Pronunciamiento de las Organizaciones de la Sociedad Civil para la 13ª COP del CDB

Queremos enfatizar que estamos en una situación urgente. Trabajemos juntos en acciones contundentes para atender la crisis socio-ambiental actual. Nuestro futuro depende de ello.

Las 148 organizaciones de la sociedad civil que participamos en las consultas y en el Foro de la Sociedad Civil y Juventud en el marco de la 13a Conferencia de las Partes del Convenio sobre la Diversidad Biológica (CDB), exhortamos a las Partes para que:

● Hagan efectivo el derecho a un desarrollo integral y sustentable, adoptando una visión integral en la gestión pública, con enfoque territorial y una coordinación intersectorial efectiva y eficiente, bajo estándares de sustentabilidad ambientales, económicos y sociales.

● Integren la biodiversidad en políticas, programas y acciones de gobierno para todos los sectores productivos.

● Promuevan la transparencia, acceso a la información, participación ciudadana efectiva y rendición de cuentas en el diseño, implementación, seguimiento y evaluación de políticas públicas, así como para el cumplimiento de acuerdos internacionales.

● Respeten los derechos humanos, así como las salvaguardas ambientales y sociales.

● Consideren a las comunidades como aliados en la conservación de la naturaleza y sus servicios ambientales, integrando las perspectivas de género, generacional, étnica y de otros grupos vulnerables.

● Fomenten y apoyen las iniciativas y esfuerzos de integración de la biodiversidad que realizan los diferentes grupos de la sociedad.

● Impulsen patrones de producción y consumo innovadores que integren adecuadamente la biodiversidad.

● Den continuidad a los Foros de la Sociedad Civil como espacios de diálogo permanente en las COP del CDB, que las peticiones derivadas de los pronunciamientos de estos Foros sean presentados ante las partes de la Convención y, que las Delegaciones oficiales incorporen entre sus miembros a integrantes de organizaciones de la sociedad civil.

tortuga-marina-verde

En relación a la integración de la biodiversidad en los sectores productivos, hacemos un llamado a que:

• La agricultura adopte de manera prioritaria prácticas de producción sustentable que garanticen la seguridad alimentaria, que generen beneficios en términos de productividad, competitividad y equidad a lo largo de la cadena de valor. Que aplique el principio precautorio para garantizar la protección de especies nativas y criollas, e implemente esquemas de policultivos que favorezcan la integración y restauración productiva del paisaje rural.

• En lo forestal es elemental posicionar al desarrollo forestal sustentable como prioritario en la agenda pública. Por ello, es central acelerar la implementación de estrategias para evitar la deforestación y degradación forestal; promover una legalidad simple y efectiva; fomentar cadenas de valor competitivas e integrar el valor de los bienes y servicios ambientales del bosque.

• La pesca requiere impulsar el manejo e investigación con enfoque ecosistémico, implementar estándares de sustentabilidad, sistemas de manejo funcionales, así como estrategias para la restauración de pesquerías y ecosistemas. Esto asegurará ecosistemas saludables así como beneficios sociales y económicos para aquellos que dependen de la actividad.

• El turismo requiere el diseño, planeación e implementación efectiva de modelos e instrumentos que aseguren el uso óptimo y la conservación de los bienes y servicios ambientales aptos para su desarrollo; que generen oportunidades de empleos dignos y una distribución equitativa de beneficios a las comunidades.

• La nueva agenda urbana debe reconocer la interdependencia que existe entre los espacios naturales y los urbanos, minimizando los impactos ambientales significativos y maximizando los beneficios sociales, ambientales y económicos que ofrece la biodiversidad.

american-cyanamid-co

Es prioritario fomentar el desarrollo de infraestructura verde en las ciudades.

Por nuestra parte, nos comprometemos a:

• Integrar una Alianza por la Biodiversidad capaz de sumar voluntades, capacidades y liderazgos para impulsar procesos de toma de decisiones incluyentes, equitativos, participativos y transparentes que coadyuven en la integración de la biodiversidad en los sectores productivos y en el bienestar social.

Queremos enfatizar que estamos en una situación urgente. Trabajemos juntos en acciones contundentes para atender la crisis socio-ambiental actual. Nuestro futuro depende de ello.

