¿Cómo mejorar el aprendizaje? Consejos de la neurociencia para lograrlo

De acuerdo con un reciente estudio de Nature Neuroscience, se requiere un poco de manipulación de los neurotransmisores, forzado por la práctica, para fortalecer el aprendizaje en el día a día.

El aprendizaje, junto con la atención y la memoria, ayuda al ser humano a desarrollar numerosas herramientas para la supervivencia y la cotidianidad. Y de acuerdo con un reciente estudio de Nature Neuroscience, se requiere un poco de manipulación de los neurotransmisores, forzado por la práctica, para fortalecer el aprendizaje en el día a día. 

Para los investigadores, el comprender el efecto del sobreaprendizaje sobre el desarrollo de un nuevo recurso, fue un proceso vital para un mejor entendimiento del cerebro. Para lograrlo dividieron en dos grupos a los voluntarios. 

El primero fue expuesto a ejercicios de aprendizaje sobre un tema, al haber mejoría en la habilidad en práctica tomaban un descanso de 30 minutos y regresaban para más ejercicios de aprendizaje sobre otro tema. Al día siguiente realizaban una post-prueba, en donde los individuos tenían buenos resultados en último tema practicado y pésimos en el primero. Estos resultados fueron como si el grupo no hubiese sido entrenado en nada.  En palabras de Takeo Watanabe, profesor de Ciencias Cognitivas, Lingüísticas y Psicológicas en Brown University, en EE.UU., y autor del estudio, “Cuando uno deja de entrenar inmediatamente después de haber adquirido una habilidad nueva, el área del cerebro asociada con esta habilidad aún es plástico”. Es decir, débil. El cerebro es flexible y se adapta en función del aprendizaje de nuevas herramientas; por lo que si uno se detiene justo después de haber adquirido una de ellas, el cerebro está en un estado plástico, en un estado “preparado-para-el-aprendizaje”, y absorberá la información del segundo conocimiento –y no del primero–. 

El segundo grupo practicó el tema por más tiempo y más repeticiones, un descanso de 30 minutos y un nuevo tema que aprender. Al día siguiente, en el post-test, los individuos obtuvieron mejores resultados en aquellos temas que pasaron un poco más de 20 minutos extras en practicar, sin que un tema pudiese interferir con el otro. 

De modo que aunque el primer grupo no “sobreaprendió”, tuvo un mejor resultado en el último tema; el segundo mostró un una mejoría global con un lapso mayor de práctica y aprendizaje. Para comprender las causas, Watanabe y sus colegas realizaron fMRI, escanografías del cerebro mediante el registro de oxígeno; es decir que requirieron ver las áreas cerebrales que se activaban usando más oxígeno, carbono y nitrógeno –traducido en la presencia de neurotransmisores– permitiendo deducir cuáles químicos incrementan en niveles durante el proceso de aprendizaje.

Fue así que repitiendo el experimento con la máquina MRS, con dos cambios principales –uno, que los dos grupos estarían entrenando la misma cantidad de veces sin el segundo entrenamiento; dos, antes y durante tanto del entrenamiento como la prueba se estaría escaneando la actividad cerebral. El resultado fue sorprendente: si uno no “sobreaprende”, el cerebro consigue niveles altos de glutamato-dominante –el cual facilita al cerebro a entrar en modo plástico o “preparado-para-el-aprendizaje”–; pero si se sobre carga de información, los niveles de glutamato disminuyen y los de GABA incrementan –encargado de estabilizar el cerebro–. Para Watanabe, “Si se sobreaprende la habilidad, el estado del cerebro cambia muy rápido de ser plástico a estable”, lo cual significa que el cerebro tiene más tiempo de “congelar” la habilidad previniendo de olvidarla. 

Es decir que para aprender un tema es recomendable “sobreaprender” –repetir y repetir– la base para comprender así lo complejo. Si bien se dice que hay un riesgo del olvido con el paso del tiempo, la realidad es que existen numerosas técnicas para mantener el conocimiento en un periodo a largo plazo; como por ejemplo, dar tiempo a que suceda el aprendizaje sin necesidad de mezclar los temas. 



