Mira al cielo durante octubre: habrá lluvia de estrellas en Oriónidas

Es una lluvia espectacular de los meteoritos en Oriónidas, la cual comenzará desde ahora hasta el 7 de noviembre.

Octubre empieza y con él, una lluvia de estrellas que acompañan la cola del cometa Halley. Realmente se trata de una lluvia espectacular de los meteoritos en Oriónidas, la cual comenzará desde ahora hasta el 7 de noviembre. Por lo que basta con levantar la mirada para de pronto ver, en su máxima expresión, 20 meteoritos en una hora, paseándose frente a la atmósfera terrestre. 

Comenzando desde ahora hasta principios de noviembre, esta lluvia de meteoritos tendrá su máximo punto el 21 de octubre; aunque se recomienda disfrutar del espectáculo cósmico durante la Luna Llena –hasta el 15 de octubre–. En especial en las primeras horas de la madrugada, hasta el amanecer. 

En este año, la Tierra se ha encontrado dos veces con el Cometa Halley, provocando la lluvia de estrellas de Acuáridos y esta misma, en la constelación de Oriónidas. 

Además, para aquellos que se encuentran en el hemisferio sur, se podrá ver el nacimiento de una estrella, también conocida como nebula. Será la Nebula Tarántula, la cual se encuentra muy cerca de las nubes magelánica grande y pequeña. Mientras que al norte, se podrá ver a Venus, Saturno y Marte con una mayor claridad después de cada atardecer –en especial el día 28 de octubre, cuando Venus se alineará con Saturno–. 

tarantula nebula

 

 

 



¿La alteración en el genoma de las plantas brindará estabilidad a la agricultura ecosustentable?

Para Tester, usar tierras arenosas, agua de mar y una revolución en el genoma de las plantas, ayudará a desarrollar nuevas técnicas que contribuyan a una nueva agricultura global y ecosustentable.

“Imagina un escenario en donde los campos de cultivo, de cebada, quinoa o arroz, puedan crecer en condiciones similares a las de un desierto, con poca calidad de suelo o tierras marginales y estériles”, son las palabras de Mark Tester, profesor de Ciencia de las plantas. Su visión es brindar un futuro estable y comprometedor a la agricultura ecosustentable mediante cultivo básico, irrigado con agua salobre, y así producir la suficiente cantidad de alimentos nutritivos para la población mundial. 

Tester, con la pasión de mejorar el planeta, diseñó y creó el Plan Accelerator en la Universidad de Adelaide en Australia, la cual facilita a los científicos tanto a crecer y observar miles de especies vegetales tomando en consideración los factores genéticos y ambientales que puedan influir la productividad y la salud. Mediante el uso de tecnologías genómicas y genéticas, Tester busca manipular sus genes para proveerles la habilidad de proliferar en zonas marginales con poca condición salina. 

Actualmente se dedica a tres áreas principales para alcanzar su objetivo:  

Primero, deseamos incrementar la tolerancia a la salinidad de zonas de cultivo comunes y difíciles. Por ejemplo, recientemente identificamos un loci –lugar geométrico– genético clave que es responsable del aumento a la tolerancia de sal en diferentes cadenas de cebada y arroz. Segundo, deseamos domesticar a las plantas tolerantes a la sal para que proliferen y se reproduzcan en campos altos aún con condiciones extremas. Recientamente pudimos encontrar la primera secuencia de alta calidad del genoma de la quinoa; y nuestros resultados nos ayudaron a comprender cómo las plantas crecen, maduran y producen semillas, permitiéndonos crear una planta de quinoa altamente productiva y resiliente.

Una vez que se logren estos dos objetivos, Tester planea continuar con un cultivo de irrigación con agua parcialmente desalinada a un costo económicamente viable: “Mucha de la comida del mundo se produce actualmente mediante la irrigación de agua fresca. Esto es completamente poco sustentable, principalmente porque brinda mayores retos ante el cambio climático y el calentamiento de la Tierra. Esta confianza en la irrigación es un gigante durmiente en un cuarto. Es indispensable que trabajemos en una solución para esto.”

