¿En qué lugar se posiciona México como consumidor de alimentos orgánicos?

Pese a que en México se produzca una de las principales cantidades de alimentos orgánicos en el mundo no es uno de sus principales consumidores.

Los productos orgánicos, aquellos que se producen bajo una serie de procedimientos libres de sintéticos, pesticidas, herbicidas y fertilizantes artificiales, se han convertido en un trending topic de la alimentación. Empezó en 1940 como un movimiento de agricultura orgánica como respuesta a la industrialización de la producción agrícola que se le llamó como “Revolución verde”; y continuó como una industria fuertemente regulada para la rotación de cultivo en el suelo para fortalecer la riqueza del suelo y sus alimentos. 

En México la comida orgánica ha ganado cierta popularidad, principalmente en zonas metropolitanas y en medios sociales que buscan un bienestar general mediante la alimentación. De hecho, los productos orgánicos, tanto en supermercados como restaurantes, se presentan con mayor prestigio gracias a sus beneficios para la salud y el medio ambiente. Y es realmente gracias a esta creciente fama que alrededor de 500 000 hectáreas y más de 240 000 trabajadores mexicanos se consagran exclusivamente a producir este tipo industria agrícola. 

Actualmente México se ha posicionado en los principales 20 países con mayor venta de productos orgánicos, facilitando un incremento de exportación hasta el 70 por ciento en los últimos cinco años. Lugares como EE.UU., Japón y Europa reciben alimentos orgánicos mexicanos como tortillas, mole, café y tequila, los cuales se convierten en una oportunidad ideal para emprendedores y PYMES. 

Curiosamente, pese a que en México se produzca una de las principales cantidades de alimentos orgánicos en el mundo no es uno de sus principales consumidores.

Según un estudio realizado por el Research Institute of Organic Agriculture –FiBL–, las tendencias agrícolas señalan que la comida orgánica se consumen principalmente en: 

 

– EE.UU.

– Alemania

– Francia

– China

Los principales productores son: 

– India

– Etiopía

– México

Las principales granjas orgánicas son: 

– Australia

– Argentina

– EE.UU.

Estos datos, además de señalar las tendencias agrícolas orgánicas en el mundo, también insinúan características importantes sobre la dinámica internacional a nivel económico, político y social. Por ejemplo estos datos permiten reflexionar sobre las causas que hacen que un país productor no pueda costear –por tanto, consumir– alimentos orgánicos, viviendo que sus agricultores sufran de pobreza extrema y hambruna. Quizá sea tiempo de comenzar a cuestionarse el sistema agropecuario de los alimentos orgánicos dentro de un planeta cuya necesidad de alimentos y salubridad es cada vez más demandante. 



¿Cómo estás dispuesto a cambiar la realidad en la que vivimos?

Ser voluntario nos llama a querer cambiar al mundo, no escatimemos en la entrega y las ganas, son pautas que marcan la diferencia.

“De nada sirve al hombre lamentarse de los tiempos en que vive.

Lo único bueno que puede hacer es intentar mejorarlos.”

– Thomas Carlyle.

Todos los días somos testigos de crisis mundiales, nacionales, familiares, individuales. Muchas veces nos cuestionamos ¿cómo es que llegamos a esto? ¿en qué momento dejamos que las cosas se fueran en esta dirección? Todas estas preguntas podrían convertirse en una invitación hacia nosotros mismos de tomar acciones para cambiar esos escenarios; en una invitación a ser agentes de cambio en el mundo, es decir, en nuestras propias vidas.

Dar un paso al frente, estar dispuestos a entregarnos a una causa para realmente influir en la balanza. No hay que perder de vista que todo empieza por uno, querer ser parte de algo más grande. Es ahí donde es más visible el espíritu de los voluntarios quienes cuentan con la intención genuina de hacer algo más por todo lo que les rodea.

Ser voluntario nos llama a querer cambiar al mundo, no escatimemos en la entrega y las ganas, son pautas que marcan la diferencia. Por supuesto, que se debe de pensar de manera estratégica, de modo que las acciones que se realicen sean claras, contundentes y con impacto.

Existe un abanico inmenso de voluntariado. Seleccionar una causa puede ser complicado. Se puede determinar la causa en la que se quiere participar de acuerdo a los talentos que se poseen, de tal modo que se vuelve una experiencia gratificante y de suma relevancia de adquisición de aprendizajes. Teniendo presente que el potencial de cada persona y de cada proyecto con la finalidad de construir una nueva realidad.

