Energías renovables en casa

Los dos más comunes que se pueden tener en casas son los paneles solares térmicos y fotovoltaicos, los cuales funcionan gracias a la radiación solar.

Las energías renovables son energías totalmente limpias al consumirse y ayudan a cuidar el medio ambiente; las cuales proceden de fuentes naturales que son inagotables, como del sol, aire, agua, biomasa, etc.

Aunque a costado tiempo y trabajo concientizar a la gente, las energías renovables están adquiriendo fuerza a nivel mundial al ser amigable con el medio ambiente y no contaminante.

Los dos más comunes que se pueden tener en casas son los paneles solares térmicos y fotovoltaicos, los cuales funcionan gracias a la radiación solar. Estos recolectores no sólo absorben los rayos de sol durante días con altas temperaturas, si no también cuando hay cielo nublado, pues la radiación llega de la misma forma sólo con menor rendimiento que en otros días.

Los paneles solares sirven para calentar el agua para diversos usos, desde la que utilizas para bañarte, hasta para la alberca y calefacción. Para el caso de los paneles fotovoltaicos, estos se usan para generar electricidad que de forma natural suministre tu red de energía.

Estos dos sistemas son independientes entre sí, ya que de un mismo panel no se puede obtener calor y energía; para esto es necesario instalar los dos diferentes sistemas.

Beneficios de las Energías Renovables:

* Tienen menos emisiones de carbono que las generadas por la producción de energías convencionales tanto extracción como en la generación de ellas.

* No emiten gases de efecto invernadero, ayudando a frenar el cambio climático y el calentamiento global.

* Son más respetuosas con el medio ambiente.

* Provienen de fuentes inagotables.

* No pagarías más recibos de luz ni de gas.

Si te interesa profundizar más en el tema, te invitamos a Expo Enverdeser del 25 al 27 de noviembre en Centro CityBanamex, donde podrás encontrar todo lo necesario sobre energías renovables.

Para mayor información entra a: http://www.expoenverdeser.com

COLABORACIÓN DE EARTHGONOMIC MÉXICO, A.C. Nuestra misión es fomentar el desarrollo de la sociedad en armonía con el entorno natural y el respeto a los seres vivos. Para más información visita: www.earthgonomic.org @Earthgonomic y /Earthgonomic



¿Cómo mejorar el aprendizaje? Consejos de la neurociencia para lograrlo

De acuerdo con un reciente estudio de Nature Neuroscience, se requiere un poco de manipulación de los neurotransmisores, forzado por la práctica, para fortalecer el aprendizaje en el día a día.

El aprendizaje, junto con la atención y la memoria, ayuda al ser humano a desarrollar numerosas herramientas para la supervivencia y la cotidianidad. Y de acuerdo con un reciente estudio de Nature Neuroscience, se requiere un poco de manipulación de los neurotransmisores, forzado por la práctica, para fortalecer el aprendizaje en el día a día. 

Para los investigadores, el comprender el efecto del sobreaprendizaje sobre el desarrollo de un nuevo recurso, fue un proceso vital para un mejor entendimiento del cerebro. Para lograrlo dividieron en dos grupos a los voluntarios. 

El primero fue expuesto a ejercicios de aprendizaje sobre un tema, al haber mejoría en la habilidad en práctica tomaban un descanso de 30 minutos y regresaban para más ejercicios de aprendizaje sobre otro tema. Al día siguiente realizaban una post-prueba, en donde los individuos tenían buenos resultados en último tema practicado y pésimos en el primero. Estos resultados fueron como si el grupo no hubiese sido entrenado en nada.  En palabras de Takeo Watanabe, profesor de Ciencias Cognitivas, Lingüísticas y Psicológicas en Brown University, en EE.UU., y autor del estudio, “Cuando uno deja de entrenar inmediatamente después de haber adquirido una habilidad nueva, el área del cerebro asociada con esta habilidad aún es plástico”. Es decir, débil. El cerebro es flexible y se adapta en función del aprendizaje de nuevas herramientas; por lo que si uno se detiene justo después de haber adquirido una de ellas, el cerebro está en un estado plástico, en un estado “preparado-para-el-aprendizaje”, y absorberá la información del segundo conocimiento –y no del primero–. 

El segundo grupo practicó el tema por más tiempo y más repeticiones, un descanso de 30 minutos y un nuevo tema que aprender. Al día siguiente, en el post-test, los individuos obtuvieron mejores resultados en aquellos temas que pasaron un poco más de 20 minutos extras en practicar, sin que un tema pudiese interferir con el otro. 

