¿México no cumple con objetivos de energía y ambiente de la Alianza Norteamericana?

Es indispensable que muchos de los compromisos contenidos en el Plan de Acción en proyectos energéticos y ambientales cuenten con metas temporales señaladas y se creen rutas de implementación alineadas con los compromisos nacionales

El pasado 29 de junio, en el marco de la Cumbre de Líderes de América del Norte, México, Canadá y Estados Unidos suscribieron el Plan de Acción de la Alianza Norteamericana sobre Clima, Energía y Ambiente. Éste suma esfuerzos a los objetivos de acuerdos bilaterales previos en la materia y posiciona a la acción climática y la transición energética como prioridades en la agenda de la región. No obstante que ello fortalece la alianza de los tres países y abre un área de oportunidad en la lucha conjunta contra el cambio climático, también representa gran reto debido al rezago de nuestro país en el cumplimiento de sus metas en la materia.

Específicamente, las acciones del Plan están dirigidas a cinco objetivos. El primero tiene como fin fomentar la energía limpia y segura, por lo que establece la meta regional de generar el 50% de la electricidad por fuentes limpias para 2025, lo que representa un 37% adicional con relación a la situación actual. La Ley General de Cambio Climático (LGCC), así como la Ley de Transición Energética (LTE), señalan que México deberá generar el 35% de su electricidad por medio de energías limpias para 2024. Al respecto, la definición de energías limpias incluida en la Ley de la Industria Eléctrica permite la participación de otras tecnologías con posibles impactos negativos en el medio ambiente, la salud y la seguridad.

En este tema resulta preocupante que, de acuerdo con el comunicado, cumplir con la meta dependa de figuras como la energía nuclear o la captura y secuestro de carbono, cuando previo a la publicación de la reforma energética y sus leyes secundarias, el país estaba obligado a cumplir sus compromisos nacionales mediante energías renovables. Así, a pesar de que el recién publicado Programa de Desarrollo del Sistema Eléctrico Nacional (PRODESEN) 2016-2030 indica que el 20% de la electricidad en México ya se produce con energías limpias, ello incluye el uso de energía nuclear, grandes hidroeléctricas y cogeneración eficiente, mientras que la suma de la generación eólica y solar no supera los cinco puntos porcentuales. Por ello, frente a la incertidumbre generada por el uso de estas tecnologías debe aplicarse el principio precautorio, resultando más urgente que México aproveche su gran riqueza natural y el amplio potencial que tiene de generar electricidad por medio de fuentes de energía verdaderamente limpias, que ya se encuentran disponibles a bajo costo y son actualmente más competitivas que los combustibles fósiles.

Lo anterior, sumado a que Canadá se encuentre frente a la dependencia de sus ingresos públicos al petróleo y gas, aunado a fuertes cabildeos internos a favor de los combustibles fósiles, resulta en que el cumplimiento de esta meta regional sea respaldado principalmente por los esfuerzos estadounidenses.

Al tiempo que se crea un piso parejo de oportunidades para las energías renovables en el país y se atienden los principales retos para su expansión, tales como su intermitencia, su almacenamiento y la interconexión de las redes, de la mano deben ampliarse los esfuerzos por promover la eficiencia energética y reducir la demanda de energía. Entre otras medidas, debe acelerase la reducción de los subsidios a combustibles fósiles, procurando siempre la protección de los grupos más vulnerables y en cumplimiento de los acuerdos en el marco del G20.

Es de resaltar que el Plan promueve la colaboración con comunidades locales, indígenas y líderes en la toma de decisiones, especialmente en el despliegue de alternativas energéticas en comunidades remotas. En este sentido, nuestro país debe avanzar hacia una transición energética sustentable y a largo plazo, que a su vez promueva la inclusión social y la erradicación de la pobreza, todo ello en un marco de respeto a los derechos humanos que garantice el acceso a información, la participación y la consulta de las comunidades involucradas, con el fin de construir políticas públicas informadas, consensadas e incluyentes con mayores beneficios a la sociedad.

