Pesticidas químicos impiden a las abejas reproducirse

Los neoicotinoides, una clase de pesticidas, alteran el esperma de las abejas macho resultando en una especie de anticonceptivo.

Fotografía principal: Huffington Post

Las abejas están en peligro de extinción: su población no sólo ha disminuido, también se han extinto siete subespecies que habitaban en Europa, Norte América y China. Frente a esto, los investigadores han tratado de descubrir las causas de la significativa reducción de estos polinizadores; y de acuerdo con la Agencia de Protección Ambiental –EPA, por sus siglas en inglés–, se trata de los residuos de un plaguicida fabricado por Bayer. 

Más en Ecoosfera: Este es el pesticida que está extinguiendo a las abejas

Ahora, estudiantes del Instituto de la salud de abejas de la Universidad de Berne, en Suiza, han descubierto otra causa asociada con la pronta extinción de las abejas: los neoicotinoides, una clase de pesticidas, alteran el esperma de las abejas macho resultando en una especie de anticonceptivo. 

Lars Straub, autor principal de la investigación, y su equipo comenzó a analizar los efectos del tiametoxano y la cotianidina –dos insecticidas de la familia de los neoicotinoides– en un grupo de control de abejas macho. Para ello, dejó a disposición de algunas abejas alimentos contaminados con neoicotinoides. Los resultados le fueron contundentes: “Los machos sometidos a estos insecticidas presentan una menor duración de vida, y una reducción del 39 por ciento de la cantidad de esperma. Además, el esperma solía tener una menor viabilidad.

abeja_imagenes-de-fondo-hd

La situación se complica. Dado que la población de abejas macho es realmente diminuta –sólo nacen en abril y tienen una vida promedio de dos meses–, el contacto con estos pesticidas reducen aún más las probabilidades de sobrevivir como especie. Es cierto que se necesita sólo un macho y una pequeña cantidad de esperma para fecundar a la futura reina, sin embargo, ¿qué pasa si no sólo se reduce el tiempo de vida de los machos, también un 39 por ciento de viabilidad del esperma? Eso tendría graves consecuencias para la supervivencia de estos polinizadores. 

Los neonicotinoides, usados frecuentemente para combatir un plaga de insectos o larvas en las plantas, son absorbidos por las raíces u hojas de la planta. Cuando la abeja ingiere el pesticida al buscar comida, se bloquean sus receptores nicotínicos de acetilcolina  –neurotransmisor indispensable para el sistema nervioso de la abeja–, provocando: una sobreestimulación de los nervios, parálisis de las actividades vitales o inclusive la muerte. 

Straub insiste no sólo en continuar estudiando los efectos nefastos de los pesticidas sobre esta población, también en prohibir el uso de pesticidas en cosechas de maíz y canola tanto en la Unión Europea. Pues esto puede generar graves alteraciones en el ecosistema, afectando principalmente a la producción mundial de alimentos. 

Apoya la supervivencia de las abejas con estas 8 acciones que puedes hacer desde casa para salvarlas



Indígenas mayas piden apoyo para reducir los efectos de la soya transgénica

Con el documental “¿Qué les pasó a las abejas?”, comunidad maya busca preservar patrimonio biocultural.

En los últimos años tanto ambientalistas como políticos han demostrado una sincera preocupación en relación con la extinción de las abejas. De hecho, y de acuerdo con la Universidad de Reading, las subespecies de este polinizador han ido disminuyendo gradualmente en todo el mundo. Por lo menos, y hasta ahora, cuatro especies de abejorros se han extinto en Europa, y otros más en Norteamérica y China. 

Entre las causas más comunes de la extinción de las abejas es el plaguicida imidacloprid, de Bayer, en las plantas como el maíz y las verduras de hoja, generando un potencial riesgo para las plantas que atraen a los polinizadores y a las colmenas. Según los datos de la Agencia de Protección Ambiental –EPA, por sus siglas en inglés–, se encontraron concentraciones de 25 tipos nocivos de imidacloprid por millones de cítricos y plantas de algodón, lo cual ha provocado la disminución drástica de la población de abejas al dañar su cerebro y, por tanto, sus capacidades motrices –principalmente a la hora de volar–. 

