Descubre los sorprendentes beneficios de comer cuatro almendras cada día

Con las combinaciones y dosis adecuadas, la almendra brinda numerosos beneficios a nuestra salud tanto física como psicológica.

Las almendras, ricas en proteína, vitamina E, magnesio, fibra y aminoácidos esenciales, son ideales para reducir los efectos de deficiencias de cobre, vitamina B, calcio, potasio, fósforo, hierro y grasas saludables. Con las combinaciones y dosis adecuadas, la almendra brinda numerosos beneficios a nuestra salud tanto física como psicológica. 

Con tan sólo consumir cuatro almendras al día, el cuerpo psíquico y físico puede evolucionar de manera muy positiva. Por ejemplo:

Las habilidades cognitivas mejoran significativamente; tales como la memoria y el aprendizaje. Gracias a que son ricas en vitamina E, las almendras ayudan a prevenir trastornos cognitivos, agilizando las funciones cognitivas como la memoria. Además, la almendra es fuente del zinc, un mineral que se encarga de proteger las células cerebrales en contra del daño causado por los radicales libres. Incluso, la vitamina B-6 agiliza el metabolismo, proceso que es indispensable para reparar las células cerebrales. En otras palabras, cuatro almendras al día mejora la memoria y estimula el cerebro. 

Ayuda a perder peso. Las almendras poseen una densidad nutriente –gracias a su alto contenido de fibra, proteína y grasas mono nosaturadas– por lo que agilizan el proceso metabólico. Comer almendras como snack ayudan a sentirnos más satisfechos y por tanto, consumir menos alimentos grasosos y azucareros. Esto quiere decir que las almendras son consideradas parte esencial de los programas para bajar de peso. 

Previene defectos de nacimiento. Un alimento básico en la dieta durante el embarazo es la almendra, pues ésta no sólo ayudará a un desarrollo óptimo del feo, también reducirá situaciones de riesgo. Las almendras poseen cantidades considerables de ácido fólico, ayudando al crecimiento saludable de las células y las formaciones del tejido. 

– Fortalece los huesos. Las almendras son ricas en calcio y fósforo, dos nutrientes esenciales para mantener la estructura ósea en un estado saludable. Este fruto seco es fuente de magnesio, manganesio y potasio, los cuales protegen al cuerpo óseo de los radicales libres previniendo así enfermedades como la osteoporosis. 

Más en Ecoosfera

Creativas maneras de incorporar las almendras a tu dieta



El hielo del Ártico está más vulnerable de lo que creíamos

El problema del flujo de las aguas deshieladas es que desprotegen la zona polar de los océanos más cálidos, provocando fracturas y derretimiento de la mayoría de los glaciares.

En los últimos años ha surgido la preocupación ante el deshielo de los polos debido al calentamiento global. Poco a poco se ha tratado de investigar a profundidad las causas, consecuencias y medidas de prevención para enfrentar esta crisis global. Un ejemplo de ello es la investigación realizada por The Earth Institute de Columbia University, desde el siglo XX, en la cual se surgiere que la Antártica es más vulnerable ante los próximos aumentos de temperatura de lo que se solía creer. 

Para llegar a esa conclusión, los científicos grabaron los canales de agua deshielada para tratar de encontrar la distancia que recorrían y el tiempo que hacían para llegar a los océanos. Los resultados no fueron gratos. En palabras de Jonathan Kingslake, glaciólogo y miembro de la investigación, “Esto no es el futuro. Se está expandiendo ahora mismo y ha sido así en las últimas décadas.” 

Anteriormente se creía que el agua deshielada se quedaba en la zona; sin embargo la investigación demostró que estas aguas se mueven a lo largo de la superficie de la Antártica recorriendo grandes áreas. En total, hay 700 canales y lagunillas que recorren desde 121 km hasta 604 km a 1 300 metros sobre el nivel del mar. Suponen sitios en donde se pensó que era imposible el flujo acuífero y que, pese a la lógica física, pueden llegar a formar cascadas; como la que se encuentra en Nansen Ice Shelf, con una altura de 122 metros. 

