Así se ve la destrucción del 20% de la naturaleza en 20 años (MAPA)

El humano ha destruido un área dos veces del tamaño de Alaska, lo cual ha generado que se desaparezca su biodiversidad y un espacio para que animales habiten en él.

Minería, agricultura, fracking, tala ilegal, son algunas de las razones por las que numerosos ecosistemas han ido desapareciendo del planeta. Estas actividades han provocado una serie de consecuencias en el medio ambiente, como la extinción de especies tanto animal como vegetal, o la intensificación del calentamiento global. Y de acuerdo con el grupo de investigadores de University of Queensland en Australia y el Wildlife Conservation Society en New York, estas actividades han provocado la destrucción del casi 20 por ciento del total de la Tierra en aproximadamente dos décadas. 

Esto quiere decir que desde 1993, el humano ha destruido un área dos veces del tamaño de Alaska, lo cual ha generado que se desaparezca su biodiversidad y un espacio para que animales habiten en él. Como es de esperarse, la constante pérdida de esta diversidad a nivel global representa un problema a largo plazo para tanto humanos como la naturaleza. Por lo que si esta tendencia continúa, “podrían desaparecer las áreas naturales que restan en menos de un siglo.”

tala-ilegal

Para los investigadores, es evidente la disminución de las áreas naturales, principalmente en áreas de la Amazonia y África central, pese a ser consideradas paisajes ecológica y biológicamente protegidas de la intervención humana. James Watson, líder de la investigación, explica que estas áreas realmente no excluyen a las personas pues en ellas habitan varias comunidades de pueblos indígenas. Sin embargo, el verdadero problema es cuando interviene la transformación de tierras a gran escala, actividad industrial y desarrollo de infraestructura por parte de los mineros, agricultores, empresarios, etcétera. 

Según Watson, se han perdido 3.3 millones de kilómetros cuadrados de áreas naturales desde 1993; de los cuales, la Amazonia representa un 1/3 y África central, 14 por ciento. Eso significa que aún quedan 30.1 millones de kilómetros cuadrados de naturaleza, representando menos de 1/4 de la masa total del planeta. 

Y no sólo eso, toda esta biodiversidad ha sido destruida en una velocidad inigualable. Pese a los esfuerzos realizados para reestablecer las áreas naturales, en el mismo periodo –de 1993 a 2016–, se han restaurado apenas 2.5 millones de km2 contra los 3.3 millones de km2 que se han perdido. Frente a esto, Watson confirma que no se puede restaurar la naturaleza una vez que se ha perdido, pues “el proceso ecológico que apuntalan estos ecosistemas se ha ido, y nunca volverá a ser el estado que era. La única opción es proteger a la naturaleza que queda de manera proactiva.”

El equipo encontró que la mayoría de la naturaleza que queda en la Tierra se encuentra en América del Norte, Norte de Asia, Norte de África y en el continente australiano, lo cual representa 82,3 por ciento –o 25.2 millones de kilómetros cuadrados–. A continuación te compartimos unos mapas que muestran cómo se ven las áreas naturales que quedan en contraste con las que fueron devastadas por el humano. 

naturaleza-destruida-porcentaje

El objetivo es cuidar las áreas que quedan como parte de la conservación del planeta, usando métodos ecosustentables y orgánicos para tanto la vida cotidiana como el medio ambiente. Las medidas no tienen que ser extraordinarias, sólo positivas para la naturaleza, de modo que reduzcan los riesgos del cambio climático, la desaparición de especies y problemas sociales relacionados. Es un deber tanto para nosotros como las generaciones que vienen. 



La situación del maíz transgénico en México se decide esta semana

Este jueves 26 de enero un Tribunal Colegiado resolverá si se permite o no la siembra de maíz transgénico en México.

Este jueves 26 de enero un Tribunal Colegiado resolverá si se permite o no la siembra de maíz transgénico en México. En julio de 2013 se presentó una demanda de acción colectiva encabezada por científicos, campesinos y consumidores para detener la siembra de maíz transgénico en México. El tema central de esta demanda es la defensa de los derechos de las generaciones presentes y futuras de aprovechar la diversidad de los maíces nativos. En lo que va del juicio, tanto las empresas transnacionales (Monsanto, Syngenta Agro, Dow Agrosciences, PHI-Pioneer Dupont) como el Gobierno Federal (Semarnat y Sagarpa) han impugnado esta demanda al menos 97 veces. Sin embargo, desde septiembre de 2013 se logró por mandato judicial que se suspendiera la siembra de maíz transgénico en todo el territorio nacional. Esta suspensión es la que ha mantenido durante tres años y medio al maíz transgénico lejos de nuestra tierra. Esta suspensión fue impugnada por las empresas transnacionales y será en el transcurso de esta semana que el Primer Tribunal Colegiado en materia Civil del Primer Circuito con sede en la Ciudad de México resuelva si se mantiene la suspensión hasta que el juicio termine.

