Eco receta: prepara un delicioso pan de muerto vegano

Ahora, el pan de muerto, con sus huesos y calacas, forma parte de las cenas, altares y costumbres principalmente mexicanas.

El pan de muerto es una tradición mexicana, la cual se remonta a la época prehispánica en donde los indígenas sacrificaban a una joven princesa sacando su corazón, maserándolo en amaranto y comiéndolo en nombre de los dioses. Con el paso del tiempo, y la llegada de los españoles católicos, esta tradición evolucionó en un pan dulce con azúcar de color rojo –asimilando la sangre de la joven–. 

Ahora, el pan de muerto, con sus huesos y calacas, forma parte de las cenas, altares y costumbres principalmente mexicanas. La receta de este pan es realmente sencilla –pero, por otro lado, laboriosa–, la cual requiere cantidades excesivas de mantequilla. En caso que se desee hacer un pan casero y vegano, esta receta será de gran utilidad: 

Ingredientes: 

45 gramos de levadura de panadería, ó 2¼ cucharaditas de levadura en polvo, 2 cucharadas de agua de azahar (se consigue en farmacias grandes o se substituye por té de azahar, favor de leer la introducción), ⅔ tazas de leche de soya, 4 tazas de harina, ½ taza de azúcar, 1 cucharadita de sal, 1 cucharadita de rayadura de naranja (sólo la parte anaranjada porque el blanco amarga), 1 taza de tofu suave (estilo silken) bien batido, 1 taza de margarina sin sal. 

Y para decorar: ¼ taza de margarina sin sal, ½ taza de azúcar. 

Preparación: Para la masa, pon el agua de azahar, 1/3 de leche de soya y 1/2 de agua en un bowl. Mientras se revuelven los ingredientes, disuelve bien la levadura. Una vez conseguida una masa homogénea, tápala con un trapo limpio y déjala reposar en un lugar tibio por unos 30 minutos –hasta que se esponje un poco y tenga burbujas–. Ahora, en un tazón grande, mezcla la harina, azúcar, sal y rayadura de naranja; agrega tofu, leche, la mezcla de harina y la levadura que se dejó reposando; y con ello, empieza a amasar mientras se agrega la margarina en pedacitos. Es importante amasar bien entre cada adición. Una vez agregada la margarina, amasa durante 15 minutos hasta que la masa se suavice y se despegue fácilmente de los lados del tazón. En este punto la masa debe de tener una consistencia muy suave y gelatinosa. Si está demasiado pegajosa puedes agregarle un poco más de harina, pero procura que no sea más de dos cucharadas para que el producto final no quede seco. Una vez listo, engrasa otro tazón con margarina y coloca en él la masa; cubre con el trapo limpio y deja reposar en un lugar tibio hasta que doble su tamaño –en aproximadamente una hora y media–. Golpea la masa para sacarle el aire y dale vuelta con cuidado para que la parte de abajo quede arriba. Cubre con plástico de cocina. Refrigera toda la noche. Saca la masa del refrigerador, quitándole el plástico y dejándola reposar en un lugar tibio durante una hora. Enharina la superficie de trabajo y transfiere la masa. Con una espátula o cuchillo, corta una pieza del tamaño de una toronja para hacer los huesos. Divide el resto de la masa a la mitad y forma dos bolas compactas. Sacándole el aire, corta dos piezas grandes de papel encerados –40 minutos de lado– y acomoda una bola de masa sobre cada uno. Aplana la masa ligeramente con la mano. Corta la masa en seis partes; enrolla un trozo de masa con los dedos abiertos para moldear un hueso aproximadamente dos centímetros más largo que el tamaño de los círculos de masa. Repite con otros tres trozos de masa, colocando dos de estos huesos cruzados sobre cada bola de masa. Haz una bolita con cada uno de los dos trocitos de masa restantes y ponlas aparte. Cubre todo con un trapo, y deja que repose hasta que doble su tamaño –hora y media–. Calienta el horno a 170º. Hornea hasta que el pan muestre un dorado ligero, aproximadamente de entre 20 y 30 minutos. Cubre con papel aluminio y deja hornear otros 10 minutos hasta que el pan esté dorado por abajo. Remueve del horno y dejar enfriar en la parrilla. Para el decorado, derrite la margarina y satura bien los panes con ayuda de una brocha de cocina, e inmediatamente espolvorea el azúcar por encima. Disfruta con una taza de chocolate. 

