El cruel espectáculo marino que todos aplauden

El tener a estas asombrosas criaturas en cautiverio como parte de un show, no tiene ningún fin educativo o de conservación.

Las ballenas y delfines son criaturas muy inteligentes, los cuales quieren y necesitan vivir en grupos sociales; nadando hasta 100 millas por día, cazando y jugando. Al estar exhibidas en parques de diversiones o acuarios y tener poco espacio de movilidad, están limitados a comportarse y hacer las cosas comunes que hacían en su hábitat natural. Además, son entrenados para realizar trucos y así ser alimentados; cuando no los hacen se castigan en tanques más pequeños que sus piscinas tradicionales para los shows.

El tener a estas asombrosas criaturas en cautiverio como parte de un show, no tiene ningún fin educativo o de conservación; el estrés emocional y físico que sufren pueden debilitar su sistema inmunológico y hacerlos propensos a enfermarse más seguido. A pesar que al tenerlos cautivos se encuentran libres de peligro con la contaminación y pesca, su tasa de mortalidad ha demostrado que mueren más estando en cautiverio que por otras circunstancias.

delfines-cautiverio

Hay muchas oportunidades fantásticas para ver ballenas y delfines en su hábitat natural, desde paseos en lancha o en muelles especiales para poder apreciarlos desde tierra. Aunque actualmente hay 56 orcas en parques alrededor del mundo, ya muchos parques se están acostumbrando a esta nueva mentalidad y están optando por eliminar los espectáculos y regresarlos a su hábitat natural.

¿Qué puedes hacer por ellos? No asistas a lugares donde ofrezcan shows con estos animales, ya que el dinero que juntan de los visitantes y turistas sirve para mantener este tipo de negocios y tengan un presupuesto mayor para obtener nuevos ejemplares.

Tal vez el hecho de que sólo tú lo hagas puede parecer que no tendrá mucho impacto, pero si poco a poco muchas personas se juntan a esta causa, el peso va a ser mayor y estos lugares tendrán que optar por dejar de hacer esto.

COLABORACIÓN DE EARTHGONOMIC MÉXICO, A.C. Nuestra misión es fomentar el desarrollo de la sociedad en armonía con el entorno natural y el respeto a los seres vivos. Para más información visita: www.earthgonomic.org @Earthgonomic y /Earthgonomic



8 remedios caseros y naturales para la piel grasa

Si bien existen varios productos que ayudan a controlar la piel grasosa, como limpiadores y tonificantes, la mayoría posee elementos químicos que afectan a nuestra salud.

Uno de los grandes problemas de la piel grasa son las impurezas, poros abiertos y brillos tanto en la nariz, frente y barbilla. Son problemas que pueden surgir frente a la acumulación excesiva de grasa; sin embargo, existen soluciones viables para controlar este tipo de piel.  Por ello, antes de comenzar a contemplar alternativas para reducir la grasa en la piel, es importante tomar en consideración las ventajas de la piel grasa: contiene mayor elasticidad, resiste por más tiempo a las arrugas y a los efectos dañinos del sol, y es más fácil de tratar que la piel reseca. 

 

Si bien existen varios productos que ayudan a controlar la piel grasosa, como limpiadores y tonificantes, la mayoría posee elementos químicos que afectan a nuestra salud. Por esta razón te compartimos una serie de recomendaciones naturales para cuidar la piel grasosa: 

 

– Antes de colocar cualquier producto, procura mantener el cutis limpio. La piel grasa atrae bacterias y suciedad, por lo que es propenso a tener acné y puntos negros. Para mantener limpio el cutis, lávala dos veces al día con agua tibia y, antes de finalizar, enjuaga con agua fría para cerrar los poros. 

– Aceite de oliva virgen. Este tipo de aceite regular las glándulas sebáceas por lo que producen menos grasa. Puedes poner un poco de aceite de oliva después de lavarte la cara por las noches. 

– Jugo de naranja. Beber diario un vaso de jugo de naranja durante dos semanas, reducirá la grasa de la piel y mejorará la absorción de los nutrientes para una piel más saludable. 

