Comunidades indígenas luchan contra la siembra de soya transgénicas en Campeche y Yucatán

Las autoridades federales violan flagrantemente los principios de la sentencia de la Suprema Corte de Justicia de la Nación.

Imagen principal: comunitariapress.wordpress.com

En 2012, Monsanto pidió autorizaciones para la siembra de soya transgénica en terrenos mexicanos, principalmente en los municipios campechanos de Champotón, Hecelchakán, Hopelchén, Tenabo, Calkiní, Escárcega, Carmen y Palizada. Frente a esto, los representantes de las comunidades y organizaciones mayas de Campeche presentaron al Juez Segundo de Distrito un oficio consignado sobre las irregularidades que se han dado en el proceso desde principios de la sentencia que amparó a las comunidades mayas. 

Pese a que la sentencia de la Suprema Corte de Justicia de la Nación –SCJN– falló a favor de las comunidades indígenas mayas de Yucatán y Campeche de suspender el permiso por la Secretaría de Agricultura, Ganadería, Desarrollo Social, Pesca y Alimentación –SAGARPA–, las autoridades federales violaron el derecho a la consulta previa, libre, informada y culturalmente adecuada a las comunidades mayas de Yucatán y Campeche. 

Las comunidades y las organizaciones indígenas comentaron que las irregularidades en el proceso de consulta:

La falta de garantías de seguridad durante las sesiones del 30 de junio al 1 de julio en Hopelchén y Tenabo, “en las que se permitió la entrada a la sesión de más de 100 agricultores no indígenas favorables a la siembra de soya genéticamente modificada”;

la falta de imparcialidad de las autoridades encargadas de realizar la consulta, como la Comisión Intersecretarial de Bioseguridad de los Organismos Genéticamente Modificados –CIBIOGEM–;

y la ilegalidad del proceso efectuado en la comunidad de Vicente Guerrero, en donde CIBIOGEM realizó varias reuniones deliberativas sin la presencia de las autoridades tradicionales ni de la mayoría de la población sobre la siembra de soya transgénica a pesar de que no está permitida.

De hecho, la Misión de Observación de la Consulta Indígena Maya, desde mediados de julio han notado diversas irregularidades hacia comunidades indígenas de la península de Yucatán. Las autoridades federales violan flagrantemente los principios de la sentencia de la Suprema Corte de Justicia de la Nación.

monsanto campeche yucatan, soya transgenica, ogm
www.otroangulo.info

Por esta razón, en palabras del Colectivo Apícola de los Chenes y Ma OGM, las comunidades indígenas solicitan que: 

[E]l Juez tiene la obligación inmediata de iniciar el procedimiento de inejecución de sentencia, requerir información a las autoridades encargadas de realizar la consulta, entre otras las distintas videograbaciones que han sido tomadas por los representantes de CIBIOGEM, y en su caso, establecer las sanciones correspondientes para las autoridades responsables encargadas tanto de verificar que no se siembre la soya transgénica, como de efectuar el proceso de consulta en los términos señalados por la Corte.

Los productos de OGM y Monsanto están relacionados con numerosos problemas ambientales, enfermedades y mutaciones. Estos organismos son principalmente químicos que han impactado en la salud de las personas que los consumen, resultando en enfermedades como el cáncer, desordenes cutáneos, supresión inmune, anemia, diabetes, problemas de hígado, malformaciones –microcefaleas asociadas con el virus de Zika–; y en destrucciones de hábitats naturales. 

De acuerdo con la FAO, “activistas inquietos por la liberación de OMG en la biosfera han destruido parcelas experimentales al menos en cuatro continentes”. Y pese a los esfuerzos de varias organizaciones no gubernamentales para detener las consecuencias devastadoras, los productos de Monsanto continúan fabricándose y expandiéndose por el mundo; tales como Dioxin, Glifosato, PCB, entre los más conocidos.

 

Más en Ecoosfera

¿Es este el espeluznante legado de Monsanto? (FOTOS)

5 ideas aplicables en la vida diaria para enfrentar la amenaza de Monsanto

Bayer oferta 62 mil millones de dólares para comprar Monsanto



Conoce los 4 tipos psicotrópicos ancestrales de México

Cada una de ellas promueve tanto la biodiversidad de la región como el conocimiento de aquellas generaciones cargadas de chamanes, misticismo y conexión con la naturaleza.

Con una amplia diversidad en hierbas medicinales, numerosos pueblos mexicanos usan la sabiduría en la herbolaria como parte de su repertorio alimenticio y curativo. De alguna manera, estas plantas medicinales mexicanas han acompañado tanto a pueblos ancestrales como a nuestra actual cultura, como parte de la dieta cotidiana y paliativos mentales, corporales o espirituales.