De modo que aunque el primer grupo no “sobreaprendió”, tuvo un mejor resultado en el último tema; el segundo mostró un una mejoría global con un lapso mayor de práctica y aprendizaje. Para comprender las causas, Watanabe y sus colegas realizaron fMRI, escanografías del cerebro mediante el registro de oxígeno; es decir que requirieron ver las áreas cerebrales que se activaban usando más oxígeno, carbono y nitrógeno –traducido en la presencia de neurotransmisores– permitiendo deducir cuáles químicos incrementan en niveles durante el proceso de aprendizaje.

Fue así que repitiendo el experimento con la máquina MRS, con dos cambios principales –uno, que los dos grupos estarían entrenando la misma cantidad de veces sin el segundo entrenamiento; dos, antes y durante tanto del entrenamiento como la prueba se estaría escaneando la actividad cerebral. El resultado fue sorprendente: si uno no “sobreaprende”, el cerebro consigue niveles altos de glutamato-dominante –el cual facilita al cerebro a entrar en modo plástico o “preparado-para-el-aprendizaje”–; pero si se sobre carga de información, los niveles de glutamato disminuyen y los de GABA incrementan –encargado de estabilizar el cerebro–. Para Watanabe, “Si se sobreaprende la habilidad, el estado del cerebro cambia muy rápido de ser plástico a estable”, lo cual significa que el cerebro tiene más tiempo de “congelar” la habilidad previniendo de olvidarla. 

Es decir que para aprender un tema es recomendable “sobreaprender” –repetir y repetir– la base para comprender así lo complejo. Si bien se dice que hay un riesgo del olvido con el paso del tiempo, la realidad es que existen numerosas técnicas para mantener el conocimiento en un periodo a largo plazo; como por ejemplo, dar tiempo a que suceda el aprendizaje sin necesidad de mezclar los temas. 



¿Por qué es importante conocer las alternativas de energía eléctrica?

El estado actual de conservación de nuestro planeta nos exige como habitantes de él que comencemos a implementar alternativas menos contaminantes en relación con la energía eléctrica.

Vivimos rodeados de energía que no podemos sentir y ver a través de sus manifestaciones: en una flor que crece en el jardín, un perro que juega, los papales volando o incluso cuando corre un río. El consumo de energía es algo cotidiano en nuestras vidas, incluso cuando no somos generadores de ella en procesos antropógenos.

La energía está en nuestro entorno y hemos podido aprender a canalizarla para generar nuevos procesos que nos ayuden a eficientar algunas actividades, como la iluminación a través de bombillos, máquinas constructoras e incluso el uso de tecnologías de la información.

En la actualidad los tipos de energía más utilizados son la eléctrica y la obtenida por combustibles fósiles, sin embargo, ambas generan un gran impacto ambiental por su generación, por lo cual se ha vuelto extremadamente necesario encontrar nuevas alternativas generadoras de energía o para su conducción, que sean sustentables.

Si bien por sí mismas las energías renovables son un tipo de energía que existe por sí sola, son fuentes que han sido desaprovechadas a pesar de nulo o mínimo impacto ambiental. Sin embargo, es importante que como consumidores de energía tomemos conciencia sobre la importancia de nuestra participación en el uso de estas energías alternativas en nuestra vida cotidiana.

Podemos hacer pequeños cambios que ayuden a reducir el consumo de energías contaminantes, por ejemplo apagar la luz al salir de habitaciones vacías, desconectar aparatos eléctricos que no estén en uso e incluso pintar las paredes de los inmuebles con colores claros para iluminar mejor los espacios.

A pesar de las poder tener muchos tips de ahorro de energía, el estado actual de conservación de nuestro planeta nos exige como habitantes de él que comencemos a implementar alternativas menos contaminantes.

En el mercado podemos encontrar fuentes generadoras de energía que podemos utilizar en el hogar, oficias, escuelas e incluso grandes industrias; como son estufas solares, paneles solares, algunos generadores eólicos e incluso sistemas hídricos.

A pesar que puede parecer un esfuerzo mínimo cambiar los focos de una casa, debemos recordar que somos millones de habitantes en este planeta y juntos podemos generar grandes ahorros energéticos que minimicen los daños ambientales que estamos causando a la Tierra.

