Close

Descubre cómo hacer un suplemento proteico casero

Los suplementos proteicos –o hiperproteicos– son complementos alimentarios que aportan una dosis extra de proteínas a la dieta. Esto es con la finalidad de aumentar la ingesta de proteínas en dietas reducidas en calorías, por lo que se usa principalmente como un complemento en la alimentación durante temporadas de ejercicios de fuerza y potencia, en régimenes vegetarianos, en personas con problemas digestivos e inclusive con ansias por comer. 

Los suplementos proteicos implican una serie de beneficios para la salud: 

Estimula el sistema inmunológico. Actúan como antioxidantes y antibacterial, ayudando a proteger el cuerpo de enfermedades. 

– Mejora el rendimiento en los entrenamientos. Ayuda a maximizar el esfuerzo durante un entrenamiento intenso reconstruyendo el músculo. 

Baja el colesterol. Pero no remplaza a los medicamentos para la presión arterial. 

Reduce la presión arterial –y por tanto, el riesgo de una enfermedad cardíaca–. 

Existen dos tipos de suplementos proteicos; los suplementos proteicos de origen animal, que aportan una concentración alta de proteínas como la caseína y el suero lácteo; y los suplementos proteicos de origen vegetal, principalmente de harina de soya. Y aunque existen numerosos tipos de suplementos proteicos en el mercado, te compartimos una receta casera de origen vegetal. 

Ingredientes: 1 1/2 tazas de proteína pura de cáñamo, 1 taza y 2 cucharadas de linaza en polvo, 1/2 taza de algarrobo tostado, 1/2 taza de cacao crudo, 4 cucharaditas de polvo de vainilla, 1 cucharadita de stevia, 4 tablas de chlorella en polvo, 1/4 taza de maca en polvo. 

Preparación: Mezcla todos los ingredientes en un bowl, y una vez que sea una pasta homogénea, colócalo en el refrigerador en un contenedor térmico. 

 

Ver Más
Close