Cada una de ellas promueve tanto la biodiversidad de la región como el conocimiento de aquellas generaciones cargadas de chamanes, misticismo y conexión con la naturaleza. Aunque las que gozan de una mayor popularidad son aquellas conocidas como “de poder”, aquellas que siempre se han caracterizado por su imponente alteración en la percepción visual y manifestado en las figuras geométricas intensamente coloreadas, los petroglifos, las tablas huicholas, entre otros. 

En otras palabras, estas plantas, de la familia de las drogas psicodislépticas, se distinguen en cuatro subfamilias: los alucinógenos, los cognodislépticos, los inductores de trance y los delirógenos. Con el fin de seguir promoviendo el conocimiento milenario mexicano sobre la medicina herbolaria, te compartimos una explicación de cada una de los tipos de psicotrópicos endémicos de México

 

Inductores de trance. Pese a ser usadas desde la prehistoria mesoamericana, este tipo de plantas difícilmente producen alucionaciones. En su lugar generan una sensación cargada de letargo y languidez, incrementando la percepción al grado de provocar irritación. Hay quienes reportan “una estimulación de la imaginación que se usa, de manera adivinatoria, en contextos rituales.” Una inductora de trance mexicana es la hoja de la pastora o pipiltzintzintli Salvia divinorum–; también, la marihuana –Cannabis sativa–. 

Salvia divinorum plantas medicinales mexicanas

Cognodislépticos. Al igual que los inductores de trance, estimular la imaginación pero no producen alucinaciones. Sus efectos se ven principalmente reflejados en la alteración de mecanismos de la memoria; es decir, aunque la memoria a corto plazo se puede “perder” en el Inconsciente, se avivan todas las sensaciones y la fantasía. El uso cotidiano de estas plantas es la oniromancia, la adivinación durante el sueño. Un cognodislépticos mexicano es el Manto de la Virgen o ololiuhqui –Turbina corymbosa–.

Turbina corymbosa plantas medicinales mexicanas

Delirógenos. Con efectos potentes que disminuyen la conciencia, el consumo excesivo de estas plantas provocan un delirio con desorientación e intensas alucinaciones que puedan confundir la realidad interna con la externa. Son conocidas por ser de “tradición oscura y secreta”, usadas principalmente en ritos de hechicería y para hacer daño a enemigos. Un delirógeno mexicano es el toloache o tolohuaxihuitl –Datura stramonium–.

Alucinógeno. Como su nombre indica, estas plantas producen alucinaciones. La quintaesencia de los alucinógenos es la mezcalina del peyote o la psilocibina de los hongos, además que ambas plantas son consideradas como sagradas por excelencia. 



¿Cuánta azúcar estás comiendo en tus alimentos? (FOTOS)

De acuerdo con Antonio Rodríguez Estrada, fundador de SinAzúcar.org, el azúcar también se encuentra en productos que, al no leer las etiquetas, consumimos sin darnos cuenta.

Es mundialmente sabido que el consumo excesivo –e incluso, mínimo– del azúcar produce una serie de consecuencias negativas en la salud. Estudios de universidades, los cuales están avalados por la Organización Mundial de la Salud, insisten en reducir al menos una cuarta parte –25 gramos diarios– de azúcar ingerida con el fin de prevenir una serie de enfermedades relacionadas con su consumo; tales como la dependencia, sobrepreso, diabetes, caries, problemas cardiovasculares, etcétera. Pero, ¿es suficiente dejar de ponerle cucharaditas de azúcar al café para cuidarnos física y emocionalmente? 

De acuerdo con Antonio Rodríguez Estrada, fundador de SinAzúcar.org, el azúcar también se encuentra en productos que, al no leer las etiquetas, consumimos sin darnos cuenta. Para él es indispensable difundir imágenes para generar consciencia sobre la cantidad de azúcar que estos alimentos contienen y, de alguna manera, materializar el verdadero consumo de este ingrediente peligrosamente tóxico: “SinAzúcar.org pretende visualizar el azúcar oculto en estos alimentos procesados de una forma simple y gráfica para que puedan ser compartidas fácilmente a través de las redes sociales. Es mi granito de arena para mejorar los hábitos de consumo”.

Dado que una de las principales causas de la epidemia de obesidad es el abuso de los productos industriales, es importante presentarlos en su impactante realidad, sin brillos ni decoraciones que seduzcan al consumidor. En especial los productos que vienen con la imagen de ser saludables, bajos en azúcar o “o%” o inclusive están avalados por sociedades médicas. Tan sólo en el caso de las cafeterías de Starbucks se sirven tazas extragrandes de azúcar en sus bebidas caliente, y se ofrecen cada vez más chai, chocolate y otras alternativas cafetaleras con jarabes para un sabor aún más intenso. Esta simple estrategia aumentó hasta en un 20 por ciento de clientela diaria, pese a que los consumidores ignoran la cantidad de azúcar que beben en su café o bebida. 