Destaca en el Plan la inclusión de un segundo objetivo referente a la reducción de las emisiones de contaminantes climáticos de vida corta, incluido el carbono negro, que van desde la creación y actualización de inventarios hasta el desarrollo de planes de acción en la materia. Al respecto, México fue el primer país en incluir compromisos de mitigación de carbono negro en su contribución determinada a nivel nacional (NDC, por sus siglas en inglés). No obstante, es necesario que el gobierno haga públicas las medidas por medio de las cuales dará cumplimiento a dichas metas, así como su ruta de implementación, atendiendo principalmente los sectores que más contribuyen a sus emisiones, como el transporte.

El tercer objetivo promueve un transporte más limpio y eficiente, por lo que el Plan subraya la necesidad del uso de combustibles más limpios y estándares de emisiones vehiculares más estrictos, áreas en las que el país tiene un retraso significativo. Por ello, entre las medidas urgentes para cumplir con este compromiso en México resalta la distribución de diesel de ultra bajo azufre (UBA), que debió darse desde 2009. Al respecto, se requiere un proyecto de Norma sobre calidad de combustibles (NOM-0016-CRE) más ambicioso, que genere las condiciones necesarias para contar con la infraestructura y el marco legal adecuados para el abastecimiento de Diésel UBA en todo el país a partir de enero del 2017. Al mismo tiempo, la introducción de mejores tecnologías en el transporte homologadas con Estados Unidos y Canadá, depende de la actualización de la NOM-044 que regula las emisiones de contaminantes de los vehículos pesados, actualmente detenida y sin aprobación del Comité correspondiente. Dicha homologación también resulta necesaria en cuanto a los estándares de vehículos ligeros, lo que reduciría los impactos negativos en calidad del aire y la salud.

En cuanto a su último objetivo que busca un liderazgo regional y global en la lucha contra el cambio climático, se celebra la reafirmación del compromiso de ratificar el Acuerdo de París, aprobado en la vigésima primera Conferencia de las Partes (COP21) de la Convención Marco de las Naciones Unidas sobre el Cambio Climático, procurando su más pronta entrada en vigor, así como la implementación y el aumento de la ambición de las NDC, promoviendo la completa implementación del marco de transparencia creado en París. De ahí la importancia de que México construya de manera participativa una cartera de acciones y proyectos por medio de los cuales dé cumplimiento a las metas contenidas en su contribución nacional, alineadas con compromisos de mitigación y adaptación a largo plazo, incluyendo los contenidos en la LGCC. Al respecto, hay dos temas ausentes en el Plan que deben promoverse: por un lado, una mayor transparencia y rendición de cuentas en el flujo, uso e impacto del financiamiento climático internacional en la región; y otro es la promoción de los gobiernos subnacionales y el amplio potencial que tienen en la consecución de las metas del Plan.

Alineado con el primer objetivo del Plan, se busca aumentar la participación en la Misión Innovación, diseñada durante la COP21 para aumentar el presupuesto destinado a energías limpias en todo el mundo, duplicándolo en los siguientes cinco años. En ese sentido, México debe orientar sus recursos públicos, incluyendo los obtenidos por medio del impuesto al carbono, hacia una transición energética sustentable y a largo plazo por medio de medidas efectivas de mitigación con la inversión en energías renovables y el impulso a la eficiencia energética, todo ello en un marco de transparencia y rendición de cuentas.

En materia de adaptación, el Plan plantea fortalecer la seguridad y resiliencia de las redes eléctricas. Al respecto, México debe alinear sus acciones con los compromisos de adaptación señalados en su NDC en cuanto al fortalecimiento de infraestructura estratégica. Al respecto, las acciones del país deben ser de carácter preventivo y no reactivo, lo que necesariamente requiere de una mayor inversión de recursos públicos en la adaptación, por ejemplo, en el Fondo de Prevención de Desastres Naturales y en otras acciones de prevención como sistemas de alerta temprana y reducción de riesgos.

