CocaCola y Pepsi sobornaron organizaciones médicas para limpiar su reputación

Los patrocinios se hicieron de manera previa a la publicación de estudios que demostraban la relación del consumo de bebidas azucaradas y enfermedades como diabetes y obesidad.

Durante los primeros diez minutos de haber bebido un sorbo de Coca-Cola, el cuerpo recibió 10 cucharadas soperas de azúcar –más del 100 por ciento de lo que se requiere en un sólo día–. Si bien no vomitas el exceso de dulce, el cuerpo libera grandes cantidades de ácido fosfórico para contrarrestar un sabor de ese tamaño. ¿Qué pasaría realmente si bebes una botella completa, de 600ml, de una Coca-Cola? 

De acuerdo con un estudio realizado entre 2011 y 2015 por la Universidad de Boston, y publicado en American Journal of Preventive Medicine, CocaCola y Pepsi, se han asociado con numerosas enfermedades causadas por exceso de azúcar; como la diabetes y obesidad. Además, han pagado millones de dólares, mediante patrocinios, para minimizar el impacto de estudios que los perjudican. Es decir, se han encargado de silenciar posibles estudios que comprueben los efectos nocivos de sus productos en la población. 

 Según los investigadores de la Universidad de Boston, el 97 por ciento de los patrocinios se hicieron de manera previa a la publicación de estudios que demostraban la relación del consumo de bebidas azucaradas y enfermedades como diabetes y obesidad. Entre las organizaciones financiadas por Coca-Cola se encuentran: la Asociación de Diabetes de Estados Unidos, la Fundación de Investigación de la Diabetes Juvenil, la Sociedad Americana de Cáncer, la Cruz Roja y el Centro de Control de Enfermedades, entre otras. 
 
soda-coke-vs-pepsi-paul-ward
 
Un ejemplo claro que confirma el estudio es la ONG, Save The Children, la cual promovió activamente un nuevo impuesto sobre el azúcar hasta 2010, año en el cual dejó de hacerlo pues, en 2009, recibió un donativo de 5 millones de dólares por parte de Coca-Cola y PepsiCo. 
 
Incluso, el diario español El País realizó un estudio en 2013 en el que alertó “sobre un sesgo que provocaban los patrocinios de Coca-Cola o Pepsi en la investigación sobre los efectos de sus bebidas.” Es decir que 83 de 96 organizaciones señaladas recibieron dinero de CocaCola, haciendo público el listado de ayudas que brinda, y así cubrir los efectos que tienen sus bebidas sobre enfermedades cardiovasculares, obesidad, diabetes e incluso muerte prematura. 
 
Más en Ecoosfera
 


¿Cómo mejorar el aprendizaje? Consejos de la neurociencia para lograrlo

De acuerdo con un reciente estudio de Nature Neuroscience, se requiere un poco de manipulación de los neurotransmisores, forzado por la práctica, para fortalecer el aprendizaje en el día a día.

El aprendizaje, junto con la atención y la memoria, ayuda al ser humano a desarrollar numerosas herramientas para la supervivencia y la cotidianidad. Y de acuerdo con un reciente estudio de Nature Neuroscience, se requiere un poco de manipulación de los neurotransmisores, forzado por la práctica, para fortalecer el aprendizaje en el día a día. 

Para los investigadores, el comprender el efecto del sobreaprendizaje sobre el desarrollo de un nuevo recurso, fue un proceso vital para un mejor entendimiento del cerebro. Para lograrlo dividieron en dos grupos a los voluntarios. 

