Descubre los sorprendentes beneficios de comer cuatro almendras cada día

Con las combinaciones y dosis adecuadas, la almendra brinda numerosos beneficios a nuestra salud tanto física como psicológica.

Las almendras, ricas en proteína, vitamina E, magnesio, fibra y aminoácidos esenciales, son ideales para reducir los efectos de deficiencias de cobre, vitamina B, calcio, potasio, fósforo, hierro y grasas saludables. Con las combinaciones y dosis adecuadas, la almendra brinda numerosos beneficios a nuestra salud tanto física como psicológica. 

Con tan sólo consumir cuatro almendras al día, el cuerpo psíquico y físico puede evolucionar de manera muy positiva. Por ejemplo:

Las habilidades cognitivas mejoran significativamente; tales como la memoria y el aprendizaje. Gracias a que son ricas en vitamina E, las almendras ayudan a prevenir trastornos cognitivos, agilizando las funciones cognitivas como la memoria. Además, la almendra es fuente del zinc, un mineral que se encarga de proteger las células cerebrales en contra del daño causado por los radicales libres. Incluso, la vitamina B-6 agiliza el metabolismo, proceso que es indispensable para reparar las células cerebrales. En otras palabras, cuatro almendras al día mejora la memoria y estimula el cerebro. 

Ayuda a perder peso. Las almendras poseen una densidad nutriente –gracias a su alto contenido de fibra, proteína y grasas mono nosaturadas– por lo que agilizan el proceso metabólico. Comer almendras como snack ayudan a sentirnos más satisfechos y por tanto, consumir menos alimentos grasosos y azucareros. Esto quiere decir que las almendras son consideradas parte esencial de los programas para bajar de peso. 

Previene defectos de nacimiento. Un alimento básico en la dieta durante el embarazo es la almendra, pues ésta no sólo ayudará a un desarrollo óptimo del feo, también reducirá situaciones de riesgo. Las almendras poseen cantidades considerables de ácido fólico, ayudando al crecimiento saludable de las células y las formaciones del tejido. 

– Fortalece los huesos. Las almendras son ricas en calcio y fósforo, dos nutrientes esenciales para mantener la estructura ósea en un estado saludable. Este fruto seco es fuente de magnesio, manganesio y potasio, los cuales protegen al cuerpo óseo de los radicales libres previniendo así enfermedades como la osteoporosis. 

Más en Ecoosfera

Creativas maneras de incorporar las almendras a tu dieta



¿Cómo estás dispuesto a cambiar la realidad en la que vivimos?

Ser voluntario nos llama a querer cambiar al mundo, no escatimemos en la entrega y las ganas, son pautas que marcan la diferencia.

“De nada sirve al hombre lamentarse de los tiempos en que vive.

Lo único bueno que puede hacer es intentar mejorarlos.”

– Thomas Carlyle.

Todos los días somos testigos de crisis mundiales, nacionales, familiares, individuales. Muchas veces nos cuestionamos ¿cómo es que llegamos a esto? ¿en qué momento dejamos que las cosas se fueran en esta dirección? Todas estas preguntas podrían convertirse en una invitación hacia nosotros mismos de tomar acciones para cambiar esos escenarios; en una invitación a ser agentes de cambio en el mundo, es decir, en nuestras propias vidas.

Dar un paso al frente, estar dispuestos a entregarnos a una causa para realmente influir en la balanza. No hay que perder de vista que todo empieza por uno, querer ser parte de algo más grande. Es ahí donde es más visible el espíritu de los voluntarios quienes cuentan con la intención genuina de hacer algo más por todo lo que les rodea.

Ser voluntario nos llama a querer cambiar al mundo, no escatimemos en la entrega y las ganas, son pautas que marcan la diferencia. Por supuesto, que se debe de pensar de manera estratégica, de modo que las acciones que se realicen sean claras, contundentes y con impacto.

Existe un abanico inmenso de voluntariado. Seleccionar una causa puede ser complicado. Se puede determinar la causa en la que se quiere participar de acuerdo a los talentos que se poseen, de tal modo que se vuelve una experiencia gratificante y de suma relevancia de adquisición de aprendizajes. Teniendo presente que el potencial de cada persona y de cada proyecto con la finalidad de construir una nueva realidad.