 

 



Mancha de residuos fecales podría afectar biodiversidad en Los Cabos

Si bien en una primera instancia trataron de encubrir el hecho señalando que se trataba tan sólo de “un líquido derramado por alguna embarcación”, las muestras recabadas comprobaron que eran realmente residuos fecales.

 

Cerca del municipio de Los Cabos, en Baja California Sur, se comenzó a reportar la presencia de una creciente mancha café que parecía simple agua sucia. Sin embargo, tras solicitar –y demandar– la investigación de la Comisión Estatal para la Protección contra Riesgos Sanitarios –Coepris–, se confirmó la presencia de desechos fecales. 

Si bien en una primera instancia trataron de encubrir el hecho señalando que se trataba tan sólo de “un líquido derramado por alguna embarcación”, las muestras recabadas comprobaron que eran realmente residuos fecales. Frente a esto, la Procuraduría Federal de Protección al Ambiente –Profepa– y la Marina se encuentran haciendo uso de sus recursos para disolver la mancha que está afectando al ecosistema marino de la región, mientras tanto las autoridades han empezado a realizar averiguaciones sobre los responsables de la gran mancha y sus consecuencias en el medio ambiente. 

La mancha de color café, actualmente con una capa blanca, amarillenta y espumosa, muestra un proceso de decomposición orgánica, lo cual contiene coliformes fecales que pueden estar afectando a la biodiversidad marítima de la zona. Se cree que la mancha, que va desde la entrada de la marina de Cabo San Lucas hasta Migriño, se originó cuando algún barco descargó ahí sus desechos. Se ha considerado un hecho ilegal. 



El tesoro azul de los manglares Tumbes son una oportunidad máxima de conservació

Existe una falta de reconocimiento científico, legal y administrativo de la capacidad de captura y almacenamiento de carbono de los Manglares en Tumbes.

Autora: Diana Luna

Es un hecho que los mecanismos de secuestro de dióxido de carbono (CO2) en la actualidad son un tema de interés progresivo, especialmente por su relación con el Cambio Climático. En efecto, la conservación de los bosques ha tenido gran éxito gracias a que se ha considerado su protección a través del mecanismo REDD+ 1 (Mulyani & Jepson 2013). Por otro lado, investigaciones recientes han puesto en relieve la valiosa función que desempeñan los ecosistemas costeros y marinos en el secuestro de CO2, específicamente los bosques de manglares (Alongi, 2002; Mcleod et al., 2011). El carbono azul se define como el CO2 en forma de carbono orgánico que es captado y almacenado por los ecosistemas costeros de manglar, pastos marinos y marismas. (SEMARNAT, 2017). No obstante, cada año se pierden hectáreas de estos ecosistemas; a nivel mundial, se estima que han desaparecido el 50% y que gran parte de los manglares restantes se encuentran en peligro (WRM, 2002).

A pesar que el Perú tiene el privilegio de contar con manglares en el norte del país, las autoridades no han manifestado mayor interés en la capacidad de los manglares como sumidero de carbono. Ante esta situación, la pregunta que surge es ¿El Santuario Nacional de Manglares de Tumbes 2 cuenta con algún lineamiento político o estrategia de manejo relacionada al carbono azul?

Este ensayo tiene como finalidad analizar brevemente la falta de reconocimiento científico, legal y administrativo de la capacidad de captura y almacenamiento de carbono de los Manglares en Tumbes. Por ello, hablaré en primera instancia sobre la creación del Santuario Nacional de Tumbes, seguidamente expondré las limitaciones y fortalezas de la administración del Área Natural Protegida (ANP) y por último, mencionaré las oportunidades nacionales e internacionales que se pueden generar a partir del reconocimiento al carbono azul.

