Ejidos y comunidades, conservadores rurales de la biodiversidad

Actualmente existe una serie de problemas que pone en riesgo la preservación de prácticas en las zonas rurales y por lo tanto la conservación de la biodiversidad.

México posee una ubicación latitudinal favorable donde se une la región neártica y neotropical, además de su historia geológica y la accidentada topografía que lo componen, se crearon las condiciones favorables para generar riqueza biológica la cual constituye los diferentes ecosistemas del país. La variedad de ecosistemas, orígenes, formas de vida y lenguas, se equiparan a una inagotable diversidad cultural, donde los recursos naturales son parte significativa como fuente de vida e identidad de muchos pueblos (Neyra y Durand, 1998; Navarrete, 2008)

La cultura y desarrollo de México ha hecho posible la subsistencia histórica de diversos grupos étnicos que dieron origen a los pueblos y comunidades que hoy en día conforman la República. De la superficie territorial del país, el 51% pertenece a núcleos agrarios lo cual quiere decir que más de la mitad del territorio está en manos de ejidos y comunidades. En dichos núcleos existen grandes riquezas naturales, se encuentra el 80% de los bosques y selvas, el 64% de la biodiversidad y las dos terceras partes de los litorales del país (CONABIO, 2000; Navarrete, 2008; SEDATU- RAN, 2012).

En este trabajo, se examina la relación hombre-naturaleza así como la problemática actual que pone en riesgo la preservación de prácticas de manejo de bajo impacto (conocimientos y prácticas ancestrales como ceremonias sagradas, cacería, pesca, cosecha, recolección, agricultura y prácticas forestales) en zonas rurales de México, y por lo tanto la conservación de la biodiversidad (CONABIO, 2000; Navarrete, 2008).

En comunidades indígenas del norte de México, hay periodos donde escasea el agua, lo cual hace prácticamente imposible la producción agrícola. Mantener a la comunidad implica buscar otros medios para obtener alimentos. El monte, como ellos le llaman, les provee de vestimenta, vivienda, plantas medicinales, especies que usan para ritos, frutos silvestres, animales que van desde mamíferos hasta insectos ricos en nutrientes y leña, la principal fuente de energía de los fogones, donde cocinan sus alimentos (Loa et al., 1998; Navarrete 2008; CONABIO, 2009).

Actualmente existe una serie de problemas que pone en riesgo la preservación de prácticas en las zonas rurales y por lo tanto la conservación de la biodiversidad. En 1992 con el tratado de libre comercio (TLC) y la nueva reforma (artículo 27 constitucional), se le puso fin al reparto de tierras ejidales, además de dar paso para asociarse con el Estado y con terceros, permite que la tierra ejidal sea vendida, rentada y/o explotada. Aunado a esto, la aprobación de la Contrarreforma Indígena en 2001 negó el reconocimiento de los derechos de los pueblos indígenas y el control sobre su territorio, a pesar de la firma de los Acuerdos de San Andrés y proceso de organización y movilización social como la Marcha del Color de la Tierra en 2001 (Navarro, 2013).

indigenas biodiversidad

El modelo de desarrollo adoptado por el país (1940; modelo de sustitución de importaciones, 1964, modelo de desarrollo estabilizador, y el actual modelo neoliberal de 1984), se caracteriza por haber privilegiado el crecimiento industrial y urbano a costa del desarrollo en el campo. El capitalismo comercial produjo la extracción y saqueo de los recursos; inversionistas pueden explotar las tierras, sin tener que comprarlas, se ha ignorado la realidad de un entorno ecológico diversificado y complejo. Mientras tanto la producción y los recursos atienden las necesidades del mercado mundial, y no en función de productores locales (Herzer et al., 1977; Loa y Durand, 1998; CCI, 2009; Navarro, 2013).

Entre las consecuencias del ya mencionado modelo de desarrollo, millones de familias campesinas han sido forzadas a abandonar su tierra de cultivo debido a usurpaciones de tierra propiciadas por políticas nacionales o fuerzas militares (muchas ocasiones con la finalidad del establecimiento de un megaproyecto). Se han visto en la necesidad de venderlas o rentarlas (CCI, 2009; Navarro, 2013). En busca de una mejor calidad de vida, la población rural migra a zonas urbanas. Hace 60 años más del 50% de la población del país vivía en el campo, para el 2010, la cifra se redujo a 22% (INEGI, 2010).

