Factores clave en el desarrollo energético de México

El desarrollo energético requiere de una política energética estratégica, para convertirse en una pieza clave para el progreso de un país.

Autor: Nancy Gamboa Mancilla

Desde su origen, el desarrollo fue restringido al ámbito económico y, por lo tanto, asociado específicamente al crecimiento económico (Díaz y Ascoli, 2006). Y no fue hasta que fue creciendo la valoración de los aspectos sociales, culturales y ambientales del desarrollo, que el modelo de éste fue tomando diferentes esquemas hacia un enfoque holístico, que derivó hacia los modelos basados en los ejes de la sustentabilidad. Sin embargo, en la actualidad, países emergentes como es el caso de México, aunque presentan un discurso basado en la búsqueda de la sustentabilidad, el establecimiento de sus políticas y planes de desarrollo aun muestran una fuerte primacía hacia el elemento económico, como eje crucial del progreso. Esto se vislumbra en la actual estrategia energética de México, que es presentada como la panacea del desarrollo económico y social de todos los mexicanos, pero que en su implementación aún hay muchos vacíos legales y operativos que no dejan apreciar su contribución real hacia la sustentabilidad y progreso del país.

En primera instancia es importante reconocer la importancia que tiene el sector energético, como elemento estratégico para el desarrollo, desde el punto de vista económico y de finanzas públicas, como para el funcionamiento de las actividades productivas de cualquier nación; ya que la energía es insumo en todos los sectores de la economía como el transporte de personas y mercancías, la producción de manufacturas y el funcionamiento de establecimientos comerciales, de servicios, fábricas y hogares (HSBC, 2015). Por ello es que una política energética estratégica puede ser pieza clave para el progreso de un país, sin embargo para que éste se logre de manera sustentable no se puede perder de vista los factores sociales, culturales y ambientales que permita responder a las necesidades de su población.

desarrollo-energetico-mexico-1

Por lo antes mencionado es que el Gobierno Mexicano entra al juego global con la polémica Reforma Energética, motivada por la necesidad de revertir la caída en la producción de gas y petróleo, a través de la explotación de los hidrocarburos no convencionales, como son el gas shale y las fuentes de petróleo en aguas profundas. Esta reforma abre las puertas a la inversión privada tanto en actividades de exploración y extracción, como de transformación de hidrocarburos, petroquímica, transporte y almacenamiento, así como de generación eléctrica. Esto a su vez ha crea todo un movimiento de desarrollo de proyectos de inversión e infraestructura asociados a la industria energética alrededor del país.

La construcción de estos proyectos trae consigo una serie de impactos sociales y ambientales que deben ser contemplados como un elemento de importancia en el análisis de la factibilidad previa al desarrollo de dichos proyectos. Puesto que, como señala Daniel Revollo en 2016, “la implementación de cualquier tipo de proyecto en determinada área del territorio nacional, ya sea energético, turístico, de extracción minera o de infraestructura –entre muchos otros- genera tanto beneficios y costos privados, como beneficios y costos ambientales y sociales. En términos económicos y de bienestar, estos beneficios y costos sociales están estrechamente ligados con el término de las externalidades (positivas y negativas). El hecho de no incorporar estas externalidades en el análisis económico de los proyectos, puede llegar a generar condiciones no óptimas o no deseadas por algunos sectores de la sociedad. En otras palabras, el no incorporar estas externalidades provoca que tanto beneficios como costos sean transferidos de un sector de la sociedad a otros sectores, sin una compensación de por medio”.

En un intento de responder a las tendencias y tratados internacionales de impulso al respeto a los derechos humanos y al ambiente, la Reforma energética busca integrar los factores sociales y ambientales dentro de su estructura de operación, haciendo un especial énfasis en la salvaguarda de los derechos de los grupos sociales en situación de vulnerabilidad; estableciendo procedimientos de consulta previa y requerimientos de estudios de impacto social respecto al área de objeto de la asignación o contrato previo al desarrollo del proyecto (PwC México, 2015).

La importancia de la evaluación del impacto social en los proyectos energéticos en su etapa previa, radica en su utilidad para dar una comprensión previa del sistema, a través de un acercamiento entre las partes interesadas, que permita brindar la posibilidad de generar mapas de análisis de los actores interesados y abrir canales de comunicación, identificar los impactos que deriven de la actividad, estimando las medidas para mitigarlos y compensarlos; que culmine en la apropiación del proyecto por parte de las comunidades, ya que se trata de desarrollos que duran de 25 a 30 años que requieren de un proceso de apropiación por parte de la comunidad para garantizar la sustentabilidad a lo largo de la vigencia del proyecto (PwC México, 2015).

