Close

Esta es el sello de las empresas social y ambientalmente responsables

Más allá de las ventas de un bien o servicio, las empresas cumplen con diferentes compromisos internos y externos que garanticen su continuidad. La responsabilidad que asumen como generadoras de empleos, de la movilidad económica del mercado y la propia satisfacción del cliente; las hacen acreedoras a cierta responsabilidad social.

Cada uno de estos organismos tiene su propia identidad, con una misión, visión y valores establecidos, que cualquiera de nosotros puede conocer con solo un click en Internet. Sin embargo, las metas a corto o largo plazo pueden ampliar sus alcances a un rango más allá del comercial y canalizar esfuerzos a través de programas sociales o ambientales.

Hasta hace pocos años la voz de los consumidores ha comenzado a escucharse más fuerte y los empresarios han decidido integrar a sus planes e incluso a su filosofía de trabajo, los componentes de servicios comunitarios como un programa anual obligatorio, donde la rendición de cuentas y resultados deben ser puestos al escrutinio público.

Es cierto que algunas de las constribuciones filantrópicas de las empresas sean parte de una estrategia de ventas, pero también es cierto que existen muchas otras empresas que realmente buscan el bienestar de la gente.

Es cierto que muchos de los daños al entorno son consecuencia de las operaciones de fabricación, pero pensemos también en las acciones que realizan por la sociedad y por el medio ambiente, especialmente cuando se trata de compromisos reales a largo tiempo.

Las buenas prácticas ambientales, han encontrado un espacio en los proyectos integrales de cualquier empresa como eje transversal de su operación, convirtiéndose incluso en una ventaja de múltiples beneficios.

Cuando en un sitio de trabajo se emprenden actividades de ecoeficiencia, donde todos los públicos son participantes activos, la visión de conservación ambiental se vuelve en primer momento en una clase de educación ambiental permeable al resto de los círculos sociales de influencia de los primeros participantes.

Reducir el consumo de recursos naturales durante la operación administrativa de un establecimiento, así como los necesarios para poner en el mercado el bien o servicio correspondiente, es una tarea de vigilancia, reparación y mantenimiento sencilla que en realidad no representa un gasto innecesario, sino una inversión redituable a mediano y corto plazo. Es decir, que las empresas pueden encontrar ahorros económicos significativos durante sus actividades de protección ambiental.

Y si a estas prácticas oficiales de administración de recursos se agregan las iniciativas de apoyo a organizaciones de conservación ambiental, actividades voluntarias del personal, o incluso las donaciones a proyectos de restauración, debemos admitir que el rescate de la naturaleza no está en manos de las empresas como marca o entidad, sino en la responsabilidad ambiental que el presidente, directivos, socios, gerentes, empleados, sus familiares y amigos asumen.

Una actividad empresarial es sólo el pretexto que une a las personas en una entidad con compromiso ambiental real.

Entonces, queda en el pasado esa visión de que las empresas sólo cumplen con reglas, normas y lineamientos establecidos. También dejan de ser un solo una actividad voluntaria. Ahora es una estructura que sienta bases importantes integridad institucional.

COLABORACIÓN DE EARTHGONOMIC MÉXICO, A.C. Nuestra misión es fomentar el desarrollo de la sociedad en armonía con el entorno natural y el respeto a los seres vivos. Para más información visita: www.earthgonomic.org @Earthgonomic y /Earthgonomic

Ver Más
Close