Nunca imaginaste los sorprendentes efectos de las almendras en nuestro cuerpo

Con las combinaciones adecuadas, la almendra puede brindar numerosos beneficios –aún si se trata de tan sólo de una colación–.

La almendra, del latín amygdăla, brinda numerosos beneficios para el cuerpo y la psique. Con tan sólo el consumo diario, de alrededor siete almendras al día, se reduce el colesterol malo y la grasa acumulada en el vientre; además que aumenta la dosis de nutrientes como las vitaminas B1, B2, B3, B5, B6, B9 y vitamina E; zinc, hierro, calcio, magnesio, fósforo y potasio.

Con las combinaciones adecuadas, la almendra puede brindar numerosos beneficios –aún si se trata de tan sólo de una colación–. Te los compartimos: 

Ayuda a prevenir el cáncer. Esto se debe gracias a que contienen altos niveles de vitamina E, un antioxidante que reduce el riesgo de padecer cáncer de colon, mama y próstata. 

Optimiza el funcionamiento del cerebro. Las almendras son una fuente indispensable de carnitina y vitamina B2, los cuales ayudan a impulsar la actividad neuronal saludable y a reducir las inflamaciones cerebrales. También se ha encontrado evidencia que reducen el riesgo de padecer Alzheimer. 

– Brindan suavidad, brillo y tonalidad a la piel. La vitamina E también brinda efectos muy positivos en la dermis, brindándole un cuidado desde el interior del cuerpo. 

– Previene enfermedades como la diabetes. Ayuda a controlar los niveles de azúcar en la sangre, reduciendo peso y mejorando la circulación en la sangre. 

– Mejora el sistema digestivo. Consumir 56 gramos de almendras al día, durante ocho semanas, elimina las enfermedades digestivas. 

 peanut butter

 

– Fortalecen huesos y dientes. Al contener magnesio y calcio, benefician los cuidados de dientes y sistema óseo. De hecho, el consumo diario de almendras reducen el riesgo de tener fracturas en huesos así como caídas de dientes. 

– Reduce la incidencia de enfermedades cardiovasculares. Al ayudar al funcionamiento de las arterias, las almendras reducen el colesterol malo y sus consecuencias sobre la salud –principalmente enfermedades como diabetes y paros cardíacos–. 

Más en Ecoosfera

Creativas maneras de incorporar las almendras a tu dieta



¿Cómo tratar la diarrea? Remedios naturales para cuidarte durante este malestar estomacal

Es importante comprender que el cuerpo está combatiendo la infección que está provocando la diarrea, por lo que proveerle el descanso necesario para su estabilización es recomendable.

La diarrea, por sí sola, es incómoda. Provoca cólicos, retortijones, constantes idas al baño, deposiciones con altos niveles de agua en la materia fecal, dolor de cabeza, debilidad, dolor de estómago. Y en muchas ocasiones puede ser causada por consumir alimentos en mal estado y que conducen una intoxicación alimentaria, beber agua contaminada, comer productos venenosos o tóxicos, tener una reacción alérgica a alimentos o  problemas de absorción de los mismos como la intolerancia a la lactosa o la indigestión por edulcorantes, sufrir de gastroenteritis, estrés, enfermedad de Crohn, síndrome del intestino irritable, colitis ulcerativa, VIH-Sida, cáncer o tumores, diabetes, entre otros. 

Para reducir los síntomas de la diarrea es indispensable una dieta abundante en líquidos durante unos días para evitar la deshidratación. Basta con beber agua, caldo y jugo de manera regular a lo largo del día para reponer los líquidos que se pierden con la diarrea. En caso en que las náuseas sean excesivas, chupar trozos de hielo puede reducir la sensación y ayudar a hidratar al cuerpo. 

Además es importante comprender que el cuerpo está combatiendo la infección que está provocando la diarrea, por lo que proveerle el descanso necesario para su estabilización es recomendable. Dormir bastante, mantenerse caliente y dejar que el cuerpo descanse son recomendaciones básicas para combatir la diarrea. 

En cuanto a la dieta, es ideal una basada en líquidos y unas 6 “comidas” pequeñas a lo largo del día; principalmente los alimentos que enlistamos a continuación: 

– Líquidos, como agua –con gas o natural–, jugo de fruta sin pulpa, gelatina, café y té –sin azúcar ni cafeína–, caldo –no crema–, miel. 

–  Alimentos bajos en grasa y fibra: plátano, arroz, puré de manzana, pan tostado, fideos, puré de papa, probióticos, puré de zanahorias, agua de arroz. 

– Evita consumir frutas y verduras, granos enteros y salvado, comida grasosa como carne roja, manteja, margarina, productos lácteos enteros, comida rápida, procesada y golosinas, alcohol, fructosa y endulzantes artificiales. 

– Tés. En especial el negro, de menta, de canela y cáscara de naranja. 