Frente a esto, comunidades mayas planean realizar un documental titulado ¿Qué les pasó a las abejas?, el cual promueve la proclamación de una ley que prohiba de manera definitiva la siembra de soya transgénica y el uso del pesticida. Para ellos es importante anunciar esta situación que ha impactado negativamente en la apicultura y el medio ambiente de la región. 

La directora y productora del proyecto, Adriana Otero, ha anunciado que el documental pretende “apoyar el movimiento maya que lucha a favor de los derechos territoriales y humanos, los cuales han sido violados en repetidas ocasiones por malos manejos de las autoridades federales y de empresas como Monsanto.” Con el objetivo de lograrlo, tanto los de la comunidad indígena como la productora, abrieron una cuenta en la plataforma Kickstarter para recaudar los fondos necesarios para la producción del documento. Hasta el momento han reunido 43 295 pesos de los 120 000 que tienen como meta. 

Ve aquí el trailer de ¿Qué les pasó a las abejas?

abeja_imagenes-de-fondo-hd 

Esta idea comenzó con una nota periodística que denunciaba la desaparición de las abejas en el estado de Campeche, en México. Otero comentó que se trataba de una noticia sobre un apicultor campechano, Gustavo Huchín, quien recaudaba firmas por medio de la plataforma Change.org para exigirle a la Suprema Corte de Justicia de la Nación que detuvieran el permiso de la siembra de soya transgénica y así salvar la selva maya. Agregó: “Me sorprendió la visión y compromiso de Don Gustavo y siendo documentalista me pareció que sería una gran historia por contar”. Fue así que empezó a idear, junto con un equipo de cineastas independientes de Yucatán y Campeche, para realizar el documental; entre ellos se encuentran: Maricarmen Sordo –cinefotógrafa–, Alberto Palomo –sonidista y compositor musical–, Juan Cervera –productor en línea–, Robin Canul –director y fotógrafo– y Adriana Otero –director y productor general–.

Aunque en 2015, la Suprema Corte de Justicia de la Nación falló a favor de las comunidades mayas para prohibir la siembra de soya transgénica, hay quienes continúan realizando esta práctica sin que las autoridades tomen acciones al respecto. Por ello, Otero decidió producir un documental como una estrategia de cambio y acción ciudadana: “Nuestro objetivo es dar a conocer a los mexicanos y al público extranjero lo que sucede en el sureste del país, en la Península de Yucatán.”

De alguna manera, financiar el documental es un paso indispensable para solidarizarse con las comunidades indígenas, tanto su lucha como el objetivo de preservar el patrimonio biocultural. Otero recuerda: 

Estamos hablando de un proceso legal histórico para el pueblo maya, por lo tanto el apoyar la producción de esta película es apoyar la temática, es aliarse a las comunidades en su lucha para poder compartir esta experiencia de organización y resistencia con otros pueblos indígenas que atraviesan por procesos similares, es unirse a la defensa de un medio ambiente sano y visibilizar la forma en la que las autoridades federales tratan este tipo de situaciones que tienen que ver con la preservación de patrimonio biocultural de los ciudadanos.

En caso que desees contribuir a esta causa, dale click aquí para conocer más sobre el documental  ¿Qué les pasó a las abejas? Y para realizar pequeños actos que cuiden a las abejas de su extinción, te compartimos tres plantas que puedes agregar en tu jardín

abejas-1

Flores nativas

Las plantas más benéficas y fáciles de cuidar siempre son las nativas. Las plantas nativas se pueden encontrar en tu región, y por ello se adaptan naturalmente al clima. Las flores son lo mejor para las abejas.

Plantas tradicionales (hairlooms)

La hibridación de muchas flores ha creado capullos resistentes y bellos, pero no significa que sean lo mejor para el ambiente de tu jardín o para el ecosistema. Las plantas de una sola germinación son más fáciles para las abejas y tienden a proveer más néctar y polen que su híbrido, las versiones de dos o más flores. Busca flores nativas, orgánicas que pudieron haber tenido tus abuelos o bisabuelos en su huerto, Por ejemplo las petunias, amapolas, margaritas, claveles, alceas, geranios y rosas clásicas. Las abejas tienen excelente percepción de color, así que no dudes en mezclar azules con morados, rojos y amarillos. Además, la variedad de formas en el jardín ayudará a que las 4,000 distintas especies de abeja tengan acceso al néctar.