Organizaciones de la Sociedad Civil participantes:

Abeja y Planta Agricultura y Medio Ambiente, A.C., Agroder S.C., Agroecología Rural Sustentable A. C., Alianza Del Pacífico Por El Atún Sustentable, Alianza para la Sustentabilidad del Noroeste Costero, A.C. (Alcosta), Alternare A.C., Amigos De Abejas Nativas, Amigos De Sian Ka’an A.C., Apoyos Técnicos Profesionales de Chiapas A.C., Asociación Ecológica de la Sierra Picachos, A.C. (AESPAC), Asociación Interamericana para la Defensa del Ambiente (AIDA), Asociación Mexicana de Profesionales Forestales (AMPF), Asociación Regional de Silvicultores de los Pantanos de Tabasco, A.C., Asociación Regional de Silvicultores Indígenas Montañas del Sur, A.C., Atzallan Manantial de la Sustentabilidad A.C., BCSicletos Bioextensionistas A.C., Biofutura, A.C., Causa Natura A.C., Centro de Investigación Científica de Yucatán, A.C. (CICY), Centro de Investigaciones Costeras de la Universidad de Ciencias y Artes de Chiapas (CEICOUNICACH) Sede Tonalá, Centro Mexicano de Derecho Ambiental (CEMDA), Centro para la Diversidad Biológica, Chimalapas Unidos por la Defensa de las Etno y Biodiversidad (CHUDEB A.C.), CIEAA S.C. Como Vamos La Paz Comunicación y Construcción de Alternativas, A.C., Comunidad y Biodiversidad, A.C. (COBI), Conibio Global A.C., Consejo Civil Mexicano para la Silvicultura Sostenible (CCMSS), Consejo De Productores Agroforestales De La Fraylesca A.C., Consejo Indígena de Nuevo León Conservación de Mamíferos Marinos de México, A.C. (Comarino), Conservación del Territorio Insular Mexicano A.C. (ISLA), Conservación Internacional México Consultoría Agroindustrial Integral Contenido Neto, A.C., Construyendo una sociedad sostenible, A.C., Desarrollo Alternativo e Investigación, A.C., Desarrollo De La Cultura Ecológica A.C, Earthgonomic, Ecos de la Tierra Proyectos Productivos y Medio Ambiente, A.C., Emiliano Zapata, Fundación de Estudios e Investigación, A.C., Environmental Defense Fund EPOS A.C., Espacio Autónomo A.C. Especies, Sociedad y Hábitat, A.C. (ESHAC), Facultad de Ciencias Forestales de la Universidad Autónoma de Nuevo León, Facultad de Ciencias Químicas de la Universidad Autónoma de Nuevo León, Fondo de Agua Metropolitano de Monterrey (FAMM), Fondo de Conservación El Triunfo (FONCET), Fondo Mexicano para la Conservación de la Naturaleza (FMCN), Fondo México 2050, Fondo Monarca, Fondo Noroeste, A.C. (FONNOR), Fondo para la Comunicación y la Educación Ambiental, A.C. (FCEA), Fondo Para La Paz Fundación Armando Duvalier, Fundación Cancún ICC, Fundación Desarrollo Sustentable, A.C., Fundación Haciendas del Mundo Maya (FHMM), Fundación Mexicana para la Planeación Familiar, A.C. (MEXFAM), Fundación México Silvestre, Fundación Tarahumara José A. Llaguno, Fundación para el Desarrollo de la Cordillera Volcánica Central (Fundecor), GEA Medio Ambiente y Salud GEODA, Geosistemas y Desarrollo Ambiental Grupo de Ecología y Conservación de Islas, A.C. (GECI), Haciendo Eco Hombre Naturaleza, A.C., Huella Azul, A.C. Instituto de la Naturaleza y la Sociedad de Oaxaca Instituto del Clima Instituto el Mangle Instituto Para El Desarrollo Sustentable En Mesoamérica A.C. (IDESMAC), International University Network on Cultural and Biological Diversity Investigación, Educación, Manejo y Asesoría (IEMANYA Oceánica), Juventud Mexicana Frente Al Cambio Climático, Ka Kuxtal Kanan Kab Protección del Mundo A.C., La Mano Del Mono, Taller escuela de ecología de traspatio Terra+, The Nature Conservancy, Tlahtolli Tlazatzintli Uan Xihuame Campa Meztica Tonalzintli A.C. Tuubenk’óbben S.C. DE R.L. DE C.V., Unión Internacional para la Conservación de la Naturaleza (UICN), Unión de Mujeres Indígenas y Campesinas del Estado de Chiapas, A.C, Unión Nacional de Organizaciones de Forestaría Comunal, A.C. (Unofoc), Universidad de Ciencias y Artes de Chiapas (UNICACH), Vertientes Logros De Vida A.C., Vidas A.C., Voces Ambientales World Resources Institute (WRI), WWF México, Xilema A.C., Yaxche Arbol De La Vida.