Por ello Rodríguez Estrada decidió fotografiar algunos alimentos más genéricos, tomar una marca de referencia, colocar a su lado el equivalente de azúcar en terrones de azúcar –de 4 gramos– e inmortalizar el momento. Te compartimos algunos ejemplos de su trabajo: 

 

Más en Ecoosfera: 

Sobre como las cadenas comerciales de café inundan tu bebida con azúcar (empezando por Starbucks)

Esto le sucede a tu cuerpo cuando comes un poco de azúcar

Consumir azúcar provoca los mismos efectos de la cocaína, estudio

Una dieta sin azúcar arroja beneficios casi inmediatos en niños; estudio

Guía práctica para dejar el azúcar paso a paso



Gimnasio flotante en París utiliza energía verde generada por sus clientes

Con la forma de un bote que navega por las aguas del río Sena, en París –Francia–, se trata de un gimnasio que funciona con la energía generada por la actividad física de los clientes mismos.

La firma de arquitectura italiana Carlo Ratti Associati ha desarrollado un proyecto ecosustentable único en su género. Con la forma de un bote que navega por las aguas del río Sena, en París –Francia–, se trata de un gimnasio que funciona con la energía generada por la actividad física de los clientes mismos. Es decir que tanto el consumo eléctrico del gimnasio para su funcionamiento y navegación proviene de energía humana. 

Para los diseñadores del proyecto ecosustentable era indispensable conseguir un espacio que pudiera sostenerse a sí mismo, por lo que, al investigar, encontrar que un bote de 20 metros de largo podría ser impulsado con energía humana de 45 personas.  Así que usaron estas dimensiones para que los usuarios generaran energía verde mediante bicicletas y aparatos de entrenamiento, y aprovechar el movimiento humano sin necesidad de reforzar la huella ecológica. Al resultado lo nombraron Gimnasio Navegante de París. 

 

La idea surgió con la intención de inspirar a cada vez más personas a ejercitarse, por lo que la combinación de consciencia ecológica y diseño –el gimnasio es descapotable para días de verano– se convirtieron en la base de principal del proyecto. Esto brinda la posibilidad de volver tangible la teoría de la ecosustentabilidad, generando una especie de motivación y consciencia en relación con el medio ambiente. 

Conoce más sobre este proyecto con los siguientes planos: 

 
 


Las semillas de Monsanto en tierras mayas

La negligencia gubernamental no sólo ha provocado el abandono del territorio forestal, también ha desplazado a las comunidades mayas por colonos extranjeros con maquinarias, venenos agrícolas y semillas transgénicas de Monsanto y Dupont.

Permisos de cultivos transgénicos, esquemas de agricultura industrial intensiva –agricultura por contrato–, deforestación, degradación de suelos y severos daños ambientales, peligro para el sustento de familias de escasos recursos que dependen de la producción de productos del bosque –madera, resinas, guano, pimienta, carbón, miel, etcétera–…  Estas son las principales afectaciones sobre ejidos, comunidades indígenas y la selva misma de la región maya. Los responsables: el gobierno federal. 

De acuerdo con la investigación de Raúl Benet, biólogo de la Universidad Nacional Autónoma de México –UNAM– y doctor en Desarrollo Rural por la UAM Xochimilco y de Ecología por la UNAM, diversas dependencias del gobierno federal ha promovido la siembra de organismos genéticamente modificados, dificultando el manejo sustentable del bosque en la región. De hecho, comenta que:

[L]a lentitud o franca negativa en la liberación de permisos que establezcan claras reglas para el manejo del bosque, aunada a interminables trámites y a todo tipo de trabas burocráticas de diversas dependencias para el aprovechamiento forestal, promueve ilegalidad, fomenta el cambio de uso de suelo forestal a agrícola y ganadero y propicia el abandono del territorio forestal.

Y es que esta negligencia gubernamental no sólo ha provocado el abandono del territorio forestal, también ha desplazado a las comunidades mayas por colonos extranjeros –conocidos como Menonitas– con maquinarias, venenos agrícolas y semillas transgénicas de Monsanto y Dupont. Según los integrantes de las comunidades indígenas en la Península de Yucatán, la agricultura industrial de soya transgénica ha provocado la desaparición de 35 mil hectáreas de selva y miles de apiarios; por ejemplo, entre 2005 y 2015, en Hopelchén se perdieron 59 mil hectáreas de selva a causa de los mismos cultivos industriales. 

