Se incorporan 17 Áreas Naturales Protegidas en México (FOTOS)

El objetivo es incluir al SINAP áreas con una biodiversidad y características ecológicas de una especial relevancia en el país, y así desarrollar una serie de iniciativas a favor de la conservación de la biodiversidad.

De acuerdo con la publicación en el Diario Oficial de la Federación –DOF–, se incorporarán 17 Áreas Naturales Protegidas al Sistema Nacional de Áreas Naturales Protegidas –SINAP–. Esto se logró hacer gracias a que el Consejo Nacional de Áreas Naturales Protegidas –CONAP– emitiera su opinión favorable “por haberlas considerado de especial relevancia en el país por su biodiversidad y características ecológicas.”

Alejandro del Mazo Maza, el comisionado nacional de Áreas Naturales Protegidas, señaló que hasta la fecha se han registrado 78 Áreas Naturales que cubren alrededor de 18 714 002.61 hectáreas –un 73,65 por ciento de la superficie protegida de 25 407 416, 01 hectáreas–. Cada una de estas regiones han cumplido con numerosos atributos, como la riqueza de especies, presencia de endemismos, especies de distribución restringida, especies en riesgo de extinción, entre otras más. 

El objetivo es incluir al SINAP áreas con una biodiversidad y características ecológicas de una especial relevancia en el país, y así desarrollar una serie de iniciativas a favor de la conservación de la biodiversidad. Las características son: 

Riqueza de especies; presencia de endemismos; presencia de especies de distribución restringida; presencia de especies en riesgo; diferencia de especies con respecto a otras áreas protegidas previamente incorporadas al Sistema Nacional de Áreas Naturales Protegidas; diversidad de ecosistemas presentes; presencia de ecosistemas relictuales; presencia de ecosistemas de distribución restringida; presencia de fenómenos naturales importantes o frágiles; integridad funcional de los ecosistemas; importancia de los servicios ambientales generados, y viabilidad social para su preservación.

Entre las nuevas Áreas Naturales Protegidas se encuentra la Reserva de la Biosfera Volcán Tacaná, en Chiapas, el cual posee una serie un conjunto de ecosistemas frágiles que contienen una biodiversidad silvestre de relevancia biológica, económica, científica y cultural. Además que el Volcán Tacaná es el único representante en México de la Cadena Volcánica del Núcleo Centroamericano, poseyendo una gran cantidad de endemismos y especies representantes de la región Neártica y Neotropical. 

También se encuentra la Reserva de la Biósfera Janos en Chihuahua, la cual contiene un alto grado de endemismos y diversidad de flora y fauna silvestre. Sus impactantes extensiones de pastizales en excelente estado de conservación, no sólo coloca a esta área natural como la primera y más grande de estos ecosistemas en el territorio nacional, también la colocan como el punto de conexión del hábitat en Norteamérica. 

Y el Monumento Natural Río Bravo del Norte, el cual protege un segmento del río Bravo con la frontera entre EE.UU. y el Cañón de paredes elevadas que constituyen un paisaje excepcional. Representa a uno de los ecosistemas acuáticos y ribereños más extensos del desierto chihuahuense. Sirve de barrera contra inundaciones, atenúa los impactos meteorológicos, como huracanes y tormentas tropicales, criadero de numerosas especies de animales y vegetales, sus humedales almacenan y purifican el agua, estabilizan la línea costera y controlan la erosión.

TABLA-ANP-SINAP_-simplificado-2fotos

A continuación te compartimos las fotografías de las nuevas 17 Áreas Naturales Protegidas: 



¿Por qué el guardaparque es importante en las áreas naturales protegidas en México?

Se requieren más de 200 mil millones de dólares para que los guardaparques resguarden y operen las ANP de forma adecuada

El fortalecimiento del sistema de áreas naturales protegidas (ANP) debe de incluir el fomento de las capacidades y herramientas para los guardaparques, ya que representan un nexo entre la conservación y las comunidades. A pesar de que las ANP son una de las estrategias implementadas en la política pública ambiental para conservar los ecosistemas, su biodiversidad y sus servicios ambientales fomentando el desarrollo sustentable, la figura del guardaparque no ha sido valorada de una forma sobresaliente en la gestión estos espacios en México.

La gobernanza ambiental internacional ha sido severamente criticada por haber sido ineficiente ante la problemática global (Alfie-Cohen et al., 2011), y México no es la excepción de esta realidad. Si bien, la Ley General del Equilibrio Ecológico y la Protección al Ambiente (LGEEPA) no considera a las ANP como un instrumento en la política ambiental, son la mejor herramienta que tiene el país para conservar la biodiversidad (Bezaury-Creel y Gutiérrez-Carbonell, 2009). El fortalecimiento del sistema de ANP es una de las tareas más importantes y fundamentales para poder mantener la representatividad y funcionalidad de los ecosistemas de México, y este fortalecimiento debe de incluir el fomento de las capacidades y herramientas de los guardaparques.