¿Por qué las instalaciones de musgo son la solución a la contaminación en las ciudades?

Bajo el concepto de CityTree, estas instalaciones citadinas están cubiertas por musgo, aprisionando cierta materia como óxido nitrógeno y CO2 mientras produce cantidades significativas de oxígeno y refresca el medio ambiente.

Numerosas ciudades del mundo han tenido que adaptarse a la cada vez más creciente sobrepoblación; han tenido que desarrollar nuevas infraestructuras tanto públicos como privados para agilizar el transporte y efectivar la vivencia de millones de habitantes. Desgraciadamente no todas las ciudades cuentan con conceptos y diseños que sean capaces de ser sostenibles tanto con las necesidades humanas como con la resiliencia de la naturaleza. Frente a ello, surge una startup tecnológica llamada Green City Solutions, la cual instala fitros de aire mediante cultivos de musgo. 

Bajo el concepto de CityTree, estas instalaciones citadinas están cubiertas por musgo,  aprisionando cierta materia como óxido nitrógeno y CO2 mientras produce cantidades significativas de oxígeno y refresca el medio ambiente. Cada instalación es alrededor de 3 metros de anchoy 4 metros de alto, en donde hay plantas a lo largo de 2.19 metros de profundidad. Además, es capaz de ofrecer un beneficio ambiental de 275 árboles, absorbiendo 250 gramos de partículas al día y removiendo 240 toneladas métricas de dióxido de carbono cada año. 

De acuerdo con el cofundador de Green City Solutions, Zhengliang Wu, “los cultivos de musgo poseen mucha más área de superficie vegetal que cualquier otra planta. Esto significa que puede capturar más contaminantes.” Y gracias a que cada instalación posee sensores vía Wi-Fi, se puede medir la calidad de aire alrededor de ella: se ha comprobado su efectividad a un bajo costo –cada instalación cuesta alrededor de 25 000– para limpiar el aire. 

 

 

Este tipo de proyectos que busca la ecosustentabilidad de las ciudades proveería numerosos beneficios tanto a la salud general de la población como a la ecología de la región. Varios estudios han comprobado la toxicidad de los contaminantes derivados de los medios de transporte, la basura, entre otros. De modo que incorporar esta tecnología podría ayudar a fortalecer la infraestructura citadina, mejorar el medio ambiente y regular la temperatura de las ciudades. 

 



Vaquita, ¿cómo hemos llegado hasta aquí?

En 1978, P. sinus, fue incluida en la lista roja de la Unión Internacional para la Conservación de la Naturaleza (UICN) (Brownell & Robert. 1983).

Autor: Andrea Tapia García

Vaquita (Phoecena sinus), mejor conocida como vaquita marina. Es una especie endémica del Golfo de California que actualmente se encuentra en peligro crítico de extinción con una población cercana a los 30 individuos. ¿Cómo fue que esta especie llegó a este punto?

El Golfo de California, también conocido como Mar de Cortés, es uno de los mares biológicamente mas ricos y productivos en todo el mundo. Su riqueza ecológica y alta productividad, ha hecho que las actividades económicas aumentaran constantemente a lo largo del Golfo, convirtiéndolo en una región económicamente activa y causando un crecimiento incontrolado de la población (Urban, Rojas, Guerrero, Jaramillo & Findley, 2005).

Este mar es el hogar de cerca de 43 especies de mamíferos marinos, incluida la endémica vaquita. Debido a las diversas e insostenibles actividades humanas, como lo son la pesca, turismo, contaminación y cambio climático; los mamíferos marinos de esta área han sufrido diversas amenazas, logrando disminuir sus poblaciones, en algunos casos a un nivel crítico (Arrellano, Torreblanca & Smith, 2014).

Actualmente la vaquita es el cetáceo más amenazado en todo el mundo. Siendo la causa principal son las capturas incidentales en redes de pesca (Rohr, 2016). Durante las actividades pesqueras, los mamíferos marinos son capturados y mueren. Esto es conocido como captura incidental; y representa un problema para muchas especies de cetáceos alrededor del mundo (Danemann & Ezcurra 2007).

El poner en riesgo a esta especie, nos lleva a cuestionarnos ¿Qué se hizo bien?, ¿qué fue lo que faltó?, ¿queda algo más por hacer?. A partir de estas y otras preguntas, se tratará de dar un panorama sobre el porqué esta especie se encuentra al borde de la extinción.