4 maneras cotidianas de reducir la hipertensión

La hipertensión, junto con la hipotensión, puede desencadenar en una serie de enfermedades del corazón o cerebrovasculares.

La hipertensión, junto con la hipotensión, puede desencadenar en una serie de enfermedades del corazón o cerebrovasculares. Ésta se encuentra fuertemente relacionada con dolores de cabeza, fatiga, ansiedad, mareos, náuseas o vómitos, confusión, cambios en la visión, sangrado nasal, entre otros. 

Las principales causas o factores que pueden desencadenar la presión arterial son el bajo consumo de agua, el exceso de sal, un mal estado de los riñones, del sistema nervioso o de los vasos sanguíneos, enfermedades hormonales; tener un estilo de vida cargado de estrés y angustia, obesidad, un antecedente familiar de hipertensión arterial, diabetes y un alto consumo de tabaco. 

Para reducir los síntomas de la hipertensión, te compartimos una serie de consejos: 

– Reduce el estrés practicando yoga, meditación, jardinería y técnicas de respiración para relajarte. Estas prácticas regularán al cuerpo de la ansiedad, por lo que bajará la presión arterial y reducirá los síntomas relacionados con él. 

 

–  El ejercicio físico ayuda a regular entre el 20 y 30 por ciento de la hipertensión. Para este tipo de casos se recomienda realizar ejercicio aeróbico; como subir las escaleras, realizar largas caminatas, andar en bicicleta, nadar, correr durante 15 o 30 minutos, entre otros. Se recomienda ejercitarse al menos cinco días a la semana durante 30 minutos. 
 
– Reduce –e incluso evita– el tabaco y el alcohol. 

 

– Consume la dieta DASH, la cual se caracteriza por: 

1. Verduras (de 4 a 5 porciones al día)

2. Frutas (de 4 a 5 porciones al día)

3. Productos lácteos sin grasa o bajos en grasa, tales como leche y yogur (de 2 a 3 porciones al día)

4. Granos enteros (de 7 a 8 porciones al día y 3 deben ser de granos integrales)

5. Pescados, carnes magras y aves de corral (2 porciones o menos al día)

6. Legumbres, semillas y nueces (de 4 a 5 porciones a la semana)

7. Aceites vegetales (de 2 a 3 porciones al día)

8. Dulces o azúcares agregados, tales como gelatina, sorbete, caramelos duros, jarabe de arce y azúcar (menos de 5 porciones a la semana)

Esta dieta es recomendaba pues hay un consumo de entre 45 y 65 de carbohidratos, entre 20 y 35 por ciento de grasas, y entre 10 y 35 por ciento de proteínas. La dieta DASH ayuda a controlar la insulina y los niveles de azúcar en la sangre a un nivel constante. 

 

 


Descubre aquí cómo puedes ayudar a los pingüinos en peligro de extinción

El proyecto, a cargo de la Association of Zoos & Aquariums –AZA–, resulta en una plataforma que ayudará a reducir los riesgos que se enfrentan frente a las catástrofes del cambio climático.

Desde hace más de una década se advirtió sobre las significativas consecuencias del cambio climático: desastres naturales, sequías, inundaciones, guerras, hambruna, desaparición de hábitats, de ecosistemas y de numerosas especies tanto animales como vegetales. Ambos polos y su biodiversidad se encuentran entre las principales preocupaciones de científicos y ambientalistas; por lo que prevenir una catástrofe, como la extinción de los pingüinos, se ha convertido en prioridad de varios proyectos. 

Un ejemplo de ello son los nidos artificiales para pingüinos que un proyecto en Kickstarter está tratando de implementar para fortalecer su hábitat y reducir los impactos del cambio climático en su medio ambiente. Este proyecto pretende salvar a 25 000 pingüinos de África en riesgo de extinción al crearles un refugio privisional;  ya que, de acuerdo con los investigadores del proyecto, estos pájaros son incapaces de forjar sus propios hogares a base de guano –excremento– pues los humanos lo ocupan como fertilizante. Sin olvidar, por supuesto, que los animales están en constante riesgo de depredación, hambruna, cambios en el hábitat, entre otros. 