Actualmente, la Sagarpa y Semarnat se han encargado de promover la siembra de soya transgénica de Monsanto en 253 mil 500 hectáreas en varios estados del país. Frente a esto, la Suprema Corte de Justicia de la Nación –SCJN– suspendió la autorización federal de que la Sagarpa pudiera realizar tales siembras, después de que las comunidades indígenas presentaran una inconformidad, y ordenó que se realiza una consulta a las comunidades indígenas sobre la siembra de soya transgénica. Sin embargo, las presiones de funcionarios federales sobre las comunidades indígenas continuaron, principalmente del Delegado de la Sagarpa en Campeche y de personeros de Monsanto, quienes usaron argumentos del Dr. Yuri Peña, promotor de tecnologías transgénicas y coordinador del Consejo Consultivo Científico de la Comisión Intersecretarial de Bioseguridad de los Organismos Genéticamente Modificados de la Sagarpa, como: “libérense de los miedos: los europeos, que no son gente tan educada como creemos, sino también ignorantes, tuvieron temor a la palabra transgénico y por eso los rechazaron. Pero ellos tienen mucha lana para pagar cosas orgánicas, nosotros no.”

siembra monsanto en yucatan

Pese a la pérdida de áreas verdes en México –alrededor de 200 mil hectáreas de bosque al año–, el gobierno mexicano continúa apoyando esquemas de agricultura industrial y ganadería extensiva y altamente tecnificada. Inclusive, menciona Benet, esto también ha impactado en otras actividades productivas de tipo orgánico como la apicultura: 

Por la naturaleza de la actividad apícola, en la que las abejas al libar el néctar toman el polen de las flores de las plantas aledañas a su colmena, la miel puede contaminarse con polen proveniente de plantas genéticamente modificadas si es que hay presencia de este tipo de cultivos en la zona en la que se encuentran las colmenas. Este polen transgénico puede desplazarse por decenas de kilómetros bajo determinadas condiciones climáticas y contaminar regiones distantes.

Cabe mencionar que la Península de Yucatán genera alrededor del 40 por ciento de la producción nacional de miel, el cual es prácticamente el 90 por ciento de la cantidad exportada. Por lo que la siembra de Organismos Genéticamente Modificados –OGM– en la región yucateca representa un riesgo significativo para las familias que dependen de esta actividad para su supervivencia. De hecho, el Supremo Tribunal de la Unión Europea del 6 de septiembre de 2011 falló en no comercializar productos de Yucatán que se elaboren a partir de OGM, como la miel que contenga trazas de polen transgénico. 

En conclusión, las trabas del gobierno federal frente al manejo forestal sustentable con el fin de promover tecnologías y modelos agropecuarios que perjudiciales tanto al medio ambiente como a las comunidades, sólo ha provocado que la biodiversidad del país se vaya mermando dejándonos sin herencia ni recuerdos. 

siembra monsanto en yucatan
La Jornada


La soya OGM es pésima para la apicultura en México

La producción de miel en México peligra debido al polen recogido de cultivos de soya genéticamente modificada.

Las implicaciones de los organismos genéticamente modificados sin mucho más vastas y más impredecibles de lo que cualquiera pensaría. Estos organismos rara vez se quedan quietos, como hemos visto en casos donde agricultores orgánicos han encontrado cosechas cruzadas con OGM. El polen tiene muchas maneras de moverse y llegar a distintos lugares, incluyendo la miel de abeja.

Un nuevo estudio publicado en Scientific Reports reportó malas noticias para los apicultores en México. Como sabemos, México es el cuarto productor más grande de miel en el mundo, pero tristemente su subsistencia podría estar amenazada por la soya OGM, la cual encuentra su camino hacia la miel vía el polen. El problema con esto es que la miel genéticamente modificada no es aceptada para la exportación en Europa y sólo puede venderse a precios substancialmente reducidos, si es que puede venderse del todo.

Los científicos del Instituto de Investigaciones Tropicales del Smithsonian encontraron que los cultivos de soya OGM provienen de Yucatán. “La colonias de abejas actúan como indicadores ambientales extremadamente sensibles”, apuntó el líder investigador David Roubik. “Las abejas de una sola colonia pueden recoger recursos de polen y néctar de flores en un área de 200 kilómetros cuadrados. Las implicaciones sociales en este cambio de estatus de la miel podrían tener profundas implicaciones para la apicultura en general”.

Los investigadores enfatizan que todo el polen de soya viene de cultivos que han sido aprobados para el consumo humano, sin embargo estos descubrimientos son un ejemplo más de como el OGM puede viajar a través del ambiente de maneras impredecibles. Y, para decirlo distinto, nadie quiere miel genéticamente modificada.

Observatorio

Seguimiento a los asuntos ambientales y de ecología más urgentes de México.

Biblioteca Ecoosfera

Una compilación de lecturas (libros, ensayos, etc) disponibles en PDF sobre temas como sustentabilidad, medioambiente y salud.

Ir a Biblioteca