La vaquita (P. sinus), es el cetáceo más pequeño de todo el mundo con un tamaño cerca de los 140 cm. De acuerdo a Norris y Mc Farland (1958; citados por Urban et al. 2005), su distribución se encuentra limitada a la parte Norte del Golfo de California. Suelen estar en grupos pequeños o solitarios y se calcula una vida media de 20 años, con una reproducción de un individuo cada 2 años. Aunque la edad de madurez sexual ha sido difícil de estimar, se cree que maduran alrededor de los 5 años (Mateos, 2017; Brownell & Robert. 1983; Rohr, 2016; Urban et al. 2005).

La vaquita comparte aguas con un pez conocido como totoaba, también endémico de la región. La vejiga de este pez, al que se le atribuyen capacidades afrodisiacas y medicinales, puede venderse en Asia con un precio que llega alcanzar hasta los 60 mil dólares, consumiéndose principalmente en China (El Universal, 2017). Desde el año de 1942, la pesca furtiva y el tráfico para su vejiga han provocado una pesca incontrolada e ilegal, involucrando tanto a pescadores mexicanos como traficantes estadunidenses (Brownell & Robert. 1983).

El primer reporte registrado de vaquita en una red de pesca data del año 1961 por Norris y Prescott. La captura incidental por las flotas pesqueras en la década de 1970, estaba en el rango de decenas a cientos de vaquitas (Brownell & Robert. 1983). En el año 1975, se declaró la veda permanente para la totoaba; sin embargo, la pesca con redes de enmalle siguieron operando.

En 1978, P. sinus, fue incluida en la lista roja de la Unión Internacional para la Conservación de la Naturaleza (UICN) (Brownell & Robert. 1983). Se contrató personal profesional en áreas protegidas y se desarrolló un plan de manejo (Arrellano et al. 2014). A pesar de esto, las pescas incidentales, no se detuvieron, teniendo un rango de muerte de 32 vaquitas por año (Brownell & Robert. 1983).

En 1993, el Alto Golfo de California y el Río Colorado, son decretados Reserva de la Biosfera. El gobierno especifica la protección legal de la vaquita, complementando las regulaciones de la reserva. Al observar que la población seguía disminuyendo, se realizaron estudios de población que demostraron que el área protegida no coincidía con su distribución. Además, la zona de reserva no contaba con los señalamientos adecuados para la prohibición de pesca.

La International Whale Commission (IWC) basándose en un estudio con una mortalidad de entre 39 y 84 vaquitas en 1995 (D’Agrossa et al, 2000), propuso el cierre de la pesquería de totoaba. Se necesitaba reconsiderar los permisos de pesca, realizar acciones para detener el comercio ilegal de totoaba y desarrollar un plan de protección a largo plazo para la vaquita. En dicho plan necesitaba incluirse educación y alternativas para pescadores, así como acciones de monitoreo (Comité Internacional para la Recuperación de la Vaquita marina [CIRVA], 2014). De no ponerse en marcha, calcularon que la población bajaría durante los siguientes 15 años a 50 individuos (Urban et al. 2005).

En la década de los 90 la gestión de áreas litorales se basaba en un modelo integrador, donde se tomaba en cuenta el desarrollo sostenible junto con la participación pública (Pérez C. 2014). Si se observa el caso de la reserva de Cabo Pulmo en Baja California, resulta evidente que para que un plan de manejo sea exitoso, debe haber una implementación de las acciones por parte del gobierno y las personas afectadas por dicho manejo (Olsen et al 1999).

En el caso del Mar de Cortés, se prohibieron las redes de enmalle, pero sin dar una solución a los pescadores. Los pescadores locales argumentaron que las nuevas redes eran insuficientes para mantenerse y que mientras no se diera una solución eficaz, seguirían utilizando redes de enmalle (CIRVA, 2014).

La CIRVA sostuvo que debido a la falta de medidas eficaces para controlar la pesca, las vaquitas habían seguido un rápido camino a la extinción y que para detenerlo se debían retirar todas las redes de enmalle. (CIRVA, 2014). Después de que Omar Vidal, director de la WWF, comentara que las redes de enmalle eran la razón por la que la población de vaquitas se encontraba encolapso, la SEMARNAT (Secretaria de Medio Ambiente y de Recursos Naturales), comenzó a trabajar en una alternativa para sustituir este tipo de redes, trabajo que hasta la fecha sigue inconcluso. (Zamarrón, 2016).