“La ciudad constituye una concentración desigual, el acceso a servicios y a beneficios del desarrollo está marcado por la posesión diferenciada de capitales de sus pobladores”. En este punto, los campesinos que recién se incorporan poseen en todos los campos capitales económico, social, simbólico y cultural muy restringidos para las pautas del mercado global, por consiguiente su incorporación a todos los beneficios del desarrollo es limitada (Ortega, 2013).

agricultura pueblos indigenas

Dentro de toda la problemática que se genera vemos un impacto en la vida económica y social de las y los campesinos, ligado con la devastación de la biodiversidad. El crecimiento industrial y la necesidad económica y de supervivencia de los pobladores rurales trae consecuencias sobre los recursos: suelos erosionados, cambio de usos de suelo, aprovechamiento irracional de los
recursos naturales, modificación de paisajes, y en general desequilibrio en los ecosistemas.

Las áreas naturales protegidas en México no son suficientes para la conservación de los recursos, actualmente solo el 13% del territorio está bajo alguna categoría de conservación (CONABIO, 2000). La participación de los pobladores rurales es fundamental en el manejo y conservación de los recursos.

En la comunidad indígena de San Juan Nuevo, en el estado de Michoacán, las y los pobladores manejan una empresa comunal certificada y toda su cadena productiva; la conservación y el aprovechamiento sostenible van de la mano con el desarrollo de la comunidad (Cortéz et al., 2001). Otro caso exitoso es el de la sierra Mixe de Oaxaca donde las principales actividades económicas de la comunidad son la producción forestal maderable, y no maderable, agricultura de básicos y la ganadería, que se complementan con actividades como la floricultura, la acuacultura, la extracción de leña, mientras que algunas familias se encargan de ofrecer servicios de ecoturismo y alimentación para los turistas o paseantes (Anta et al., s.f)

Es necesario rescatar los conocimientos tradicionales de los actores locales para generar estrategias y metodologías que ayuden a la participación social y al desarrollo responsable de las comunidades, de tal manera que se fortalezcan las capacidades y conjuntamente contribuir a la recuperación y conservación de los recursos.

Autora: Diana Lizett Corona Mora

Bibliografía

Anta F. S. (s.f). El Manejo Forestal de la Empresa Comunitaria de Santa Catarina Ixtepeji, Oaxaca, México. The Rights and Resources Initiative. p 19.

CCI- Comisión Coordinadora Internacional de la Vía Campesina. (2009). Declaración
de
los
Derechos
de
las
Campesinas
y
Campesino. Movimiento campesino internacional. p 14.

CONABIO – Comisión Nacional para el Conocimiento y Uso de la Biodiversidad. (2000). Estrategia nacional sobre biodiversidad de México. México. p 103.

Cortéz G, Velázquez A, Bocco G, Fregoso A. (2001). El enfoque de paisaje en el manejo forestal de la comunidad indígena de Nuevo San Juan Parangaricutiro, Michoacán, México. Investigaciones Geográficas. Pp 58-77.

Herzer H., Sojoy J., Prudkin N., y Helguera L. (1977). La relación entre el hombre y los recursos naturales: Algunas consideraciones teóricas acerca del medio ambiente en América Latina. pp. 206- 220.

INEGI- Instituto Nacional de Estadística, Geografía e Informática. (2010). Población rural y urbana, [documento en línea], sitio electrónico del Instituto Nacional de Estadística, Geografía e Informática, [consultado el 14/10/2016], disponible en: < http://cuentame.inegi.org.mx/poblacion/rur _urb. aspx?tema=P>

Loa E. y Durand L. (1998). Hacia la estrategia mexicana de biodiversidad. En: la diversidad biológica de México: Estudio de país. CONABIO. México. Pp 287-293.

Loa E., Cervantes M., Durand L., y Peña A. (1998). Uso de la biodiversidad. En: la diversidad biológica de México: Estudio de país. CONABIO. México. Pp 103-157

Navarrete L. F. (2008). Los pueblos indígenas del México. CDI. México. p 141.