En el caso del factor ambiental, es cierto que en nuestro país tenemos un avance significativo en la legislación en materia de impacto ambiental, el cual integra consultas públicas y evaluaciones de impactos ambientales como requerimiento previo a la autorización del desarrollo de cualquier proyecto; y que éste está sustentado en toda una estructura legislativa y judicial para salvaguardar la protección de esta factor.

desarrollo-energetico-mx

Independientemente de los elementos de integración de estos factores dentro del análisis de factibilidad y autorización de los proyectos, aún hay dudas y serias críticas al sistema, derivado del argumento de la primacía de la utilidad pública que envuelve este tipo de proyectos por su carácter estratégico para el país, lo cual le da preferencia sobre cualquier otra actividad o factor. A esto se le suma realidades como las deficiencias derivadas de la falta de claridad en la implementación de lo establecido legislativamente y las insuficiencias de la incorporación de manera estructurada de los impactos, así como de la cuantificación de forma precisa de los servicios ambientales que prestan los recursos afectados por dichos proyectos (Arriaga, 2014).

De lo anterior se deriva la relevancia de cuantificar a través de metodologías estandarizadas, los servicios ambientales de la región en la cual se piensa llevar a cabo el proyecto, así como los impactos sociales que la realización del mismo tendría sobre la comunidad. Esto con el fin de que esta información se incluya en el Procedimiento de Evaluación de Impacto Ambiental, y permita brindar mayor certidumbre jurídica a todos los actores involucrados; es decir, al gobierno responsable de brindar las autorizaciones, los inversionistas interesados en desarrollar el proyecto y a la comunidad que habita en la zona (Revollo, 2016). Así mismo resulta fundamental el promover el incremento de la autogestión comunitaria con respeto a sus diferencias culturales, de forma que les permita alcanzar un mayor grado de participación en la toma de decisiones en sus respectivas áreas, reconociendo la autonomía de los pueblos y del ejercicio de la capacidad social de estos para construir su futuro, aprovechando para ello las enseñanzas de su experiencia histórica y los recursos reales y potenciales de su cultura, de acuerdo con un proyecto que se defina según sus propios valores y aspiraciones (Bonfil, 1985).

energías verdes

A pesar que los instrumentos jurídicos que se derivan o refuerzan la Reforma energética han incluido diversos estudios y autorizaciones para contemplar los factores sociales y ambientales durante el desarrollo de proyectos, aún quedan vacíos operativos y de efectividad en su implementación que deben ser considerados a la hora de otorgar las autorizaciones correspondientes.

Como conclusión, el caso de la Reforma energética de México, es solo un ejemplo de que el desarrollo sustentable sin duda ha logrado una hegemonía discursiva, pero en la realidad no se ha consolidado como la alternativa viable que pretendía subsanar las prácticas de su antecesor desarrollista (Escobar, 1995), sin embargo aún se realizan esfuerzos por contemplar un enfoque holístico producto de las presiones y tendencias internacionales, el cual es una ventana de oportunidad que requiere de la participación de los diferentes actores sociales, los cuales deberán testificar y contribuir en el proceso de democratización y manejo de su territorio en miras del verdadero desarrollo social-sustentable.

Referencias

Arriaga, R. (2014) “La evaluación del impacto ambiental en México: situación actual y perspectivas futuras”, consultado el 22 de octubre de 2016 en http://www.amia.org.mx/legislacion/115-la-evaluacion-del-impacto-ambiental-en-mexico-situacion-actual-y-perspectivas-futuras.

Bonfil, Guillermo (1985) “El etnodesarrollo: sus premisas jurídicas, políticas y de organización” en Etnodesarrollo y etnocidio. San José, Costa Rica: FLACSO

Díaz, J. y Ascoli, J. (2006) “Reflexiones sobre el desarrollo local y regional”, Universidad Rafael Landívar, Guatemala.