Las opciones de voluntariado en el sector forestal son diversas, lo cual nos permite involucrarnos con diferentes causas. Por ejemplo, en Reforestamos México A.C. hay una oferta muy interesante ya que tienen diferentes planes para que personas con diferentes perfiles se puedan unir a la causa.

Sus proyectos están alineados a los Objetivos de Desarrollo Sostenible (OSD) para contribuir a la estrategia global, especializándose en el aseguramiento de los bosques para su desarrollo. Dependiendo de los perfiles y del avance de los proyectos se hacen las convocatorias, por lo cual las posibilidades de participación son muy altas. El objetivo es encontrar talento para acercar los bosques a las ciudades y viceversa; desde la analogía filosófica, hasta lo más tangible: la experiencia de las personas que viven tanto en los bosques como en las ciudades.

Como organización, trabajan para transformar la realidad económica, social y ambiental de la gente que vive en los bosques. El reto es: demostrar que los bosques son sinónimo de riqueza y bienestar. Razón que ilustra el gran empuje del voluntariado que promueve Reforestamos México, el talento al servicio de los bosques logrará que se transformen para ser competitivos, multiplicando su riqueza y conservando su biodiversidad.

Con esta propuesta podemos replantearnos la primera pregunta: ¿Cómo estás dispuesto a cambiar la realidad en la que vivimos?

Autora: Mariana Sordo Moro

Coordinación de Personal

Reforestamos México, A.C.



Sistema Trappist-1: los siete planetas descubiertos por la NASA (VIDEO)

Esta es la primera vez que astrónomos logran identificar un sistema solar similar al nuestro con siete planetas.

En una conferencia de prensa, la NASA reveló el pasado miércoles 22 de febrero el descubrimiento de nuevos siete planetas, del tamaño de la Tierra, orbitando alrededor de una estrella. Este nuevo sistema se encuentra a tan sólo 40 años luz de nosotros, lo cual facilitaría tanto su exploración como investigación. Por el momento, la Administración Nacional de la Aeronáutica y del Espacio de EE.UU. intuye que tres de los planetas recién descubiertos cuentan con características similares a nuestro planeta, haciéndolos habitables para vida humana. 

Esta es la primera vez que astrónomos logran identificar un sistema solar similar al nuestro con siete planetas. Por ejemplo, los planetas cuentan con un tamaño y condiciones atmosféricas –oxígeno, metano, ozono y dióxido de carbono– similares a los nuestros, facilitando incluso una superficie acuífera en cada uno de ellos.  

El autor de esta investigación, llamada TRAPPIST, Michael Gillon, ha considerado que este descubrimiento es una pieza clave para el rompecabezas del universo, en donde los ambientes habitables eran pensados como sueños fallidos. Pero parece ser que este sistema, el cual está asociado con el de Acuario a tan sólo 235 billones de kilómetros del nuestro, cuenta con planetas terrestres como la Tierra y una estrella solar más pequeña y ligera que nuestro Sol. De hecho, las órbitas de los planetas más cercanos a la estrella son de aproximadamente 1.5 y 2.4 días, mientras que el del sexto planeta, 12 días. Se cree que el último planeta tiene una órbita de 20 días. 

 Al nuevo sistema solar se le nombró “Sistema Trappist”, en honor al telescopio Transiting Planets and Planetesimals Small Telescope en Chile que ayudó a encontrar a tres de los siete planetas en mayo del 2016. Con el apoyo de otros telescopios del telescopio de la NASA Spitzer y el European Southern Observatory’s Very Large Telescope, se consiguió descubrir los otros planetas del sistema. Y fue a partir de este año que los investigadores notaron que uno de los planetas cuenta con la presencia de agua, facilitando la sospecha que los demás tienen condiciones similares. 

 

 



¿Cómo mejorar el aprendizaje? Consejos de la neurociencia para lograrlo

De acuerdo con un reciente estudio de Nature Neuroscience, se requiere un poco de manipulación de los neurotransmisores, forzado por la práctica, para fortalecer el aprendizaje en el día a día.

