Estas son las conductas de tu perro que indican cuánto te quiere

Los perros, considerados como los mejores amigos del hombre, poseen la increíble habilidad de comunicarse con el hombre sin necesidad de palabras.

La comunicación, cargada de símbolos y significados, es una herramienta importante para la supervivencia de cada una de las especies en el planeta. Si bien cada especie tiene símbolos específicos para comunicarse, también existen intercambios de información entre especies que podrían considerarse como símbolos universales. Un ejemplo de ello es la comunicación que surge entre humanos y perros. 

Los perros, considerados como los mejores amigos del hombre, poseen la increíble habilidad de comunicarse con el hombre sin necesidad de palabras. Bastarían miradas, saltos, ladridos o invasiones espaciales para darnos cuenta de lo que nuestros perros intentan transmitirnos. Sin embargo, ¿cuáles son los mensajes que manda para decir que te quiere? A continuación te los compartimos: 

– Cuando se te queda viendo atentamente. Al hacerlo, está segregando grandes cantidades de oxitocina –neurotransmisor del amor– y es como si te estuviera “abrazando” con sus ojos. 

– Te trae sus juguetes para jugar. Quizá no hay nada más valioso para él o ella que compartir aquellos objetos que le importan. 

– Prefiere dormir junto a ti. Es un símbolo, para él o ella, de formar parte de una manada, una familia. 

– Cuando se te queda viendo detenidamente cuando comienzas a arreglarte para salir, señalando que está relajado y confía que regresarás a casa. En caso que te extrañe, puede tener conducta destructiva en el hogar. 

ladrido de perro, perro, traductor de ladridos de perros

– Se emociona mucho cuando estás llegando a casa, demostrando lo mucho que te extrañaba. 

ladrido de perro, perro, traductor de ladrido de perros

– Los perros pueden usar sus ojos y lenguaje corporal para decir que te extraña y sus sentimientos hacia ti. Pueden ser signos faciales sutiles, como levantamiento de cejas, para demostrar lo que te importa. 

http://www.connectmydog.com/

 

– Si tu perro busca mimarse cerca de ti es porque te está buscando como su mejor amigo. En especial después de haberle dado su comida. 

– Una manera de darte un abrazo es colocarse cerca de ti, presionándose o apoyarse en contra de tu cuerpo. Si bien un perro puede hacerlo por ansiedad o miedo, siempre buscará a la persona con la que se siente seguro y protegido. 

– Se sientan a tus pies como una manera de protegerte. 

– Cuando te sientas triste o enojado, siempre encontrará la manera de animarte. 



Descifra la conducta de tus perros con estas pistas

Se sugirió entonces que esta respuesta en perros refuerza la conducta moral, donde ellos son capaces de experimentar un rango de emociones e, inclusive, de reconocer estas mismas emociones en otros caninos.

Los perros son increíblemente sinceros en sus movimientos. Sus saltos juguetones, la mirada vivaz y los mordiscos inofensivos, son simplemente una especie de energía positiva que remueve toda nostalgia, congoja o malestar tanto físico como emocional. Es como si sus movimientos, sus miradas y ladridos, revelaran un lenguaje –¿o un código?–, el cual, de acuerdo con Marc Bekoff, profesor de la Universidad de Colorado, implica una conducta primordialmente de… ¿dominación? 

El científico, tras estudiar la conducta animal en los últimos 40 años, encontró un patrón entre los perros, lobos y coyotes: el doblar sus patas delanteras y el de saltar uno encima del otro. Se sugirió entonces que esta respuesta en perros refuerza la conducta moral, donde ellos son capaces de experimentar un rango de emociones e, inclusive, de reconocer estas mismas emociones en otros caninos.