Hierbas

Con las hierbas no puedes fallar. No sólo las abejas las adoran, sino que son comestibles, ayudan a controlar poblaciones invasivas de insectos, huelen y se ven preciosas. Muchas hierbas se reproducen por sí mismas, especialmente si tienes abejas que las polinicen, así que asegúrate de plantarlas donde quieres que se queden. La menta, la lavanda, el romero, la albahaca y el tomillo son muy populares con las abejas.

Descubre aquí otras ideas para plantar en tu jardín y que te ayudarán a salvar a las abejas



El Efecto colmena o sobre cómo salvar a las abejas en la CDMX

El proyecto Efecto Colmena inicia en la Ciudad de México hace tres años con el objetivo de sensibilizar a las personas sobre el rol que juegan las abejas en la naturaleza, y su importancia para el ser humano.

Hijas aladas de los primeros soles,

anunciadoras benditas de los primeros días serenos,

maestras en la construcción de celdas geométricas,

vigilantes de las influencias magnéticas,

de las radiaciones telúricas,

en definitiva insecto bendito

al que San Paulino de Nola llamaba

la misteriosísima abeja.

L. Charbonneau-Lassay

Las abejas son el insecto polinizador por excelencia. Son responsables de uno de cada tres bocados que ingerimos los humanos, ya que las flores necesitan ser polinizadas para sobrevivir, también están a cargo de la reproducción del alfalfa, alimento para el ganado, además de todas aquellas plantas que proporcionan oxígeno. A diferencia de otros insectos polinizadores las abejas son especializadas, se van de una flor específica a otra, por eso son tan importantes.

Actualmente las formas de urbanización y los agroquímicos del campo han disminuido la población de abejas, ya que el encuentro humano con estos insectos suele terminar en exterminio. Son muchos los productos de consumo creados a partir de lo que la abeja genera: cosméticos, medicinas, cremas, jabones, jarabes, velas, humectante de labios, champús más otros alimentos. No solo la miel de abeja es un producto esencial, la jalea real y el polen son consideradas como súper foods (o súper alimentos) por su contenido nutricional. Los propóleos son resinas que las abejas obtienen de los árboles, en sus colmenas las mezclan con cera y los usan como sellante; el ser humano lo ha utilizado como antiséptico y fungicidas para tratar infecciones.

Recientemente La Universidad de Guadalajara (UDG) detectó que el veneno de la abeja conocido como apitoxina ayuda al sistema inmunológico de personas con el Virus de Inmunodeficiencia Humana (VIH) que causa el sida.

Los piquetes de abeja desdoblan muchos minerales en el torrente sanguíneo, mejoran la circulación, combaten las reumas y la artritis, e incrementan la potencia sexual.

Uno de los datos más conmovedores es que las abejas reconocen que al picar se van a morir, así que podría decirse que lo que hacen es un acto suicida en protección a la colmena. Las abejas son atraídas por el olor de la fruta o de un perfume, por eso se acercan a una persona, pero cuando reconocen que no es una flor o que no pueden obtener nada se van, sin embargo al recibir un manotazo reaccionan y atacan.

Recordando la primaria

Cuando una abeja va por el néctar se llena de polen que es la molécula sexual de las plantas, así cuando van de flor en flor van llenándose de polen mientras también lo dejan en el pistilo, la parte femenina, y así es como logran la reproducción de una planta.

Son tres tipos de abejas las que habitan en una colmena: la reina, las obreras y los zánganos, que son los machos. La reina vive de 3 a 5 años, su alimentación es a base de jalea real, es inseminada una sola vez por alrededor de 16 zánganos, con eso tiene para poner huevos durante toda su vida, pone alrededor de 800 al día. La reina puede producir cualquier tipo de abeja a voluntad. Cuando una abeja reina muere, un huevo puede ser transportado al capullo real para convertirla en reina. La jalea real se le suministra a todas las abejas cuando aun son larvas pero a la reina se le mantiene de jalea real, es lo que transforma la genética de esa larva para volverla una reina. La jalea real la secretan las obreras de una glándula que tienen en la frente, que pudiera ser como su tercer ojo. Las celdas donde crece cada tipo de abeja son distintas.

efecto-colmena

Las obreras son femeninas pero no tienen características sexuales, no pueden poner huevos aunque su trabajo se trata de estar constantemente polinizando a las plantas. Su vida dura de 30 a 45 días; se alimentan de miel. Los zánganos pueden llegar a vivir más o menos como la obrera; pero también su vida termina al inseminar a una reina. Las colmenas pueden llegar a albergar de 20 mil a 80 mil abejas.