El aprendizaje, junto con la atención y la memoria, ayuda al ser humano a desarrollar numerosas herramientas para la supervivencia y la cotidianidad. Y de acuerdo con un reciente estudio de Nature Neuroscience, se requiere un poco de manipulación de los neurotransmisores, forzado por la práctica, para fortalecer el aprendizaje en el día a día. 

Para los investigadores, el comprender el efecto del sobreaprendizaje sobre el desarrollo de un nuevo recurso, fue un proceso vital para un mejor entendimiento del cerebro. Para lograrlo dividieron en dos grupos a los voluntarios. 

El primero fue expuesto a ejercicios de aprendizaje sobre un tema, al haber mejoría en la habilidad en práctica tomaban un descanso de 30 minutos y regresaban para más ejercicios de aprendizaje sobre otro tema. Al día siguiente realizaban una post-prueba, en donde los individuos tenían buenos resultados en último tema practicado y pésimos en el primero. Estos resultados fueron como si el grupo no hubiese sido entrenado en nada.  En palabras de Takeo Watanabe, profesor de Ciencias Cognitivas, Lingüísticas y Psicológicas en Brown University, en EE.UU., y autor del estudio, “Cuando uno deja de entrenar inmediatamente después de haber adquirido una habilidad nueva, el área del cerebro asociada con esta habilidad aún es plástico”. Es decir, débil. El cerebro es flexible y se adapta en función del aprendizaje de nuevas herramientas; por lo que si uno se detiene justo después de haber adquirido una de ellas, el cerebro está en un estado plástico, en un estado “preparado-para-el-aprendizaje”, y absorberá la información del segundo conocimiento –y no del primero–. 

El segundo grupo practicó el tema por más tiempo y más repeticiones, un descanso de 30 minutos y un nuevo tema que aprender. Al día siguiente, en el post-test, los individuos obtuvieron mejores resultados en aquellos temas que pasaron un poco más de 20 minutos extras en practicar, sin que un tema pudiese interferir con el otro. 

De modo que aunque el primer grupo no “sobreaprendió”, tuvo un mejor resultado en el último tema; el segundo mostró un una mejoría global con un lapso mayor de práctica y aprendizaje. Para comprender las causas, Watanabe y sus colegas realizaron fMRI, escanografías del cerebro mediante el registro de oxígeno; es decir que requirieron ver las áreas cerebrales que se activaban usando más oxígeno, carbono y nitrógeno –traducido en la presencia de neurotransmisores– permitiendo deducir cuáles químicos incrementan en niveles durante el proceso de aprendizaje.

Fue así que repitiendo el experimento con la máquina MRS, con dos cambios principales –uno, que los dos grupos estarían entrenando la misma cantidad de veces sin el segundo entrenamiento; dos, antes y durante tanto del entrenamiento como la prueba se estaría escaneando la actividad cerebral. El resultado fue sorprendente: si uno no “sobreaprende”, el cerebro consigue niveles altos de glutamato-dominante –el cual facilita al cerebro a entrar en modo plástico o “preparado-para-el-aprendizaje”–; pero si se sobre carga de información, los niveles de glutamato disminuyen y los de GABA incrementan –encargado de estabilizar el cerebro–. Para Watanabe, “Si se sobreaprende la habilidad, el estado del cerebro cambia muy rápido de ser plástico a estable”, lo cual significa que el cerebro tiene más tiempo de “congelar” la habilidad previniendo de olvidarla. 

Es decir que para aprender un tema es recomendable “sobreaprender” –repetir y repetir– la base para comprender así lo complejo. Si bien se dice que hay un riesgo del olvido con el paso del tiempo, la realidad es que existen numerosas técnicas para mantener el conocimiento en un periodo a largo plazo; como por ejemplo, dar tiempo a que suceda el aprendizaje sin necesidad de mezclar los temas. 



Guía para encontrar productos orgánicos en tu ciudad si vives en México

Los productos son de cooperativas o campesinos que están creciendo alimentos orgánicos al interior del país, un fenómeno poco conocido

En México el consumo de productos orgánicos es todavía bajo. En parte porque todavía no hay una cultura fuerte sobre este consumo, por los altos precios, y también porque la oferta se concentra en las grandes ciudades como el DF. Si vives en provincia y te interesan los alimentos orgánicos, seguramente te has enfrentado a la escasez o a la poca promoción.