Estas aguas deshieladas usualmente se congela de nuevo en invierno, sin embargo en los últimos años se ha vivido una pérdida considerable de hielo debido al calentamiento global. Esto quiere decir que hay ahora más agua deshielada de la que se vuelve congelar, y conforme las temperaturas aumenten, continuará el mismo curso de deshielo ocasionando numerosas crisis en el planeta. 

 

El problema del flujo de las aguas deshieladas es que desprotegen la zona polar de los océanos más cálidos, provocando fracturas y derretimiento de la mayoría de los glaciares. En otras palabras, estas aguas deshieladas dejan expuestos y en vulnerabilidad a los polos; como muestran las zonas rojas de la imagen a continuación:

 Más en Ecoosfera: 

¿Qué está pasando en el Ártico? Conoce la campaña para proteger esta zona de las voraces petroleas

Un albúm lleno de recuerdos: el mundo Ártico que pronto dejará de ser (FOTOS)

Victoria ciudadana: Shell se va del Ártico indefinidamente



Correr una hora prolonga la vida siete horas, estudio

Según un nuevo estudio realizado por el profesor de kinesiología en la Iowa State University, Duck-chul Lee, correr durante una hora prolonga la esperanza de vida incluso siete horas.

Salir a correr es una de las actividades físicas con mayor número de beneficios tanto corporales como psicoemocionales: incrementa los niveles de endorfinas y serotonina, brindando mayor estabilidad en cada uno de los sistemas corporales y en la salud psicológica de la persona que lo practica; ayuda a la digestión, y por tanto a absorber con mayor facilidad los nutrientes de los alimentos y a desechar todas las toxinas que se encuentran en el cuerpo; entre otros. Según un nuevo estudio realizado por el profesor de kinesiología en la Iowa State University, Duck-chul Lee, correr durante una hora prolonga la esperanza de vida incluso siete horas y previene tanto enfermedades como muerte prematura. 

Para llegar a esta conclusión tan específica, Dr. Lee realizó un análisis en el que comparaba la esperanza de vida entre no corredores y corredores, encontrando que los últimos tendían a vivir tres años más que los primeros –aún si corren lento o esporádico y fuman, beben o tienen sobrepeso–. Lee retomó un estudio elaborado hace aproximadamente tres años en el que se indicaba que correr diario durante cinco minutos se correlacionaba con la prolongación de vida. De modo que para analizar la relación necesitaba primero que nada establecer los factores de mortalidad y ejercicio, y luego recolectar la información de los voluntarios a una grande escala. 

Conforme se fue realizando el análisis, Lee encontró que una persona corredora –frecuente o no– disminuía el riesgo de una muerte prematura hasta un 40 por ciento, controlando factores como el tabaco, bebidas alcohólicas, problemas de salud como hipertensión u obesidad, de ataques cardíacos en un 25 por ciento y de muertes en un 16 por ciento. Y no sólo eso: los investigadores calcularon que correr regresaba estadísticamente más tiempo en la vida de las personas que la que les hacía consumir. Estimaron que un corredor típico pasa menos de seis meses en correr dos veces a la semana durante 40 años, y poseía un incremento en la esperanza de vida de 3.2 años; es decir que una hora de correr alarga la esperanza de vida siete horas. 

Dr. Lee agrega en su estudio que estas adiciones “no son infinitas”; correr no vuelve inmortal a las personas pero reduce los efectos de la vejez y mejora la calidad de vida. 

 



Guía práctica para desintoxicar la mente

Como medida preventiva, la desintoxicación mental ayuda a liberar la psique dela rumiación de estas creencias irracionales.