Navarro L. M. (2013) Las luchas indígenas y campesinas contra el despojo capitalista en México: subjetividades políticas en la defensa y gestión de los bienes comunes naturales. Boletìn Onteaiken No 15. Pp 71- 84.

Neyra L. y Durand L. 1998. Biodiversidad. En: la diversidad biológica de México: Estudio de país. CONABIO. México. pp 61- 103.

Ortega T. M.J. (2013). Ortega T. M J. 2013. La migración del campo a las ciudades. La pobreza de la colonia Alemán en Xalapa, México. Revista internacional de estudios migratorios. Vol 3(1):61-90.

SEDATU- RAN. Secretaria de Desarrollo Agrario Territorial y Urbano, Registro Agrario Nacional. (2012). El 51% del territorio nacional es propiedad social. Boletín No.8. México, D.F. p 1.

SEMARNAT- CONANP. Secretaria de Medio Ambiente y Recursos Naturales- Comisión Nacional de Áreas Naturales Protegidas. (2010). México, comprometido a incrementar la superficie de su territorio decretado como área protegida. Comunicado de prensa. p2. [Documento en línea], Comunicado de prensa. [Consultado el 14/10/2016], disponible en: < http://www.conanp.gob.mx/difusion/comunicado.php?id_subcontenido=145 >



5 alimentos que la OMS podría prohibir por ser insalubres

Hay publicidad de algunos productos procesados que requiere regular sus ingredientes hacia un mejor perfil nutricional.

En el mercado alimenticio existen numerosos productos que se venden bajo la imagen de ser saludables para la población infantil. Sin embargo, al revisar sus ingredientes, parece ser que están lejos de ser un alimento ideal para niños –ni para adultos–; ya que la mayoría cuenta con cantidades casi desorbitantes de azúcar, grasas, sal u otros químicos tóxicos para la salud. 

Frente a la publicidad de productos malsanos, la OMS incita a regular estos productos sin que las empresas alimenticias evadan las reglas –como reducir el tamaño, no la cantidad de ingredientes–; de lo contrario, consideraría en prohibirlos si no se regula próximamente. De hecho, y de acuerdo con el documental Más allá del peso, grabado en Brasil, hay publicidad de algunos productos procesados que requiere regular sus ingredientes hacia un mejor perfil nutricional. 

Por esta razón, estableció una serie de restricciones, en 17 categorías de alimentos, para lograr regular los alimentos procesados. Principalmente si la composición excede la cantidad de azúcar, sal o grasa marcada por cada 100g de producto, ya que no contarán con el permiso para anunciarse. Estos son algunos de los productos que la OMS prohibiría –pero, continúan emitiéndose a diario–. 

 

Cereales

cereales-insaludabres

La OMS advierte que sólo podrán publicitarse aquellos que aporten a menos de 10g de grasas totales, 15 g de azúcares totales y 1.6g de sal. No obstante, los cereales Kellogg’s y Nestlé han decidido obviar la información nutricional de sus productos web en español. 

 

Comidas precocinadas 

 

hamburguesa procesada

Sólo podrán publicitarse aquellos alimentos que aporten menos de 10g de grasas totales, 4 de grasas saturadas, 10 de azúcares totales, 1 de sal y aportar 225 kcal/100g. La mayoría de este tipo de productos superan la cantidad de sal sugerida entre un 20 y un 70 por ciento, la de grasa por un 42 por ciento y la de calorías por un 75 por ciento. Un ejemplo de ellos son McDonald’s, Burger King, Telepizza y PizzaHut

Helados

helados-holanda-insalubres

Según las recomendaciones de las OMS, no deberían permitirse sus anuncios dirigidos a los niños. Principalmente los helados de Nestlé. 

Zumos y jugos

jugos-del-valle

La mayoría de los zumos y jugos anuncian tener 100 por ciento pulpa ofrutas, sin embargo la mayoría sólo contienen azúcares añadidos y adulcorantes. Entre las bebidas que se desglosan en esta categoría, se encuentran bebidas lácteas, bebidas energéticas y otras bebidas como refrescos, limonadas, naranjadas, bebidas azucaradas, aguas minerales saborizadas y zumos. 