El proyecto, a cargo de la Association of Zoos & Aquariums –AZA–, resulta en una plataforma que ayudará a reducir los riesgos que se enfrentan frente a las catástrofes del cambio climático. Para llevarlo a cabo, AZA propuso el proyecto para volverlo ecosustentable mediante el apoyo de la comunidad: mediante la plataforma Kickstarter han reunido 95 000 dólares, aunque están tratando de alcanzar 150 000 dólares para volverlo real. Dale click aquí para apoyar a este proyecto. 



Después de leer esto, querrás usar cada vez más canela en tus platillos

Incorporar un poco de canela a la dieta puede ayudar a enfriar al cuerpo hasta 2ºC, contribuyendo a la mejora de la salud en general.

Afrodisiaco, astringente y condimento milenial, la canela es realmente un ingrediente clásico para numerosos platillos y bebidas tradicionales en diferentes partes del mundo. ¿Cómo olvidar los platillos tradicionales en México, como el agua de horchata y el arroz de leche sin ese toque dulzón de canela? 

De acuerdo con una investigación realizada por científicos de la Escuela de Ingeniería de la Universidad RMIT en Melbourne, en Australia, concluyó que incorporar un poco de canela a la dieta puede ayudar a enfriar al cuerpo hasta 2ºC, contribuyendo a la mejora de la salud en general. 

Mediante el experimento, los investigadores recaudaron los datos de doce cerdos en cuatro secciones: el primero con alimentos de suplementos de 5 gr de canela al día y a una temperatura ambiente de 20ºC; el segundo, alimentos normales –sin canela– y a temperatura ambiente; el tercer, alimentos con 5 gr de canela al día y a temperatura ambiente de 35ºC; el cuarto, alimentos sin canela y a una temperatura ambiente con 35ºC. Y los resultados fueron sorprendentes: mediante cápsulas medidoras de gases, se demostró que la canela mantenía la integridad de las paredes del estómago de los cerdos –aún a temperaturas de sus estómagos hasta 2ºC más bajas que los cerdos–. Al realizar el mismo experimento sobre humanos, el efecto es similar. 

Por tanto, explican los especialistas australianos, la canela ayuda a enfriar el estómago para así reducir el ácido del estómago y la enzima digestiva pepsina, lo cual ayuda a su vez a mejorar el flujo de sangre alrededor de las paredes del estómago y a mejorar tanto la digestión como la salud intestinal. Inclusive se dice que la canela es una alternativa viable para casos con trastornos gastrointestinables. 

Conoce más sobre los beneficios de la canela: 

¿Por qué la canela es ideal para el invierno?

Descubre aquí los sorprendentes beneficios de la canela

 


Descubre aquí los sorprendentes beneficios de la canela

La canela nació en la antigua tierra de Sri Lanka, en donde surgió de un árbol de hoja perenne cuya aroma, suave, puede alcanzar numerosas hectáreas.

La canela ha sido uno de los condimentos más importantes en la gastronomía de numerosas culturas; como por ejemplo, la mexicana. La canela nació en la antigua tierra de Sri Lanka, en donde surgió de un árbol de hoja perenne cuya aroma, suave, puede alcanzar numerosas hectáreas. 

El consumo cotidiano de la canela –ya sea en café, postres, platillos fuertes, entre otros–, provee múltiples beneficios para el cuerpo; como por ejemplo: 

– Ayuda a bajar de peso, activando el metabolismo y los antojos a azúcares. Es una reguladora de los niveles de glucosa en sangre, eliminando el exceso de líquidos y grasas en nuestro organismo.  

– Sube las defensas. Funciona como un antibiótico natural, ayudando a expulsar el frío del cuerpo y a prevenir enfermedades causadas por virus y bacterias. 