Para Tester, usar tierras arenosas, agua de mar y una revolución en el genoma de las plantas, ayudará a desarrollar nuevas técnicas que contribuyan a una nueva agricultura global y ecosustentable. 

 



¿Qué necesitas saber del solsticio de verano, el día más largo del año?

Esta fecha es considerada el día de máxima energía, de esplendor de la naturaleza.

El 21 de junio del 2017 a las 4h24 comenzará el solsticio de verano en el hemisferio norte y el solsticio de invierno en el hemisferio sur. Se trata del momento en que el Sol alcanzará su más alto grado de declinación norte –+23º 27’–, marcando el día más largo y luminoso del año en el norte –y la noche más larga en el sur–. Se le asume al solsticio la entrada del Sol a la constelación de Cáncer, dando inicio al verano y al invierno. 

Esta fecha es considerada el día de máxima energía, de esplendor de la naturaleza. Hay culturas y antiguas civilizaciones que festejaban este día debido a su asociación con la fertilidad, la cosecha, la fruición de siembra, el cenit de la vida espiritual. Curiosamente se entrelaza este día con las celebraciones paganas de Midsummer y la fiesta de San Juan, las cuales se realizan mediante un rito para “dar más fuerza al sol”  mediante hogueras. Simbólicamente, el fuego para estas fiestas tiene una función de purificación en las personas que lo contemplan. 

Al conservar y maximizar la energía del sol, no sólo se permite eficientar los procesos de agricultura, también se mejoran los ciclos de sueño y de estabilidad emocional. En otras palabras, es una oportunidad para la conciencia de las fuerzas entre la naturaleza y la humanidad, el cosmos y la vida. 

Más en Ecoosfera: 

Sobre el solsticio de verano y la luna de fresa

Centros ceremoniales mexicanos para recibir el equinoccio de primavera



Las cordilleras de la luna de Saturno: ¿qué tanto sabemos de Iapetus en la actualidad?

Lo característico de Iapetus es su cordillera, lo cual no ha habido nada parecido en el sistema solar hasta ahora.

De entre las principales lunas del sistema solar, Iapetus se encuentra entre las más extrañas e hipnóticas. Se trata del satélite de Saturno, la cual posee una forma de nuez, con una cara negra y una parte trasera blanca y brillante, un cinturón con una cordillera puntiaguda, así como una órbita que viaja tres veces más alejada de Saturno que su vecino, luna Titán.  

¿Qué hace especial a este astro? Parece ser que su recorrido es inclinado, balanceándose hacia arriba y abajo mientras orbita en el plano de los anillos de Saturno. Es como una especie de rebelde en el sistema saturniano, que va a su propia órbita aún si lo hace a su ritmo: “Viaja recta como una flecha a lo largo de tres cuartas partes del ecuador de la luna y es gigantesca: con aproximadamente 20 kilómetros de altura y hasta 200 kilómetros de ancho –a modo de comparación, la cima del Everest tan sólo se eleva 8,85 kilómetros sobre el nivel del mar–. 

Lo característico de Iapetus es su cordillera, lo cual no ha habido nada parecido en el sistema solar hasta ahora. Actualmente los científicos no han logrado identificar cómo pudo formarse: “Las primeras teorías sugieren que se trata de la actividad geológica dentro de la propia luna. Puede que algo similar a las placas tectónicas de la Tierra o el volcanismo hayan provocado que la cesta se haya levantado en el ecuador. […] La corteza de la luna no era esponjosa cuando la cresta se formó, las pruebas de una geología activa se enfriaron.”

