de coral, capturando los patrones únicos, colores y formas en estas tomas en close-up.

corales

corales2

corales3

corales5

corales4

corales7

corales6

[Taxi]



Las sorprendentes habilidades de auto-recuperación de los arrecifes de coral

Es más que probable que los corales puedan lidiar con el cambio global, si no interferimos con ellos.

coralmcavbleached Sandy for web
Cualquier cambio de temperatura o en la química de las aguas marinas afecta el frágil ecosistema de los corales. Cuando los corales se encuentran bajo altos niveles de estrés dejan de producir los nutrientes que las algas fotosintéticas que los habitan necesitan para subsistir, razón por la cual los corales pierden su atractiva coloración y las algas que los habitan.

El Daño

En 1998 un incremento en la temperatura de las aguas del mar resultó en la peor decoloración coral registrada hasta la fecha. La comunidad científica reaccionó y su primera suposición fue que los sistemas corales aislados sufrirían las peores pérdidas, quizá hasta un punto irrecuperable.

Morgan Pratchett y su equipo de la Universidad de James Cook en Australia pensaban que por su aislamiento no tendrían acceso a larvas corales producidas en arrecifes no afectados porque “si son perturbados no están bien conectados a otros sistemas”.

Para estudiar el daño que sufren los corales aislados y su recuperación,  Pratchett y su colega James Gilmour de la Universidad del Oeste de Australia decidieron estudiar los daños al sistema de Scott a unos 250 kilómetros de la costa Australiana. Este sistema sufrió enormes pérdidas, entre el 70% y 90% del coral de la zona fue destruido en el 98 y la producción de larvas bajó por 94%.

Resultados Inesperados

En tan sólo doce años la cubierta de los corales del sistema Scott había incrementado de alrededor de 9% hasta un 44%, mucho más rápido del tiempo estimado, demostrando que la aislación es un arma de dos filos: a pesar de tener menos sistemas para apoyar su recuperación, la aislación también minimizaba el impacto humano (pesca y contaminación).

Pratchett explica que “la aislación es en general benéfica ya que los niveles de perturbaciones humanas son tan altas en la mayoría de los corales, que los que realmente van a sobrevivir en el futuro son los que están relativamente aislados”.

La razón por la cual el arrecife Scott pudo recuperarse tan bien fue por la supervivencia de la larva coral. Debido al alto nivel de pureza del agua y a peces herbívoros que comen alga que compite con el alga coralina el número de larvas se recuperó de manera eficiente.

Conclusión

El arrecife Scott se recuperó gracias a su aislación, o sea, a la distancia que lo separaba de poblaciones humanas y la contaminación resultante de las mismas. La verdadera lección que debemos tomar del arrecife es el impacto perjudicial que el humano tiene en el medio ambiente, no sólo lo dañamos sino que inclusive impedimos que este se recupere.

news-graphics-2007-_443175a

A pesar de que el arrecife Scott nos permite ver que los arrecifes corales tienen una sorprendente habilidad de auto-recuperación, algunos científicos como Ove Hoeegh-Guldberg de la Universidad de Queensland no creen que signifique mucho a largo plazo si no cambiamos los hábitos que nos llevaran a tener mares entre 2° y 3° grados centígrados más calientes para el final del siglo.

Los ecosistemas marítimos tienen una habilidad impresionante de recuperarse solos si dejamos de dañarlos. Sólo concientizándonos y a los que nos rodean lograremos deshacernos de los malos ámbitos que no sólo dañan arrecifes y especies que nunca hemos visto; dañan a todo el planeta, incluyéndonos.

[New Scientist]



Pequeño pero potente “coralbot” podría reconstruir arrecifes coralinos en destrucción

Científicos escoceses crean robot que puede reconstruir arrecifes coralinos, incluso localizados a grandes profundidades. Una vez el equipo de científicos haya reunido el dinero suficiente, los llamados “coralbots” comenzarán a trabajar.

 

Los arrecifes coralinos, al igual que su contraparte terrestre, alimentan a una gran diversidad de especies marinas. Según datos del Fonfo Mundial para la Naturaleza, una cuarta parte de toda la vida marina habita en arrecifes. Sin embrago, estos ecosistemas están siendo destruidos rápidamente.

La contaminación y el cambio climático los principales que han contribuido a esta devastación que se ha extendido por todos los océanos.

Las piezas destruidas de los corales pueden, eventualmente, volver a crecer, aunque este proceso toma muchos años, incluso siglos. Esto significa que los arrecifes están esencialmente perdidos, pero gracias a la tecnología, la compañía Heriot-Watt Ocean Systems Lab ha desarrollado los “coralbots”. Se trata de un sistema que localiza los fragmentos rotos de coral y los recostruye de forma más rápida en comparación al ser humano, quien tarda mucho tiempo más en realizar esta labor.

Los investigadores de la Universidad Heriot-Watt, en Edimburgo, están recolectando $3.2 millones de dólares para realizar el proyecto.

Los “coralbots” contarían con cámaras de video deportivas, software para procesar imágenes y sencillas herramientas de manipulación, tales como cucharas y brazos.

En caso de que el proyecto se materialice, los robots pueden entrar en operación justo después de fenómenos naturales que son devastadores para los arrecifes, como, principalmente, los huracanes.

[FASTCOEXIST]



Para el 2050, todos los arrecifes coralinos estarán en peligro

Los arrecifes coralinos del Caribe son uno de los ecosistemas más coloridos, vívidos y productivos de la Tierra. Hoy, enfrentan la peor crisis de su existencia.

El peligro de devastación que estas antiquísimas formaciones padecen, necesitan ser atendidas urgentemente, según explican activistas quienes, además, afirmaron que la sobreexplotación, la contaminación procedente de la industria agrícola y el cambio climático son los factores principales que afectan el ecosistema.

El declive de los arrecifes ha sido estrepitoso: en la década de los 70, más del 50% de ellos mostró vida; en la actualidad, sólo el 8% del total de arrecifes da muestras de vida.

Los arrecifes de coral son una parte importante del ecosistema marino, ya que en ellos gran parte de la fauna marina se reproduce, proporcionando fuente de alimentos y un lugar de resguardo ante los depredadores. Además, la economía de algunos destinos turísticos se mantiene gracias a los corales: alrededor de 275 millones de personas viven dentro de 19 millas de un arrecife.

En el 2011, los científicos estimaron que el 75% del total de los arrecifes coralinos se encuentran bajo peligro, lo que les hace suponer que para el 2050 prácticamente todos estos arrecifes estarán en inminente peligro.

En algunas regiones como en las Antillas Holandesas o Islas Caimán, la situación es menos grave, los arrecifes no están expuestos al impacto humano de la pesca y la contaminación, así como a los desastres naturales, principalmente huracanes.

Para evitar que el daño se siga propagando por este ecosistema, es necesario que se reduzca el cambio climático y el calentamiento global. Para ello, existen varias acciones que  puedes emprender, como desconectar los aparatos eléctricos cuando no se utilicen, no utilizar bolsas de plástico, reducir el uso del automóvil, llevar a cabo una dieta vegetariana, separar los alimentos, principalmente.

[GUARDIAN]

Observatorio

Seguimiento a los asuntos ambientales y de ecología más urgentes de México.

Biblioteca Ecoosfera

Una compilación de lecturas (libros, ensayos, etc) disponibles en PDF sobre temas como sustentabilidad, medioambiente y salud.

Ir a Biblioteca