 

Quesos y similares

quesos-procesados

No hay porcentajes salvables ni opción para anunciar productos en esta categorías. Ni siquiera los de Bimbo. La mayoría de los quesos procesados, suben el colesterol y el azúcar hasta tres veces. 

 



¿Buscas razones para conseguir este calendario 2017 de granjeros en Francia? (FOTOS)

Fred Goudon, fotógrafo profesional, regresó con un calendario realmente seductora que pretende llamar la atención hacia una vida ecológica.

¿Cómo promover una vida más ecosustentable? Hay quienes eligen realizar marchas para generar una mayor consciencia ecológica; otros, actividades que reducen la cantidad de contaminación desde el hogar o una dieta especial para evitar el exceso de gas metano en la atmósfera. Y pocos a través del arte. 

Fred Goudon, fotógrafo profesional, regresó con un calendario realmente seductora que pretende llamar la atención hacia una vida ecológica. Con un grupo de granjeros semi-desnudos en Champagne, Picardie, Normandie y Provence –Francia–. Goudon viajó a este país para realizar una serie fotográfica para invitar a una vida más ecológica, cerca de las granjas y la felicidad de la naturaleza.

 


¿Cómo podrá impactarnos el fin de la era de la gasolina en Holanda?

Para los escépticos, la propuesta es inverosímil y podría tener un impacto negativo en la economía del país ya que las inversiones de los grandes fabricantes automovilísticos se reducirían drásticamente.

Tomar medidas adecuadas para el cuidado del medio ambiente requiere de una incidencia política, social y educativa. De hecho, a la hora de proponer políticas públicas sobre los temas muchas veces se ve comprometida la economía de algunas empresas y fábricas, el modus vivendi de los habitantes de un lugar e incluso la educación que se brinda tanto en la escuela como en los hogares. Este conflicto de intereses puede bloquear la posibilidad de proponer y poner en práctica dichas medidas, impactando negativamente a la ecología del planeta. 

No obstante, hay sitios en que deciden arriesgarse pese al conflicto de intereses. Entre ellos se encuentra Holanda, quien pretende poner fin a la era del petróleo a través de numerosas incidencias políticas. Fue la cámara baja del Parlamente que apoyó mayoritariamente una moción de los representantes del Partido del Trabajo para prohibir la venta de vehículos alimentados por combustibles fósiles a partir del 2025. Ahora, sólo falta la ratificación del Senado. 

La prohibición de vehículos alimentados por combustibles, en los que se incluyen los híbridos de bajo consumo, pretende fomentar el uso de automóviles eléctricos y los que se abastecen de hidrógeno. De modo que durante nueve años, el país empezará a adoptar una nueva cultura de movilización, con el fin de reducir uno de los mayores números de acumulación de carbono en la atmósfera en Europa. Esto, de alguna manera, ayudará a aprovechar las fuentes renovables para la generación energética de los autos eléctricos. 

Para los escépticos, la propuesta es inverosímil y podría tener un impacto negativo en la economía del país ya que las inversiones de los grandes fabricantes automovilísticos se reducirían drásticamente. Incluso, para el propio ministro de Economía, Henk Kamp, militante del opositor Partido Popular por la Libertad y la Democracia, la propuesta es “demasiado ambiciosa” estipulando que sólo el 15 por ciento de los automóviles nuevos en el 2025 sean 100 por ciento libres de contaminantes. 

autos-electricos

Sin embargo, la motivación continúa. Para Diederik Samson, líder del Partido del Trabajo, considera sinceramente la factibilidad de la sustentabilidad ambiental al proscribir la comercialización de nuevos autos impulsados por motores de combustión interna desde el 2025. Puntalizó: “Después de ese año seremos libres. Somos ambiciosos, tal vez en otras partes no lo sean tanto”.

Esta medida será muy polémica en los ámbitos público y privado para los próximos meses y años, principalmente para los fabricantes de vehículos eléctricos como Tesla, Chevrolet, Nissan, Toyota, Renault, BMW. De modo que estos constructores tienen alrededor de una década para mejorar el funcionamiento de vehículos ecológicos y fortalecer sus beneficios con los consumidores. Y de esta manera, poner fin a la dependencia del petróleo y sus derivados.