De acuerdo con el informe de la Demanda Colectiva Maíz, tanto el Gobierno como la industria tratan de evitar a toda costa que se genere un debate científico en los tribunales. Asimismo, se ha comprobado que durante el juicio la Semarnat le ha ocultado información al juez, entre ésta, un informe del Instituto Nacional de Ecología y Cambio Climático (INECC) que demuestra la presencia ilegal de maíz transgénico en México. Además, la misma industria ha reconocido que el polen de los maíces transgénicos puede dispersarse a lo largo del país, por lo que, una vez que se autorice la siembra, su dispersión sería incontrolable. Por otro lado, dentro del juicio, el Gobierno ha reconocido que los transgénicos no aseguran una mayor producción y que no hay evaluaciones sanitarias posteriores a la siembra. Así, la situación del maíz transgénico en México quedará en manos del Tribunal Colegiado en los siguientes días.

MÉXICO, D.F., 29SEPTIEMBRE2014.- Integrantes de diversas organizaciones, se manifestaron frente a Palacio Nacional al celebrarse el Día Nacional del Maíz.
FOTO: ENRIQUE ORDÓÑEZ /CUARTOSCURO.COM

El maíz se originó y diversificó en México, esta plata se domesticó hace cinco mil años y actualmente tenemos 64 razas de maíz y miles de variedades, que son el resultado de la interacción de las comunidades y sus sistemas agrícolas. Se estima que para los mexicanos, el maíz representa el 53% del total de calorías que consumimos y el 39% de todas las proteínas, siendo así el cultivo más importante para el país. Lamentablemente, desde el 2001 se empezó a detectar contaminación de maíces nativos con genes transgénicos. Esto es extremadamente grave porque la diversidad genética de las razas nativas es uno de los más grandes legados de México. Considerando que las condiciones climáticas en todo el mundo están cambiando, la diversidad genética de los maíces nativos mexicanos será una pieza clave para garantizar la seguridad alimenticia de las siguientes generaciones.

Ahora bien, imaginemos que los maíces de un campesino se han contaminado por el polen de los maíces transgénicos que se siembran cerca de su parcela. Debido a que la contaminación genética no se puede detectar a simple vista, es imposible que el campesino sepa que su maíz ha sido contaminando. Por lo tanto, esta persona seguirá sembrando el maíz contaminado y compartiendo sus semillas con otros campesinos como siempre lo ha hecho. Esto generaría una dispersión incontrolable y un daño irreversible, pues a largo plazo perderíamos las variedades nativas de maíz, uno de los legados bioculturales más importantes de México.

Es importante saber que el maíz transgénico tiene una tolerancia al herbicida glifosato y al mismo tiempo produce una sustancia tóxica que funciona como insecticida. Por lo tanto, cuando se rocían grandes cantidades de glifosato sobre los cultivos, todas las plantas mueren excepto las transgénicas, pues son resistentes. El glifosato es una sustancia catalogada como posible cancerígeno por la Organización Mundial de la Salud. Comúnmente, el glifosato se rocía utilizando avionetas en grandes extensiones de tierra. Este herbicida se dispersa con el viento, el riego y la lluvia y llega a otros cultivos, ecosistemas y cuerpos de agua tanto en la superficie como en el subsuelo. Evidentemente, esto pone en riesgo tanto a las poblaciones humanas como a la biodiversidad. Por ejemplo, ya se ha detectado glifosato en al agua subterránea en Chiapas y se tiene evidencia de que la mariposa monarca ha disminuido su población debido al aumento de glifosato en su ruta migratoria.

La industria de los transgénicos se ha caracterizado por disfrazar los peligros de soluciones. Sin duda, México debe unirse a la creciente lista de países que prohíben la siembra de organismos transgénicos en sus territorios. Pues no hay argumento que justifique poner en juego nuestra soberanía alimentaria.

Para mayor información sobre la Demanda Colectiva Maíz, puedes visitar su página en Facebook.

– Dr. Fernando Córdova Tapia

(@FerCordovaTapia)



Una sola generación podría desaparecer estos milenarios (y maravillosos) ecosistemas

Los humanos han quemado, talado, intoxicado y destruido los tesoros de la naturaleza más rápido de lo que el planeta ha podido recuperarse

El mundo cuenta con espectaculares maravillas naturales, que incluyen desde bosques majestuosos hasta océanos infinitos. Estos ecosistemas han sobrevivido millones de años, creando la coexistencia de abundantes hábitats y numerosas especias.

No obstante, estos millones de años de historia podrían desaparecer en tan sólo unas décadas. Las razones ya son bien conocidas: la avaricia, el abuso del consumo de los recursos naturales y un solo culpable: nosotros.

Los humanos han quemado, talado, intoxicado y destruido los tesoros de la naturaleza más rápido de lo que el planeta ha podido recuperarse. Y a pesar de que la capacidad de resiliencia de este astro ha llegado a sus límites, la humanidad continua consumiendo los recursos naturales a niveles alarmantes.

