Close

¿Quién fue el primer gato en llegar al espacio exterior? (VIDEO)

Existen pocos pero muy variados animales que han llegado a trascender la historia de la humanidad; entre ellos se encuentran Lucy, el eslabón perdido de la Prehistoria, y Laika, la perra rusa que mandaron al espacio exterior. Y hay otros que, pese haber realizado una importantísima labor al servicio de la comunidad, permanecen olvidados en la oscuridad del pasado; un ejemplo de ello es Félicette, la primera gata que viajó al espacio exterior. 

Era el año de 1963, cuando el Centro nacional de estudios en Francia planeó mandar a un gato llamado Félix al espacio; no obstante, el día del lanzamiento, el gato escapó y fue cuando Félicette entró en el juego. Una gata dueña de las calles se convirtió en un astronauta en el cohete Véronique AG1 durante 15 minutos. 

Una vez que regresó a la Tierra, los científicos de Education Center of Aviation and Medical Research –CERMA– decidieron estudiar el cerebro de Felicette: ¿había cambiado algo en él mientras su corta estancia en el espacio exterior? Poco se sabe sobre esos análisis así como el destino de Felicette, pero CERMA aseguró en su momento que esa gatita realizó una “contribución importante en la investigación.”

 

De acuerdo con Robert Pearlman, historiador espacial y editor del sitio web collectSPACE, los animales usados para investigaciones humanas son un evento importante de cómo la historia se plantea: todo comenzó con una competencia entre EE.UU. y Rusia, mandando al espacio exterior primero a animales y después a humanos, para finalmente aterrizar a uno de ellos en la Luna. Pero la idea de mandar primero a animales, como perros, gatos y monos, fue con la intención de investigar los efectos de la antigravedad en un ser vivo: si los animales sobrevivían a las duras condiciones del espacio, también podrían los humanos. O al menos esa era la hipótesis. De ahí surgen Laika, Able y Miss baker. 

¿Se trata de una historia de abuso a animales o de investigación científica? Actualmente asociaciones como la European Space Agency, la NASA e ISS, continúan mandando pocos animales, como ratones y otras especies domesticadas, para contemplar los efectos a largo plazo del espacio exterior en seres vivos. Según Pearlman, “No sé si volveremos a ver que manden gatos o perros al espacio exterior, al menos no próximamente. Hemos evolucionado de realizar pruebas sobre animales para mandar a los humanos al espacio y así comprender el impacto sobre el hombre. Hemos mandado a humanos durante un periodo mayor al de un año. Su rol en ese sentido ya pasó.” 

Félicette, una astronauta improvisada, ganó un lugar especial en los libros de historia; para ello es importante compartir su historia para despolvarla del olvido y volverla, de alguna manera, inmortal.

Ver Más
Close