Esta propuesta pretende generar cierta inspiración para que otros sitios comiencen a tomar medidas para proteger al medio ambiente. Quizá empezando con pequeñas acciones, la gente va formando un grupo, éste realiza actividades que generan eco hacia otras comunidades, de ellas hacia llamadas de incidencia política hasta hacerlo una práctica cotidiana. Entre las acciones que puedes comenzar a realizar para reducir la contaminación en el aire son: 

basura_mar

– Afina y da mantenimiento a los automóviles

– Evita quemar basura y llantas, así como el uso de cohetes artificiales

– Evita comprar artículos desechables y plásticos que no son biodegradables.

– Recicla la basura.

– No arrojes basura en la calle, bosques y parques, envuélvela o tápala bien en la casa.

– Usa racionalmente los plaguicidas.

– Evita el consumo de tabaco.

– Cuida los bosques al no provocar incendios ni destruir las zonas verdes de la ciudad.

– Pospón las tareas de jardinería que requieran el uso de herramientas a gasolina en días de alto nivel de de ozono.

– Consume alimentos orgánicos o al menos aquellos no hayan sido sometidos a un uso tan intensivo de agroquímicos. (puedes cultivarlos en tú azotea con composta hecha por ti mismo).

– Restringe la limpieza en seco.

– Evita el uso de pinturas, aceites y solventes en días de alta concentración de ozono.

– Reduce el consumo de electricidad, lo cual contribuirá a disminuir las emanaciones de contaminantes y partículas.

– Prende el carbón de leña con un encendedor eléctrico en vez de hacerlo con combustible líquido.

– Aplica el poder de las 3 Erres: Reduce-Reutiliza-Recicla. Un menor consumo redundará en menor contaminación atmosférica de todo tipo.

– Procura usar transporte público o compartir automóviles con personas que se dirijan al mismo destino –o a uno cercano–. 

– Comienza a ejercitarse usando la bicicleta o caminando para dirigirte a lugares cercanos. 

– Compra de manera inteligente. Lleva bolsas de tela para minimizar el uso de bolsas de plástico; elige productos que cuiden al medio ambiente y sean reciclables; compra pilas recargables para dispositivos de uso frecuente. 



Prueba estas deliciosas recetas vegetarianas para la cena

Estas recetas vegetarianas son ideales para pasar ese tiempo con tu familia.

Fotografía principal: Pinterest

A pesar de las diferencias culturales, la cena resulta ser un momento sagrado en las familias. Es el momento en que toda la familia se reúne alrededor de la mesa para disfrutar, en plena consciencia, de unos platillos que valen la pena para el momento. Si bien es difícil lograr que toda una familia se adapte a una dieta saludable, negociar con un platillo al día puede funcionar –como lo es el de la cena–. Por ello te compartimos una serie de recetas vegetarianas ideales para pasar ese tiempo con tu familia: 

– Aguacate relleno de taboulé o ensalada de jitomate y queso.

aguacate-relleno recetas vegetarianas

Este platillo es ideal para la merienda por su sencillez. Basta con cortar a la mitad el aguacate, retirar su hueso y rellenar el centro taboulé o ensalada de jitomate y queso. Es delicioso y refrescante. 

– Ensalada de vegetales y sazonadores.

ensalada recetas vegetarianas

Incluye espinaca, lechuga romana, rodajas de rábano, pepino, jitomate y perejil. Para el aderezo, mezcla una cucharadita de aceite de oliva y un vinagre de sidra de manzana. 

– Brocheta de verduras.

brocheta-de-verduras recetas vegetarianas

Necesitas: una calabaza pequeña, 2 pimientos verdes, 2 pimientos rojos, 500 g de cebolla morada, 500 g de champiñones, 2 ramitas de romero, 250 ml de aceite de oliva, 8 cucharadas de vinagre balsámico, 3 cucharadas pequeñas de chile en polvo. Método de preparación: Deshoja las ramitas de romero, mezcla con las hojas de aceite de oliva, vinagre balsámico, chile en polvo y deja reposar durante cuatro horas. Continúa cortando en trozos la calabaza, pimientos y cebolla. Lava los champiñones y córtalos a la mitad. Introduce las verduras en la salsa y sumérjalas durante dos horas. Pasado el tiempo, escúrrelas y monta las brochetas. Finalmente ponlas en la parrilla durante 5 minutos. 