A pesar de las advertencias, el gobierno Mexicano no realizó las acciones necesarias. Inclusive la IWC afirmó que si el gobierno hubiera seguido las recomendaciones, la vaquita probablemente no se encontraría en esta situación. (CIRVA, 2014). No fue hasta el año 2012, que se realizaron los primeros esfuerzos reales para detener el comercio ilegal (CIRVA,2014). A pesar de los esfuerzos en patrullar las zonas y hacer cumplir las normas, el proceso judicial es descuidado y no se logran las condenas establecidas. Consecuentemente, el comercio ilegal no ha podido ser detenido (Méndez E. 2017). En este punto, el retirar las redes de enmalle era insuficiente, se necesitaba prohibir todo tipo de pesca en la zona (CIRVA, 2014).

Debido a los pocos avances logrados, en el año 2016 se lanzó una iniciativa, donde se buscaba considerar la pesca de totoaba como un delito grave y sin derecho a fianza, con la finalidad de cesar con las redes de pesca de manera definitiva. Actualmente esta iniciativa sigue en proceso de revisión. (Garduño J., 2017).

De acuerdo a la CIRVA en noviembre de 2016 quedaban 30 individuos. Al no poder parar la caza ilegal y al borde de la extinción, científicos han propuesto capturar especímenes y colocarlos en un corral marino. Junto con ayuda de delfines entrenados por parte la marina de EUA, se buscaría localizar los individuos para transferirlos a un estanque temporal, construido dentro de su hábitat.

Sin embargo, aunque este plan pudiera llevarse a cabo, los científicos ven poco probable que la reproducción en cautiverio, pudiera restaurar la población. Este plan de manejo, representa una última alternativa, para evitar la extinción de la vaquita, que requeriría de grandes esfuerzos de manera continua, durante décadas (Mendez E., 2017).

Este caso de pérdida de biodiversidad debido al comercio y el tráfico ilegal, la falta de comunicación entre sociedad y gobierno, y la falta de acciones por parte del gobierno Mexicano, Estadunidense y Chino; deberá tomarse como referencia para poder realizar planes de manejo completos, eficaces e integradores. Se debe ayudar a la gente a ver en una perspectiva diferente. Informarlos, entender sus problemas y entre todos buscar una solución. Sólo de esta manera, los recursos marinos podrán ser aprovechados de manera sostenible; y la conservación y el manejo de recursos, podrán ir de la mano.



¿La alteración en el genoma de las plantas brindará estabilidad a la agricultura ecosustentable?

Para Tester, usar tierras arenosas, agua de mar y una revolución en el genoma de las plantas, ayudará a desarrollar nuevas técnicas que contribuyan a una nueva agricultura global y ecosustentable.

“Imagina un escenario en donde los campos de cultivo, de cebada, quinoa o arroz, puedan crecer en condiciones similares a las de un desierto, con poca calidad de suelo o tierras marginales y estériles”, son las palabras de Mark Tester, profesor de Ciencia de las plantas. Su visión es brindar un futuro estable y comprometedor a la agricultura ecosustentable mediante cultivo básico, irrigado con agua salobre, y así producir la suficiente cantidad de alimentos nutritivos para la población mundial. 

Tester, con la pasión de mejorar el planeta, diseñó y creó el Plan Accelerator en la Universidad de Adelaide en Australia, la cual facilita a los científicos tanto a crecer y observar miles de especies vegetales tomando en consideración los factores genéticos y ambientales que puedan influir la productividad y la salud. Mediante el uso de tecnologías genómicas y genéticas, Tester busca manipular sus genes para proveerles la habilidad de proliferar en zonas marginales con poca condición salina. 

Actualmente se dedica a tres áreas principales para alcanzar su objetivo:  

Primero, deseamos incrementar la tolerancia a la salinidad de zonas de cultivo comunes y difíciles. Por ejemplo, recientemente identificamos un loci –lugar geométrico– genético clave que es responsable del aumento a la tolerancia de sal en diferentes cadenas de cebada y arroz. Segundo, deseamos domesticar a las plantas tolerantes a la sal para que proliferen y se reproduzcan en campos altos aún con condiciones extremas. Recientamente pudimos encontrar la primera secuencia de alta calidad del genoma de la quinoa; y nuestros resultados nos ayudaron a comprender cómo las plantas crecen, maduran y producen semillas, permitiéndonos crear una planta de quinoa altamente productiva y resiliente.

Una vez que se logren estos dos objetivos, Tester planea continuar con un cultivo de irrigación con agua parcialmente desalinada a un costo económicamente viable: “Mucha de la comida del mundo se produce actualmente mediante la irrigación de agua fresca. Esto es completamente poco sustentable, principalmente porque brinda mayores retos ante el cambio climático y el calentamiento de la Tierra. Esta confianza en la irrigación es un gigante durmiente en un cuarto. Es indispensable que trabajemos en una solución para esto.”