Las opciones de voluntariado en el sector forestal son diversas, lo cual nos permite involucrarnos con diferentes causas. Por ejemplo, en Reforestamos México A.C. hay una oferta muy interesante ya que tienen diferentes planes para que personas con diferentes perfiles se puedan unir a la causa.

Sus proyectos están alineados a los Objetivos de Desarrollo Sostenible (OSD) para contribuir a la estrategia global, especializándose en el aseguramiento de los bosques para su desarrollo. Dependiendo de los perfiles y del avance de los proyectos se hacen las convocatorias, por lo cual las posibilidades de participación son muy altas. El objetivo es encontrar talento para acercar los bosques a las ciudades y viceversa; desde la analogía filosófica, hasta lo más tangible: la experiencia de las personas que viven tanto en los bosques como en las ciudades.

Como organización, trabajan para transformar la realidad económica, social y ambiental de la gente que vive en los bosques. El reto es: demostrar que los bosques son sinónimo de riqueza y bienestar. Razón que ilustra el gran empuje del voluntariado que promueve Reforestamos México, el talento al servicio de los bosques logrará que se transformen para ser competitivos, multiplicando su riqueza y conservando su biodiversidad.

Con esta propuesta podemos replantearnos la primera pregunta: ¿Cómo estás dispuesto a cambiar la realidad en la que vivimos?

Autora: Mariana Sordo Moro

Coordinación de Personal

Reforestamos México, A.C.



Sistema Trappist-1: los siete planetas descubiertos por la NASA (VIDEO)

Esta es la primera vez que astrónomos logran identificar un sistema solar similar al nuestro con siete planetas.

En una conferencia de prensa, la NASA reveló el pasado miércoles 22 de febrero el descubrimiento de nuevos siete planetas, del tamaño de la Tierra, orbitando alrededor de una estrella. Este nuevo sistema se encuentra a tan sólo 40 años luz de nosotros, lo cual facilitaría tanto su exploración como investigación. Por el momento, la Administración Nacional de la Aeronáutica y del Espacio de EE.UU. intuye que tres de los planetas recién descubiertos cuentan con características similares a nuestro planeta, haciéndolos habitables para vida humana. 

Esta es la primera vez que astrónomos logran identificar un sistema solar similar al nuestro con siete planetas. Por ejemplo, los planetas cuentan con un tamaño y condiciones atmosféricas –oxígeno, metano, ozono y dióxido de carbono– similares a los nuestros, facilitando incluso una superficie acuífera en cada uno de ellos.  

El autor de esta investigación, llamada TRAPPIST, Michael Gillon, ha considerado que este descubrimiento es una pieza clave para el rompecabezas del universo, en donde los ambientes habitables eran pensados como sueños fallidos. Pero parece ser que este sistema, el cual está asociado con el de Acuario a tan sólo 235 billones de kilómetros del nuestro, cuenta con planetas terrestres como la Tierra y una estrella solar más pequeña y ligera que nuestro Sol. De hecho, las órbitas de los planetas más cercanos a la estrella son de aproximadamente 1.5 y 2.4 días, mientras que el del sexto planeta, 12 días. Se cree que el último planeta tiene una órbita de 20 días. 

 Al nuevo sistema solar se le nombró “Sistema Trappist”, en honor al telescopio Transiting Planets and Planetesimals Small Telescope en Chile que ayudó a encontrar a tres de los siete planetas en mayo del 2016. Con el apoyo de otros telescopios del telescopio de la NASA Spitzer y el European Southern Observatory’s Very Large Telescope, se consiguió descubrir los otros planetas del sistema. Y fue a partir de este año que los investigadores notaron que uno de los planetas cuenta con la presencia de agua, facilitando la sospecha que los demás tienen condiciones similares. 

 

 



¿Cómo mejorar el aprendizaje? Consejos de la neurociencia para lograrlo

De acuerdo con un reciente estudio de Nature Neuroscience, se requiere un poco de manipulación de los neurotransmisores, forzado por la práctica, para fortalecer el aprendizaje en el día a día.