En este video puedes ver la inseminación de una abeja por los zánganos:

 

Las abejas comienzas a crear miel, que es su alimento, al visitar las flores. Recolectan el néctar succionándolo con sus lenguas, lo guardan en el estómago de miel, que es diferente de su estómago de alimento, y una vez que obtienen una carga completa vuelven a la colmena pasándolo con sus bocas a otras obreras. El néctar va de abeja en abeja hasta que gradualmente se vuelve miel, después lo guardan en las celdas que son contenedores pequeños hechos de cera. La miel queda un poco húmeda pero la terminan de secar con sus alas. Cuando la miel está lista cierran la celda con una tapa de cera u opérculo para que se mantenga limpia.

¿Cómo hacen miel las abejas?

Curiosidades sobre las abejas

Las abejas africanizadas se originaron en Brasil en 1956 en la cruza de las subespecies europea y africana para mejorar la especie, algunas se escaparon del laboratorio y hasta en 1985 fueron detectadas en Estados Unidos por primera vez. La población de estas abejas se expandió rápidamente. Actualmente se han reportado hasta 40 ataques fatales por año, aunque las abejas no buscan perjudicar a los seres humanos solo lo hacen para proteger sus colmenas y a la abeja reina.

Desde hace mucho tiempo en los países nórdicos preparaban el mead, un licor de miel, que cuando las parejas se casaban les daban este licor para que estuvieran alegres, contentos y dispuestos. La luna de miel se llama así por este ritual, tomaban esa luna para concebir un hijo. 

abejas-cdmx

Sobre la veneración hacia las abejas

Para los egipcios las abejas representaban las lágrimas del sol que al caer se terminaban convirtiendo en dichos insectos. Reconocían su importancia por su función polinizadora incluso las llevaban cargando en sus barcas por el río Nilo. La usaban como símbolo del alma de los hombres, por eso son plasmadas en las tumbas como imagen de supervivencia del alma después de la muerte. En los jeroglíficos también se aprecian como símbolos de la vida y la muerte.

Para los mayas la miel era un componente muy importante en su alimentación, la usaban en sus rituales, en la preparación de sus bebidas alcohólicas, para endulzar sus comidas y en sus medicamentos. Cultivaban la abeja melipona beecheii y la llamaban xunán kab, señora abeja o señora miel. De hecho, estudios recientes han demostrado que ciertas abejas son más propensas que otras a buscar aventuras, se podría decir que tienen personalidades distintas aunque todas trabajan para el bien común. 

En la mitología Griega, la diosa Rea escondió a su hijo Zeus en el monte Ida, en la isla de Creta, para salvarlo de su marido Cronos, ya que este devoraba a sus hijos conforme nacían. Zeus fue alimentado en una gruta por una princesa cretense con la leche de la cabra Amaltea y la miel de la reina abeja Melisa.

Los habitantes de Esparta tenían la costumbre de conservar en miel los cadáveres de sus reyes.

Según relata Plinio las abejas se posaron sobre la boca de Platón cuando era niño, anunciando la dulzura de su elocuencia, también se posaron sobre los labios de San Ambrosio patrón de los apicultores.

Según L. Charbonneau-Lassay, los antiguos simbolistas impresionados por la analogía de la abeja con principios espirituales utilizaron a este pequeño ser, así como por sus cualidades de industria y la excelencia de sus obras.

El maestro Rumi, también expresa una experiencia interior en su Fihi-ma-fihinuestro cuerpo es representado por la colmena donde se reúne la miel y la cera; el amor de Dios guardado en nuestro interior. Después de cumplir con su cometido, las abejas vuelan, pero la cera y la miel permanecen.”

abejas-rescate-efecto-colmena

Efecto Colmena

El proyecto Efecto Colmena inicia en la Ciudad de México hace tres años con el objetivo de sensibilizar a las personas sobre el rol que juegan las abejas en la naturaleza, y su importancia para el ser humano. 

