Ecoosfera - La difusión de información es nuestra forma de contribuir a la eco revolución

Close

UNAM confirma altos niveles de radiactividad en el pozo La Cantera, Guanajuato

Al hablar de contaminación radiactiva, es importante hablar acerca del impacto que puede causar en las personas, los alimentos, los suelos y el agua. Se trata de material radiactivo –tóxico– que puede penetrar, en profundidad, en estas distintas partes del planeta, provocando una serie de afectaciones en los suelos, aire así como calidad de vida de las personas que consumen productos contaminados. 

Esta realidad la vive a diario la comunidad La Cantera, en Guanajuato, México, en donde la Universidad Nacional Autónoma de México –UNAM– acaba de confirmar que el agua consumido por sus habitantes presenta niveles de radiactividad cuatro veces por encima de lo normal. Esto ha impactado no sólo en agua potable, también en la pureza tanto del suelo como aire –en consecuencia, la salud de las personas y animales–. 

De acuerdo con los estudios realizados por la UNAM, este tóxico radón se encuentra en un radio de 3 km de la comunidad; sin embargo, tanto la Comisión Nacional del Agua –Conagua– y el gobierno del estado han rechazado los primeros análisis por la universidad mexicana considerada como una de las mejores del mundo. Aún cuando se presentaron casos de muerte infantil y de enfermedades, como cáncer, en adultos. 

radiactividad-guanajuato

Para Marcos Adrián Ortega y Gerardo Carrasco, es de gran importancia advertir sobre los niveles elevados de radiactividad en el agua. De modo que en distintas reuniones dieron a conocer los resultados de pruebas del laboratorio Mayoye Angelitos Guerreros, en donde se encontraba tanto el alcalde del Partido Verde César Rodríguez, el gerente estatal de la Conagua Humberto Navarro de Alba, y otros funcionarios de la Secretaría de Salud. No obstante, estas y otras dependencias del gobierno estatal rechazaron los resultados. 

Cuesta trabajo no imaginarse razones por la que el Conagua decidió reabrir el pozo que estuvo clausurado durante algunos meses del 2015, bajo el argumento de que las últimas pruebas descartaron la radiactividad fuera de los parámetros mínimos. Por ello, un equipo multidisciplinario coordinado por la UNAM, con especialistas del Instituto de Física, Ciencias Naturales, Ciencias del Mar y Limnología y del Centro de Geociencias; cuyo resultado ha destacado que:  

Según la Agencia Internacional de Investigación del Cáncer (IARC), el radón es un cancerígeno. En agua para consumo humano puede causar leucemia, daño al ADN, aberraciones cromosómicas, mutaciones genéticas, cáncer de pulmón por inhalación y cáncer de estómago por ingestión. [Las dosis de radiación ambiental] son superiores al límite máximo reportado por el Comité Científico de las Naciones Unidas sobre los Efectos de la Radiación Atómica –UNSCEAR– para México. 

Estos estudios han demostrado inclusive que los altos niveles de radiación también apuntan a la presencia de uranio y torio; por lo que se han preparado nuevos análisis con muestras de rocas y suelo. Además de comenzar a almacenar el agua en tanques elevados con sistemas de aireación antes de distribuirla para el consumo humano, así como tinacos con sistema de venteo en casas. Esto podría ayudar a que el gas radón escape hacia la atmósfera. 

Por mientras, dar a conocer estos eventos podrían no sólo apoyar a comunidades en necesidad, también prevenir el abuso de poder de dependencias que ponen en riesgo la salud de comunidades y del medio ambiente. 

Ver Más
Close