Para Tester, usar tierras arenosas, agua de mar y una revolución en el genoma de las plantas, ayudará a desarrollar nuevas técnicas que contribuyan a una nueva agricultura global y ecosustentable. 

 



COP 13: el diablo está en los detalles

“Me cuesta trabajo entender a mis colegas que celebran la declaración del 17% de nuestro territorio como espacio protegido y olvidan que hace poco la CONANP sufrió un grave recorte presupuestal y de personal.”

Cada vez que inicia una reunión internacional sobre medio ambiente, como la COP 13 en Cancún, me surge una profunda curiosidad por saber cómo implementaremos los acuerdos que firmamos con bombos y platillos. Transformar el discurso en acciones concretas que mejoren el estado y aprovechamiento de nuestros recursos naturales no es cosa menor. Más aún, cuando el dinero que destina el gobierno a la conservación va en detrimento. Cualquier estrategia de biodiversidad, política pública o programa de conservación sin un presupuesto asignado es pura demagogia. Me cuesta trabajo entender a mis colegas que celebran la declaración del 17% de nuestro territorio como espacio protegido y olvidan que hace poco la CONANP sufrió un grave recorte presupuestal y de personal. ¿Quiénes se encargaran de gestionar esas millones de hectáreas? Quizás peco de escéptico pero hasta no ver un aumento en el presupuesto de egresos para el sector ambiental podré digerir sus palabras.

México alberga aproximadamente el 12 % de la biodiversidad del mundo. Esto es nuestra mejor arma para enfrentar el cambio climático. No obstante, mantener este escudo de manera intergeneracional conlleva reconocer que la biodiversidad no es un ente aislado sino que está íntimamente relacionado con nuestras poblaciones indígenas y campesinas. México es el país con mayor población indígena del continente americano. Actualmente sobreviven 52 pueblos indígenas, que hablan cerca de 280 lenguas originales, lo cual le confiere a México el quinto lugar mundial por conservación de lenguas vivas. Esta diversidad natural y cultural es nuestra mayor riqueza como nación. No obstante, una ausente planificación de nuestras políticas sigue impactando en una pérdida acelerada de nuestro patrimonio biocultural.

cop13

Nuestro mayor error es seguir creyendo que el gobierno es el santo remedio. El armatoste burocrático ha demostrado ser muy bueno para dos cosas… la retórica y los golpes bajos. Hemos ratificado convenios y (lamentablemente) no tardaremos en saber de proyectos que atenten en contra de lo pactado. En medio de esta vorágine, existen tres caminos en los que tenemos mucho por trabajar: transparencia, participación ciudadana y rendición de cuentas. El mejor ejemplo para ilustrar lo anterior es la recién suspendida Ley General de Biodiversidad, la cual será discutida en el siguiente periodo legislativo. Esta ley evidenció (una vez más) la falta de transparencia y análisis serio por parte de nuestros legisladores. Contiene, además de errores conceptuales, ambigüedades que pudieran dar paso a acciones inconsistentes con un aprovechamiento justo e incluyente de la biodiversidad.

En su definición puramente ecológica, la biodiversidad puede entenderse como la variabilidad de organismos vivos de cualquier fuente, incluidos, entre otras cosas, los ecosistemas terrestres y marinos y otros ecosistemas acuáticos y complejos ecológicos de los que forman parte. No obstante, considerando los intereses puestos sobre ella también se puede definir como el insumo, potencial o real, para las industrias farmacéuticas, cosméticas, de alimentos o para las agroindustrias. Esto sin considerar el conocimiento tradicional de los pueblos originarios asociado al uso de la biodiversidad. La bioprospección es una actividad que busca aprovechar los múltiples beneficios que tiene la biodiversidad. Sin embargo, estos beneficios han sido acaparados por las industrias farmacéuticas y de alimentos (principalmente), dejando cuantiosas ganancias para ellos y pocos beneficios para las comunidades que habitan los lugares de extracción. Vale la pena recordar el trabajo de Andrés Barreda (2003) sobre “Biopiratería, bioprospección y resistencia en México”, donde se afirma que “el nuevo paradigma establecido en el Convenio sobre la Diversidad Biológica (CBD) gira en torno al reparto de beneficios que las empresas transnacionales ofrecen a las comunidades indígenas, o a las instituciones nacionales que canjean los recursos biológicos y el saber tradicional en nombre de ellas.”