El primero fue expuesto a ejercicios de aprendizaje sobre un tema, al haber mejoría en la habilidad en práctica tomaban un descanso de 30 minutos y regresaban para más ejercicios de aprendizaje sobre otro tema. Al día siguiente realizaban una post-prueba, en donde los individuos tenían buenos resultados en último tema practicado y pésimos en el primero. Estos resultados fueron como si el grupo no hubiese sido entrenado en nada.  En palabras de Takeo Watanabe, profesor de Ciencias Cognitivas, Lingüísticas y Psicológicas en Brown University, en EE.UU., y autor del estudio, “Cuando uno deja de entrenar inmediatamente después de haber adquirido una habilidad nueva, el área del cerebro asociada con esta habilidad aún es plástico”. Es decir, débil. El cerebro es flexible y se adapta en función del aprendizaje de nuevas herramientas; por lo que si uno se detiene justo después de haber adquirido una de ellas, el cerebro está en un estado plástico, en un estado “preparado-para-el-aprendizaje”, y absorberá la información del segundo conocimiento –y no del primero–. 

El segundo grupo practicó el tema por más tiempo y más repeticiones, un descanso de 30 minutos y un nuevo tema que aprender. Al día siguiente, en el post-test, los individuos obtuvieron mejores resultados en aquellos temas que pasaron un poco más de 20 minutos extras en practicar, sin que un tema pudiese interferir con el otro. 

De modo que aunque el primer grupo no “sobreaprendió”, tuvo un mejor resultado en el último tema; el segundo mostró un una mejoría global con un lapso mayor de práctica y aprendizaje. Para comprender las causas, Watanabe y sus colegas realizaron fMRI, escanografías del cerebro mediante el registro de oxígeno; es decir que requirieron ver las áreas cerebrales que se activaban usando más oxígeno, carbono y nitrógeno –traducido en la presencia de neurotransmisores– permitiendo deducir cuáles químicos incrementan en niveles durante el proceso de aprendizaje.

Fue así que repitiendo el experimento con la máquina MRS, con dos cambios principales –uno, que los dos grupos estarían entrenando la misma cantidad de veces sin el segundo entrenamiento; dos, antes y durante tanto del entrenamiento como la prueba se estaría escaneando la actividad cerebral. El resultado fue sorprendente: si uno no “sobreaprende”, el cerebro consigue niveles altos de glutamato-dominante –el cual facilita al cerebro a entrar en modo plástico o “preparado-para-el-aprendizaje”–; pero si se sobre carga de información, los niveles de glutamato disminuyen y los de GABA incrementan –encargado de estabilizar el cerebro–. Para Watanabe, “Si se sobreaprende la habilidad, el estado del cerebro cambia muy rápido de ser plástico a estable”, lo cual significa que el cerebro tiene más tiempo de “congelar” la habilidad previniendo de olvidarla. 

Es decir que para aprender un tema es recomendable “sobreaprender” –repetir y repetir– la base para comprender así lo complejo. Si bien se dice que hay un riesgo del olvido con el paso del tiempo, la realidad es que existen numerosas técnicas para mantener el conocimiento en un periodo a largo plazo; como por ejemplo, dar tiempo a que suceda el aprendizaje sin necesidad de mezclar los temas. 



Estas fotos te darán una idea de cómo se ven tus alimentos a la hora de cosecharlos

Muy pocas veces sabemos de dónde vienen, cómo se ven antes de cosecharse o cuáles son sus cuidados agricultores.

Parece fácil: estar en la mesa del comedor con un bocado de una jugosa piña en la boca, esa frescura acidulce del desayuno que nos brinda una cantidad desbordante de nutrientes y un placer inexpresable a los primeros momentos del hambre matutino. Es realmente un instante sencillo que tan sólo requirió ir al mercado a comprarla, cortarla con cuidado y servirla fresca y amarilla. Sin embargo, ¿cuál fue el proceso que pasó una piña para llegar a nuestra mesa?

Muchas veces pasamos por una verdulería o las estanterías del supermercado, vemos las frutas y verduras, las tanteamos para sospechar su frescura y las llevamos a casa. Pero muy pocas veces sabemos de dónde vienen, cómo se ven antes de cosecharse o cuáles son sus cuidados agricultores. 