En los últimos años se han popularizados los programas y alimentos detox; todo aquello que elimine las toxinas del cuerpo que se han acumulado por estilos de vida, alimentación y sedentarismo. Se volvieron una especie de mainstream conforme las personas buscaban casi desesperadamente un bienestar. Sin embargo, ¿de dónde proviene el bienestar?

Hay especialistas –médicos, psicólogos y psiquiatras– que consideran que la salud en general no es sólo la ausencia de enfermedades orgánicas, sino la experiencia de plenitud tanto física como psicológica en el día a día. Por tanto es importante no sólo realizar programas detox para liberar las toxinas de la sangre, también las que se encuentran en la mente y son capaz de limitar nuestro pensamiento, vida y vínculos afectivos. 

Desintoxicar la mente significa ser realista con las creencias en torno al autoconcepto –cómo eres–, la manera de percibir y de reaccionar al mundo exterior, el cómo se cuentan para uno mismo las vivencias, etcétera. Si los pensamientos que surgen son negativos –limitantes, denigrantes o sencillamente malos–, entonces tanto la narrativa de sí como la forma de vivir tendrá la misma dinámica. Incluso los malestares se vuelven repetitivos: “No soy lo suficiente para…”, “Las personas no me respetan…”, “Siempre tomo las decisiones equivocadas…”. Esta enfermedad psicológica terminará impactando negativamente al cuerpo, hasta intoxicarse y enfermarse. 

Como medida preventiva, la desintoxicación mental ayuda a liberar la psique dela rumiación de estas creencias irracionales. Para lograrlo, es importante seguir los siguientes pasos: 

Tomar consciencia que estamos estancados

La repetición de las mismas creencias, circunstancias, eventos, recuerdos, sentimientos, bloquean la habilidad de evolución. El arrastrar el pasado a nuestro presente sólo provoca la prolongación del sufrimiento, incapacitando vivir nuestras vidas en el aquí y el ahora y dificultando el proceso de aprendizaje de lo que estamos experimentando. Es como si la continua repetición de patrones fuera capaz de robarnos nuevas vivencias y, por tanto, una vida. La solución es, paso a paso, recordar que el pasado está en el pasado, y que en el presente hay una inmensa posibilidad de forjar nuevos recuerdos mediante las vivencias de la cotidianidad. 

Aprender a callar los pensamientos

La dificultad de disfrutar el momento en el aquí y en el ahora se debe a la intoxicación de la naturaleza humana. El aprender a disfrutar del silencio mental mientras se toma el sol de una tarde de primavera, dejando a un lado los pendientes, las preocupaciones, el agobio, las responsabilidades, ayudará a liberar toxinas mentales. Hay que pasar por un proceso de entrenamiento para identificar los pensamientos y que el pensar sobre los pensamientos es pensar; por ello, una vez que se tome consciencia de ello, es importante regresar a enfocar la atención en las sensaciones corporales. 

 

 

Disminuir la velocidad del pensamiento

¿Cuántas veces no ha pasado que del camino de trabajo a casa, vamos inmersos en el pensamiento y no nos damos cuenta de lo que hay alrededor hasta que se llega a la puerta de la recámara? Ser capaces de tomar consciencia de los pensamientos, analizarlos y revalorizarlos puede ayudar a disminuir su velocidad; y por tanto también a reducir el agobio del exceso y la angustia que pueden llegar generar. Esto es posible alternando con la toma de consciencia de las sensaciones y emociones. 

 



Nunca imaginaste los sorprendentes efectos de las almendras en nuestro cuerpo

Con las combinaciones adecuadas, la almendra puede brindar numerosos beneficios –aún si se trata de tan sólo de una colación–.

La almendra, del latín amygdăla, brinda numerosos beneficios para el cuerpo y la psique. Con tan sólo el consumo diario, de alrededor siete almendras al día, se reduce el colesterol malo y la grasa acumulada en el vientre; además que aumenta la dosis de nutrientes como las vitaminas B1, B2, B3, B5, B6, B9 y vitamina E; zinc, hierro, calcio, magnesio, fósforo y potasio.