cop13

Voy a retomar un caso, de los cuatro que Andrés expone en su texto, para ejemplificar los puntos importantes a acordar en la ley de biodiversidad: en 1998 la UNAM firmó un contrato con la empresa de biotecnología Diversa de Estados Unidos. El objetivo fue extraer bacterias que soportan condiciones extremas de temperatura, salinidad, azufre, presión, etc. de todas las áreas naturales protegidas del país. El contrato se formalizó con una activa intervención de la CONABIO. En el contrato la UNAM se comprometió con Diversa a recolectar muestras, enviarlas y notificar por escrito a la empresa el listado de lo recogido. La empresa se comprometió a pagar 50 dólares por muestra y transferir a la UNAM, al finalizar el contrato, la tecnología usada (con un valor inicial de 5,000 dólares) con el propósito de formar un Centro de Diversidad Microbiana. Además, se comprometió a dar a la UNAM entre el 0.3 y 0.5 por ciento de las regalías sobre ventas netas si se desarrolla algún producto a partir de las muestras. Entre los “socios estratégicos” de están Novartis, Aventis, Danisco, Invitrogen Corp, por mencionar algunos (Barreda, 2003).

Al final, la PROFEPA determinó que la acción de la UNAM fue inconstitucional, pero el suceso dejo preguntas abiertas que necesitamos responder antes de rubricar oficialmente la ley de biodiversidad: ¿Quiénes son los legítimos dueños de la biodiversidad? ¿Cómo se modifica la propiedad de la biodiversidad cuando estamos dentro de un área protegida, una comunidad indígena o a dos mil metros de profundidad en la plataforma continental? ¿Qué actores tienen el derecho de hacer uso de la biodiversidad para fines de investigación o lucrativos? ¿Cómo definimos un “reparto justo de beneficios”? ¿Cómo vinculamos el derecho de consulta con el aprovechamiento de la biodiversidad? ¿Cómo defendemos los conocimientos autóctonos sobre el uso de la biodiversidad ante las patentes de diferentes industrias? ¿Cómo logramos que nuestras investigaciones en biotecnología, financiadas con recursos públicos, generen más beneficios sociales que privados? ¿Cómo garantizamos procesos de participación y transparencia en los proyectos de biodiversidad?

En conclusión, las preguntas son muchas y las respuestas son pocas. Regular y gestionar de nuestra biodiversidad es un reto donde no existen panaceas únicas. La COP 13 fue un acto político importante; sin embargo, la discusión de la ley será la verdadera interfaz donde todas las partes interesadas tendremos que dialogar sobre el tema. Garantizar la inclusión de todos los actores involucrados será una condición sine qua non para generar una ley que sea legitima y funcional. De otra forma, daremos paso a una explotación irracional e insostenible de nuestro recurso más preciado.

 

Autor: Erick Alberto Rodríguez-Silva estudia el Posgrado en Ciencias de la Sostenibilidad en la UNAM y es Director de México Sostenible. Twitter del autor: @Narval_del_Sur

Referencias:

Barreda, A. (2003). Biopiratería, bioprospección y resistencia: cuatro casos en México. L. Carlsen, T. Wise y H. Salazar (coords.), 119-144.



7 puntos importantes que necesitas saber sobre la COP13 y la Declaración de Cancún

Esta conferencia a favor de la conservación de la biodiversidad y el aprovechamiento óptimo de los recursos naturales de cada nación, pretende repercutir en los sectores agrícola, forestal, pesquero y turístico.

La COP13, la Decimotercera Conferencia de las Partes, se está celebrando en México con el objetivo de negociar acuerdos y compromisos que impulsen la conservación de la biodiversidad mundial. Con más de 10 000 asistentes en Cancún, en el estado de Quintana Roo, entre los cuales se encuentran representantes internacionales, expertos en la materia y organismos civiles, se pretende analizar el avance y cumplimiento del Plan Estratégico para la Diversidad Biológica 2011-2020 y las Metas de Aichi. 

Esta conferencia a favor de la conservación de la biodiversidad y el aprovechamiento óptimo de los recursos naturales de cada nación, pretende repercutir en los sectores agrícola, forestal, pesquero y turístico. Para ello, el presidente Enrique Peña Nieto se encargó de no sólo inaugurar la COP13, también dirigir un mensaje a favor de las reservas de la Biósfera así como reunirse con los representantes de la ONU, entre ellos Braulio Ferreira de Souza Dias, secretario ejecutivo sobre Diversidad Biológica del COP, para establecer algunos compromisos dentro del país. 