Las consecuencias son evidentes: el cambio climático, la deforestación, la explotación de suelos, el consumo ilegal, las guerras. Todo esto está acabando con las maravillas del mundo, con esos lugares y animales que embellecen al planeta Tierra. Y en caso de que no se haga algo al respecto, probablemente en unas décadas estos sitios pasarán a la posteridad:

El Parque Nacional Everglades

Se convirtió en Patrimonio de la Humanidad por parte de la UNESCO desde 2010. Sin embargo, la contaminación y el flujo reducido de agua han puesto en peligro este hábitat.

La selva del Amazonas 

Es la selva tropical más grande el mundo, contando con una increíble biodiversidad y más de 30 millones de personas, incluyendo 350 grupos indígenas.

Cuenca del Congo

Es la segunda selva más grande del mundo, atravesando Camerún, República Centroafricana, República Democrática del Congo, República del Congo, Guinea Ecuatorial y Gabón. Ha sufrido guerrillas, tráfico ilegal, industria y explotación del suelo de manera ilegal, etc. Esta área perdió 700 mil hectáreas de selva al año entre 2000 y 2010.

Monte Everest

El cambio climático ha provocado que 13% de los glaciares desaparezcan en los últimos 50 años. En consecuencia, avalanchas e inundaciones han amenazado al ecosistema dentro del cual se encuentra.

El Mar Muerto

A la altura del río Jordán, esta agua se utiliza para fines de agricultura y granjería. Ello produce abuso en la extracción de minerales que afectan al medio ambiente del Mar Muerto. Año con año, los niveles de este mar se reducen 90cm.

 



Impactantes anuncios que piden salvar al planeta de la destrucción

Ganesh Prasad Acharya, director de arte y creatividad, y Kaushik Katty Roy, copywriter, han dado a conocer anuncios para proteger al planeta de intromisiones humanas

Actualmente, India cuenta con 515 santuarios que preservan la vida salvaje de ese país. Denominados Wildlife Sanctuaries, estos lugares han logrado salvar, entre otras especies, a 41 tigres y aves en peligro de extinción.

No obstante estos sitios no han logrado librarse de la deforestación monopólica que ha afectado a la mayoría de los hábitats naturales del mundo. Y como un llamado de atención hacia la conciencia tanto Ganesh Prasad Acharya, director de arte y creatividad como Kaushik Katty Roy, copywriter, han dado a conocer anuncios para proteger al planeta de intromisiones humanas. Mediante la combinación de imágenes impactantes y palabras duras (“Cuando la madera se va, también la vida animal”), estos anuncios piden salvar a nuestro planeta de su destrucción:

 



Australia ya cuenta con la mayor reserva marina del planeta

Tras una larga planeación, Australia ya cuenta con la mayor reserva oceánica del planeta Tierra. Cuenta con un área de 1.3 millones de kilómetros cuadrados, por lo que protegerá a millones de peces de toda Australia.

En Australia se ha creado la mayor reserva marina del planeta Tierra. Su principal objetivo es preservar la vida marina e impedir la pesca y exploración petrolera en un área  mayor a los 3 millones de kilómetros cuadrados, extensión que significa un tercio del océano total del continente oceánico.

El ministro de Medio Ambiente, Tony Burke, dijo que el gobierno espera pagar un estimado de 100 millones de dólares australianos a la industria pesquera en compensación por las nuevas restricciones a sus operaciones que entrará en vigor a finales de este año.

Las áreas protegidas, que cubren un total de 1,3 millones de kilómetros cuadrados, cuentan con arrecifes de poca profundidad que soportan los ecosistemas tropicales, donde especies como tiburones, corales y esponjas se desarrollan. El número de reservas marinas de la costa de Australia se incrementaron de 27 a 60 con esta nueva acción.

La intención de Burke es que las reservas sean un punto de referencia para el mundo en protección del medio ambiente y la seguridad alimentaria. El plan tiene como objetivo garantizar el futuro abastecimiento de pescado mediante la prevención de la sobrepesca.

“Tenemos una increíble oportunidad para cambiar el rumbo en materia de protección oceánica, y Australia puede alentar mundo a seguir su ejemplo”, dijo el Ministro.

[GUARDIAN]



La aterradora estética de una tragedia ambiental: imágenes del derrame petrolero en el Golfo de México

Galería de fotografías que muestra la devastadora realidad medioambiental de la región afectada por el derrame de petróleo del Golfo de México

A través de un triste y angustiante recorrido por los ecosistemas devastados luego del derrame petrolero ocurrido en el Golfo de México, hemos reunido una selección con algunas de las mejores y más representativas imágenes de esta monumental tragedia. La nauseabunda estética impresa en cada una de estas fotografías nos confirma, por si acaso fuera necesario, la aterradora dimensión del daño ambiental provocado por este derrame de petróleo luego de las fugas en el pozo de British Petroleum, el Deepwater Horizon.

Aquí una galería digna de un museo que tributa la desesperanza como axioma del futuro humano, una especie de nefasto eco bestialismo que bien puede envolverte en el manto de la depresión existencial.

Read more

Observatorio

Seguimiento a los asuntos ambientales y de ecología más urgentes de México.

Biblioteca Ecoosfera

Una compilación de lecturas (libros, ensayos, etc) disponibles en PDF sobre temas como sustentabilidad, medioambiente y salud.

Ir a Biblioteca