¿Cómo se comunican los árboles entre ellos?

“Los árboles son amigos. Se pueden ver cómo las ramas gruesas apuntan entre ellos, y así no bloquean la luz de sus compañeros.”

En su libro The Hidden Life of TreesLa vida oculta de los árboles–, Peter Wohlleben explica cómo los árboles se comunican entre mediante ramas gruesas: “Los árboles son amigos. Se pueden ver cómo las ramas gruesas apuntan entre ellos, y así no bloquean la luz de sus compañeros.” Además, de esta manera, las plantas se transmiten continuamente información entre sí así como entre otros organismos como los insectos. 

Parece ser que algunos de los químicos que liberan aromas como el de la humedad –por ejemplo– ayuda a decir a otras plantas que es indispensable prepararse para el ataque de ciertos insectos depredadores. Wohlleben califica estos olores como los gritos de auxilio. Inclusive, se encontró que cuando las plantas poseen alguna infección o han sido devoradas por un insecto, liberan en el aire una gama de moléculas volátiles para mandar esa información. Y así, con esos químicos alrededor, las plantas más cercanas de la misma especie –e inclusive de otras– se vuelven menos vulnerables al ataque, pues producen toxinas que las vuelven más difíciles de digerir. 

 

comunicacion-arboles-dos

Sin embargo, estos cambios no suceden inmediatamente pero los genes empiezan a activarse cada vez más rápido frente a una situación de riesgo. De modo que los químicos liberados por las plantas en una zona muy particular son ligeramente diferentes de aquellos que se liberaron en otra parte por la misma especie. Esto ha provocado que se crea que las plantas hablan, y que incluso mantengan su propio lenguaje –o al menos, acentos regionales–. 

 

Parece ser que estos signos comenzaron no como una manera de mandar información hacia otros árboles pero para mandar y recibir mensajes de manera rápida y eficiente hacia otras partes de la misma planta. Por ejemplo, las pestes o infecciones tienden a saltar de una rama a la otra que se encuentre más cercana –aún si se trata de ramas que se encuentran a varios metros de distancia–. 

Esto sucede porque estos signos pueden viajar a través del aire o directamente a través de las ramas. Una de las consecuencias de estos signos tan volátiles, sin embargo, es que otros árboles o plantas pueden “escuchar” casi inmediatamente el mensaje que se está transmitiendo. 

No obstante, no toda la información se transfiere mediante el aire; muchas de las veces, esta información sucede mediante una simbiosis con el fungi del suelo –los hongos y setas– que se encuentran en el suelo pero que sólo se expanden, como las conocemos, después de su reproducción sexual. Es como si los hongos fueran un tapiz de células que se expanden a través del suelo del bosque. De ese modo, los árboles pueden conseguir agua y otros nutrientes. 

 


¿Por qué el gobierno de Nepal quemó pieles de animales?

Históricamente, la última vez que Nepal quemó los trofeos de cazadores furtivos fue en 1998; y ahora se vuelto a realizar como medio de reafirmación de compromiso con la naturaleza y de combate a la caza furtiva.

Como gesto simbólico de compromiso contra la caza furtiva y el comercio de vida silvestre, Nepal decidió quemar 4 012 pieles de diferentes animales, cientos de cuernos de rinocerontes y restos de escamas de pangolín después de ser requisadas a los traficantes y cazadores. La hoguera tuvo lugar en el parque nacional de Chitwan el pasado Día Internacional de la Diversidad Biológica.

Este proyecto fue implementado por las autoridades nepalíes y diplomáticos extranjeros, como un mensaje de que “estas partes del cuerpo de los animales en peligro de extinción no están destinados para el comercio”. Incluso Maheswor Dhakal, del Departamento de Parques Nacionales y Conservación de Vida Silvestre, estableció que “en total son 4 012 pieles de 48 especies de animales diferentes, entre ellas 67 de tigre en peligro de extinción y 48 de leopardo; 357 cuernos de rinoceronte y 352 pangolines; también están pelo de cola de elefante, glándulas de ciervos, caparazones de tortugas y caballitos de mar.” Cada pieza lleva incluso casi 20 años almacenada. 

Dhakal agrega que la hoguera no sólo fue un símbolo de compromiso hacia la biodiversidad; también de liberación al país de una carga económica que suponía el almacenamiento de los restos de estos animales. Sin embargo se han resguardado para investigación unas cuantas piezas; como por ejemplo, diez cuernos de rinoceronte y cinco pieles de tigre. 

Históricamente, la última vez que Nepal quemó los trofeos de cazadores furtivos fue en 1998; y ahora se vuelto a realizar como medio de reafirmación de compromiso con la naturaleza y de combate a la caza furtiva. 



Sobre la Narcodeforestación o cómo la cocaína está acabando con la biodiversidad

La narcodeforestación se ha encargado de convertir los bosques y las selvas en granjas, en tierras de especulación, en espacios para operaciones ilegales.