En caso que surja un poco de curiosidad, te compartimos algunas fotografías de cómo se ven los alimentos a la hora de cosecharse: 

 

 


Esto es lo que le pasa a tu organismo, en una hora, luego de tomar una lata de Coca-Cola (Infográfico)

Quizá eres consciente de que estás ingiriendo la totalidad del azúcar que necesitas en todo un día, pero conoce el resto del proceso, y pensarás dos veces para la próxima.

Con la facilidad de expansión de la información podría decirse que todos conocemos que la Coca-Cola, tomada habitualmente, es mala para la salud. Sin embargo, ¿Qué tan mala es? ¿Y si tomas una sola?

Un interesante artículo de therenegadepharmacist desglosa los efectos de la Coca-Cola en tu cuerpo luego de solo una hora de haberla ingerido. ¿Buena o mala para la salud? Después de leer esto… ¿a ti a qué te suena?

Traducción:

1.Primeros 10 minutos:

De un jalón ingeriste 10 cucharadas soperas de azúcar; esto es el 100% de la que requieres en un solo día. No vomitas por el exceso de dulce, gracias al ácido fosfórico que hace que se contrarreste un sabor de ese tamaño

2. 20 minutos:

El azúcar en tu sangre crece exponencialmente, causando una explosión de insulina. Tu hígado responde convirtiendo toda la azúcar que puede en grasa. (Para este momento ya hay mucha grasa en tu cuerpo).

3. 40 minutos:

Tu cuerpo ha absorbido toda la cafeína del producto, tus pupilas se dilatan, tu presión en la sangre aumenta, y como resultado, tu hígado arroja más azúcar a tu torrente sanguíneo. Los receptores de adenosina en tu cerebro están ahora bloqueados para evitar tu adormecimiento.

4. 45 minutos:

Tu cuerpo aumenta su producción de dopamina estimulando las zonas vinculadas al placer en tu cerebro. Exactamente el efecto que produce la heroína, por cierto.

5. 60 minutos:

El ácido fosfórico combina el calcio, magnesio y zinc en la parte baja de tu intestino, acelerando tu metabolismo. La mezcla compuesta por altas dosis de azúcar y endulzantes artificiales también incrementan la excreción urinaria de calcio.

6. 60 minutos:

Las propiedades diuréticas de la cafeína entran al juego (te harán hacer pipí). Ahora eliminarás el calcio, magnesio y zinc que fue directo a tus huesos, así como el sodio, electrolitos y agua.

7.60 minutos:

La fiesta en un interior ha terminado y comenzarás a tener una colisión de azúcar. Muy probablemente te sentirás irritable y perezoso. Habrás eliminado el agua de la Coca, pero en combo con nutrientes que tu cuerpo necesitaría para volver a hidratarse, o fortalecer tus huesos o dientes.

coke1hr3-1024x1024



Estos son ejemplos de Coca-Cola violentando el derecho a la salud en México

En la historia reciente del país hay capítulos evidentes de las artimañas de la empresa pese a la salud pública.

La obesidad en México está desbordada, al menos el 73% de los adultos y 35% de los niños la tienen, lo que representa el 52% de la población. Esta condición viene de décadas de bombardeo mediático, la poca cultura de sanidad de la población, la gran disponibilidad de los alimentos chatarra, aunado a los pocos ingresos de la población.

En este escenario, la empresa Coca-Cola ha tenido un rol crucial. México es el mayor consumidor de refresco y las estrategias publicitarias de la marca incluso han llegado a enfermar a las comunidades indígenas de lugares milenarios. 

Aunque la industria argumente que la responsabilidad de consumo recae en las personas  y no en los consorcios, existen claros indicios de la intervención de las empresas chatarras para mantener sus ganancias pese a la salud colectiva. 