– Combate las enfermedades de la garganta. Es antibiótico y antiinflamatorio que permite tratar enfermedades como amigdalitis, afonía, disfonía, etcétera. 

– Mejora la salud de las articulaciones gracias a sus propiedades antioxidantes y caloríficas. 

– Reduce el riesgo de enfermedades cardiovasculares, mejorando la circulación, reduciendo el colesterol, fortaleciendo y regularizando el ritmo de su corazón. 

– Aumenta el deseo sexual. Es considerado como uno de los mejores afrodisiacos naturales, tanto en hombres como mujeres. 

Hace poco investigadores de Rush University Medical Centre, en Chicago, han encontrado que la canela tienen un impacto significativo en el proceso de aprendizaje. Para Kalipada Pahan, líder de la investigación, la influencia de la canela sobre el proceso cognitivo, principalmente el hipotálamo, mejora la organización, generación y recordar las memorias. 

Esto se debe a que la canela reduce la producción de una proteína vital para la formación de memoria, la GABRA5, la cual genera un ‘conducto inhibitorio tónico”. Cuando se metaboliza la canela dentro del cuerpo, se convierte de benzoato de sodio, el cual es usado como droga para tratar el daño cerebral. Es decir que la canela reduce la producción de GABRA5, mejorando la memoria, la plasticidad neuronal y el incremento del aprendizaje: 
 
En el estudio, un poco de canela se metaboliza en benzoato de sodio, el cual entra al cerebro y detiene dos proteínas –que conllevan al Parkinson y DJ-1–, que afectan el tejido a causa de la enfermedad de Parkinson. La canela también normaliza los niveles de neurotransmisores y mejora el funcionamiento motor. 

Es decir que en caso que tengas dificultades para aprender, un poco de canela puede ayudar. 

 


¿Podemos aprender mientras dormimos?

Se cree que las ondas lentas que se registran en el cerebro mientras dormimos, actúan como un eco en la data de la memoria que se retoma a la hora de despertar.

Dormir no sólo brinda un placer excesivo, también una diversa lista de beneficios para el cuerpo y la mente: renueva las células corporales, refuerza los procesos congitivos como la memoria y el aprendizaje, regula las emociones y el estado de ánimo, e inclusive reduce el riesgo de contraer enfermedades graves.

De acuerdo con las últimas investigaciones del neurocientífico Jordan Lewis, dormir ayuda tanto a recuperar energía invertida en las actividades diurnas, como a potencializar el aprendizaje y la memoria mientras se está en los brazos de Morfeo. Se cree que las ondas lentas que se registran en el cerebro mientras dormimos, actúan como un eco en la data de la memoria que se retoma a la hora de despertar.

En palabras de Lewis, las ondas lentas durante el sueño profundo forman una especie de consolidación de la memoria de corto y largo plazo: “Durante el sueño profundo, el cual suele suceder durante la primera mitad de la noche, las células del cerebro están altamente sincronizadas. Cuando se mide el sueño con electrodos pegados al cuero cabelludo, el sueño profundo aparece con oscilaciones de amplitudes largas y lentas.”; lo cual es un fenómeno ideal para el proceso del aprendizaje.

Por decirlo de algún modo, el cerebro desarrolló un mecanismo increíble que facilita numerosos procesos cognitivos, principalmente el del aprendizaje y la memoria. Así que si estás en época de exámenes académicos o en entregas importantes en el trabajo, lo indispensable será dormir las horas con las que tu cuerpo esté cómodo y vital.

También en Ecoosfera:

7 errores que están afectando tu sueño (INFOGRÁFICO)

¿Qué tanto afecta a nuestro cuerpo la falta de sueño?

¿No puedes conciliar el sueño? Estos 5 consejos te pueden ayudar

¿Por qué hoy debes dormir las horas que necesitas?

Observatorio

Seguimiento a los asuntos ambientales y de ecología más urgentes de México.

Biblioteca Ecoosfera

Una compilación de lecturas (libros, ensayos, etc) disponibles en PDF sobre temas como sustentabilidad, medioambiente y salud.

Ir a Biblioteca