También hay que acentuar que comprar alimentos de campesinos locales que producen a pequeña escala casi es una garantía de que serán orgánicos; aunque no cuenten con las etiquetas que lo garanticen, son orgánicos porque emplean métodos tradicionales que están muy lejos de la producción industrial, como el uso de semillas de empresas transnacionales o el empleo de pesticidas. Aun así, elaboramos una lista de centros que agrupan generalmente a campesinos mexicanos, y que son parte de la red de la asociación Impulso Orgánico A.C. Además de comer sano, ayudarás a fomentar el comercio justo.

Aquí un listado:

 

La Paz, Baja California:

Agroeureka S.P.R. de R.L. de C.V.

Aquiles Serdán 3208

Esq. Sinaloa y Nayarit, col. Pueblo Nuevo, C. P. 23060, La Paz B. C.

Teléfonos: 33-37918012 y 61-2135-7114

info@agroeureka.com.mx

www.agroeureka.com.mx

Productos: hierbas: albahaca, tomillo, romero-cebollín, orégano, mejorana, eneldo, hierbabuena, chile campana, tomate, pepino, pimiento morrón y chile poblano.

 

Michoacán:

Milpillas Parangaricutiro

Agrotecnología Orgánica S.P.R. de R.L.
Km. 3.6, Carr. San Juan Nuevo-La Sota s/n. Milpillas Parangaricutiro, Mich,. C.P.  60490

Teléfonos: 01 452 5031124 y 045 452 1123353

audiffred_angeles@hotmail.com

Producto: aguacate.

 

Zamora

AKUANANDI, S.C. de R.L.
1°. de Mayo 733, col. Lázaro Cárdenas Norte,
Gabriel Zamora Michoacán, C. P. 73980

Teléfonos: 01 422 5215174 y 045 4251122812
akuanandi@hotmail.com

Productos que cultivan: moringa, mango y té limón.

 

Querétaro:

La Meza S.A. de C.V.

Carretera Libre a Celaya Km.8  

Fraccionamiento Industrial Balvanera

Col. Corregidora, C. P. 76908, Querétaro

produccion@nutrimeza.com.mx

Productos que cultivan: mango, plátano, manzana, piña ,jitomates, deshidratados.

 

Puebla:

Agroorgánicos de México, S.P.R. de R.L.
Paseo San Damián 333-A

info@agrorganicos.mx

Productos: maíz blanco, amarillo, sorgo, trigo, cártamo, avena, garbanzo y albahaca.

Agroproductores Biopremium S.P.R. de R.L
2 Norte n 1411, Fracc. Jacarandas Tehuacán, Puebla C. P.  75730

Teléfono: 01 238 1385598

agrobiopremium@hotmail.com

www.biopremium.com.mx

Productos: champiñón fresco, deshidratado y en escabeche.

Alejandro Fco. Aguirre Aguirre / Rancho San Martín
Km. 89 Carr. Amozoc Teziutlan,
Rancho San Martín Cuyoaco, Puebla, C.P. 73980

Teléfono: 276 1028 923
alexaguirrea@hotmail.com 

Productos que cultivan: brócoli, rábano, maíz azul, amarillo, blanco, zanahoria, lechuga, frambuesa, fresa, frijol, jitomate y tomate verde.

 

Guanajuato:

Alimentos Orgánicos Naturales de Origen, S.A. de C.V (Biologic)
Autopista Querétaro Celaya km. 10.4 s/n
El Castillo A paseo el Grande, Gto., C.P. 38160

Teléfonos: 01 442 235 02 86    045 4423 535792
egarcia@deltom.com.mx

Productos que cultivan: leche para quesos.

 

Tamaulipas:

Aloe Jaumave S.A. de C.V.
Calle Méndez No. 501 Zona Centro Jaumave
Tamaulipas, C.P. 087930

Teléfono: (832) 336 0099
aloejaumave@prodigy.net.mx
aloesales3@aloejaumave.com

Productos que cultivan: aloe vera.

 

Chiapas:

Aminta Barrios Chun / Café Jofa
Calz. 21 de agosto S/N, Col. Nueva Maravilla
Motozintala, Chiapas, C.P. 30900
cafejofa@hotmail.com

Productos que cultivan: café tostado, café molido.