– Papas, guisantes y curry.

papas-al-curry-recetas-vegetarianas

Necesitas: 8 patatas medianas, 400 g de garbanzos, 4 jitomates, 2 cebollas, 5 cucharadas de mantequilla clarificada, 4 dientes de ajo, 2 hojas de laurel, una rama de canela, una cucharada de Garam Masala, una cucharada de chili en polvo, media cucharada de cúrcuma, media cucharada de cilantro molido y sal. Método de elaboración: Pela las papas y los jitomates, córtalos en cuadrados. Pica la cebolla y los dientes de ajo, y luego saltéalos en una sartén con mantequilla a fuego lento. Agrega la canela y el laurel a la sartén, aumentando el fuego. Agrega el Garam masala, el chile, la cúrcuma y el cilantro; después de un tiempo, los jitomates y la sal; y finalmente, después de otro tiempo, las papas y los guisantes. Tapa, hierve las verduras vertiendo un vaso de agua caliente en la sartén. Deja a fuego lento durante 15 minutos y listo. 

– Wok vegetal.

wok-vegetales-recetas-vegetarianas-1

Necesitas: 10 g de cacahuetes, 3 cucharadas de azúcar de caña, 200 g de fideos chinos, 200 g de brócoli, 540 g de castañas o nueces enteras, 100 g de brotes de soja, 100 g de mazorcas mini, 200 g de champiñones, 2 cebollas, 2 dientes de ajo, un trozo de jenjibre, 2 cucharadas de aceite de cacahuete, 6-8 cucharadas de salsa de soya. Método de elaboración: Machaca los cacahuates en pedazos más pequeños. Ponlos el fuego en una sartén con el azúcar para caramelizarlos. Limpia y deshoja el brócoli. Pela las nueces. Lava los champiñones y córtalos en pedazos más pequeños. Pela y pica tanto el ajo como la cebolla. Pon aceite en  una sartén, añade el ajo y la cebolla. Una vez dorados, agrega todas las verduras y legumbres durante 10 minutos. Añade los fideos y las nueces sin dejar de agitar. Finalmente, agrega la salsa soya. 



¿Cuál es el impacto ambiental del Comité Comunitarios de la Cruzada contra el Hambre?

Merino (2008) afirma que las políticas públicas son parte de su tiempo histórico, de su entorno institucional y de las redes sociales en las que están inscritas.

Autora: Roxana Ruiz Buendía 

A pesar de que por años el Gobierno ha invertido cuantiosos recursos para atender el problema de la pobreza alimentaria del país, en México siguen habiendo millones de personas que padecen hambre (DOF, 2013-1). En la actualidad aproximadamente cinco de cada diez mexicanos viven en condiciones de pobreza, y de ellos uno en pobreza extrema. Esto quiere decir que cerca del 10% de la población total del país tiene tres o más carencias sociales: ingreso, acceso a alimentación, rezago educativo, acceso a servicios de salud, acceso a seguridad social, acceso a servicios básicos en la vivienda, y calidad y espacios de la vivienda (CONEVAL, 2014).

En el 2013 comenzó a implementarse la Cruzada contra el Hambre, programa social diseñado para erradicar el hambre con el trabajo conjunto del Estado mexicano y la comunidad afectada. Sin embargo a poco más de dos años y medio de su arranque la participación “integral” planteada en el decreto del programa no se ha concretado. Cejudo y Michel (2015) reportan que los Comités Comunitarios (CC) enfrentan limitantes para transmitir la información que generan a los Comités Estatales Intersecretariales (CEI), mientras que el Consejo Nacional de Evaluación de la Política de Desarrollo Social (2015) (CONEVAL) afirma que aunque los CC establecen las necesidades prioritarias de la comunidad, “la entrega de apoyos está basada en la oferta disponible de los programas, y no en la demanda identificada a través de los propios CC […]”.

Bajo el supuesto que el éxito de la CH depende de la interacción entre Estado y población afectada y que ésta se da a través de un proceso participativo integral, los problemas citados en los párrafos anteriores llevan a cuestionar, primero, ¿cuáles son los mecanismos de transmisión de información entre los CC y los CEI? y segundo, ¿se está realizando un proceso participativo integral aun cuando la entrega de apoyos no se basa en las necesidades priorizadas por los CC? En este ensayo intento responder a estas preguntas por medio del análisis de la normativa que rige a las figuras mencionadas así como de textos académicos sobre el diseño de políticas públicas.

