El amor natural en el reino animal

Charles Darwin en su texto sobre El origen de las especies plantea el tema del amor en los animales.

Estamos seguros que por lo menos una vez en tu vida has tenido la oportunidad de ver algún animal mostrando su afecto hacia otro, sea este de su misma especia o no.

Contrario a lo que muchas personas creen, los animales son capaces de sentir amor y no está relacionado con la necesidad inmediata de copular. Algunos estudios demuestran que no es un sentimiento idéntico al que sienten los seres humanos, pero sí es una muestra de afecto. Después de todo, nadie puede definir qué es el amor y si es un sentimiento igual para todos, incluso en el reino animal.

Helen Fisher, investigadora del amor de la Universidad de Rutgers, reveló que las características del amor romántico como lo viven los seres humanos a nivel físico y de comportamiento también se encuentra en el mundo animal.

Un claro ejemplo es el cortejo, donde el macho exhibe sus cualidades. Estas demostraciones ante las hembras son diferentes de acuerdo a cada especie, pero todas representan un juego de seducción donde se destaca la agilidad y fuerza o caricias y gestos, cantos, vuelos y exhibiciones centradas en la belleza, todo para que la hembra lo escoja como su pareja ideal.

Charles Darwin en su texto sobre El origen de las especies plantea el tema del amor en los animales. Darwin sostenía que las aves se enamoran unas de otras y que animales de especies superiores comparten pasiones, afectos y emociones similares, incluso las más complejas, tales como los celos, la sospecha, la emulación o la gratitud.

En algunas especies la relación es tan profunda que cuando fallece uno de los dos miembros de la pareja el otro puede llegar a enfermar de pena, incluso hasta morir. Esto no pasa sólo a nivel de pareja, ocurre también entre hermanos y miembros de la manada.

Por ejemplo, los elefantes lloran la muerte de sus seres queridos. Cuando un elefante está muriendo, otros dentro y fuera de la familia realizan comportamiento de ayuda y apoyo.

Además, los humanos no son los únicos que saben besar. Los chimpancés, los zorros, las palomas y otras especies de animales también lo hacen, en varias ocasiones y con distintos significados.

Y si hablamos de fidelidad, podemos aprender mucho de las aves, ya que son la especie más fiel de la tierra. El cisne, los albatros, las tórtolas, las lechuzas, los gansos, el cóndor, la grulla, el águila y el buitre son algunos de los que se juran amor eterno.

No está de más aprenderte la táctica de amor que utiliza tu animal favorito y estrenar amor en este mes de febrero.

COLABORACIÓN DE EARTHGONOMIC MÉXICO, A.C. Nuestra misión es fomentar el desarrollo de la sociedad en armonía con el entorno natural y el respeto a los seres vivos. Para más in información visita: www.earthgonomic.org @Earthgonomic y /Earthgonomic



El hielo del Ártico está más vulnerable de lo que creíamos

El problema del flujo de las aguas deshieladas es que desprotegen la zona polar de los océanos más cálidos, provocando fracturas y derretimiento de la mayoría de los glaciares.

En los últimos años ha surgido la preocupación ante el deshielo de los polos debido al calentamiento global. Poco a poco se ha tratado de investigar a profundidad las causas, consecuencias y medidas de prevención para enfrentar esta crisis global. Un ejemplo de ello es la investigación realizada por The Earth Institute de Columbia University, desde el siglo XX, en la cual se surgiere que la Antártica es más vulnerable ante los próximos aumentos de temperatura de lo que se solía creer. 

Para llegar a esa conclusión, los científicos grabaron los canales de agua deshielada para tratar de encontrar la distancia que recorrían y el tiempo que hacían para llegar a los océanos. Los resultados no fueron gratos. En palabras de Jonathan Kingslake, glaciólogo y miembro de la investigación, “Esto no es el futuro. Se está expandiendo ahora mismo y ha sido así en las últimas décadas.” 

Anteriormente se creía que el agua deshielada se quedaba en la zona; sin embargo la investigación demostró que estas aguas se mueven a lo largo de la superficie de la Antártica recorriendo grandes áreas. En total, hay 700 canales y lagunillas que recorren desde 121 km hasta 604 km a 1 300 metros sobre el nivel del mar. Suponen sitios en donde se pensó que era imposible el flujo acuífero y que, pese a la lógica física, pueden llegar a formar cascadas; como la que se encuentra en Nansen Ice Shelf, con una altura de 122 metros. 

Estas aguas deshieladas usualmente se congela de nuevo en invierno, sin embargo en los últimos años se ha vivido una pérdida considerable de hielo debido al calentamiento global. Esto quiere decir que hay ahora más agua deshielada de la que se vuelve congelar, y conforme las temperaturas aumenten, continuará el mismo curso de deshielo ocasionando numerosas crisis en el planeta. 