– Agua de hamamelis o maravilla. Es una excelente solución para la piel grasosa: mezcla una parte de agua de hamamelis y agua de rosas; aplica con un algodón para eliminar la grasa de la cara. No es necesario enjuagarse. 

– Mascarilla de papa. Hierve una papa, machácala y agrégale dos cucharadas de leche, migas de pan y unas gotas de limón. Úntalo en el rostro y déjalo reposar durante 20 minutos. Enjuaga con agua fría. 

– Mascarilla de romero. Muele hojas secas de romero, mézclalas con una cucharada de miel y una yema de huevo. Aplica en toda la cara y el cuello, deja reposar durante 20 minutos y luego lava con agua caliente. 

– Mascarilla con 1 clara de huevo, 1 jitomate, 1 cucharada de levadura de cerveza, 1 taza de agua, 3 hojas de laurel seco; haz un té con el agua y el laurel, déjalo reposar hasta que se enfríe; prepara la clara a punto de nieve, agregándole el jitomate pelado y machacado, y agrega la levadura junto con las dos cucharadas del té de laurel. Revuelve y aplícalo en zonas grasosas con un pincel, déjalo durante 15 minutos. Lava el rostro con el té de laurel. 

– Mascarilla de avena. Mezcla una clara de huevo a punto de nieve, jugo de un limón y avena hasta formar una pasta. Aplícalo y déjalo reposar durante 10 minutos. Lava con agua fría. 

 



25 fotos que prueban que los animales son increíbles tomándose selfies

Las selfies de animales generan una especie de ternura y emoción: una mezcla entre emotividad y sorpresa.

A modo de moda, los autoretratos o selfies continúan dominando el mundo de las redes sociales para tener una prueba contundente de haberse encontrado con alguien o haber realizado alguna actividad y pasatiempo interesante. Es una tendencia que ha requerido cada vez más cierta creatividad a la hora de tomar la fotografía, editarla y colocarle un copy o frase trascendental. No obstante, ¿qué pasa si se trata de un miembro del reino animal que, consciente o inconscientemente, decide formar parte de esta tendencia fotográfica? 

A diferencia de las selfies de humanos, que pueden provocar admiración, los autoretratos de animales generan una especie de ternura y emoción: una mezcla entre emotividad y sorpresa. La duda surge entonces, si los animales son seres vivos cargados de instinto sin raciocinio, ¿cómo es que logran realizar una actividad puramente humana?

La respuesta se la reserva Allan Dixon, fotógrafo autoproclamador “susurrador de animales”, quien pasa tiempo con cada una de las criaturas que fotografia para ganar su confianza y, en el momento adecuado, dispara la cámara. También está el caso del fotógrafo David Slater, el cual, en un viaje en Indonesia, dejó su cámara por unos momentos y a su regreso encontró que un mono macaco había utilizado su aparato electrónico con unas cuantas fotos encantadoras. 

A continuación te compartimos 25 selfies de animales. ¿Cuáles te has encontrado tú? 



Delfines y ballenas captadas durante años por el fotógrafo Christopher Swann (FOTOS)

Es probablemente una de las personas en la Tierra que más conoce y entiende a estas especies.

El fotógrafo británico Christopher Swann lleva al menos 40 años disfrutando de la navegación marina, desde sus 17. Luego mezcló su gusto por la fotografía con la navegación y por 1/4 de siglo ha fotografiado ballenas y delfines por los confines más recónditos de los 7 mares.

Recientemente Swann dio una entrevista para el sitio mymodernmet y compartió una increíble selección de sus imágenes; una labor compleja luego de recorrer los cientos de fotos de ballenas en el mar con las que cuenta su acervo.

Sus fotografías podrían calificarse de una elegancia total. La simpleza de los elementos; la sofisticación de las formas de los delfines y ballenas, y su gracia natural, hacen que podamos casi palpar el  lúdico y sofisticado mundo de los cetáceos y los delfines.