Batsil Maya S.de  R.L.
Calle Aldama 13 Col. Centro Chilon, Chiapas, C.P. 29940

Teléfono: 01 91 96710172 y 045 91 91063256

Fax 01 91 26710021

batsilmaya@gmail.com  
www.batsilmaya.org

Productos que cultivan: café y miel.

 

Toluca:

Café a mano
Av. Toluca 11245, col. Olivar de los Padres
Álvaro Obregón, C. P. 01780, México, DF

46125720 Nxt.

renel_landa@yahoo.com.mx
www.twooceanscoffee.com

Productos que cultivan: café árabe lavado y natural.

 

Quintana Roo:

Apicultores Mayas de Mani S.C. de R.L.
Km. 5 Carr. Fed. Felipe Carrillo Puerto-Mérida
Q. Roo, C. P. 77200

Teléfono: 045 (999) 900 7830
gerencia@ekoapis.com
www.ekoapis.com

Productos que cultivan: miel de abeja orgánica y convencional.

 

Colima: 

Babo Yaro S.C.
Carretera La Caja-El Remate Km. 3
Comala, Colima, C. P. 28987

Teléfonos: 01 312 3155211    045 312 1322808
contacto@baboyaro.com.mx
baboyaro@baboyaro.com.mx
www.baboyaro.com.mx

Productos que cultivan: (Ním), aceite de semilla Babo Yaro (Ním) y ajonjolí, productos y aceite de coco, pan integral estilo europeo artesanal.

 

Aquí puedes encontrar una lista más completa de lugares que comercializan productos orgánicos, tanto en provincia como en la ciudad de México.



¿Vives en un departamento? Mira estas 11 formas en que puedes cuidar al medio ambiente desde tu hogar

Si vives en la ciudad también puedes ayudar a proteger el medio ambiente y, de paso, ahorrarte algunos gastos domésticos.

Si bien, históricamente, la vida urbana se construyó a partir de cierta oposición tácita o abierta a la naturaleza o la vida rural (“la vida en los bosques”, como la llamó Thoreau), actualmente esa dicotomía resulta insostenible. De hecho puede decirse que es la naturaleza y el medio ambientes quienes reciben la factura de los hábitos y las demandas de las grandes metrópolis, signados por el consumo desmedido e irreflexivo, por las necesidades creadas y por otras prácticas derivadas de la industrialización de la cotidianidad.

Por fortuna, así como cada uno de nosotros es parcialmente responsable de dichos efectos adversos, así también tenemos la posibilidad de revertirlos, incluso viviendo en un pequeño apartamento adonde, podría pensarse, no llegan los problemas ambientales.

Hace un par de días el sitio treehugger publicó 11 sencillas recomendaciones para contribuir en el cuidado del entorno desde nuestras acciones diarias, ese margen que sin importar el tamaño o el impacto potencial que tenga, es útil desde el momento mismo en que se aprovecha a favor de esta causa. Un beneficio añadido es que estos pequeños cambios también podrían ahorrarte algún dinero de tus gastos domésticos.

Sin más, compartimos el listado, pidiéndote que, si es posible, también lo hagas circular para que más personas se den cuenta de que todos podemos hacer algo para cuidar ese hogar compartido que llamamos planeta.

1. Apaga y desconecta

A veces, sin razón aparente, un foco se queda encendido en una habitación donde no hay nadie. Más común es que aparatos como impresoras, estéreos, cafeteras eléctricas o computadoras permanezcan conectada a la corriente aunque no se utilicen, gastando lo que se conoce como “energía fantasma”, pues aun apagados estos aparatos consumen electricidad. ¿Cómo evitar este desperdicio? Simple: solo apaga y desconecta.

unplug_yourself.jpg.492x0_q85_crop-smart

2. Regula tu temperatura, no la de todo tu apartamento

Los sistemas de calefacción se encuentran entre los dispositivos que más energía consumen y, por lo tanto, más afectan al medio ambiente. En casa, si tenemos frío o calor, nos puede parecer sencillo solo levantarnos y encender alguno de estos aparatos, sin considerar que cuesta más regular la temperatura de toda una habitación que la de nuestro propio cuerpo. Quizá baste con ponerte un suéter (o con quitártelo), con usar pantaloncillo cortos y abrir las ventanas (o cerrarlas), con beber un vaso de agua fría o una taza de café caliente, o con emplear alguna de estas 8 maneras de mantener el calor en tu casa en un día helado.