Escobar, A. (1995) “El desarrollo sostenible: dialogo de discursos”, en Ecología Política, Cuadernos de Debate Internacional núm 9. Páginas: 7-25, recuperado el 23 de octubre de 2016 en https://legacy.wlu.ca/documents/55945/SH20-06.pdf

HSBC (2015) “Importancia de la industria energética en el crecimiento de la economía”, consultado el 22 de octubre de 2016 en https://globalconnections.hsbc.com/mexico/es/articles/importancia-de-la-industria-energetica-en-el-crecimiento-de-la-economia

PwC México (2015) “Seminario, Implicaciones de la reforma energética en la propiedad social, soluciones y controversias”. Consultado el 22 de octubre de 2016 en https://www.pwc.com/mx/es/eventos/archivo/20151027-laa-memorias-seminario.pdf

Revollo, D. (2016) “Valoración de los impactos ambientales, sociales y económicos vinculados con el Procedimiento de Evaluación de Impacto Ambiental (PEIA): caso de estudio i) Cabo Dorado, ii) ) La Parota y iii Eólica del Sur” México D.F. consultado el 23 de octubre de 2016 en http://www.cemda.org.mx/wp-content/uploads/2011/12/Estudio-Valoraci%C3%B3n-_-CEMDA-FINAL-rev-AVR_UGA-1final.pdf



¿Cómo mejorar el aprendizaje? Consejos de la neurociencia para lograrlo

De acuerdo con un reciente estudio de Nature Neuroscience, se requiere un poco de manipulación de los neurotransmisores, forzado por la práctica, para fortalecer el aprendizaje en el día a día.

El aprendizaje, junto con la atención y la memoria, ayuda al ser humano a desarrollar numerosas herramientas para la supervivencia y la cotidianidad. Y de acuerdo con un reciente estudio de Nature Neuroscience, se requiere un poco de manipulación de los neurotransmisores, forzado por la práctica, para fortalecer el aprendizaje en el día a día. 

Para los investigadores, el comprender el efecto del sobreaprendizaje sobre el desarrollo de un nuevo recurso, fue un proceso vital para un mejor entendimiento del cerebro. Para lograrlo dividieron en dos grupos a los voluntarios. 

El primero fue expuesto a ejercicios de aprendizaje sobre un tema, al haber mejoría en la habilidad en práctica tomaban un descanso de 30 minutos y regresaban para más ejercicios de aprendizaje sobre otro tema. Al día siguiente realizaban una post-prueba, en donde los individuos tenían buenos resultados en último tema practicado y pésimos en el primero. Estos resultados fueron como si el grupo no hubiese sido entrenado en nada.  En palabras de Takeo Watanabe, profesor de Ciencias Cognitivas, Lingüísticas y Psicológicas en Brown University, en EE.UU., y autor del estudio, “Cuando uno deja de entrenar inmediatamente después de haber adquirido una habilidad nueva, el área del cerebro asociada con esta habilidad aún es plástico”. Es decir, débil. El cerebro es flexible y se adapta en función del aprendizaje de nuevas herramientas; por lo que si uno se detiene justo después de haber adquirido una de ellas, el cerebro está en un estado plástico, en un estado “preparado-para-el-aprendizaje”, y absorberá la información del segundo conocimiento –y no del primero–. 

El segundo grupo practicó el tema por más tiempo y más repeticiones, un descanso de 30 minutos y un nuevo tema que aprender. Al día siguiente, en el post-test, los individuos obtuvieron mejores resultados en aquellos temas que pasaron un poco más de 20 minutos extras en practicar, sin que un tema pudiese interferir con el otro. 

De modo que aunque el primer grupo no “sobreaprendió”, tuvo un mejor resultado en el último tema; el segundo mostró un una mejoría global con un lapso mayor de práctica y aprendizaje. Para comprender las causas, Watanabe y sus colegas realizaron fMRI, escanografías del cerebro mediante el registro de oxígeno; es decir que requirieron ver las áreas cerebrales que se activaban usando más oxígeno, carbono y nitrógeno –traducido en la presencia de neurotransmisores– permitiendo deducir cuáles químicos incrementan en niveles durante el proceso de aprendizaje.

Fue así que repitiendo el experimento con la máquina MRS, con dos cambios principales –uno, que los dos grupos estarían entrenando la misma cantidad de veces sin el segundo entrenamiento; dos, antes y durante tanto del entrenamiento como la prueba se estaría escaneando la actividad cerebral. El resultado fue sorprendente: si uno no “sobreaprende”, el cerebro consigue niveles altos de glutamato-dominante –el cual facilita al cerebro a entrar en modo plástico o “preparado-para-el-aprendizaje”–; pero si se sobre carga de información, los niveles de glutamato disminuyen y los de GABA incrementan –encargado de estabilizar el cerebro–. Para Watanabe, “Si se sobreaprende la habilidad, el estado del cerebro cambia muy rápido de ser plástico a estable”, lo cual significa que el cerebro tiene más tiempo de “congelar” la habilidad previniendo de olvidarla. 