¿Cómo lograr que nuestros niños sean activistas por el medio ambiente?

Estos pequeños pasos harán una gran diferencia y aydarán a que las futuras generaciones sean mucho más amables con el planeta de lo que hemos sido nosotros.

La consciencia ambiental no sólo es cosa de los adultos, cada día es más importante desarrollar el respeto hacia la naturaleza en los niños. Una forma muy sencilla de involucrarlos es añadirles actividades relacionadas al cuidado del medio ambiente en su rutina y así, de forma natural, se les desarrollarán hábitos para el cuidado de la naturaleza y el Planeta.

Más allá del cuidado y respeto de los árboles y animales, que es importante, hay otras acciones que también se les debe de inculcar para tener un planeta sano y un mejor futuro para todos.

Es por ello que la Asociación Mundial de Educadores Infantiles (AMEI-WAECE) precisó un decálogo para que los niños pongan en práctica y puedan contribuir en la protección del medio ambiente:

1- Reciclar es un juego muy divertido cuando deseas colocar cada cosa en el cubo del color adecuado. Existen contenedores diferentes para cada tipo de basura y separar los residuos puede ser muy entretenido para los niños.

2- El agua es un bien escaso. Cuando se laven los dientes después de comer o las manos antes de cada comida, no deben olvidar cerrar el grifo. El mundo les agradecerá ahorrar agua.

3- No hay que tirar desechos al suelo. Si van de paseo por la calle y no ven ningún contenedor guarden en el bolsillo lo que quieran tirar para después desecharlo en casa, en el cubo del color que le corresponde.

4- Apaga la luz de la habitación (cuarto, cocina, salón, etc.) cada vez que salgas.

5- Como los recursos son limitados, enséñale a compartir juguetes y su material escolar con otros niños. Cuando no los use más, dónenlos a otros niños.

6- Cuando quiera dibujar, aprovechen la parte trasera de una hoja ya usado, así estarán reutilizando papel.

7- Las plantas son seres vivos, por tanto no hay que pisarlas ni arrancarlas y hay que regarlas a diario. Ellas dependen del cuidado humano.

8- Las mascotas son animales de compañía que pueden estar a su cuidado bajo tu asesoría. Por ello tienen que darles de comer, de beber, llevarlas al veterinario frecuentemente y no solo cuando se enferman; jugar con ellas, sacarles a pasear para que vayan al baño, darles cariño… Y sobre todo, no hacerles cosas que les puedan molestar, doler o hacer sufrir.

9- Las cosas que hay en la calle, como bancas, faroles, letreros, jardineras, son de todos y no hay que dañarlas, romperlas o ensuciarlas.

10- Hay que cuidar y respetar el medio ambiente, pero también hay que respetar y cuidar a las personas que te rodean.

Estos pequeños pasos harán una gran diferencia y aydarán a que las futuras generaciones sean mucho más amables con el planeta de lo que hemos sido nosotros. No lo dejes pasar, e involucra a tus pequeños, hijos, sobrinos y primos.

COLABORACIÓN DE EARTHGONOMIC MÉXICO, A.C. Nuestra misión es fomentar el desarrollo de la sociedad en armonía con el entorno natural y el respeto a los seres vivos. Para más in información visita: www.earthgonomic.org @Earthgonomic y /Earthgonomic.



Descubre los sorprendentes beneficios de comer cuatro almendras cada día

Con las combinaciones y dosis adecuadas, la almendra brinda numerosos beneficios a nuestra salud tanto física como psicológica.

Las almendras, ricas en proteína, vitamina E, magnesio, fibra y aminoácidos esenciales, son ideales para reducir los efectos de deficiencias de cobre, vitamina B, calcio, potasio, fósforo, hierro y grasas saludables. Con las combinaciones y dosis adecuadas, la almendra brinda numerosos beneficios a nuestra salud tanto física como psicológica. 

Con tan sólo consumir cuatro almendras al día, el cuerpo psíquico y físico puede evolucionar de manera muy positiva. Por ejemplo:

Las habilidades cognitivas mejoran significativamente; tales como la memoria y el aprendizaje. Gracias a que son ricas en vitamina E, las almendras ayudan a prevenir trastornos cognitivos, agilizando las funciones cognitivas como la memoria. Además, la almendra es fuente del zinc, un mineral que se encarga de proteger las células cerebrales en contra del daño causado por los radicales libres. Incluso, la vitamina B-6 agiliza el metabolismo, proceso que es indispensable para reparar las células cerebrales. En otras palabras, cuatro almendras al día mejora la memoria y estimula el cerebro. 

Ayuda a perder peso. Las almendras poseen una densidad nutriente –gracias a su alto contenido de fibra, proteína y grasas mono nosaturadas– por lo que agilizan el proceso metabólico. Comer almendras como snack ayudan a sentirnos más satisfechos y por tanto, consumir menos alimentos grasosos y azucareros. Esto quiere decir que las almendras son consideradas parte esencial de los programas para bajar de peso. 