La principal causa de pérdida de los Manglares del Perú es la deforestación; debido a la fuerte demanda por construir pozas productivas para langostineras (ONERN, 1983). Ante esta situación, la población y autoridades locales exigieron la protección de los manglares y esteros. Como consecuencia en 1978 los manglares son declarados intangibles 3 . A pesar de estos esfuerzos, la extensión del manglar en Tumbes continúo disminuyendo un 22% en tan solo 10 años, reportándose 5964 ha en 1982 y 4541 ha en 1992 (ONERN, 1992). Por esta razón, universidades, entidades gubernamentales y no gubernamentales participaron para promover la creación del Santuario Nacional Los Manglares de Tumbes, mediante el Decreto Supremo N°018-88- AG. A partir de esta acción, la actividad langostinera disminuyó en un 60 % (FPCN, 1993).

Después de la creación del Santuario Nacional de Tumbes, los principales esfuerzos por regular el ANP estaban dirigidos a gestionar la actividad langostinera. Si bien en los siguientes años, se exponen diferentes dispositivos legales que buscan regular la actividad langostera (INRENA, 2007), estos no garantizaron el control de acciones ilícitas (OEFA, 2016). Un caso curioso ocurrió en algunas langostineras que mantuvieron equivocadamente dentro de sus planos de aplicación, extensas áreas de manglares como parte de sus concesiones (FPCN, 1993). Según el Dr. Ugarte (CIDE, 2012) esto ocurre por la falta de capacitación de los 1 Reducción de las Emisiones derivadas de la Deforestación y la Degradación de los bosques., 2 Área natural protegida creada por el Decreto Supremo Nº018-88- AG, 3 Prohíbe la tala de mangle en los esteros de Tumbes por langostineras a través de RM Nº 184-78- VC. inspectores municipales y el insuficiente monitoreo y vigilancia en las actividades, razones por lo cual no siempre es de carácter aplicable la ley.

Algo semejante ocurre con los programas de gestión, donde predominaron las actividades económicas sobre las de conservación. Reflejo de esto son la serie de planes de manejo que se realizaron (para la extracción de cangrejos y conchas negras, sobre el potencial turístico y capacidad de carga turística) (Malca, 2009 1 , Malca, 20092; Murrugarra, 2008; Angulo, 2009). Además, habría que mencionar que uno de los objetivos principales del Plan Maestro 2007-2011 era promocionar el turismo. Esta situación, pone en evidencia a una gestión sectorial que se caracteriza por haber estado orientada a enfocar sus esfuerzos en el desarrollo de múltiples actividades económicas en un mismo espacio (Pérez-Cayeroa, 2015); ignorando el potencial de su conservación.

En contraposición con lo antes mencionado, en estos últimos 6 años es cuando comienza a surgir la posibilidad de un manejo más sostenible para el ANP. Esto se logra gracias a un proyecto sobre el Impacto del Cambio Climático en los Manglares de Tumbes (Takahashi & Martínez, 2015). Esta experiencia ilustra un acercamiento al Enfoque Basado en los Ecosistemas para la Gestión (EBM, por las siglas en inglés), ya que demostró contar con estrategias basadas en el trabajo multidisciplinario e interinstitucional, gestión cooperativa, participación local y conocimiento científico, algunos de los componentes que describe la EBM (PNUMA, 2015) Así, es necesario recalcar que en sí mismo, el proyecto, es una estrategia de adaptación ecosistémica (EBA, por sus siglas en inglés) pues busca prevenir los posibles problemas que pueden surgir a partir del cambio climático (Allan & Henry,2009). Además, los objetivos del Plan Maestro 2017-2021 fueron modificados, permitiendo dar más reconocimiento al eje ambiental. (SERNANP, 2017). Ante esta situación, surge la necesidad de mejorar el entendimiento de las oportunidades en la política peruana para integrar el concepto de carbono azul (López, 2016; México Sostenible, 2017). Un primer alcance son los Acuerdos Internacionales; ya que la conservación de los manglares permite el cumplimiento de estos acuerdos al ser considerado como mecanismo frente al cambio climático. En el Perú se puede aplicar el convenio de Paris: COP21 y el convenio de Biodiversidad (MINAM, 2014; Pulgar-Vidal, 2015). Una segunda oportunidad se establece a partir del marco legal, con la creación de mecanismo de pago por servicio ambiental. Lo que permitiría la regulación del pago de derecho de uso de concesión (IIJUNAM, 2016), ya que permitiría priorizar actividades que busquen la conservación, frente a aquellas que lo degradan. La tercera oportunidad dependerá de la voluntad política, si bien esta puede resultar ser la más difícil de lograr, existen iniciativas atractivas en países latinoamericanos que nos sirve de guía para dar los siguientes pasos.