Al respecto, es indispensable que muchos de los compromisos contenidos en el Plan de Acción cuenten con metas temporales señaladas y se creen rutas de implementación alineadas con los compromisos nacionales y la NDC, con el fin de cumplir con el objetivo general del Acuerdo de París. En conclusión, sin la atención a estos retos, la contribución real de México para alcanzar el fin de Plan de Acción será limitada y el país no podrá cumplir con las metas de mitigación y adaptación comprometidas para el 2030.

Ana Mendívil, Centro Mexicano de Derecho Ambiental, A.C. (CEMDA).



El hielo del Ártico está más vulnerable de lo que creíamos

El problema del flujo de las aguas deshieladas es que desprotegen la zona polar de los océanos más cálidos, provocando fracturas y derretimiento de la mayoría de los glaciares.

En los últimos años ha surgido la preocupación ante el deshielo de los polos debido al calentamiento global. Poco a poco se ha tratado de investigar a profundidad las causas, consecuencias y medidas de prevención para enfrentar esta crisis global. Un ejemplo de ello es la investigación realizada por The Earth Institute de Columbia University, desde el siglo XX, en la cual se surgiere que la Antártica es más vulnerable ante los próximos aumentos de temperatura de lo que se solía creer. 

Para llegar a esa conclusión, los científicos grabaron los canales de agua deshielada para tratar de encontrar la distancia que recorrían y el tiempo que hacían para llegar a los océanos. Los resultados no fueron gratos. En palabras de Jonathan Kingslake, glaciólogo y miembro de la investigación, “Esto no es el futuro. Se está expandiendo ahora mismo y ha sido así en las últimas décadas.” 

Anteriormente se creía que el agua deshielada se quedaba en la zona; sin embargo la investigación demostró que estas aguas se mueven a lo largo de la superficie de la Antártica recorriendo grandes áreas. En total, hay 700 canales y lagunillas que recorren desde 121 km hasta 604 km a 1 300 metros sobre el nivel del mar. Suponen sitios en donde se pensó que era imposible el flujo acuífero y que, pese a la lógica física, pueden llegar a formar cascadas; como la que se encuentra en Nansen Ice Shelf, con una altura de 122 metros. 

Estas aguas deshieladas usualmente se congela de nuevo en invierno, sin embargo en los últimos años se ha vivido una pérdida considerable de hielo debido al calentamiento global. Esto quiere decir que hay ahora más agua deshielada de la que se vuelve congelar, y conforme las temperaturas aumenten, continuará el mismo curso de deshielo ocasionando numerosas crisis en el planeta. 

 

El problema del flujo de las aguas deshieladas es que desprotegen la zona polar de los océanos más cálidos, provocando fracturas y derretimiento de la mayoría de los glaciares. En otras palabras, estas aguas deshieladas dejan expuestos y en vulnerabilidad a los polos; como muestran las zonas rojas de la imagen a continuación:

 Más en Ecoosfera: 

¿Qué está pasando en el Ártico? Conoce la campaña para proteger esta zona de las voraces petroleas

Un albúm lleno de recuerdos: el mundo Ártico que pronto dejará de ser (FOTOS)

Victoria ciudadana: Shell se va del Ártico indefinidamente



Correr una hora prolonga la vida siete horas, estudio

Según un nuevo estudio realizado por el profesor de kinesiología en la Iowa State University, Duck-chul Lee, correr durante una hora prolonga la esperanza de vida incluso siete horas.

Salir a correr es una de las actividades físicas con mayor número de beneficios tanto corporales como psicoemocionales: incrementa los niveles de endorfinas y serotonina, brindando mayor estabilidad en cada uno de los sistemas corporales y en la salud psicológica de la persona que lo practica; ayuda a la digestión, y por tanto a absorber con mayor facilidad los nutrientes de los alimentos y a desechar todas las toxinas que se encuentran en el cuerpo; entre otros. Según un nuevo estudio realizado por el profesor de kinesiología en la Iowa State University, Duck-chul Lee, correr durante una hora prolonga la esperanza de vida incluso siete horas y previene tanto enfermedades como muerte prematura. 