Jerónimo Quiroz vivía en una zona de la Ciudad de México donde había una barranca, árboles frutales y pajareras, un día iba caminando y vio abejas en una de las pajareras, investigó hasta dar con un apicultor que se dedicaba, y sigue en su labor de reubicar abejas por el Valle de Bravo. Así fue como surgió la iniciativa, se le unieron varios compañeros y se creó Efecto Colmena. 

Quiroz comenta que las autoridades que pudieran proteger a estos insectos no siempre lo logran ya que están capacitadas para exterminarlas, esto debido al pánico que surgió a raíz de la abeja africanizada. En la Ciudad de México hay hasta 4 mil llamados anuales para denunciar el encuentro con abejas; no existe la conciencia de que se puede realizar una reubicación de colmenas o panales sin acabar con ellas. “Las abejas son maestras. El trabajo es pesado porque es trabajo de campo, aunque también es una sinfonía sensorial estar entre el polen y la miel, llega un momento que hasta los piquetes te gustan”, dice Quiroz, “México es uno de los mayores productores de miel pero la población no consume tanta miel”.

Finalmente Efecto Colmena es una iniciativa que realiza una invitación abierta para que las personas se involucren de la manera que deseen, el próximo año comenzará con activaciones en las cuales se obtiene una caja y se va monitoreando el desarrollo de las abejas, o siendo parte de un rescate, o creciendo ciertos tipos de plantas en tu jardín, actividades todas incentivadas por este proyecto.

Twitter del autor: @luciaetciula



MetBar, el primer club hardcore para abejas

“Las abejas urbanas necesitan hogares y un lugar para descansar después de un largo día de trabajo – entonces, [Edgy & Cheesy] lanzamos el primer club de noche hardcore para abejas.”

En el 2014, la Universidad de Reading decretó que las abejas eran especies en peligro de extinción; principalmente desde que la diversidad de estos animales disminuyó al grado de desaparecer siete de sus subespecies –cuatro en Europa; las demás, en Norte América y China–. Las causas más revisadas se asocian con un pesticida químico llamado imidacloprid, el cual no sólo afecta a las abejas, también a sus colmenas y, por tanto, a sus descendencias. 

Frente a esto, numerosas empresas y organizaciones han tratado de prevenir la extinción de estos polinizadores. Entre ellos se encuentra la agencia creativa alemana Edgy & Cheesy, quienes realizaron una colmena para las abejas urbanas. Para los creadores, las abejas urbanas necesitan un hogar urbano en dónde aterrizar después de un largo día de trabajo; por ello desarrollaron la idea del primer club sólo para abejas. 

bees

Edgy & Cheesy tienen la firme idea de que las abejas tienen el derecho a vivir, por lo que les ayudaron a formar una estructura ideal para descansar del ajetreo de la ciudad: el Met Bar. Para ellos: “Las abejas urbanas necesitan hogares y un lugar para descansar después de un largo día de trabajo – entonces, [Edgy & Cheesy] lanzamos el primer club de noche hardcore para abejas.”

 

Conoce más sobre este proyecto con el siguiente video: 

 



¿Por qué los hongos podrían ser la solución para la frenar la extinción de las abejas?

El mismo investigador que descubrió el mejor pesticida natural, ha descubierto ahora que los hongos refuerzan el sistema inmunológico de las abejas.

Foto: mapio.net

Sabemos que en los reinos de la biología, el fungi es uno aparte. Uno que es como un gran universo que descubrir, comprender, admirar. Uno de sus más férreos amantes, el micólogo Paul Stamets, en el 2006 sorprendió al mundo de la biotecnología con sus estudios a partir de un hongo que podría ser el mejor pesticida de todos los tiempos, y uno natural.

Este hongo es tan efectivo que podría hacer la competencia a las grandes compañías de biotecnología caracterizadas por sus práctica antiéticas como Monsanto. Este mismo investigador ha encontrado con el soporte del National Institutes of Health de Estados Unidos que algunos hongos son capaces de fortalecer altamente el sistema inmunológico de las abejas.