Así, en México se establece el programa denominado Ecovalor que incentiva el estudio de valorización a sus ecosistemas de carbono azul (EcoValor Mx., 2016). Por último, los manglares de Tumbes pertenecen al Gran Ecosistema Marino (LME, siglas en inglés): Costa Central-Pacífico Americana (Heileman, s.f) en este sentido se debe buscar establecer cooperaciones transfronterizas, que permitan crear espacios donde se pueda compartir experiencias y la gestión pueda adoptar un enfoque más integral (GEF, 2015). En conclusión, queda en evidencia que en el Perú, el carbono azul aún no ha sido estudiado, regulado ni gestionado y que su administración, únicamente se ha encomendado a promocionar actividades económicas dentro del ANP y de crear un sinfín de leyes escasamente aplicables. A pesar de ello, ha comenzado a surgir un gran potencial administrativo, gracias al interés del sector científico y de las experiencias internacionales.

Es preciso comprender que para poder conservar estos ecosistemas es necesario adoptar por un pensamiento más holístico y cooperativo. Creo que la única manera de salvar a este maravilloso ecosistema es que cada uno de nosotros investigue, se informe, comente, comparta y sienta la verdadera conexión que existe entre el humano y la naturaleza, al fin y al cabo cualquiera de nosotros podría ser el próximo científico o político que proponga nuevas estrategias de gestión.



¿Qué son los destellos que surgen de los arrecifes de coral?

Entre los habitantes de arrecifes, los corales han empezado a desarrollar proteínas fluorescentes que actúan como un protector solar.

Muchas de las especies que habitan en las oscuras profundidades del océano poseen un destello propio para iluminarse en su camino. Se trata de un mecanismo de supervivencia que, además de ser místico, ayuda a las especies a adaptarse a un nuevo ambiente y a brindar una mayor amplitud a la biodiversidad. Ahora, los científicos han descubierto a una serie de especies de coral que poseen destellos vibrantes. 

Entre los habitantes de arrecifes, los corales han empezado a desarrollar proteínas fluorescentes que actúan como un protector solar. Para los corales que viven en aguas superficales, estos destellos son un protector contra la eterna guardia del Sol. Es decir que este protector solar fluorescente provee un filtro perfecto para que tanto los corales como las algas microscópicas que realizan el 90 por ciento de su fotosíntesis, continúen sobreviviendo pese al exceso de radiación que ha provocado el exterminio de muchos arrecifes de coral. 

De acuerdo con los expertos, este proceso es diferente en los arrecifes de coral de aguas profundas, pues éstos poseen una relación simbiótica con las algas para sobrevivir. De modo que, a diferencia de los corales de aguas superficiales, requieren mayor cantidad de luz solar para la fotosíntesis; sin embargo, también han comenzado a iluminarse como método adaptativo al ambiente. Esto parece deberse como un método que les permite producir su propia luz solar para que, en vez de bloquear el destello, la absorban para emitir luz anaranjada y se pueda realizar la fotosíntesis. 

Para más información, dale click aquí. 



¿Ojo por ojo? Jóvenes defienden a perro que lanzaron a lago (VIDEO)

A través de redes sociales se viralizó un video en que un chico lanzó, con afán de divertimento, a un cachorro de perro a la laguna El Infiernillo, la cual es conocida por la zona por sus altos contenidos de basura y contaminación.