Es decir que para aprender un tema es recomendable “sobreaprender” –repetir y repetir– la base para comprender así lo complejo. Si bien se dice que hay un riesgo del olvido con el paso del tiempo, la realidad es que existen numerosas técnicas para mantener el conocimiento en un periodo a largo plazo; como por ejemplo, dar tiempo a que suceda el aprendizaje sin necesidad de mezclar los temas. 



Estas fotos te darán una idea de cómo se ven tus alimentos a la hora de cosecharlos

Muy pocas veces sabemos de dónde vienen, cómo se ven antes de cosecharse o cuáles son sus cuidados agricultores.

Parece fácil: estar en la mesa del comedor con un bocado de una jugosa piña en la boca, esa frescura acidulce del desayuno que nos brinda una cantidad desbordante de nutrientes y un placer inexpresable a los primeros momentos del hambre matutino. Es realmente un instante sencillo que tan sólo requirió ir al mercado a comprarla, cortarla con cuidado y servirla fresca y amarilla. Sin embargo, ¿cuál fue el proceso que pasó una piña para llegar a nuestra mesa?

Muchas veces pasamos por una verdulería o las estanterías del supermercado, vemos las frutas y verduras, las tanteamos para sospechar su frescura y las llevamos a casa. Pero muy pocas veces sabemos de dónde vienen, cómo se ven antes de cosecharse o cuáles son sus cuidados agricultores. 

En caso que surja un poco de curiosidad, te compartimos algunas fotografías de cómo se ven los alimentos a la hora de cosecharse: 

 

 


Mexicali Resiste: movimiento civil contra cervecera Constellation Brands

Esta resistencia civil se ha mantenido en el lugar hasta que el gobernador panista Francisco Vega de Lamadrid detenga la instalación de la firma y la cimentación del acueducto de 17 kilómetros que pretende llevar el agua de la región hacia la zona de la empresa.

Desde hace dos años, la tercera empresa cervecera más grande en EE.UU., Constellation Brands, anunció que invertiría alrededor de 1 500 millones de dólares en una nueva planta en Mexicali, al norte de México. Esto con el objetivo de incrementar de 10 a 25 millones de hectolitros anuales de la capacidad de su actual planta en Nava, Coahuila –también en México–, y así abastecer la creciente demanda de EE.UU.

Con marcas como Corona Extra, Corona Light y Modelo Especial, Constellation Brands pretende concluir en 2017 la ampliación, expandiendo hasta un 14 por ciento su participación de mercado en el territorio estadounidense –en donde la demanda de cerveza premium y artesanal van en aumento–. En palabras de Edgar Guillaumin, vicepresidente de Relaciones Externas, “Será la planta cervecera más grande América, pues por ahora ninguna tiene 25 millones de hectolitros de capacidad al año.

¿O no? 

Pese a que Guillaumin indicó que “Ahora somos productores de la cerveza en México, importadores en EE.UU. y toda la cadena que sigue en el proceso de venta de las marcas de Modelo”, activistas, productores agrícolas y comisarios ejidales se unieron para bloquear los accesos a los trabajos de construcción de la planta. Con pancartas y autodenominándose el movimiento “Mexicali Resiste“, los manifestantes comenzaron a argumentar que la operación de esta compañía estadounidense sobreexplotará el agua del manto acuífero de la zona agrícola de Mexicali, impactando negativamente tanto a la actividad, economía como biodiversidad de la región. 

 

Esta resistencia civil se ha mantenido en el lugar hasta que el gobernador panista Francisco Vega de Lamadrid detenga la instalación de la firma y la cimentación del acueducto de 17 kilómetros que pretende llevar el agua de la región hacia la zona de la empresa. De modo que con un plantón en las oficinas gubernamentales del Centro de Gobierno de Mexicali, los integrantes de la resistencia civil describieron cómo Constellation Brands documentaron los terrenos de manera irregular; aunque apenas se dará a conocer la documentación en que, según los activistas, “los predios fueron enajenados por el gobierno del Estado para dárselo a la empresa de una manera onerosa”. 