Para llegar a esta conclusión tan específica, Dr. Lee realizó un análisis en el que comparaba la esperanza de vida entre no corredores y corredores, encontrando que los últimos tendían a vivir tres años más que los primeros –aún si corren lento o esporádico y fuman, beben o tienen sobrepeso–. Lee retomó un estudio elaborado hace aproximadamente tres años en el que se indicaba que correr diario durante cinco minutos se correlacionaba con la prolongación de vida. De modo que para analizar la relación necesitaba primero que nada establecer los factores de mortalidad y ejercicio, y luego recolectar la información de los voluntarios a una grande escala. 

Conforme se fue realizando el análisis, Lee encontró que una persona corredora –frecuente o no– disminuía el riesgo de una muerte prematura hasta un 40 por ciento, controlando factores como el tabaco, bebidas alcohólicas, problemas de salud como hipertensión u obesidad, de ataques cardíacos en un 25 por ciento y de muertes en un 16 por ciento. Y no sólo eso: los investigadores calcularon que correr regresaba estadísticamente más tiempo en la vida de las personas que la que les hacía consumir. Estimaron que un corredor típico pasa menos de seis meses en correr dos veces a la semana durante 40 años, y poseía un incremento en la esperanza de vida de 3.2 años; es decir que una hora de correr alarga la esperanza de vida siete horas. 

Dr. Lee agrega en su estudio que estas adiciones “no son infinitas”; correr no vuelve inmortal a las personas pero reduce los efectos de la vejez y mejora la calidad de vida. 

 



Guía práctica para desintoxicar la mente

Como medida preventiva, la desintoxicación mental ayuda a liberar la psique dela rumiación de estas creencias irracionales.

En los últimos años se han popularizados los programas y alimentos detox; todo aquello que elimine las toxinas del cuerpo que se han acumulado por estilos de vida, alimentación y sedentarismo. Se volvieron una especie de mainstream conforme las personas buscaban casi desesperadamente un bienestar. Sin embargo, ¿de dónde proviene el bienestar?

Hay especialistas –médicos, psicólogos y psiquiatras– que consideran que la salud en general no es sólo la ausencia de enfermedades orgánicas, sino la experiencia de plenitud tanto física como psicológica en el día a día. Por tanto es importante no sólo realizar programas detox para liberar las toxinas de la sangre, también las que se encuentran en la mente y son capaz de limitar nuestro pensamiento, vida y vínculos afectivos. 

Desintoxicar la mente significa ser realista con las creencias en torno al autoconcepto –cómo eres–, la manera de percibir y de reaccionar al mundo exterior, el cómo se cuentan para uno mismo las vivencias, etcétera. Si los pensamientos que surgen son negativos –limitantes, denigrantes o sencillamente malos–, entonces tanto la narrativa de sí como la forma de vivir tendrá la misma dinámica. Incluso los malestares se vuelven repetitivos: “No soy lo suficiente para…”, “Las personas no me respetan…”, “Siempre tomo las decisiones equivocadas…”. Esta enfermedad psicológica terminará impactando negativamente al cuerpo, hasta intoxicarse y enfermarse. 

Como medida preventiva, la desintoxicación mental ayuda a liberar la psique dela rumiación de estas creencias irracionales. Para lograrlo, es importante seguir los siguientes pasos: 

Tomar consciencia que estamos estancados

La repetición de las mismas creencias, circunstancias, eventos, recuerdos, sentimientos, bloquean la habilidad de evolución. El arrastrar el pasado a nuestro presente sólo provoca la prolongación del sufrimiento, incapacitando vivir nuestras vidas en el aquí y el ahora y dificultando el proceso de aprendizaje de lo que estamos experimentando. Es como si la continua repetición de patrones fuera capaz de robarnos nuevas vivencias y, por tanto, una vida. La solución es, paso a paso, recordar que el pasado está en el pasado, y que en el presente hay una inmensa posibilidad de forjar nuevos recuerdos mediante las vivencias de la cotidianidad. 