Se dice que la Cruzada es un proceso participativo que conjunta esfuerzos y recursos de los tres órdenes de gobierno, de instituciones internacionales y de sectores público, social y privado para combatir el hambre (DOF, 2013-1). La coordinación de las dependencias de gobierno, entre ellas, y con el sector social se realiza a través de grupos de trabajo avocados a cumplir con los objetivos de la CH a distintas escalas (Tabla 1). En el caso particular del sector comunitario, éste se organiza en los denominados CC.comite de hambre biodiversidad

Los CC están compuestos por los beneficiarios de los programas sociales incluidos en la CH y la comunidad en general. De acuerdo con los lineamientos de sus funciones los Comités están organizados y capacitados para ser las instancias ciudadanas que se articulan con los tres órdenes de gobierno en los procesos de planeación, ejecución, seguimiento y evaluación de las obras y acciones de gobierno para erradicar el hambre (DOF, 2013-2). Por ejemplo, los CC deben detectar y priorizar las necesidades de la comunidad y entregan la información a los CEI para que estos elaboren los Programas Estatal de Trabajo de la Cruzada (PETC) (Cejudo y Michel, 2015).

Sin embargo en los lineamientos de organización y funcionamiento de los CC no se establecen con claridad los mecanismos de comunicación entre estos y el CEI para la elaboración de los PETC. Lo más relacionado al tema es la sexta función de los CC: “Establecer los mecanismos de corresponsabilidad entre la comunidad y los tres órdenes de gobierno” (DOF-2, 2013). Mientras que el lineamiento básico de los CEI dicta que estos tienen por función elaborar los PETC pero no determina las vías por las cuales se incluirán en ellos la información generada por las comunidades (SINHAMBRE, 2013).

En el portal sinhambre.gob.mx (2016) se documenta la constante participación de los beneficiarios en la implementación de los programas sociales y se cuantifican más de 180 mil Certificaciones de Criterios de Atención en el Marco de la Cruzada contra el Hambre, indicadores que registran el desarrollo de mecanismos para alcanzar los propósitos de la CH (SEDESOL, 2013). Esto permite afirmar que los habitantes de las localidades a las que llega la Cruzada se involucran en la ejecución, evaluación y seguimiento de los programas sociales implementados. Pero ni este portal ni el reporte de los resultados intermedios de la CH elaborado por el CONEVAL evidencian la inclusión de las problemáticas priorizadas por las comunidades en los PETC.

thumbnail_tianguis-en-cuetzalan%2c-puebla-2012

Pareciera que la CH no logra sobrepasar uno de los desafíos de implementación que las estrategia de coordinación suelen enfrentar: incorporar la información recabada en la operación de los programas en la toma de decisiones en una lógica integral (Cejudo y Michel, 2015). Esto a pesar de contar ciertas condiciones “ideales” para la participación ciudadana en la toma de decisiones, por ejemplo, según Irving y Stansbury (2004) cuando hay interés ciudadano por participar en los proyectos de beneficio comunitario, cuando los participantes no están geográficamente dispersos, cuando las comunidades son homogéneas, cuando los representantes comunitarios influyentes están dispuestos a servir como representantes y cuando los temas no requieren que los representantes dominen información técnica compleja.

Estudiosos de las políticas públicas actuales sostienen que la atención de problemas inmersos en sistemas complejos y adaptativos, como el hambre, deben ser encarados con políticas que a su vez sean complejas y adaptativas (Bankes, 2000 en Swanson et al., 2009). Considero que la Cruzada contra el Hambre es un gran esfuerzo para combatir un problema complejo a través de un proceso integral, pero no se está respetando a cabalidad el sistema de valores utilizado para las soluciones propuestas en el “campo de batalla” –a lo que Merino (2008) se refiere como la implementación de las políticas públicas–.