El aprendizaje, junto con la atención y la memoria, ayuda al ser humano a desarrollar numerosas herramientas para la supervivencia y la cotidianidad. Y de acuerdo con un reciente estudio de Nature Neuroscience, se requiere un poco de manipulación de los neurotransmisores, forzado por la práctica, para fortalecer el aprendizaje en el día a día. 

Para los investigadores, el comprender el efecto del sobreaprendizaje sobre el desarrollo de un nuevo recurso, fue un proceso vital para un mejor entendimiento del cerebro. Para lograrlo dividieron en dos grupos a los voluntarios. 

El primero fue expuesto a ejercicios de aprendizaje sobre un tema, al haber mejoría en la habilidad en práctica tomaban un descanso de 30 minutos y regresaban para más ejercicios de aprendizaje sobre otro tema. Al día siguiente realizaban una post-prueba, en donde los individuos tenían buenos resultados en último tema practicado y pésimos en el primero. Estos resultados fueron como si el grupo no hubiese sido entrenado en nada.  En palabras de Takeo Watanabe, profesor de Ciencias Cognitivas, Lingüísticas y Psicológicas en Brown University, en EE.UU., y autor del estudio, “Cuando uno deja de entrenar inmediatamente después de haber adquirido una habilidad nueva, el área del cerebro asociada con esta habilidad aún es plástico”. Es decir, débil. El cerebro es flexible y se adapta en función del aprendizaje de nuevas herramientas; por lo que si uno se detiene justo después de haber adquirido una de ellas, el cerebro está en un estado plástico, en un estado “preparado-para-el-aprendizaje”, y absorberá la información del segundo conocimiento –y no del primero–. 

El segundo grupo practicó el tema por más tiempo y más repeticiones, un descanso de 30 minutos y un nuevo tema que aprender. Al día siguiente, en el post-test, los individuos obtuvieron mejores resultados en aquellos temas que pasaron un poco más de 20 minutos extras en practicar, sin que un tema pudiese interferir con el otro. 

De modo que aunque el primer grupo no “sobreaprendió”, tuvo un mejor resultado en el último tema; el segundo mostró un una mejoría global con un lapso mayor de práctica y aprendizaje. Para comprender las causas, Watanabe y sus colegas realizaron fMRI, escanografías del cerebro mediante el registro de oxígeno; es decir que requirieron ver las áreas cerebrales que se activaban usando más oxígeno, carbono y nitrógeno –traducido en la presencia de neurotransmisores– permitiendo deducir cuáles químicos incrementan en niveles durante el proceso de aprendizaje.

Fue así que repitiendo el experimento con la máquina MRS, con dos cambios principales –uno, que los dos grupos estarían entrenando la misma cantidad de veces sin el segundo entrenamiento; dos, antes y durante tanto del entrenamiento como la prueba se estaría escaneando la actividad cerebral. El resultado fue sorprendente: si uno no “sobreaprende”, el cerebro consigue niveles altos de glutamato-dominante –el cual facilita al cerebro a entrar en modo plástico o “preparado-para-el-aprendizaje”–; pero si se sobre carga de información, los niveles de glutamato disminuyen y los de GABA incrementan –encargado de estabilizar el cerebro–. Para Watanabe, “Si se sobreaprende la habilidad, el estado del cerebro cambia muy rápido de ser plástico a estable”, lo cual significa que el cerebro tiene más tiempo de “congelar” la habilidad previniendo de olvidarla. 

Es decir que para aprender un tema es recomendable “sobreaprender” –repetir y repetir– la base para comprender así lo complejo. Si bien se dice que hay un riesgo del olvido con el paso del tiempo, la realidad es que existen numerosas técnicas para mantener el conocimiento en un periodo a largo plazo; como por ejemplo, dar tiempo a que suceda el aprendizaje sin necesidad de mezclar los temas. 



Nunca imaginaste los sorprendentes efectos de las almendras en nuestro cuerpo

Con las combinaciones adecuadas, la almendra puede brindar numerosos beneficios –aún si se trata de tan sólo de una colación–.