La violencia a animales es una conducta cada vez más penalizada a nivel social y judicial. Es decir que cada vez hay más personajes tanto del ámbito civil como policial que se entregan en cuerpo y alma a defender a animales que no poseen los recursos para hacerlo por su cuenta. Un ejemplo de esta situación fue la que se vivió en Mazatlán, Sinaloa, en México. 

A través de redes sociales se viralizó un video en que un chico lanzó, con afán de divertimento, a un cachorro de perro a la laguna El Infiernillo, la cual es conocida por la zona por sus altos contenidos de basura y contaminación. Frente a esto, un grupo de jóvenes decidieron arremetar en contra del chico en defensa del perro: lo arrojaron a la orilla de la laguna, de la cual pudo salir sin complicaciones. Los eventos se mostraron en el siguiente video: 



Eco receta: un protector solar casero y natural para este verano

Para la fortuna de nosotros, existe una serie de prácticas que ayudan a protegernos naturalmente del sol, reduciendo tanto la huella ecológica y el riesgo de algún malestar derivado de los químicos.

Frente a las olas de calor que invaden numerosas partes del planeta, es indispensable cuidar la piel de los potentes rayos UV que pueden ocasiones lesiones cutáneas así como enfermedades como cáncer de piel, entre otras. Desgraciadamente muchos de los productos protectores solares poseen grandes cantidades de químicos nocivos que se impregan en la piel y se conducen al flujo sanguíneo hacia los órganos internos. 

Para la fortuna de nosotros, existe una serie de prácticas que ayudan a protegernos naturalmente del sol, reduciendo tanto la huella ecológica y el riesgo de algún malestar derivado de los químicos. Como por ejemplo, usar ropa de protección, estar a la sombra siempre que sea posible, evitar la exposición directa del sol a medio día, tener una dieta más saludable rica en vitaminas, minerales y antioxidantes, entre otros como fresas, arándanos, frambuesas, cerezas, fruts, frijoles, nueces, legumbres, etcétera. 

Además en la naturaleza existen ingredientes que nos protegen naturalmente del sol, los cuales por cierto poseen factor de protección solar aunque ninguno es lo suficientemente fuerte para una experiencia playera: 

– Aceite de semilla de frambuesa. Posee el nivel más alto de protección de todos los ingredientes naturales –entre unos 30 y 50–. 

– Manteca de Karité. 

– Aceite de semilla de zanahoria. 

– Aceite de Germen de Trigo. 

– Aceite de sésamo. 

– Aceite de coco. 

– Aceite de cáñamo.

– Aceite de aguacate. 

– Aceite de soya. 

– Aceite de cacahuate. 

En el caso de que se desee ir a la playa, existe esta alternativa de protector solar casero

– Necesitas: 2 cucharadas de mezcla de aceites –cualquier combinación de los aceites antes mencionados–, 30 gramos de cera de abeja, 30 gramos de manteca de karité o de cacao, 1 cucharadita de aceite de vitamina E o aceite de germen de trigo, 10 gramos de polvo de óxido de zinc, 30 gramos de aceites esenciales. 

– Método de preparación: En un baño María, a fuego lento, derrite los aceites no esenciales, la cera de abeja y las mantequillas. Reita del fuego para dejar enfríar ligeramente antes de añadir el aceite de vitamina E, el polvo de óxido de zin y los aceites esenciales. Para usar el óxido de zinc es indispensable usar una máscara pues su inhalación puede ser peligrosa. Revuelve hasta que se disuelva el óxido de zinc. Vierte la mezcla en un dispensador, deja que se enfríe durante la noche. Usa el resultado como si fuese una crema corporal. 

Observatorio

Seguimiento a los asuntos ambientales y de ecología más urgentes de México.

Biblioteca Ecoosfera

Una compilación de lecturas (libros, ensayos, etc) disponibles en PDF sobre temas como sustentabilidad, medioambiente y salud.

Ir a Biblioteca