Merino (2008) afirma que las políticas públicas son parte de su tiempo histórico, de su entorno institucional y de las redes sociales en las que están inscritas. Si en el diseño de la CH no se establecen los mecanismos de comunicación CC-CEI y tampoco cuenta con la flexibilidad suficiente para que los problemas identificados por los CC sean atendidos en el orden de prioridad que estos proponen, más vale admitir que el programa está circunscrito a condicionantes institucionales que lo obligan a atender los problemas conforme la disponibilidad de los programas sociales. Por lo cual no se podría afirmar que la CH permite que la comunidad participe en todos sus procesos.

Es imperativo que la participación comunitaria, en su escala más local, no se constriña a la ejecución y evaluación de los programas sociales previamente definidos para implementarse en las comunidades. De acuerdo con Swanson et al. (2009) para que esto suceda se deberán facilitar la auto-organización social y la descentralización de la toma de decisiones puesto que son condiciones necesarias para transitar hacia una política adaptativa capaz de ejecutarse bajo condiciones complejas, dinámicas e inciertas. Una primer propuesta que surge de este análisis es exigir la exposición, clara, de los mecanismos mínimos indispensables

para entablar comunicación entre los CC y los CEI, en el portal SINHAMBRE, así como en los lineamientos básicos de funcionamiento de dichos comités.

Bibliografía

Cejudo, G. M., & Michel, C. L. (2015). Resolviendo problemas sociales complejos mediante la integración de políticas. El caso de la Cruzada NAcional contra el Hambre en México. Revista del CLAD Reforma y Democracia (63), 33-64.

Consejo Nacional de Evaluación de la Política de Desarrollo Social. (s.f.). Medición de la Pobreza. Recuperado el 16 de agosto de 2016, de Consejo Nacional de Evaluación de la Política de Desarrollo Social: http://www.coneval.org.mx/Medicion/Paginas/PobrezaInicio.aspx

Consejo Nacional de Evaluación de la Política de Desarrollo Social. (2015). Resultados Intermedios de la Cruzada Nacional contra el Hambre. Distrito Federal.

Diario Oficial de la Federación. (04 de julio de 2013-2). Lineamientos de organización y funcionamiento de los Comités Comunitarios de la Cruzada contra el Hambre y de los Programas Sociales Federales , 14. Distrito Federal, México.

Diario Oficial de la Federación. (22 de enero de 2013-1). Decreto por el que se establece el Sistema Nacional contra el Hambre. 17. Distrito Federal, México.

Irving, R. A., & Stansbury, J. (2004). Citizen participation in decision making: is it worth the effort? Public Administration Review , 64 (1), 55-65.

Merino, M. (2008). La importancia de la ética en el análisis de las políticas públicas. Revista del CLAD Reforma y Democracia (41).

SEDESOL. (2013). Segundo Informe Trimestral de Actividades de la Comisión Intersecretarial para la Instrumentación de la Cruzada contra el Hambre. Recuperado el 18 de agosto de 2016, de Secretaría de Desarrollo Social: http://www.sedesol.gob.mx/work/models/SEDESOL/Transparencia/ComisionIntersecretarialCNCH/Segundo_Informe_Trimestral.pdf

SINHAMBRE. (2013). Comités Estatales Intersecretariales: lineamientos básicos. Recuperado el 18 de agosto de 2016, de SINHAMBRE: http://sinhambre.gob.mx/wp-content/uploads/2014/02/11_LINEAMIENTOS_BASICOS_DE_LOS_COMITES_ESTATALES_INTERSECRETARIALES.pdf

SINHAMBRE. (2016). “Noticias” y “Mapa”. Recuperado el 18 de agosto de 2016, de SINHAMBRE: http://sinhambre.gob.mx

Swanson, D., Barg, S., Tyler, S., Venema, H. D., Tomar, S., Bhadwal, S., y otros. (2009). Seven Guidelines for Policy-making in an Uncertain World. En D. Swanson, & S. Bhadwal (Edits.), Creating Adaptative Policies. A Guide for Policy-making in an Uncertain World (pág. 168). Nueva Deli, India: International Institute for Sustainable Development, The Energy and Resources Institute y International Development Research Center.

Observatorio

Seguimiento a los asuntos ambientales y de ecología más urgentes de México.

Biblioteca Ecoosfera

Una compilación de lecturas (libros, ensayos, etc) disponibles en PDF sobre temas como sustentabilidad, medioambiente y salud.

Ir a Biblioteca