Close

¿Cómo crear un equilibrio entre el Yin y Yang? Estos consejos te ayudarán a lograrlo

Entre dos principios supremos, coeternos, antagónicos e independientes, la doctrina dualista explica el origen y evolución del mundo en función de ambas órdenes. En este dualismo metafísico se ha presentado en numerosas culturas; sin embargo, la más representativa es la china, cuya filosofía utiliza los términos de yin y yang, para indicar la dualidad de todo lo existente en el universo y así dirigirse más allá de dos principios supremos e irreductibles en situaciones aplicables en el día a día. 

Desgraciadamente el yin y yang, indispensables para la esencia humana, pueden estar en ocasiones fuera de balance; provocando una serie de afectaciones a nivel físico, emocional y espiritual; como por ejemplo, confrontaciones entre vínculos afectivos, incapacidad para enfrentar emociones o incluso dificultades para cumplir objetivos. Para dominar el arte de equilibrar las energías de Yin y Yang se requiere desbloquear nuestro Mayor supremo interno, y estas son tres alternativas para lograrlo: 

A través del cuerpo. Para equilibrar las dos energías de Yin y Yang a través del cuerpo es importante estar consciente de cada una de las sensaciones que surjan de él. Para lograrlo se recomienda entrenarse en el uso simultáneo de ambos hemisferio, iniciando desde el uso simultáneo de ambas manos. Se trata de una manera para estar en constante comunicación con uno mismo, sin tener que analizar ni juzgar la respuesta más inmediata de nuestro cuerpo. Aún si ello incluye pasar tiempo para descansar o forzar al cuerpo a hacer ejercicio. Otro método para balancear a través del cuerpo es adoptar las premisas de la Medicina tradicional china y transformar la dieta. En caso de que estés más inclinado hacia el Yin, es mejor consumir más alimentos Yang como huevos, tubérculos y granos.

A través de la mente. La meditación diaria es la mejor manera para equilibrar el yin y yang, mejorando la manifestación de nuestra propia imagen e identidad. La práctica comienza con el cuerpo, sentándose con las piernas cruzadas y las palmas de las manos apoyadas en las rodillas. Durante esta práctica se recomienda visualizar los dos hemisferios trabajando en balance o usando la respiración en cuatro puntos para equilibrar ambos hemisferios del cuerpo. Es probable que se pueda encontrar emociones o pensamientos que nos causen angustia, por lo que lo mejor es convertirnos en observadores de ellos sin permitir que nos afecten en el presente. Es decir que mientras buscamos a nosotros mismos fuera de nuestros miedos, siendo capaces de hablar con nuestras verdaderas necesidades de autocuidado; y una manera de hacerlo es alineando nuestros chakras. Para más información, dale click aquí

chakras

A través del espíritu. La integración y la no dualidad son prácticas que requieren un acto de fe –no religiosa–, que facilite la reestructura de nuestra percepción de la realidad. Para ello, traer a la consciencia la “no-dualidad” significa no sólo comprender que nuestras percepciones de la polaridad son límites que pueden provocar angustia, también ser capaces de ver más allá de nuestras limitantes emocionales para ver empáticamente la de los demás. Este tipo de trabajo incluye realizar un proceso de elaboración de la muerte, de un fin que no tiene un fin sino una continuidad que desaparece la luz y oscuridad, la vida y la muerte, lo masculino y lo femenino. De esta manera, el Yin y Yan pueden moverse a través de nosotros en equilibrio, continuidad y libre de dualidad. 

Ver Más
Close