La producción y venta de drogas, como la cocaína, ha generado numerosas tensiones políticas entre países. Se ha tratado de una actividad ilegal que no sólo ocasiona una serie de consecuencias tanto económicas como sociales, también ambientales a gran escala. De acuerdo con un estudio publicado en Environmental Letters, la “cocaína está acabando con las selvas y los bosques de América Latina”. 

Los investigadores usaron estadísticas para calcular la correlación entre la pérdida de biodiversidad y el tráfico de drogas en el camino de la cocaína hacia su venta. ¿Acaso es posible que entre el 30 por ciento de la deforestación anual de los bosques guatemaltecos, nicaragüenses y hondureños en los últimos años se deba al narcotráfico? 

Si bien cada país ha tratado de proteger sus bosques y selvas, el equipo descubrió que entre el 30 y 50 por ciento de la pérdida de la biodiversidad tuvo lugar en áreas que protegidas por leyes nacionales o internacionales; y la cual presenta un mayor riesgo a los esfuerzos locales para proteger y restaurar la selva, a su diversidad, sus derechos y sus recursos naturales. A este fenómeno se le denominó “narcodeforestación”. 

La narcodeforestación se ha relacionado principalmente con la producción de cocaína en Colombia, con el aumento de granjas de coca y almacenes económicos. De acuerdo con los investigadores, “la deforestación sucede no por la presencia de las granjas, sino por la necesidad de los traficantes de usar el dinero generado por la venta de las drogas.” De alguna manera, los narcotraficantes usan el espacio –antes plena de un bosque– para lavar dinero: “Parece ser que la mejor manera de lavar dinero ilegal por drogas es destruir la cerca de la naturaleza: cortar los árboles y construir un rancho con ganado.”

La guerra que EE.UU. declaró en contra de las drogas, expandió la deforestación hacia regiones de México y el Caribe. En otras palabras, la narcodeforestación se ha encargado de convertir los bosques y las selvas en granjas, en tierras de especulación, en espacios para operaciones ilegales; lo cual ha provocado que “mientras más y más bosques se usan, se requieren cada vez más y más caminos y ciudades –y eso reduce el espacio del bosque aún más.” Frente a la pérdida de áreas verdes, los impactos sociales están afectando también a las comunidades indígenas y su supervivencia.

La solución inmediata es disminuir el consumo de estas drogas; sin embargo, ¿el mundo, especialmente EE.UU., será capaz de reducir su demanda de cocaína para reducir el daño causado en los bosques latinoamericanos? 



TOP: los sorprendentes y múltiples beneficios de los árboles

No siempre comprendemos las razones por las que un árbol, aunque sea muy pequeño, es importante para nuestra existencia

Numerosos artículos hablan acerca de la importancia de los árboles, de las razones y métodos para cuidarlos, entre otros. Se habla de que el planeta está sin recursos naturales, sufriendo del exceso de gases metanos que contaminan al medio ambiente. Se enfatiza en la contención educativa para el bienestar del medio ambiente. Sin embargo, no siempre comprendemos las razones por las que un árbol, aunque sea muy pequeño, es importante para nuestra existencia:

Los árboles combaten el efecto del gas invernadero. Los árboles absorben el dióxido de carbono (CO2), removiendo el carbón y liberando el oxígeno en el aire.

Los árboles limpian el aire al absorber olores y gases contaminantes filtrando partículas del aire, a las cuales atrapan con sus plantas.

Los árboles brindan oxígeno.

Los árboles ambientan las calles y la ciudad.

Los árboles conservan energía. Al colocar árboles de manera estratégica, se puede reducir el aire acondicionado hasta en un 50%.

Los árboles cuidan el agua a través de la evaporación. La mayoría de los árboles nuevos necesitan sólo 15 galones de agua a la semana.

Los árboles previenen la contaminación del agua.

Los árboles previenen la erosión del suelo.

Los árboles protegen a los niños de los rayos ultravioleta.

Los árboles brindan comida.

Los árboles sanan síntomas de trastornos emocionales, así como de fatiga mental.

Los árboles reducen el riesgo de violencia.

Los árboles marcan las temporadas del año.

Los árboles crean oportunidades económicas.

Los árboles son maestros y compañeros de juego.

Los árboles proveen diversidad, uniendo a las personas.

Los árboles otorgan unidad a la humanidad.

Los árboles incrementan los valores de las propiedades.

Los árboles brindan madera.



Sencillos consejos para cuidar los árboles urbanos

La arboricultura moderna ofrece una serie de prácticas rutinarias para mejorar las condiciones de los árboles, así como sus infalibles beneficios al ambiente

Árboles plagados de chicles, invadidos de basura o simplemente muertos; estas son algunas de las imágenes que cualquier transeúnte puede observar a lo largo de su jornada. A pesar de que los árboles son proveedores de vida, la mayoría de ellos que se encuentra dentro de la infraestructura urbana sufre de contaminación del suelo, agua y aire, así como de la inaccesibilidad de los mismos. Se altera su medio ambiente a través de la modificación del drenaje, iluminación, clima y trato de los habitantes, entre otros. 