Aprender a callar los pensamientos

La dificultad de disfrutar el momento en el aquí y en el ahora se debe a la intoxicación de la naturaleza humana. El aprender a disfrutar del silencio mental mientras se toma el sol de una tarde de primavera, dejando a un lado los pendientes, las preocupaciones, el agobio, las responsabilidades, ayudará a liberar toxinas mentales. Hay que pasar por un proceso de entrenamiento para identificar los pensamientos y que el pensar sobre los pensamientos es pensar; por ello, una vez que se tome consciencia de ello, es importante regresar a enfocar la atención en las sensaciones corporales. 

 

 

Disminuir la velocidad del pensamiento

¿Cuántas veces no ha pasado que del camino de trabajo a casa, vamos inmersos en el pensamiento y no nos damos cuenta de lo que hay alrededor hasta que se llega a la puerta de la recámara? Ser capaces de tomar consciencia de los pensamientos, analizarlos y revalorizarlos puede ayudar a disminuir su velocidad; y por tanto también a reducir el agobio del exceso y la angustia que pueden llegar generar. Esto es posible alternando con la toma de consciencia de las sensaciones y emociones. 

 



México es uno de los lugares más vulnerables al cambio climático

Para los científicos e investigadores involucrados, la vulnerabilidad al cambio climático se mide mediante su preparación para responder ante fenómenos medioambientales, a su capacidad para enfrentarlos y su adaptación que tienen ante los mismos.

De 181, México se encuentra en el lugar 68 de los países más vulnerables al cambio climático según un estudio realizado por ND-Gain Country Index. El proyecto, de la Iniciativa de Adaptación Global de la Universidad de Notre Dame, en EE.UU., ha encontrado que México se encuentra en un nivel medio alto de exposición. 

De acuerdo con el estudio, México se encuentra más vulnerable que Uruguay, el cual se encuentra en el puesto 52, y que Costa Rica –puesto 66–; provocando un impacto significativo en la comida, hábitat humano, salud, infraestructura y agua. 

Actualmente el país latinoamericano mejor preparado para enfrentar el cambio climático es Chile, con el número 30 y en un nivel medio alto de vulnerabilidad. 

Para los científicos e investigadores involucrados, la vulnerabilidad al cambio climático se mide mediante su preparación para responder ante fenómenos medioambientales, a su capacidad para enfrentarlos y su adaptación que tienen ante los mismos. Por ello el listado clasifica a los países en cuatro niveles: superior a muy alto, medio alto, medio bajo y bajo; pues su objetivo es ayuda a empresas tanto públicas como privadas a priorizar las inversiones para lograr una respuesta más eficiente ante los desafíos globales en el mundo. 

Estos son los 10 países menos vulnerables y mejor preparados para enfrentar el cambio climático: 

1. Dinamarca

2. Noruega

3. Nueva Zelandia

4. Singapur

5. Gran Bretaña

6. Alemania

7. Finlandia,

8. Suecia

9. Suiza

10. Islandia

Estos son los 10 países de América más vulnerables al cambio climático –del más alto al más bajo–: 

1. Haití

2. Guyana

3. Bolivia

4. Honduras

5. Guatemala

6. Nicaragua

7. Belice

8. Venezuela

9. Cuba

10. Ecuador

Conoce más sobre los efectos del cambio climático: 

Los 5 lugares más afectados por el cambio climático

El impacto del cambio climático ha llegado hasta nuestros genes

Cambio climático causa migración de inuits en Alaska

Cambio climático incrementa número de guerras

Pingüinos en peligro de extinción por cambio climático

5 islas desaparecen como consecuencia del cambio climático



Partido Verde intentará mañana aprobar ley forestal que atenta contra bosques de México

Organizaciones civiles señalan al Partido Verde de intentar dar un albazo para aprobar en el Senado, de manera apresurada y autoritaria, una propuesta de ley forestal que dañaría gravemente los bosques de México.