La almendra, del latín amygdăla, brinda numerosos beneficios para el cuerpo y la psique. Con tan sólo el consumo diario, de alrededor siete almendras al día, se reduce el colesterol malo y la grasa acumulada en el vientre; además que aumenta la dosis de nutrientes como las vitaminas B1, B2, B3, B5, B6, B9 y vitamina E; zinc, hierro, calcio, magnesio, fósforo y potasio.

Con las combinaciones adecuadas, la almendra puede brindar numerosos beneficios –aún si se trata de tan sólo de una colación–. Te los compartimos: 

Ayuda a prevenir el cáncer. Esto se debe gracias a que contienen altos niveles de vitamina E, un antioxidante que reduce el riesgo de padecer cáncer de colon, mama y próstata. 

Optimiza el funcionamiento del cerebro. Las almendras son una fuente indispensable de carnitina y vitamina B2, los cuales ayudan a impulsar la actividad neuronal saludable y a reducir las inflamaciones cerebrales. También se ha encontrado evidencia que reducen el riesgo de padecer Alzheimer. 

– Brindan suavidad, brillo y tonalidad a la piel. La vitamina E también brinda efectos muy positivos en la dermis, brindándole un cuidado desde el interior del cuerpo. 

– Previene enfermedades como la diabetes. Ayuda a controlar los niveles de azúcar en la sangre, reduciendo peso y mejorando la circulación en la sangre. 

– Mejora el sistema digestivo. Consumir 56 gramos de almendras al día, durante ocho semanas, elimina las enfermedades digestivas. 

 peanut butter

 

– Fortalecen huesos y dientes. Al contener magnesio y calcio, benefician los cuidados de dientes y sistema óseo. De hecho, el consumo diario de almendras reducen el riesgo de tener fracturas en huesos así como caídas de dientes. 

– Reduce la incidencia de enfermedades cardiovasculares. Al ayudar al funcionamiento de las arterias, las almendras reducen el colesterol malo y sus consecuencias sobre la salud –principalmente enfermedades como diabetes y paros cardíacos–. 

Más en Ecoosfera

Creativas maneras de incorporar las almendras a tu dieta



Creativas maneras de incorporar las almendras a tu dieta

Su sabor, a veces amargo o a veces dulce, puede parecer muy fuerte; sin embargo, con las combinaciones adecuadas, es posible (y delicioso) añadirlo a nuestra dieta diaria.

El consumo diario de almendra, del latín amygdăla, brinda múltiples beneficios a la salud. Como por ejemplo, ayuda a reducir el colesterol malo y, por lo tanto, la grasa acumulada en el vientre.  Gracias a sus valores nutricionales, esta pequeña fruto cuenta altas dosis de vitamina B1, B2, B3, B5, B6, B9 y vitamina E; zinc, hierro, calcio, magnesio, fósforo y potasio.

Su sabor, a veces amargo o a veces dulce, puede parecer muy fuerte; sin embargo, con las combinaciones adecuadas, es posible (y delicioso) añadirlo a nuestra dieta diaria. Te compartimos algunas recetas sencillas de realizar:

En smoothies. Necesitas una copa de cerezas congeladas, un puñado de espinacas, media taza de leche de almendras, agua, hielos, una cucharada de mantequilla de almendra, una cucharada de cocoa, media cucharada de extracto de vainilla y una vaina de canela. Mezcla todos los ingredientes en una licuadora y listo.

Aderezo para una ensalada. Necesitas almendras picadas, hierbas de tu preferencia, mostaza Dijon, limón y vinagre. Mezcla todos los ingredientes y úsalo en una ensalada.

Salsa para postres. Necesitas dos cucharadas de mantequilla de almendra, 1/4 taza de avena y especias de calabaza o manzana. Colócalo encima de manzanas o peras sautées, con un poco de agua y jugo de limón.

Como saborizantes de los platillos. Sólo es cuestión de cortar finamente las almendras y agregarlas a los platillos; como ensaladas, postres, entre otros.

Observatorio

Seguimiento a los asuntos ambientales y de ecología más urgentes de México.

Biblioteca Ecoosfera

Una compilación de lecturas (libros, ensayos, etc) disponibles en PDF sobre temas como sustentabilidad, medioambiente y salud.

Ir a Biblioteca