Previene defectos de nacimiento. Un alimento básico en la dieta durante el embarazo es la almendra, pues ésta no sólo ayudará a un desarrollo óptimo del feo, también reducirá situaciones de riesgo. Las almendras poseen cantidades considerables de ácido fólico, ayudando al crecimiento saludable de las células y las formaciones del tejido. 

– Fortalece los huesos. Las almendras son ricas en calcio y fósforo, dos nutrientes esenciales para mantener la estructura ósea en un estado saludable. Este fruto seco es fuente de magnesio, manganesio y potasio, los cuales protegen al cuerpo óseo de los radicales libres previniendo así enfermedades como la osteoporosis. 

Más en Ecoosfera

Creativas maneras de incorporar las almendras a tu dieta



Creativas maneras de incorporar las almendras a tu dieta

Su sabor, a veces amargo o a veces dulce, puede parecer muy fuerte; sin embargo, con las combinaciones adecuadas, es posible (y delicioso) añadirlo a nuestra dieta diaria.

El consumo diario de almendra, del latín amygdăla, brinda múltiples beneficios a la salud. Como por ejemplo, ayuda a reducir el colesterol malo y, por lo tanto, la grasa acumulada en el vientre.  Gracias a sus valores nutricionales, esta pequeña fruto cuenta altas dosis de vitamina B1, B2, B3, B5, B6, B9 y vitamina E; zinc, hierro, calcio, magnesio, fósforo y potasio.

Su sabor, a veces amargo o a veces dulce, puede parecer muy fuerte; sin embargo, con las combinaciones adecuadas, es posible (y delicioso) añadirlo a nuestra dieta diaria. Te compartimos algunas recetas sencillas de realizar:

En smoothies. Necesitas una copa de cerezas congeladas, un puñado de espinacas, media taza de leche de almendras, agua, hielos, una cucharada de mantequilla de almendra, una cucharada de cocoa, media cucharada de extracto de vainilla y una vaina de canela. Mezcla todos los ingredientes en una licuadora y listo.

Aderezo para una ensalada. Necesitas almendras picadas, hierbas de tu preferencia, mostaza Dijon, limón y vinagre. Mezcla todos los ingredientes y úsalo en una ensalada.

Salsa para postres. Necesitas dos cucharadas de mantequilla de almendra, 1/4 taza de avena y especias de calabaza o manzana. Colócalo encima de manzanas o peras sautées, con un poco de agua y jugo de limón.

Como saborizantes de los platillos. Sólo es cuestión de cortar finamente las almendras y agregarlas a los platillos; como ensaladas, postres, entre otros.



EcoReceta: fritura de calabacín con salsa de piñones

Este mismo procedimiento puede aplicarse a las berenjenas . En cuanto a la salsa de piñones , también puede hacerse exactamente igual, si se prefiere con con almendras.

Ingredientes:

450 g de calabacines

3 cucharadas de harina

1 cucharada de pimiento

1 huevo grande

2 cucharadas de leche

abundante aceite para freír, el de su preferencia

sal marina gruesa

Para la salsa de piñones:

100 g de piñones

1 diente de ajo pelado

3 cucharadas de aceite de oliva extra virgen

1 cucharada de zumo de limón

3 chucaradas de agua

1 cucharada de prejil fresco picado

sal y pimienta.

002c31a9ba7e8b057864bcd04270349d

Si ha optado por acompañar la fritura de calabacín con la salsa de piñones, empiece preparándola,  ponga los piñones y el ajo en el recipiente del robot de cocina o licuadora, y haga un puré, con el motor aun en marcha añada un poco de aceite de oliva, el zumo de limón, y el agua para obtener una salsa fina. Agregué el perejil y salpimiente al gusto. vuelque la salsa en un bol.

Corte los calabacines en diagonal en rodajas de unos 5 mm de grueso, mezcle la harina y el pimientón en una bolsa de politeno y bata  juntos en un recipiente la leche y el huevo.

Meta en la bolsa con la harina y el pimentón las rodajas de calabacin y agítela un poco para que queden bien rebozadas. Al sacarlas sacuda el exceso de harina. Eche el aceite en un sartén grande, sumerja las rodajas de calabacín de una en una en la mezcla de huevo y luego échelas en el aceite caliente. Fría las rodajas de calabacín por tandas hasta que estén crujientes y doradas, saque las frituras de calabacín y deje que se escurran sobre papel de cocina para absorber lo máximo posible de grasa, sírvalas muy calientes ligeramente espolvoreadas con sal marina.

Twitter del autor @lucia_mtz93

Observatorio

Seguimiento a los asuntos ambientales y de ecología más urgentes de México.

Biblioteca Ecoosfera

Una compilación de lecturas (libros, ensayos, etc) disponibles en PDF sobre temas como sustentabilidad, medioambiente y salud.

Ir a Biblioteca