A continuación te compartimos los datos más importantes que necesitas conocer sobre lo que está sucediendo en la COP13: 

– El presidente Enrique Peña Nieto firmó cuatro decretos para declarar Reservas de la Biosfera el Caribe Mexicano, la Sierra de Tamaulipas, el Pacífico Mexicano Profundo y las Islas del Pacífico. En la ceremonia de firma de reservas, intervendrán los titulares del Medio Ambiente, Rafael Pacchiano, y de Marina, el almirante Vidal Francisco Soberón. Con estas reservas, México amplió alrededor de 65 millones de hectáreas su área natural protegida, lo cual lo acerca a su objetivo de que el 17 por ciento del territorio nacional esté resguardado para 2020. De hecho, las nuevas reservas de la biosfera tendrá un impacto positivo en la conservación de la biodiversidad, así como un mensaje firme para la implementación de la Agenda de 2030 para el Desarrollo Sostenible.

– En la búsqueda de la inclusión de género, la Red de Mujeres Indígenas sobre Biodiversidad de América Latina y el Caribe –RMIB-LA– realizó una propuesta en la que se incluya la perspectiva de género con el fin de reconocer a las mujeres como actoras de trabajo e investigación en protección del medio ambiente. Esto se derivó a la ausencia casi total de las mujeres tanto en la COP13 como en los estudios e investigaciones ambientales. De hecho, la representante de la Red, Irla Élida Vargas del Ángel, explicó que en un estudio sobre el CDB encontró que en su contenido y redacción de 300 páginas, la palabra “género” se mencionó 29 veces, en donde 20 de ellas se refería a las mujeres, el resto, a las plantas y animales. En la propuesta se mencionó el de incluir en el Artículo 2 del CDB que la organización política de los pueblos indígenas en los países son dueños de los recursos naturales, poseen derecho a la consulta libre e informada, derecho al agua y una libre participación de las mujeres. Finalmente, comentó: “Como mujeres indígenas vivimos de la biodiversidad, pero la cuidamos. Siempre pensamos en que las zonas naturales se conserven para nuestros nietos. No queremos hablar con las futuras generaciones, de formas de vida que existieron y no supimos cuidarlas”. 

thumbnail_cop13mx
 
Colombia presentó una estrategia “Visión Amazonia, en la cual se cuenta la experiencia de éxito que da la integración de la biodiversidad a los sectores de agricultura e infraestructura. Dado que Visión Amazonía busca promover el desarrollo sostenible de la región para mejorar las condiciones de vida de las poblaciones locales, así como mantener la base natural y la productividad en la zona. De acuerdo con la ponencia, esta estrategia busca cumplir con la meta señalada ante la Convención de Cambio Climático de reducir la deforestación neta a cero en la Amazonía para el año 2020.

– Se aprobó la Declaración de Cancún, en donde se establece que los 196 países miembros del Convenio comprendan: compromiso a integrar la biodiversidad, desarrollo de marcos institucionales y legislativos, incorporación con un enfoque económico, social y cultural con “pleno respeto por la naturaleza y los derechos humanos”. Además, la declaración busca que las naciones desarrollen políticas públicas, legislaciones y normatividades en todos los sectores de la economía –particularmente en el agrícola, forestal, pesquero y turismo– para la integración de la biodiversidad; lo cual incluye un llamado al sector privado para “actuar con mayor responsabilidad ambiental, adoptando prácticas de producción y consumo responsables”.

Sólo 69 de los 196 países que forman parte de la Convención de Diversidad Biológica –CDB– cumplen con el protocolo de planes de acción y adopción de medidas para alinear sus estrategias nacionales. 

– En el tema de agricultura, se plantea la designación de sitios de conservación de biodiversidad agrícola pero se ha ignorado los problemas generados por el uso de transgénico. En la COP13, se propone el establecimiento de “Sistemas importantes del patrimonio agrícola mundial de la Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura”, en la cual se plantea la conservación y el cultivo de variedades nativas y locales de los agricultores, razas adaptadas localmente y especies infrautilizadas o amenazadas por la intensificación de la producción. 

En cuanto al turismo, se invitó a promover el desarrollo y la aplicación de tecnologías para transformar el turismo en una herramienta de preservación de la diversidad biológica. De modo que para garantizar la viabilidad a largo plazo del turismo, se propone usar criterios más rígidos –más no prohibir– para entrar a los ecosistemas vulnerables. En especial en los casos de manglares. 

Observatorio

Seguimiento a los asuntos ambientales y de ecología más urgentes de México.

Biblioteca Ecoosfera

Una compilación de lecturas (libros, ensayos, etc) disponibles en PDF sobre temas como sustentabilidad, medioambiente y salud.

Ir a Biblioteca