La arboricultura moderna ofrece una serie de prácticas rutinarias para mejorar las condiciones de los árboles, así como sus infalibles beneficios al ambiente. 

A fin de generar un cuidado adecuado de estos seres vivos, se necesita tomar en consideración que los árboles jóvenes cuentan con menos de 5 años de plantados, mientras que los maduros son los que llevan más de 5. 

Cada uno de estos seres necesita una apropiada aireación del suelo, es decir, un lugar que permita la circulación del aire y agua al interior del sistema de las raíces. De acuerdo con Árboles y Jardines: “debe dejarse libre 30cm a nivel alrededor del tronco, sin removerse, ni hacer cajeta, ni amontonar suelo, ni colocar pasto u otras plantas, tampoco regarse. El resto de la superficie libre bajo la copa debe aflojarse con el empleo de un pico, golpeando sin que la punta penetre muy profundamente”. Cuando el árbol se encuentra en una zona cubierta de pavimento o pasto, puede seguirse el mismo procedimiento pero antes de la temporada de lluvias. 

A continuación puedes hacer uso de fertilizantes orgánicos para regular la composición química del suelo. Es recomendable aplicar entre 1 y 2kg por cada 100m2 de superficie (debajo de la copa). Se recomienda hacerlo a principios de la primavera. 

Fotografía principal: Christian y Sergio Velasco / Flickr 



Nubes, árboles y ríos: espejos del espíritu

La naturaleza tiene mucho que enseñarnos, quizá porque en un nivel básico, al observarla nos reconocemos en sus formas.

En la actualidad es fácil ignorar a la naturaleza. No tenemos tiempo, corremos constantemente de un lado al otro, si tenemos suerte puede ser a pie y si no pasamos horas en automóviles o en el transporte público. Estamos desconectados, lo cual conlleva serios problemas mentales y físicos relacionados a la depresión y al estrés.

Ya lo hemos dicho antes, la mejor manera de combatir los males de nuestra época es a través de la reconexión con la naturaleza. Varios estudios científicos han demostrado que las zonas con más árboles se comenten menos crimenes, que tener plantas en la oficina nos hace más eficientes, y que el sol combate el insomnio. Lo que necesitamos es darnos un breve respiro, y para hacerlo basta con voltear a ver las nubes, los árboles y ríos, cuerpos naturales como el nuestro.

173810

¿Cómo podemos identificarnos con las nubes? Quizá se trata de no hacerlo, de aceptar que ellas flotan a su propio ritmo, indiferentes a lo que podemos sentir o querer de ellas. Si observamos las nubes vemos que se unen y separan, siempre aparentemente ligeras, un ejemplo de desapego absoluto. Sus ritmos no son constantes, pueden tener remolinos, tornarse negras en cualquier momento, sin embargo los momentos más fuertes son transitorios. En la vida de las nubes y en la nuestra, ningún estado es permanente.

the_tree_of_life_by_isacg-d4nxdpf

Los árboles, en su silencio, nos hablan de soportar el paso de los años. Sus troncos muestran el daño causado por plagas, insectos, y demás fuerzas naturales. La vida de los árboles no es fácil, sin embargo ellos no se rinden; mientras más arraigan sus raíces en la tierra más crecen con ramas extendidas hacia el cielo. El crecimiento es simultáneamente interno y externo. Los árboles permanecen de pie en los tiempos más difíciles, inviernos, sequías y tormentas, se adaptan, sobreviven. Pueden perder sus hojas y ramas, pero se mantienen. En tiempos de abundancia crecen, dan flores y frutos embelleciendo el mundo.

tumblr_lyfnlfWJOY1qcy0o0o1_400

Los ríos, riachuelos y otros cuerpos de agua son, literalmente, las fuentes de la vida, pero también sonorizan todo lo que los rodea, nos arrullan y crean ambientes de reflexión. En temporadas de lluvia su caída es más fuerte, al igual que los árboles se adaptan a las temporadas y nunca son el mismo. Nada nos remueve del ajetreo de las ciudades como el sonido de un río, un movimiento azaroso y extrañamente melódico que nos permite los más bellos momentos de introspección.

Pero en el mundo en el que vivimos la mayoría, en enormes ciudades de asfalto y concreto, no podemos esperar a que se den los momentos para observar a la naturaleza, hay que crearlos. Tómate un tiempo para ir a caminar después de comer, para regar las plantas de tu oficina, para asomarte por la ventana y observar los árboles. Es la naturaleza la que detona los más afortunados momentos de introspección, un tesoro que debemos conservar para sentir las vibraciones que nos unen al planeta. 

Observatorio

Seguimiento a los asuntos ambientales y de ecología más urgentes de México.

Biblioteca Ecoosfera

Una compilación de lecturas (libros, ensayos, etc) disponibles en PDF sobre temas como sustentabilidad, medioambiente y salud.

Ir a Biblioteca