Organizaciones civiles señalan al Partido Verde de intentar dar un albazo para aprobar, de manera apresurada y autoritaria, la minuta de ley forestal. Esto, mientras se celebraba un foro de discusión para avanzar hacia su consulta. 

 

En los últimos meses se ha escuchado mucho sobre la cantidad de errores, omisiones y peligrosas interpretaciones que contiene la iniciativa de la Ley General de Desarrollo Forestal Sustentable, una propuesta del Partido Verde Ecologista de México (PVEM) que, paradójicamente, atenta contra los bosques mexicanos y las comunidades indígenas y rurales que viven de ellos. De igual modo, esta minuta despierta enormes dudas sobre por qué existe tanta prisa por dictaminarla en este último periodo de sesiones. 

En dicha propuesta de ley se enuncian graves “retrocesos” en materia de derechos humanos, conservación y manejo de los recursos naturales, afectando directamente a las comunidades forestales. También se omiten temas de gran importancia como la ilegalidad de la madera, la creación de un necesario sistema nacional de salvaguardas y la transparencia en el manejo de recursos.

ley forestal a consulta mexico

En varias ocasiones, y en diversos medios televisivos y digitales, organizaciones civiles, forestales y líderes ejidatarios demandaron a los senadores abrir un proceso digno de consulta para construir una mejor ley. Sin embargo, y a pesar de que varios senadores estuvieron de acuerdo con dicho análisis, el día de hoy el Partido Verde se va por su dictamen arbitrario y sin tomar en cuenta la opinión de comunidades y expertos.

Al respecto organizaciones como el Consejo Civil Mexicano para la Silvicultura Sostenible (CCMSS), la Red Mexicana de Organizaciones Campesinas Forestales (Red Mocaf) y el Centro Mexicano de Derecho Ambiental (CEMDA), señalaron que la Senadora Ninfa Salinas del Partido Verde, operó la aprobación de la ley forestal y la ley de biodiversidad en su conjunto, para que se dictaminara el día de mañana 20 de abril de 2017. Esto, mientras se celebraba un foro de discusión sobre las implicaciones de la minuta de ley forestal, donde se entregó a Senadores más de 30 mil firmas que exigían su análisis a través de la plataforma Change.org. La Senadora Salinas, además, pide que sea excluida la Comisión de Desarrollo Rural, una de las partes dictaminadoras, para que de esta manera sea más fácil y ágil su aprobación. 

Lo que muchos han acusado como cinismo del Verde Ecologista, se ilustra en esta dictaminación apresurada y con pocas opiniones de expertos a favor, aunque sí muchas dudas negativas sobre por qué hay tanta prisa por aprobar estas leyes que van a regular lo más valioso que posee México: su biodiversidad. 

Organizaciones ambientalistas como Greenpeace, incluso, sugieren que iniciativas como la ley forestal y de biodiversidad, dan pauta a la explotación de especies sobre las que hay veda y atentan contra el derecho de los pueblos indígenas sobre sus recursos genéticos.

 

¿Qué importancia tiene la aprobación de esta ley?

ley forestal a consulta-forma peticion bosques mexico

En México, y especialmente durante las últimas décadas, han existido numerosas trabas en el camino hacia la sustentabilidad de nuestros ecosistemas, especialmente los bosques. Paradójicamente, la reciente ley forestal que promueve El Verde es una de ellas. Durante el pasado foro forestal, avezados en la materia como Francisco García García, comentaron que con esta ley, en vez de avanzar hacia una regulación que realmente vele por el bosque, se “está retrocediendo el posicionamiento ganado de los últimos años en el ámbito forestal y las experiencias aprendidas a nivel nacional” y, en vez de mejorar la ley vigente, termina por erosionar las grandes posibilidades que se tienen de cambiar el destino de los bosques, de su rendimiento para futuras generaciones y de su desarrollo sustentable. 