 

El problema del flujo de las aguas deshieladas es que desprotegen la zona polar de los océanos más cálidos, provocando fracturas y derretimiento de la mayoría de los glaciares. En otras palabras, estas aguas deshieladas dejan expuestos y en vulnerabilidad a los polos; como muestran las zonas rojas de la imagen a continuación:

 Más en Ecoosfera: 

¿Qué está pasando en el Ártico? Conoce la campaña para proteger esta zona de las voraces petroleas

Un albúm lleno de recuerdos: el mundo Ártico que pronto dejará de ser (FOTOS)

Victoria ciudadana: Shell se va del Ártico indefinidamente



Correr una hora prolonga la vida siete horas, estudio

Según un nuevo estudio realizado por el profesor de kinesiología en la Iowa State University, Duck-chul Lee, correr durante una hora prolonga la esperanza de vida incluso siete horas.

Salir a correr es una de las actividades físicas con mayor número de beneficios tanto corporales como psicoemocionales: incrementa los niveles de endorfinas y serotonina, brindando mayor estabilidad en cada uno de los sistemas corporales y en la salud psicológica de la persona que lo practica; ayuda a la digestión, y por tanto a absorber con mayor facilidad los nutrientes de los alimentos y a desechar todas las toxinas que se encuentran en el cuerpo; entre otros. Según un nuevo estudio realizado por el profesor de kinesiología en la Iowa State University, Duck-chul Lee, correr durante una hora prolonga la esperanza de vida incluso siete horas y previene tanto enfermedades como muerte prematura. 

Para llegar a esta conclusión tan específica, Dr. Lee realizó un análisis en el que comparaba la esperanza de vida entre no corredores y corredores, encontrando que los últimos tendían a vivir tres años más que los primeros –aún si corren lento o esporádico y fuman, beben o tienen sobrepeso–. Lee retomó un estudio elaborado hace aproximadamente tres años en el que se indicaba que correr diario durante cinco minutos se correlacionaba con la prolongación de vida. De modo que para analizar la relación necesitaba primero que nada establecer los factores de mortalidad y ejercicio, y luego recolectar la información de los voluntarios a una grande escala. 

Conforme se fue realizando el análisis, Lee encontró que una persona corredora –frecuente o no– disminuía el riesgo de una muerte prematura hasta un 40 por ciento, controlando factores como el tabaco, bebidas alcohólicas, problemas de salud como hipertensión u obesidad, de ataques cardíacos en un 25 por ciento y de muertes en un 16 por ciento. Y no sólo eso: los investigadores calcularon que correr regresaba estadísticamente más tiempo en la vida de las personas que la que les hacía consumir. Estimaron que un corredor típico pasa menos de seis meses en correr dos veces a la semana durante 40 años, y poseía un incremento en la esperanza de vida de 3.2 años; es decir que una hora de correr alarga la esperanza de vida siete horas. 

Dr. Lee agrega en su estudio que estas adiciones “no son infinitas”; correr no vuelve inmortal a las personas pero reduce los efectos de la vejez y mejora la calidad de vida. 

 



Guía práctica para desintoxicar la mente

Como medida preventiva, la desintoxicación mental ayuda a liberar la psique dela rumiación de estas creencias irracionales.

En los últimos años se han popularizados los programas y alimentos detox; todo aquello que elimine las toxinas del cuerpo que se han acumulado por estilos de vida, alimentación y sedentarismo. Se volvieron una especie de mainstream conforme las personas buscaban casi desesperadamente un bienestar. Sin embargo, ¿de dónde proviene el bienestar?

Hay especialistas –médicos, psicólogos y psiquiatras– que consideran que la salud en general no es sólo la ausencia de enfermedades orgánicas, sino la experiencia de plenitud tanto física como psicológica en el día a día. Por tanto es importante no sólo realizar programas detox para liberar las toxinas de la sangre, también las que se encuentran en la mente y son capaz de limitar nuestro pensamiento, vida y vínculos afectivos. 

Desintoxicar la mente significa ser realista con las creencias en torno al autoconcepto –cómo eres–, la manera de percibir y de reaccionar al mundo exterior, el cómo se cuentan para uno mismo las vivencias, etcétera. Si los pensamientos que surgen son negativos –limitantes, denigrantes o sencillamente malos–, entonces tanto la narrativa de sí como la forma de vivir tendrá la misma dinámica. Incluso los malestares se vuelven repetitivos: “No soy lo suficiente para…”, “Las personas no me respetan…”, “Siempre tomo las decisiones equivocadas…”. Esta enfermedad psicológica terminará impactando negativamente al cuerpo, hasta intoxicarse y enfermarse. 

Como medida preventiva, la desintoxicación mental ayuda a liberar la psique dela rumiación de estas creencias irracionales. Para lograrlo, es importante seguir los siguientes pasos: 

Tomar consciencia que estamos estancados

La repetición de las mismas creencias, circunstancias, eventos, recuerdos, sentimientos, bloquean la habilidad de evolución. El arrastrar el pasado a nuestro presente sólo provoca la prolongación del sufrimiento, incapacitando vivir nuestras vidas en el aquí y el ahora y dificultando el proceso de aprendizaje de lo que estamos experimentando. Es como si la continua repetición de patrones fuera capaz de robarnos nuevas vivencias y, por tanto, una vida. La solución es, paso a paso, recordar que el pasado está en el pasado, y que en el presente hay una inmensa posibilidad de forjar nuevos recuerdos mediante las vivencias de la cotidianidad. 