En especial cuando los perros doblan sus patas delanteras bajando la parte frontal, pues puede considerarse como una invitación a jugar. De modo que cuando veas a tu perro realizar esta posición hacia otros perros, quizá lo que está buscando es un compañero de juegos. No se trata de un acto de agresión, sino de una manera de transmitir que… quiere jugar.

play-bow

 

Otro ejemplo que implica una invitación a jugar es cuando el perro está dejando su vientre hacia el cielo. De hecho este acto puede significar más allá de un gesto de sumisión. Estudios realizados en la Universidad de Lethbridge y la Universidad de Sudáfrica demostraron que, aunque no todos los perros giraban, ninguno de los participantes lo hacía para exhibir sumisión ni disminuir el tiempo de los juegos. Parece ser que los 248 perros de la muestra simplemente lo hacían para facilitar el juego y la diversión 

El juego parecer ser realmente más importante en los caninos, pues, de acuerdo con un estudio realizado en 2008, los cachorros machos frecuentemente dejan que la hembra gane durante el juego –aún cuando él sea más grande y fuerte–. De hecho los machos se colocan inclusive en posiciones más vulnerables al ataque, dejando a las hembras la oportunidad de morderlas fácilmente. ¿La razón? Parece ser que crear un vínculo cercano entre sí ayuda al proceso del juego.

 Así que, quizá lo ideal es que dejemos a los animales disfrutar de su dinamismo nato, de lo que mejor pueden disfrutar: de sólo existir en su inocente jugueteo. ¿Por qué? Porque sólo son así. Sin más.

puppies wrestling.jpg.838x0_q80

 



¿Los perros son capaces de sentir emociones complejas?

Al hablar de estas emociones complejas es esencial comprender que, para sentirlas, se requiere la comparación de nuestra conducta o situación con una expectativa social.

La película de Inside OutIntensamente, en español latino– nos demostró cuáles son las emociones básicas que cada ser humano experimenta a lo largo de su vida: alegría, tristeza, temor, desagrado e ira. Son algo natural. Podríamos decir que se experimentan de manera impulsiva. Sin embargo, existen otras, la combinación de estas básicas, que se vuelven realmente más complejas pues requieren de una consciencia emocional o afectiva. Es decir que, mientras que las emociones básicas suceden automáticamente –sin mucho procesamiento cognitivo–, las emociones complejas requieren de una toma de consciencia de sí mismo, tales como la vergüenza, la culpa y el orgullo. En otras palabras, requieren de una reflexión y una evaluación de uno mismo, las cuales son características intrínsecas del raciocinio del humano. Por lo que, ¿qué tan real es que las mascotas sean capaces de sentir vergüenza tras haber tenido una conducta reprochable?

Al hablar de estas emociones complejas es esencial comprender que, para sentirlas, se requiere la comparación de nuestra conducta o situación con una expectativa social. Por ejemplo, cuando uno siente culpa se debe a una especie de reflexión acerca de la violación de una regla social –tuvimos que estar conscientes de esta regla para romperla y entonces sentirnos mal al respecto. Y ahora vemos a perros, en numerosos videos, sintiendo culpa por haber roto una regla social de conducta… Pero, ¿los perros son reflexivos y evaluadores de su propia conducta?

Entre los humanos, los niños empiezan a experimentar la empatía y otras emociones secundarias alrededor de los dos años –edad, la cual, se estima que es la habilidad mental de un perro. Esta conclusión permite comprender que si un perro mantiene la edad mental de un niño de dos años, significa que también mantiene las emociones. Por tanto, los perros tienen claramente emociones y puede ser que algunas de las que se encuentran en adultos humanos.

No obstante, los científicos se cuestionan si lo que realmente sienten los animales es culpa o miedo a una reprimenda. La evidencia de las emociones primarias, como el amor y la felicidad, es reconocida científicamente; pero apenas hay data empírica que afirma que también son capaces de experimentar emociones secundarias como celos y culpa. Por lo que, cuando un perro actúa con culpa, ¿es porque sabe que hizo algo mal o porque está esperando una consecuencia?

Sin darnos cuenta, quizá los animales –como seres sociales– cuenten también con toda una diversidad de emociones para mantener vínculos sociales. Sin embargo se necesita aún una serie de estudios científicos para comprobar que los animales cuentan con funciones cerebrales similares a los humanos, permitiéndonos sentir emociones complejas como la vergüenza, el orgullo y la culpa.

Scientific American explica que  los cerebros de los perros tienen regiones sensibles a la voz y que estas áreas neurológicas se parecen a las de los humanos. Al compartir estas zonas en ambas especies, procesan las voces y las emociones de manera similar. Ambos grupos responden con la misma intensidad de la actividad neuronal al escuchar voces que reflejan emociones positivas –como la risa: “Los perros y las personas, sin embargo, responden más intensamente a los sonidos de sus propias especies”. De modo que, sólo nos queda preguntarnos: ¿los perros son capaces de sentir vergüenza por comer la basura del basurero? Posiblemente. Quizá sólo sea una manera de neurotizar a los animales a manera de humanos… Y hasta que no se pruebe lo contrario, no hace ningún daño pensar que son seres emocionales.