 

A continuación te compartimos el comunicado de las organizaciones:

Ciudad de México a 19 de abril de 2017

Ninfa Salinas, senadora de la Comisión de Medio Ambiente e integrante del Partido Verde, intenta dar un albazo para aprobar en el Senado la minuta de la Ley General de Desarrollo Forestal Sustentable, esto, mientras se celebraba un foro de discusión sobre las implicaciones de la minuta de la ley forestal en el mismo Senado de la República.

Los senadores del Partido Verde Ecologista de México han ignorado las peticiones de más de 30 mil personas y cientos de organizaciones de productores forestales, representantes de pueblos indígenas, técnicos y académicos, que en reiteradas ocasiones han exigido un proceso de consulta y revisión profunda de los contenidos de la minuta de la ley forestal.

La minuta de la ley forestal que se encuentra en el Senado presenta graves retrocesos en materia de derechos, no atiende los problemas de ilegalidad en el sector ni la sobrerregulación que tiene estancada la producción y, pone en riesgo la conservación de los bosques. Además, carece de contrapesos y candados para prevenir la corrupción y fortalecer la transparencia.

Ninfa Salinas, quien es presidenta de la Comisión de Medio Ambiente y Recursos Naturales del Senado, encargada de dictaminar las minutas de la ley forestal y de biodiversidad, declinó la invitación al Foro de discusión de la ley forestal celebrado en el Senado el día 18 de abril y en contraparte, prefirió apurar la aprobación de esta ley, así como de la minuta de ley de biodiversidad, ambas con enormes implicaciones para los recursos naturales de nuestro país.

La Comisión de Medio Ambiente del Senado convocó el 18 de abril a los senadores integrantes a dictaminar esta ley junto con la de Biodiversidad y tres iniciativas más, con la distribución de los proyectos correspondientes con menos de 24 horas de anticipación.

Tal es la premura por aprobar la minuta de la ley forestal, que el proyecto de dictamen de la misma apenas está siendo entregado a los senadores y se va a discutir mañana. De esta convocatoria de dictaminación fue excluida la Comisión de Desarrollo Rural, que era una de las tres comisiones dictaminadoras. Trascendió que la senadora Ninfa Salinas gestionó y obtuvo de la mesa directiva esa exclusión.

Las comisiones de Medio Ambiente, de Desarrollo Rural y de Estudios Legislativos Primera son las encargadas de dictaminar la minuta de la ley forestal, y se requiere de la aprobación de las tres comisiones para que el documento sea subido al pleno del Senado para su votación. Sin embargo, con las operaciones de la Comisión de medio ambiente se pretende excluir a una de las comisiones y acelerar el proceso, cuando quedan 10 días de sesiones del congreso.

A pesar de la controversia que ha generado el proceso opaco de dictamen de la iniciativa de reforma a la ley forestal en la Cámara de Diputados, y la aprobación de la minuta con votación dividida, los senadores del partido Verde y de la Comisión de Medio Ambiente, en general, han sido omisos en escuchar a las partes interesadas del sector forestal y ambiental.

Organizaciones:

Consejo Civil Mexicano para la Silvicultura Sostenible

Red Mexicana de Organizaciones Campesinas Forestales

Centro Mexicano de Derecho Ambiental

Red de Organizaciones de Jóvenes pro Ambiente

Union Estatal de Silvicultores Comunitarios de Oaxaca

                             

 

¡Exijamos a los Senadores por medio de sus cuentas Twitter que no aprueben una ley nociva para los bosques y las comunidades!

@NinfaSalinas,  @SenadorMayans @FerTorresGTO, @AaronIrizar, @EGandaraC, @silvia_garza, @JesusCasillas06, @RaulPozosMx, @zoerobledo, @A_Encinas_R, @FidelDemedicis.

Observatorio

Seguimiento a los asuntos ambientales y de ecología más urgentes de México.

Biblioteca Ecoosfera

Una compilación de lecturas (libros, ensayos, etc) disponibles en PDF sobre temas como sustentabilidad, medioambiente y salud.

Ir a Biblioteca