Algunos claros capítulos recientes de Coca-Cola en México en contra de la salud colectiva son los siguientes: 

  • Desde que se promovió la ley que prohibe la venta de comida con alto contenido de azúcares simples, harinas refinadas, grasas o sodio al interior de las escuelas preescolar, primaria, secundaria y media superior, Coca-Cola ha sido uno de los férreos oponentes.
  • A través de su embotelladora Corporación del Fuerte ha promovido un amparo para tumbar la ley anterior, aunque solo logró que fuera derogada en el rubro de la educación media superior. 
  • Por medio de el Consejo Mexicano de la Industria de Productos de Consumo (ConMéxico) se ha opuesto incluso a recomendaciones anti obesidad antes de las leyes anteriores.
  • Según el activista Alejandro Calvillo, la representación en México de Coca-Cola ha sido también uno de los principales promotores del etiquetado actual de los productos chatarra en México, el cual dijo “nadie entiende”, y que lleva al consumo de grandes cantidades de azúcar. “Coca Cola ha logrado frenar, junto con otras empresas, un etiquetado realmente orientador, e imponer un etiquetado que nadie entiende”.
  • Ingresaron amparos en contra de los impuestos nuevos a comida chatarra, aunque en este caso perdieron. 
  • Han incrementado estrategias de publicidad como nunca antes, como la impresión de nombres propios en las latas, la estrategia comercial más exitosa en muchos años […] además de la estrategia de meter presentaciones de dos litros y medio, de tres litros, a precios muy baratos, e incluso poniendo el [refresco] Sidral más barato que el agua simple, resultaba más barato comprar el refresco que comprar el agua”, afirmó Calvillo, para el sitio Sinembargo.
  • Han estado impidiendo cualquier legislación que endurezca las medidas contra la obesidad. Hace unos días, en solo un día, los legisladores desecharon 5 iniciativas por la presión de ConMéxico y Concamin


Coca-Cola paga a expertos para que digan que su producto es saludable

Miles de artículos han aparecido, escritos por supuestos expertos nutricionales, y recomendando a Coca-Cola como un snack.

En un interesante recuento hecho por el sitio Mashable, se muestra una nueva tendencia publicitaria de las compañías chatarra: están intentando inmiscuirse en el mundo de la nutrición con marketing disfrazado de saludable. 

Una nueva ola de artículos patrocinados y escritos por supuestos expertos en nutrición,  y algunas apariciones en televisión y radio en espacios dedicados a productos nutritivos, incluyen paradójicamente a productos chatarra.

Según la documentación de  Mashable,  la estrategia de las compañías que hacen productos no saludables como Coca-Cola o Nestlé, es sumarse a una tendencia informativa actual donde el medio ambiente y la salud del cuerpo y la mente están siendo cada vez más populares. ¿Cómo lo están haciendo? pagando a expertos para que  hablen de sus productos como opciones de snacks, que dosificadas, pueden ser ingeridas sin problemas de salud. 

Estos artículos patrocinados y espacios publicitarios en bloques nutricionales son preocupantes, porque entonces estas compañías, de alguna manera, están dándole la vuelta justo a su punto débil: la nula nutrición en sus productos. 

Algunos expertos en nutrición como Alice Lichtenstein, de la Universidad Tufts, advierte muy claro: “yo jamás recomendaría una Coca-Cola pequeña ni siquiera como un snack”. 

En pocos meses, se reportaron artículos en hasta mil sitios, muchos de ellos, de los más populares en Estados Unidos, escritos por supuestos expertos en nutrición y que en algún momento recomiendan una Coca-Cola pequeña. Este tipo de encubrimiento de marketing aparece como uno oportunista y que seguro habrá de regularse próximamente.

Observatorio

Seguimiento a los asuntos ambientales y de ecología más urgentes de México.

Biblioteca Ecoosfera

Una compilación de lecturas (libros, ensayos, etc) disponibles en PDF sobre temas como sustentabilidad, medioambiente y salud.

Ir a Biblioteca