Mira al perro que ha sorprendido a internet aprendiendo a decir “mamá” (VIDEO)

Un poco de risa, los momentos de apego y felicidad nata.

En internet circula toda una serie de videos acerca de las mascotas y sus hazañas: perros saltando eufóricos sobre pilas de hojas secas o gatos aventando un vaso de agua sólo porque sí. Estos videos, publicados por los dueños de las mascotas, pretenden brindar momentos de risa y alegría, haciéndonos recordar que a pesar de todo las crisis ambientales y humanas, existen cosas por las que vale la pena lucha. La risa, los momentos de apego y felicidad nata.

Por esto, en Ecoosfera decidimos compartirles un video que, seguramente, les recordará la belleza de la humanidad:

Cuando una madre en Utah, en EE.UU., decide enseñarle a su hijo la palabra “mamá” al ofrecerle un poco de comida… Sin embargo, nunca se contempló que Patch, el shepherd australiano a lado del niño, también estaría en esa valiosa lección; ya que fue el segundo quien aprendió a decir “mamá” antes que el humano:

 



Estudio demuestra que tu perro percibe si estás alegre o colérico

De acuerdo con la investigación, los perros pueden discriminar las expresiones humanas de enojo y felicidad.

Alegres y entusiastas, los perros se han ganado el apodo de ser “el mejor amigo del humano”. Inclusive, su presencia en un hogar altera la dinámica de una familia, ya que la vuelve más cercana, empática y apegada. Este hecho se vuelve a confirmar con los estudios realizados en la Universidad de Medicina Veterinaria de Vienna, por el veterinario Ludwig Huber.

De acuerdo con la investigación, los perros pueden discriminar las expresiones humanas de enojo y felicidad: “[P]ueden darse cuenta que estas dos expresiones tienen dos significados diferentes, y no sólo puedes distinguirlo de las personas que conocen bien, también de rostros que nunca han visto con anterioridad.”

A través de condicionamientos operantes, los perros lograron aplicar su conocimiento de las expresiones emocionales en humanos: “Parece que los perros asociaron un rostro sonriendo con un significado positivo, y una expresión facial colérica con un significado negativo.” Para descubrirlo, los investigadores les mostraron a los perros unas imágenes donde, tras haber sido entrenados en discriminar ambas expresiones, tenían que elegir según su criterio. Los canes fueron capaces de seleccionar acertadamente más seguido de lo que los investigadores creyeron.

Este estudio logró enfatizar la empatía de estos animales en relación con las emociones humanas: “Tenemos la esperanza de obtener insights importantes en el vínculo extraordinario entre humanos y uno de sus mascotas favoritas, y en la vida emocional de los animales en general.”

De modo que las conclusiones de este estudio abre la puerta a una vasta investigación en el tema de la terapia asistida con animales (TAA), la cual se encarga de desarrollar empatía en pacientes con alguna psicopatología grave o algún trastorno neurológico.



Es posible que los perros sufran de estrés y depresión

Los perros de dueños que pasan mucho tiempo fuera de casa, generalmente sufren de estrés.

Los perros cuyos dueños se encuentran fuera de casa mucho tiempo demuestran signos de estrés como caminar en círculos o de un lado a otro, aullar, defecar e incluso lastimarse a sí mismos.

El Dr. John Bradshaw,  explicó que debido a que los perros están entrenados para interactuar con humanos, se angustian mucho durante las horas de trabajo de los dueños.

ren2

“Los perros tienen un vínculo muy fuerte con los humanos. Es posible entrenar a un perro para que entienda todos tus gestos, pero esperamos que entiendan cuando decimos ‘voy a salir, relájate, muerde un hueso, regresaré pronto’ y no lo entienden.”

[The Telegraph]

Observatorio

Seguimiento a los asuntos ambientales y de ecología más urgentes de México.

Biblioteca Ecoosfera

Una compilación de lecturas (libros, ensayos, etc) disponibles en PDF sobre temas como sustentabilidad, medioambiente y salud.

Ir a Biblioteca