Ecoosfera - La difusión de información es nuestra forma de contribuir a la eco revolución

Close

10 superalimentos que México dio al mundo

Los superalimentos se les conoce por sus propiedades naturales que aportan numerosos nutrientes a quien los consume. Son una fuente importante de calcio, potasio y otros minerales indispensables para el cuerpo, por lo que ayudan a reducir el riesgo de padecer alguna enfermedad como colesterol, obesidad, cáncer, entre otros. 

Además de ser ricos en nutrientes, los superalimentos son también benéficos para el medioambiente. Se trata de un tipo de comida adaptable a cualquier tipo de clima y suelo, por lo que se convierte en una semilla asequible y accesible en cualquier región. 

En México existen numerosos superalimentos que conforman la base de nuestra dieta endémica; te compartimos diez ejemplos de los superalimentos mexicanos más populares:  

– Aguacate. Consumido desde hace más de 10 000 años, el aguacate fortalece los huesos y previene el envejecimiento. Conoce más sobre los beneficios del aguacate dándole click aquí. 

– Cacao. Encontrado en vasijas mayas de Chiapas que datan del año 200 A.C., el cacao es un alimento que promueve la energía mediante un incremento de serotonina. Descubre cómo hacer un suplemento proteico casero con cacao.

– Chile. Ancestral y delicioso, el chile se ha consumido desde el 7 500 años A.C. por las civilizaciones asentadas en Teotihuacán, Tula y Monte Albán. Se trata de un antiséptico, antiinflamatorio, anticancerígeno y fortalecedor del sistema inmunológico. Conoce más sobre la importancia del chile mexicano en la biodiversidad del planeta.

– Frijol. Comenzó cultivándose en México y Guatemala hace más de 7 000 años, y continuó expandiéndose por Sudamérica y el Caribe por medio de las carabelas de Cristobal Colón. Posee un alto contenido de calcio, fibra, vitamina B, hierro, calcio, potasio y fósforo. Los 10 beneficios de los frijoles negros (Infográfico).

– Amaranto. Junto con el maíz, este fue uno de los principales descubrimientos de los españoles durante su llegada a Mesoamérica. Su consumo data de hace 6 000 años, siendo una fuente de minerales, fibra, proteína, calcio y hierro. Conoce más de sus beneficios dándole click aquí y de algunas recetas con amaranto dándole click aquí. 

– Maíz. Fue primero cultivado en la región de Oaxaca, y ahora es la fuente principal de energía de la dieta latinoamericana. El maíz aporta 10 por ciento de la proteína y fibra que necesita el cuerpo. ¿Sabías que el maíz azul es considerado como uno de los principales alimentos anticancerígenos de la región?

– Calabraza. Se descubrió en Nuevo León, Zacatecas y Puebla, lugares en donde se consumía hace más de 5 000 años de antigüedad. Es una fuente de fibra, calcio, magnesio, potasio, hierro y ácidos grasos esenciales como el omega 3. 

– Chía. Es una excelente fuente de fibra, antioxidante, calcio, proteína, la cual aporta gran cantidad de energía y mejora las funciones digestivas. Descubre las espléndidas propiedades de la chía en un práctico infográfico.

– Nopal. Junto con los fósiles de mamuts destazados en el Estado de México y Puebla, se encuentran restos de esta planta tan popular en México. Es uno de los alimentos más consumidos por los habitantes de la región, pues aporta hierro, magnesio, sodio, potasio y calcio. Regresar al nopal y a la tortilla evitaría la obesidad en México.

– Jitomate. Se dice que su cultivo comenzó en las montañas, valles, chinampas e islas de México, y actualmente es la hortaliza más sembrada en el mundo. Aporta minerales, vitaminas y licopeno. Descubre por qué no debes meter los jitomates en el refrigerador.

Ver Más
Close