El rechazo de la población hacia Constellation Brands se ha convertido en uno de los once puntos de pliego petitorio en que el movimiento Mexicali Resiste se enfrenta desde principios del año 2017. Se pretende que esta misma resistencia civil se presente en zonas como Obregón, Sonora, y Zaragoza, Coahuila, en donde se planean las instalaciones de otras dos plantas con una inversión de 2 000 millones de dólares cada una. 

 

 


Ecorecetas: 5 maneras de introducir el amaranto en la dieta diaria

El amaranto, además de ser delicioso, contiene un alto valor nutricional.

El amaranto, planta de hojas anchas y flores rojas con tonalidades doradas, se ha usado como elemento gastronómico desde la Prehistoria. Si bien en un principio era contemplado para fines ceremoniales en honor a los dioses aztecas, actualmente se relaciona con platillos deliciosos y tradicionales de América Latina. 

Y es que, además de ser delicioso, contiene un alto valor nutricional. De hecho este alimento fue seleccionado por la NASA para alimentar a los astronautas, gracias a su aprovechamiento integral, la brevedad de su ciclo de cultivo y su capacidad de crecer en condiciones adversas; así como ayuda a remover el dióxido de carbono de la atmósfera, genera alimentos, oxígeno y agua para los mismos consumidores. Un solo grano de amaranto posee 16 por ciento de proteína –el maíz tiene sólo 9.33 por ciento–, balanceando prodigiosamente los aminoácidos esenciales en la alimentación humana,  16.6 por ciento de lisina, carbohidratos, calcio, hierro, magnesio, fósforo, vitamina A y C, fibras, fécula y sales minerales. 

Para disfrutar de los beneficios de este ancestral alimento, te compartimos 5 eco-recetas: 

– Sopa de Fideo en caldo de frijol de amaranto. 

Necesitas: 1 taza de harina de amaranto, 1 diente de aojo, 1 1/2 litros de caldo de frijol, 1 taza de queso blanco rallado, 1 paquete de fideo delgado, 2 chiles serranos, 1 jitomate mediano, sal al gusto, 1/2 cebolla. 

Elaboración: Desmadejando el fideo, sin desbaratarlo, fríe en aceite hasta que esté dorado. Después hay que licuar el jitomate, cebolla y ajo con sal, cuya mezcla se vertirá en el fideo dorado. Se dejará sazonar durante unos minutos y se agregarán los chiles. En el caldo de frijol se disolverá la harina de amaranto, añadiéndolo a la sopa. Dejar hervir, agregar la sal y apagar el fuego cuando esté listo el fideo. Servir la sopa con queso rallado. 

– Tortitas de amaranto con verduras. 

Necesitas: 500 gramos de amaranto reventado, 3 calabazas ralladas, 3 zanahorias peladas y ralladas, 3 huevos, 2 cucharadas de perejil picado finamente, aceite de oliva, sal al gusto, 1/4 de cebolla finamente picada. 

Elaboración: Mezclar con las manos hasta hacer una masa homogénea el amaranto, calabazas, zanahorias, cebolla, perejil y huevos en un recipiente. Calentar el aceite en un sartén a fuego lento. Formar las tortitas plantas y ovaladas con las manos, freírlas en tandas en el aceite caliente hasta estar doradas por ambos lados. Colocar las tortitas doradas sobre una charola cubierta con papel absorbente para retirar el exceso de grasa. 

– Ensalada de flor de calabaza con amaranto. 

Necesitas: 1 lechuga escalora, 1 lechuga sangría, 1 lechuga achicoria, 1 kilo de flor de calabaza, 400 gramos de queso manchego rallado, 2 1/2 tazas de granos de granada roja, 1/2 taza de amaranto natural, 2 aguacates en rajas, vinagreta para ensalada de flor de calabaza. 

Elaboración: Cortar las lechugas en trozos y retirar los tallos de la flor de calabaza. Colocar las lechugas en una ensaladera y acomodar las flores de calabaza alrededor. Bañar la ensalada con la vinagreta, revolver y espolvorear con queso rallado, granado, amaranto y aguacate. 

– Horchata de amaranto. 

Necesitas: 1 litro de leche, 3 cucharadas de harina de amaranto, miel de abeja, 3 litros de agua y canela en polvo. 

Elaboración: Endulzar 1 litro de agua con miel, disolver la harina con el agua restante y dejar reposar durante diez minutos. Terminado el tiempo, colarla y añadirla al agua endulzada. Añadir la leche al gusto y espolvorear la canela. Finalmente agrega hielos. 