3. Cambia a bombillas LED

Actualmente, la tecnología LED permite que un foco tenga una duración mucho más extensa que otras bombillas del mercado (hasta 25 veces más que una de tipo incandescente). Su popularidad también ha provocado que sean más baratos, por lo que son una excelente alternativa de iluminación para el hogar.

fruta

4. Consume alimentos de temporada y locales

A diferencia de los productos de importación, los alimentos de temporada y locales carecen de los altos costos ecológicos de transportación que sí tienen aquellos. Además, habitualmente su precio es menor y su consumo implica el apoyo a las economías locales. En general recuerda siempre tomar conciencia de tu consumo, un ámbito que si bien ha provocado mucho daño, también es clave para propiciar beneficios.

5. Come menos carne

Si comes carne más 4 o5 veces por semana, podrías probar a cambiar una de esas ocasiones por un platillo hecho con lentejas, habas, frijoles o soya, leguminosas con alto contenido proteínico que fácilmente puede sustituir lo que se obtiene de un bistec o una pieza de pollo. Como sabemos, la cría intensiva de ganado afecta de manera notable el medio ambiente y, en términos domésticos, un plato de lentejas es notablemente más barato que un filete.

6. Deja de comprar agua embotellada

Consumir agua embotellada es uno de los hábitos más lesivos para el medio ambiente. Además de que alienta a que voraces empresas como Nestlé continúen saqueando los recursos naturales del mundo, la basura generada inunda los depósitos de las grandes ciudades, mina tu bolsillo (pues en promedio cuesta 200% más de su valor inicial) e incluso te puede enfermar por el plástico en que se envasa. A cambio puedes invertir en un buen filtro o probar alguna una alternativa natural de purificación, además de utilizar un recipiente reutilizable para tu consumo diario (por ejemplo, una botella de acero inoxidable).

7. Planifica tus comidas

Desperdiciar comida no solo implica que una parte de tu dinero se va directamente al cesto de la basura, sino también que todos los recursos empleados en esas zanahorias que se pudrieron en tu refrigerador, el agua y el trabajo de los campesinos, los abonos y el combustible de las máquinas que las hicieron llegar hasta tu casa, también se invirtieron en vano. Haz un plan real de lo que vas a comer durante la semana. Sé responsable en tus compras. Al respecto te recomendamos el artículo “Inicia tu propia revolución contra el desperdicio de comida”.

clothes_line.jpg.492x0_q85_crop-smart8. Seca tu ropa al aire libre

¿Por qué usar una secadora automática de ropa si ahí están el sol y el viento? Cuelga tu ropa en el exterior y ahórrate la electricidad o la cuenta de la lavandería.

9. Camina o usa la bicicleta, o recurre al transporte público

Hay trayectos que puedes recorrer por ti mismo, sea caminando o a bordo de una bicicleta. Ir al trabajo, al súper, a visitar a un amigo. Otros más largos los podrías hacer en transporte público. Piénsalo. No gastarás en gasolina o en estacionamiento, mejorarás tu salud e incluso tu ánimo.

10. Compra productos de segunda mano

Algunas de las cosas que de pronto necesitas en casa no necesariamente tienes que comprarlas nuevas. Quizá en una venta de garaje encuentres una mesa como la que estabas buscando, o en un mercado de pulgas se venda el cuadro de una bicicleta en perfecto estado con el que puedes empezar a armar la tuya. De esta manera evitas que algo todavía útil se deseche. Mira esta lista de 5 cosas que debes pensar dos veces antes de comprarlas nuevas.

11. O consíguelos gratis

Con cierta frecuencia amigos y familiares tienen cosas que no utilizan e incluso permanecen olvidadas en un clóset de su casa, juntando polvo sin que nadie les saque provecho. Pregúntales y quizá estarán encantados de obsequiártelos o prestártelos por un tiempo. O quizá eres tú quien puede realizar este gesto de cooperación. Mira a tu alrededor y piensa en el amigo que recién se mudó a una nueva casa. Quizá él o ella necesiten ese librero que en la tuya está vacío.

Observatorio

Seguimiento a los asuntos ambientales y de ecología más urgentes de México.

Biblioteca Ecoosfera

Una compilación de lecturas (libros, ensayos, etc) disponibles en PDF sobre temas como sustentabilidad, medioambiente y salud.

Ir a Biblioteca