 

Los científicos consideraron que la cordillera se formó como una consecuencia de la repentina ralentización de su periodo de rotación: “Las primeras simulaciones sugieren que un día en luna solía durar unas 16 horas. […] Es posible que un enorme impacto haya dejado a Iapetus en su estado rotacional actual, y que el ‘frenazo’ resultante haya provocado que la corteza se doblase.” Se sabe que el recorrido de Iapetus dura alrededor de 79 días terrestres, y permanece dando el mismo rostro como si estuviese anclada gravitacionalmente. 



Lluvia de estrellas de Oriónidas 2016: sólo hoy podrás ver 20 meteoritos por hora

La lluvia de estrellas está tomando su pico más alto, justo en la noche del 20 de octubre y la madrugada del 21 de octubre.

Octubre es un mes especial para los astrónomos, pues la Tierra pasa en frente de una cola de tres diferentes cometas. Entre ellas se encuentra el cometa Halley, cuya presencia cercana a nuestro planeta resulta en la lluvia de meteoritos Oriónidas. Se trata de un fenómeno único, pues los meteoritos aparecen como si emanaran del norte a través de la segunda estrella más brillante de la constelación Orión –Betelgeuse–. 

orion

La lluvia de estrellas está tomando su pico más alto, justo en la noche del 20 de octubre y la madrugada del 21 de octubre. En esta noche se podrán ver más de 20 meteoritos por hora haciendo una pasarela luminosa por la Tierra. Estas estrellas son en realidad remanentes del núcleo del cometa Halley que orbita alrededor del Sol cada 76 años; las cuales, por cierto, también tienen la capacidad de verse como bolas de fuego pocos segundos antes de desaparecer. 

Para ver esta lluvia de estrellas se necesita, antes que nada, encontrar la constelación Orion en el cielo –y ésta, a su vez, encontrando el cinturón de Orión–. Descubre en el cielo tres estrellas que estén lo suficientemente separadas entre sí en una línea recta. 

 

 

orion_belt

Para ver el cenit de la lluvia es recomendable hacerlo a partir de las 12h31 am hasta las 5h59 am, desde octubre 20 hasta octubre 21. 

 

 

 



Dos lluvias de estrellas estarán iluminando el cielo en agosto 2016

Estas dos lluvias de estrellas, únicas en su género, podrán verse desde el amanecer hasta el alba, intensificándose entre las 2:00 y 3:00 de la madrugada.

Desde el 12 de julio, las Acuáridas Delta estarán iluminando los cielos nocturnos del planeta. De hecho, actualmente se encuentran en su punto máximo, favoreciendo principalmente el hemisferio sur con alrededor de 20 meteoritos cada hora. Este fenómeno se estará traslapando con las Perseídas a partir del 23 de agosto –aunque la segunda lluvia de estrellas empieza a mitades del octavo mes del año–. 

Esta fusión astrológica, única en su género, podrá verse desde el amanecer hasta el alba, intensificándose entre las 2h00 y 3h00 –sin importar si el cielo está oscuro, en luna nueva o con luces artificiales–. Por lo que cualquiera de ambas lluvias de estrellas podrá verse sin pretexto alguno, tanto en el hemisferio norte como el del sur. 

De acuerdo con Tech Insider, las órbitas de los cometas estarán ligeramente ladeadas; y cuando un cometa oscile muy cerca del sol, la luz solar elevará la temperatura de su superficie helada y liberará partículas de hielo y polvo. Esto hará que se forme una cola apuntando al sol, y cuando el cometa pase por la Tierra, la gravedad de nuestro planeta atraerá su polvo y hielo hasta quemarlos al entrar a la atmósfera. El resultado de este fenómeno será una serie de senderos brillantes, que tendrán la forma de lluvia de estrellas. 

Más en Ecoosfera: 

6 increíbles cuentas de la naturaleza para seguir en Instagram

Observatorio

Seguimiento a los asuntos ambientales y de ecología más urgentes de México.

Biblioteca Ecoosfera

Una compilación de lecturas (libros, ensayos, etc) disponibles en PDF sobre temas como sustentabilidad, medioambiente y salud.

Ir a Biblioteca