Con las combinaciones adecuadas, la almendra puede brindar numerosos beneficios –aún si se trata de tan sólo de una colación–. Te los compartimos: 

Ayuda a prevenir el cáncer. Esto se debe gracias a que contienen altos niveles de vitamina E, un antioxidante que reduce el riesgo de padecer cáncer de colon, mama y próstata. 

Optimiza el funcionamiento del cerebro. Las almendras son una fuente indispensable de carnitina y vitamina B2, los cuales ayudan a impulsar la actividad neuronal saludable y a reducir las inflamaciones cerebrales. También se ha encontrado evidencia que reducen el riesgo de padecer Alzheimer. 

– Brindan suavidad, brillo y tonalidad a la piel. La vitamina E también brinda efectos muy positivos en la dermis, brindándole un cuidado desde el interior del cuerpo. 

– Previene enfermedades como la diabetes. Ayuda a controlar los niveles de azúcar en la sangre, reduciendo peso y mejorando la circulación en la sangre. 

– Mejora el sistema digestivo. Consumir 56 gramos de almendras al día, durante ocho semanas, elimina las enfermedades digestivas. 

 peanut butter

 

– Fortalecen huesos y dientes. Al contener magnesio y calcio, benefician los cuidados de dientes y sistema óseo. De hecho, el consumo diario de almendras reducen el riesgo de tener fracturas en huesos así como caídas de dientes. 

– Reduce la incidencia de enfermedades cardiovasculares. Al ayudar al funcionamiento de las arterias, las almendras reducen el colesterol malo y sus consecuencias sobre la salud –principalmente enfermedades como diabetes y paros cardíacos–. 

Más en Ecoosfera

Creativas maneras de incorporar las almendras a tu dieta



Creativas maneras de incorporar las almendras a tu dieta

Su sabor, a veces amargo o a veces dulce, puede parecer muy fuerte; sin embargo, con las combinaciones adecuadas, es posible (y delicioso) añadirlo a nuestra dieta diaria.

El consumo diario de almendra, del latín amygdăla, brinda múltiples beneficios a la salud. Como por ejemplo, ayuda a reducir el colesterol malo y, por lo tanto, la grasa acumulada en el vientre.  Gracias a sus valores nutricionales, esta pequeña fruto cuenta altas dosis de vitamina B1, B2, B3, B5, B6, B9 y vitamina E; zinc, hierro, calcio, magnesio, fósforo y potasio.

Su sabor, a veces amargo o a veces dulce, puede parecer muy fuerte; sin embargo, con las combinaciones adecuadas, es posible (y delicioso) añadirlo a nuestra dieta diaria. Te compartimos algunas recetas sencillas de realizar:

En smoothies. Necesitas una copa de cerezas congeladas, un puñado de espinacas, media taza de leche de almendras, agua, hielos, una cucharada de mantequilla de almendra, una cucharada de cocoa, media cucharada de extracto de vainilla y una vaina de canela. Mezcla todos los ingredientes en una licuadora y listo.

Aderezo para una ensalada. Necesitas almendras picadas, hierbas de tu preferencia, mostaza Dijon, limón y vinagre. Mezcla todos los ingredientes y úsalo en una ensalada.

Salsa para postres. Necesitas dos cucharadas de mantequilla de almendra, 1/4 taza de avena y especias de calabaza o manzana. Colócalo encima de manzanas o peras sautées, con un poco de agua y jugo de limón.

Como saborizantes de los platillos. Sólo es cuestión de cortar finamente las almendras y agregarlas a los platillos; como ensaladas, postres, entre otros.

Observatorio

Seguimiento a los asuntos ambientales y de ecología más urgentes de México.

Biblioteca Ecoosfera

Una compilación de lecturas (libros, ensayos, etc) disponibles en PDF sobre temas como sustentabilidad, medioambiente y salud.

Ir a Biblioteca