Como buen micólogo, en su propio jardín, Paul Stamets crece distintos tipos de hongos y comenzó a observar cómo las abejas comían el micelio, los hongos que crecen en las raíces y troncos de los árboles. Esto llamó su atención y comenzó a estudiar el efecto de algunos hongos en las abejas. Encontró que estos pueden mejorar el sistema inmunológico y desinhibir los efectos tóxicos que generan algunos pesticidas en las abejas, los cuales, se cree, son los responsables del colapso de las abejas.

Junto con el etomólogo Steve Sheppard ahora están haciendo estudios sobre cómo pueden usarse los efectos de los hongos en el aumento de la población de las abejas, sin las cuales, por cierto, prescindiríamos de alimentos. Están ahora probando con distintos extractos de hongos proveídos por Fungi Perfecti.

Un hongo que especialmente está probando sus efectos positivos en el sistema inmunológico de las abejas es el Metarhizium anisopliae. Este podría ser uno de los mejores aliados para evitar la extinción de las imprescindibles abejas.

[ewao]

 



Este es el pesticida que está extinguiendo a las abejas

Pese a que EPA continúa estudiando lo que sucede con el imidacloprid en plantas como el maíz y las verduras de hoja, en las cuales no se produce néctar y contienen residuos por debajo del nivel de neonicotinoides.

Hace dos años se catalogaron a las abejas como especies en peligro de extinción. De acuerdo con la Universidad de Reading, la diversidad de estos animales ha disminuido al grado de provocar la extinción de siete de sus especies: “Cuatro especies de abejorros se han extinto de toda Europa, y la tendencia señala situaciones similares en Norte América y China.”

¿Las causas? Entre las más revisadas es el pesticida de origen químico que amenaza la supervivencia tanto de las abejas como de otros insectos polinizadores. La Agencia de Protección Ambiental –EPA, por sus siglas en inglés– ha declarado que los residuos del plaguicida imidacloprid, comercializado por numerosas marcas, crea “potenciales riesgos para las colmenas cuando el pesticida entra en contacto con ciertas plantas que atraen a los polinizadores”.

Se encontraron residuos en concentraciones de 25 partes por mil millones en cítricos y plantas de algodón que pueden ser nocivos para las abejas, afectando a sus colmenas, y por tanto, sus descendencias.

Pese a que EPA continúa estudiando lo que sucede con el imidacloprid en plantas como el maíz y las verduras de hoja, en las cuales no se produce néctar y contienen residuos por debajo del nivel de neonicotinoides. Este químico ha disminuido drásticamente la población de las abejas en todo el mundo, dañando su cerebro y, en consecuencia, complicando el viaje de vuelta a sus colmenas.

abeja_recolectando

Por otro lado, Bayer, el fabricante de imidacloprid, aseguró que el producto químico ha sido estudiado con anterioridad, asegurando que su uso es apropiado para el medio ambiente:

“Vamos a revisar el documento de EPA, pero a priori parece sobreestimar el potencial de las exposiciones nocivas en ciertos cultivos, como los cítricos y el algodón, sin tener en cuenta los importantes beneficios que ofrecen estos productos. Esperamos que la evaluación final del riesgo se base en datos científicos, así como en una adecuada comprensión de los métodos modernos en el manejo de plagas”.

Otras víctimas del imidacloprid son las mariposas y los pájaros, poblaciones las cuales representarían perdidas insostenibles para el medio ambiente y el ciclo de vida. Por ello, Lisa Archer, jefa del programa de alimentos y tecnología de Amigos de la Tierra, expresó con impotencia: “EPA tiene que dejar de arrastrar los pies y tomar medidas decisivas para suspender estos pesticidas tóxicos para las abejas”

También en Ecoosfera

Qué plantar en tu jardín para ayudar a salvar a las abejas

Observatorio

Seguimiento a los asuntos ambientales y de ecología más urgentes de México.

Biblioteca Ecoosfera

Una compilación de lecturas (libros, ensayos, etc) disponibles en PDF sobre temas como sustentabilidad, medioambiente y salud.

Ir a Biblioteca