– Alegría de amaranto. 

Necesitas: 6 cucharadas de miel, 1 cucharada de mantequilla, 1 taza de amaranto lavado y escurrido. 

Elaboración: Reventar el amaranto en un sartén, a fuego moderado como si fueran palomitas de maíz. Una vez hecho, dejar que se enfríe; y mientras tanto mezclar las 6 cucharadas de miel y 1 cucharada de mantequilla. Hervir la mezcla a fuego medio y revolver constantemente con una cuchara de madera durante 8 minutos. Cuando la masa esté homogénea, caliente y de color tostado, agregar el amaranto reventado y mezclar todos los ingredientes. Añadir semillas de girasol, coco rallado o fruta seca. Al retirar del fuego, amasar en una bandeja, cortar con el molde deseado y dejar enfriar. 



76% de la miel es falsa y tóxica para la salud, estudio confirma

En palabras del presidente de la Asociación Americana de Productores de Miel, Mark Jensen, “estas mieles fueron producidas de manera ilegal y se les ha quitado el polen para no poder rastrear su procedencia.”

Pese a que se ha promovido el uso de la miel para numerosos malestares, un estudio de la Universidad de Texas A&M demostró que el 76 por ciento de las mieles comercializadas son alteradas y ultrafinadas con el fin de eliminar las impurezas y el polen. Esto quiere decir que al convertir la miel en ultrafina, se eliminan también vitaminas, aminoácidos, minerales y propiedades tanto antibacterianas, antivirales como antifúngicas características de la miel. Es decir, la mayor parte de la mayor cantidad de miel que se vende está adulerada, por lo que no sólo pierde su calidad, también cuesta más caro.

En palabras del presidente de la Asociación Americana de Productores de Miel, Mark Jensen, “estas mieles fueron producidas de manera ilegal y se les ha quitado el polen para no poder rastrear su procedencia.”; por lo que en el mercado existe mayoritariamente mieles adulteradas, mezclas de miel con soluciones de glucosa y agua. Y es que la investigación de la Universidad de Texas A&M, lidereada por Vaughn Bryant, demostró que “una miel que no contenga en su composición no se puede considerar miel ya que pierde todas las propiedades nutritivas y saludables. Por esta razón se ha analizado la cantidad de polen para determinar la calidad de la miel sometida a examen.”

Según Bryant, en el caso de los pequeños comercios, el 76 por ciento de los productos no contienen polen; en los grandes almacenes, 77 por ciento; en farmacias y restaurantes de comida rápida, el 100 por ciento. De modo que la miel que se consume en estos sitios ha pasado por un proceso llamado “ultrafinado”, el cual consiste en calentar la miel a altas temperaturas, pasarla por filtros muy finos y adulterarla con agua para conseguir más cantidad para vender. A lo largo de estos filtros se queda el polen y con él, cada una de las propiedades nutritivas o curativas de la miel. En otras palabras, la miel pasa a ser un edulcorante.

Para distinguir si la miel es pura, es importante que:
 
– en el etiquetado no exista la palabra “glucosa”, “jarabe de glucosa” ni otro aditivo usado para estirar la miel y evitar que se soldifique;
– al poner una gota de miel sobre el pulgar, se mantiene ahí sin escurrir.
– si una cucharada de miel se cae al fondo de un vaso con agua, en vez de disolverse;
– se carameliza si se pone en un recipiente en el microondas, en lugar de convertirse en espuma llena de brubujas;

– se cristaliza o la masa se solidifica con el paso del tiempo, cuando la adulterada sigue siendo líquida como el primer día.

En caso que la miel esté alterada, se trata de un alimento tóxico para el consumo. De hecho, se sospecha que algunas de estas mieles ultrafinadas contienen antibióticos ilegales y están contaminados con metales pesados que pueden tener graves afectaciones para la salud. Por esta razón se recomienda consumir la miel que proviene de mercados locales de agricultores, en tiendas “naturistas” o cooperativas así como aquellas que están bajo la etiqueta de “productos orgánicos”.
 

Observatorio

Seguimiento a los asuntos ambientales y de ecología más urgentes de México.

Biblioteca Ecoosfera

Una compilación de lecturas (libros, ensayos, etc) disponibles en PDF sobre temas como sustentabilidad, medioambiente y salud.

Ir a Biblioteca