Recordemos también que todos esos impacto negativos repercuten directamente en nuestro bienestar, como se puede notar en las afectaciones propiciadas por el cambio climático. Es decir, que de alguna manera somos causantes de las propias acciones negativas que nos afectan.

Este 21 de octubre se conmemora el Día Mundial del Ahorro de Energía, cuya intención es generar reflexiones en la población sobre el uso y aprovechamiento que damos a la energía que tenemos disponible, pero especialmente para organizar en conjunto nuevas iniciativas que nos ayuden a encontrar acciones menos dañinas para el planeta. Tu participación es importante, por ello te invitamos a comentarnos cuáles son las acciones que pones en práctica para invitar a más personas a participar en el ahorro energético.

COLABORACIÓN DE EARTHGONOMIC MÉXICO, A.C. Nuestra misión es fomentar el desarrollo de la sociedad en armonía con el entorno natural y el respeto a los seres vivos. Para más información visita: www.earthgonomic.org @Earthgonomic y /Earthgonomic



Senado de México rechaza ley a favor de energías renovables

El Senado de México no aprobó la Ley de Transición Energética, la cual contiene la ruta para impulsar las energías renovables y así reducir el nivel de gases contaminantes.

Fotografía: http://www.pan.senado.gob.mx/

Pese a que representantes de la Organización de las Naciones Unidas –ONU– y del sector privado llegaron a destacar a México por sus “importantes avances en materia ambiental”, y el compromiso firmado en la Cumbre de Negocios y Cambio Climático en París, Francia, México le ha dado la espalda a la Ley de Transición Energética. 

El Senado de México no aprobó la Ley de Transición Energética, la cual contiene la ruta para impulsar las energías renovables y así reducir el nivel de gases contaminantes. De hecho, se trataba de la única ley del paquete de la reforma energética que establecía que los institutos y mecanismos incentivaran la producción de electricidad a través de energías renovables. ¿El gobierno podrá cumplir con sus metas de reducción de energías fósiles al 65 por ciento para el 2024?

De acuerdo con los datos de la ONU, México ha invertido más de 2 100 millones de dólares en proyectos de energías renovables;  los cuales han sido proyectos independientes a la praxis del gobierno mexicano. Esto ha convertido a México en una de las economías emergentes, junto con Indonesia, Turquía, Chile y Kenia. Inclusive, en 2014, México superó sus propios registros en capacidad de producción de energía en el rubro eólico y fotovoltaico, a través de proyectos como el parque eólico en Sierra Juárez, Baja California, con una capacidad de 155 MW y una inversión de IEnova e InterGen International de 318 millones de dólares; o la planta en La Paz, Baja California, de 25 MW de una inversión de 80 millones de dólares por Grupotec.  

http://oronegro.mx/
http://oronegro.mx/

No obstante, y en palabras de Miriam Grunstein, profesora investigadora de la Universidad Autónoma de Nuevo León –UANL– e investigadora asociada del Centro de Energía del Instituto Tecnológico Autónomo de México –ITAM–, sin la Ley de Transición Energética, tanto el mercado como los inversionistas dispuestos a aprovechar el potencial de las energías renovables habitan en incertidumbre: 

Es un complemento muy importante para los incentivos de financiamiento que se mencionan de manera muy sucinta en la Ley de Industria Eléctrica. Sin esta pieza, la renovación de la industria eléctrica queda fincada en lo que son las energías convencionales, y las energías renovables quedan en suspenso.

Actualmente en México se cuentan energías renovables como la solar fotovoltaica, eólica, geotérmica, biomasa e hidráulica renovable. Y en caso que se generaran 10 000 gigavatios por hora (GWh) al año con estas energías, se notaría un incremento anual del PIB de 346 000 millones de pesos, 150 000 empleos –trabajadores activos y jubilados de la Comisión Federal de Electricidad– y 23 000 millones de pesos recaudación fiscal por año. Sin mencionar que el sector eléctrico reduciría las emisiones de gases de efecto invernadero entre 30 y 50 millones de toneladas de bióxido de carbono equivalente (MtCO2e) por año. Dale click aquí para conocer el estudio Plan integral para el desarrollo de las energías renovables en México 2013-2018, por PwC. 