La Corte Internacional ordena a Japón detener su matanza anual de ballenas

La conservación de la ballena se anota una victoria importante contra la matanza y captura de los cetáceos por parte de Japón, país que hasta ahora estaba autorizado para matar anualmente 900 de estos mamíferos marinos.

En una decisión histórica que ha sido celebrada por miles de ambientalistas y millones de personas, la Corte Internacional de Justicia ordenó a Japón una suspensión a la matanza de ballenas. A pesar de que en 1986 se había decretado una prohibición contra esta práctica, Japón había logrado cobijarse alegando que utilizaba las ballenas como objeto de investigación científica, lo cual, a pesar de lo dudoso de su argumento, le permitía cazar un cierto número de cetáceos cada año. Desde 2010 el gobierno australiano había denunciado que buena parte de las ballenas terminaba en el mercado y no en el laboratorio, pero no fue hasta ahora cuando se activó la suspensión.

Peter Tomka, quien preside la corte en la Haya, determinó que Japón no acreditó las pruebas necesarias para validar su matanza de ballenas en aguas de la Antártida –bajo el programa llamado Jarpa II–, y por lo tanto está obligado a suspender inmediatamente dicha actividad.

La evidencia no establece que el diseño y la implementación de este programa sean razonables en relación a lograr sus supuestos objetivos (científicos). La corte concluye que los permisos especiales concedidos a Japón para la matanza, captura y procesamiento de ballenas bajo el programa Jarpa II no se están aplicando con fines científicos.

Hasta ahora Japón estaba autorizado para matar 850 ballenas de minke común (Balaenoptera acutorostrata), también conocida como ballena enana, y 50 ballenas de aleta (Balaenoptera physalus), a pesar de que esta última especie se encuentra en peligro de extinción.

 



La Armada Naval admite que sus entrenamientos matarán a miles de ballenas y delfines

Por si el mundo de los cetáceos necesitara una amenaza más a su libertad y bienestar, por los próximos cinco años la armada naval de E.U. conducirá una serie de ejercicios de entrenamiento en aguas costeras a lo largo del país; y aunque estos sean sólo “juegos de guerra” para mejorar el desempeño militar, las […]

Por si el mundo de los cetáceos necesitara una amenaza más a su libertad y bienestar, por los próximos cinco años la armada naval de E.U. conducirá una serie de ejercicios de entrenamiento en aguas costeras a lo largo del país; y aunque estos sean sólo “juegos de guerra” para mejorar el desempeño militar, las casualidades proyectadas son abrumadoramente altas.

El Navy Times reporta  que el entrenamiento dejará municiones en las aguas de la Costa Este, California Sur, Hawaii y el Golfo de México. Se estima que durante el periodo de 2014 a 2019 un impacto significativo tendrá lugar en la vida marina, principalmente por el uso de explosivos ultramarinos y sonar.

El reporte apunta lo siguiente:

Los modelos de computadora muestran que el entrenamiento dejará un saldo de 186 ballenas y delfines muertos en la Costa Este y 155 en Hawaii y California Sur.

En las aguas de la Costa Este podría haber 11,226 serias lesiones y 1.89 millones de lesiones menores tales como la pérdida de audición. El entrenamiento podría causar que los mamíferos marinos cambien su comportamiento –así como nadar en distinta dirección—en 20 millones de instancias.

Por más que la Armada defienda este entrenamiento como “la única manera en que los marineros pueden desarrollar habilidades que necesitan para asegurar que las tecnologías pueden ser operadas efectivamente”, ninguna práctica humana debería ser en detrimento de los océanos, ni ser cruel con la vida, ni participar en la eventual extinción de alguna especie. Como si las actividades bélicas fueran más importantes que la salud marina. Algo debe hacerse al respecto para evitar esto. Quizá aún estemos a tiempo.

bombed-whale.jpg.492x0_q85_crop-smart

[TreeHugger]

Observatorio

Seguimiento a los asuntos ambientales y de ecología más urgentes de México.

Biblioteca Ecoosfera

Una compilación de lecturas (libros, ensayos, etc) disponibles en PDF sobre temas como sustentabilidad, medioambiente y salud.

Ir a Biblioteca