Aprender a callar los pensamientos

La dificultad de disfrutar el momento en el aquí y en el ahora se debe a la intoxicación de la naturaleza humana. El aprender a disfrutar del silencio mental mientras se toma el sol de una tarde de primavera, dejando a un lado los pendientes, las preocupaciones, el agobio, las responsabilidades, ayudará a liberar toxinas mentales. Hay que pasar por un proceso de entrenamiento para identificar los pensamientos y que el pensar sobre los pensamientos es pensar; por ello, una vez que se tome consciencia de ello, es importante regresar a enfocar la atención en las sensaciones corporales. 

 

 

Disminuir la velocidad del pensamiento

¿Cuántas veces no ha pasado que del camino de trabajo a casa, vamos inmersos en el pensamiento y no nos damos cuenta de lo que hay alrededor hasta que se llega a la puerta de la recámara? Ser capaces de tomar consciencia de los pensamientos, analizarlos y revalorizarlos puede ayudar a disminuir su velocidad; y por tanto también a reducir el agobio del exceso y la angustia que pueden llegar generar. Esto es posible alternando con la toma de consciencia de las sensaciones y emociones. 

 



El resultado de una hermosa amistad entre una niña y su becerro huérfano (FOTOS)

“Hasta que no hayas amado a un animal, una parte de tu alma estará dormida” Anatole France

 Cuando el escritor francés Anatole France llegó a decir en su época, “Hasta que no hayas amado a un animal, una parte de tu alma estará dormida”, generó una importante reflexión sobre el trato hacia los animales. Es decir que más que verlos como seres vivos que existen en función de las ambiciones humanas, son también seres con derechos y necesidades propias que requieren cuidados y atenciones. 

De alguna manera se les otorgó la capacidad de sentir emociones semejantes a los humanos: se desarrollaron y aceptaron derechos que protegerían a los animales de un trato cruel por parte de los humanos, así como de tratos excesivamente humanos –en el caso específico de los “hijoperros”–; se buscaron herramientas y métodos de entrenamiento éticos  que facilitaran su óptima vivencia dentro de una sociedad humana. Pero sobre todo, se aprendió a cultivar un vínculo de afecto y cuidado que trasciende con los límites entre especies. 

Un ejemplo de este cariño tan particular entre humanos y animales es el de la pequeña de dos años, Kinley Rae, y de su becerro. En el momento en que Lacey Rae Gray, madre de la niña, tomó la decisión de adoptar al becerro, nunca se imaginó que estaba “adoptando a un hermano menor” para su hija. Cuenta Lacey a The Huffington Post, que en el momento en que el becerro se quedó huérfano, aceptó cuidarlo pensando que rescataría a un animal para ser su “mamá”. Lo nombró Molly Moo Moo, y se convirtió en un integrante más de la familia. 

Kinley se acercó a Molly Moo Moo y en ese momento “Ella quería acariciarla. Salir a caminar con ella. Alimentarla. Leerle un libro la primera noche. Era un libro que hace ruidos sobre Dory y Nemo, en donde apretaba los botones y al escuchar los sonidos le hablaba a Molly: ‘Escucha. Es Dory’. Eso lo ha hecho por su cuenta. Pienso que serán mejores amigas, y estoy segura que ya lo son.” Desde entonces Kinley ha estado siempre cerca de Molley, intenta siempre caminar juntos, acariciarla y darle besos en sus orejas o nariz. 

Te compartimos las fotografías que son testigos de este hermoso vínculo entre especies:

 



Estas fotos muestran la maravillosa amistad entre un oso, un tigre y un león

De bebés, los tres estaban desnutridos, plagados de parásitos y atemorizados. Fue entonces cuando los encontraron y llevaron al santuario. Se curaron juntos.

¿Quién se hubiera imaginado que Baloo y Shere Kan, del Libro de la Selva, hubieran sido amigos inseparables? En el santuario animal Arca de Noé en Georgia, EE.UU., estos animales, más un león llamado Leo, han mantenido una amistado a lo largo de trece años.

Cuando eran cachorros, los tres fueron rescatados de un traficante de drogas que los mantenía como mascotas. Los tres llegaron de diferentes continentes, y los tres realmente buscaron el afecto de los otros. De acuerdo con Allison Hedgecoth, la gerente del santuario, “ellos siempre juegan juntos”.

De bebés, los tres estaban desnutridos, plagados de parásitos y atemorizados. Fue entonces cuando los encontraron y llevaron al santuario. Se curaron juntos. Desde entonces se forjó la quintaesencia de la amistad y el amor –que no implica barreras entre especies ni fuerzas–. Te compartimos unas fotografías de esta hermosa amistad:

Observatorio

Seguimiento a los asuntos ambientales y de ecología más urgentes de México.

Biblioteca Ecoosfera

Una compilación de lecturas (libros, ensayos, etc) disponibles en PDF sobre temas como sustentabilidad, medioambiente y salud.

Ir a Biblioteca