La reforma energética de Enrique Peña Nieto priorizó los hidrocarburos y relegó a una sola ley de energías renovables. Para Grunstein, las metas del gobierno en materia energético no se han cumplido en muchos rubros: “En este punto deberíamos estar produciendo 3.5 millones de barriles diarios, y tenemos una tasa de declinación cada vez más pronunciada. Y ¿quién le está diciendo algo? Nadie. Si en materia de petróleo no nos lo tomamos con más seriedad, quiero ver en un tema que parece menor, aunque no lo es.”

[Forbes]



El primer tren ligero impulsado por energía generada con basura está en México

80% del funcionamiento del metro de la ciudad de Monterrey funciona gracias a la energía producida por los desechos de los ciudadanos

Podría decirse que todo lo que nos rodea es energía. Prácticamente la totalidad de la materia tiene procesos químicos internos que, sin darnos cuenta, producen energía. Desde hace unos 100 años hemos puesto nuestra atención en los hidrocarburos y su quema como fuente de energía y pareciera que hemos olvidado que, en realidad, esta puede provenir de muchas fuentes y se encuentra prácticamente en todo lo existente.

En los últimos años y como una respuesta inexorable a la necesidad de mutar nuestros hábitos energéticos han emergido muchas opciones para generar energía: excrementos animales, desechos orgánicos, las olas del mar, incluso los pasos de las personas, y  una de estos novedosos mecanismos ahora se ha estrenado en México.

Como se conoce, la basura, es decir los desechos orgánicos e inorgánicos en conjunción emiten gases conocidos como biogases que pueden ser aprovechados como energía, lo que es usado por el gobierno de la ciudad mexicana de Monterrey para mover el metro de la urbe.

En 2006 se comenzó a implementar este programa conocido como “Monterrey Cinco” y el metro ahora funciona en un 80% usando bioenergía que proviene de los desechos de los ciudadanos. Un dato reconfortante sobre la rentabilidad de las nuevas energías: el gobierno ha llegado a ahorrar hasta 8.6 millones de pesos al año en comparación con el anterior sistema. 

Con la energía generada por la basura no sólo se abastece al metro sino también algunos alumbrados públicos, el museo Paseo Santa Lucía  y algunos edificios estatales. Para ello se construyó una planta de generación de energía de cinco motogeneradores con capacidad de 5.3 megavatios.

Se trata de un ejemplo poco publicitado en el país sobre las opciones de generación de energía más limpia que paulatinamente saltan, más frecuentes e inspiradoras, en un mundo que exige la transformación de nuestros hábitos energéticos.



México albergará la planta solar más grande de América Latina

En un insólito acontecimiento en México, Aura Solar I proveerá de energía eléctrica a más de la mitad de la población de una ciudad mediana, es decir, a más de 164 mil personas por año.

Poco a poco los primeros proyectos a gran escala para generar energía limpia están concretándose en  países menos desarrollados. Entre estos se encuentra México, que persigue la ambiciosa meta de producir el 35% de su energía con fuentes limpias para el 2026 – actualmente solo es el 1.5%. Aún así, sus características geográficas le otorgan una ventaja enorme, pues presenta una extraordinaria recepción solar en su territorio.

Hasta hace poco, cuantiosos proyectos de generación de energía renovable habían sido anunciados, pero pocos concretados. Afortunadamente, la planta de energía solar más grande de Latinoamérica está en construcción, su nombre es Aura Solar I. El proyecto está instalado en La Paz, Baja California, y podría proveer hasta el 64% de la energía eléctrica de esa ciudad. Su capacidad es de 30 MW y abastecería a más de 164 mil habitantes anualmente, durante al menos 30 años.

Resulta inaudito para México que más de la mitad de la energía de una ciudad mediana, se provea con energías renovables. Este será el primer caso en ese país. Otras compañías, como First Solar Inc. de Estados Unidos, Germany’s Saferay GmbH y Grupotec Tecnologia Solar SL, también están desarrollando proyectos solares en esa nación.

Aunque el gobierno mexicano priorice el uso de energías no renovables, sobre todo el petróleo (como ejemplo, su recién aprobada reforma energética), están emergiendo proyectos ambiciosos que, gracias a su rentabilidad, marcan una diferencia en el rumbo energético nacional. Una tendencia que seguro se esparcirá a Latino América, en parte gracias al magnífico potencial lumínico de la zona.

Observatorio

Seguimiento a los asuntos ambientales y de ecología más urgentes de México.

Biblioteca Ecoosfera

Una compilación de lecturas (libros, ensayos, etc) disponibles en PDF sobre temas como sustentabilidad, medioambiente y salud.

Ir a Biblioteca