El objetivo de este ensayo es analizar las fortalezas y las debilidades de los guardaparques que laboran en México. Como ellos son la primera imagen que tienen las comunidades que habitan en las ANP, deben de generar un estrecho vínculo con estas. Su visión tiene que ser amplia para que abarque aspectos socio-culturales, económicos y ambientales de los recursos naturales porque son el nexo entre la comunidad y la conservación; así que su función es fundamental. Las actividades prioritarias que en general realizan los guardaparques son (Paz-Barreto, 2009):

1. Extensionismo y educación ambiental

2. Control y vigilancia

3. Atención al visitante

4. Monitoreo y apoyo a la investigación científica

5. Relación con las comunidades y resolución de conflictos

Reserva de la Biosfera Volcan Tacana

A partir de la última década del siglo XX es cuando verdaderamente se empieza a consolidar la atención y manejo de las ANP en México (Bezaury-Creel y Gutiérrez-Carbonell, 2009). Desde entonces se han realizado avances significativos, sin embargo, las ANP se enfrentan a problemas por decretos antiguos e imprecisos, conflictos de tenencia de la tierra, pobreza y marginación de sus habitantes (Brenner, 2010; Campos y Boada, 2008), así como de falta de presupuesto, infraestructura y personal suficiente para llevar a cabo las diversas líneas de conservación. Aún queda mucho para cuidar efectivamente el patrimonio

natural dentro de las ANP, y para ello, es necesario primeramente un análisis de las políticas públicas ambientales para buscar un resultado que apunte la solución de esta necesidad (Merino y Cejudo, 2010). Quiero remarcar una falta considerable de personal y de financiamiento para la realización de acciones de conservación enmarcadas en los programas y estrategias de la Comisión Nacional de Áreas Naturales Protegidas (CONANP).

Las actividades fundamentales de los guardaparques están claramente implicadas en los objetivos específicos del Programa Nacional de Áreas Naturales Protegidas 2014-2018, aunque para realizarlas solamente se cuenta con 500 guardaparques para atender las ANP que cubren más de 25 millones de hectáreas, esto equivale a que cada guardaparque es responsable de una superficie igual a la isla de Cozumel, Quintana Roo. Se sabe que la CONANP reconoce en discurso que la figura del guardaparque es el primer contacto con las comunidades. En la Estrategia 2040 (CONANP, 2014) se establece dentro del eje “Administración para la Conservación” como línea de trabajo el aseguramiento de suficiencia presupuestaria para garantizar la operación de las diferentes áreas y el fortalecimiento de la plantilla del persona en número, remuneración y capacidades, y dentro del eje “Capacidades Institucionales” como línea de trabajo, asegurar la suficiencia del personal con plazas acordes con responsabilidades, contar con programas de fortalecimiento y capacitar al personal en las diferentes herramientas. En la realidad, es bien sabido que esta situación pasa desapercibida.

Si bien, dentro de la CONANP existe el “Programa Formando para la Conservación” y la “Iniciativa Guardaparque” para profesionalizarlos con herramientas que les permita orientar su trabajo y mejorar sus conocimientos técnicos, no es suficiente para lograr un correcto alcance para la capacitación de todos los guardaparques en las ANP. La formación en México es poco sólida, a diferencia de otros países donde están preparados en botánica y zoología, ecología, pedagogía, resolución de conflictos, adiestramiento policiaco, primeros auxilios, legislación, entre mucho otros temas, e incluso existen programas académicos que avalan y profesionalizan la figura del guardaparque como en Argentina, Ecuador o Costa Rica.

Reserva de la Biosfera Zicuiran-Infernillo

En estos tiempos, aún la forma de contratación de los guardaparques y los técnicos responsables de programas de conservación es poco institucionalizada, pues no tienen plazas permanentes, y además de ello el personal actualmente en la CONANP resulta insuficiente para todas las actividades colocadas en el Programa Nacional de Áreas Naturales Protegidas y en la Estrategia 2040. Sumado a esto, el salario va de seis mil pesos a 12 mil pesos mensuales, y en muchos casos, no cuentan con condiciones óptimas de seguridad, servicios médicos y equipo necesario.

Ahora bien, el presupuesto asignado a la CONANP de parte del gobierno federal es insuficiente, pues se requieren más de 200 mil millones de dólares para que los guardaparques resguarden y operen las ANP de forma adecuada (Escobedo, 2015). Esta institución recibe aproximadamente una cantidad que sobrepasa un poco más de 1,000 millones de pesos mexicanos al año (CONANP, 2010); por mucho un valor inferior al deseado. Justamente el año pasado la Secretaría de Hacienda y Crédito Público recortó el presupuesto de la institución, afectando considerablemente la operatividad de la misma con más de 100 despidos en todo el país. A razón de eso, los avances y esfuerzos que se venían acumulando desde su creación se han visto perjudicados por esta decisión, incluyendo el limitado presupuesto que siempre ha tenido. Además de esto, México tiene ANP incluidas como Patrimonio Mundial de la Humanidad, en el Programa El Hombre y la Biosfera, y en la Convención Ramsar. También nuestro país se comprometió a aumentar la superficie protegida de acuerdo con las Metas de Aichi, y otros convenios internacionales. Todo esto se traduce en la necesidad de un mayor presupuesto y un mayor número de personal capacitado y con las herramientas necesarias para completar estos objetivos.

Reserva de la Biosfera Archipielago de Revillagigedo

En conclusión, las ANP podrían constituir la base para la conservación de la biodiversidad y para fomentar un desarrollo sustentable en las comunidades y del país, pero para ello se necesita resaltar y fortalecer la labor del guardaparque. A pesar de esta situación, el personal de la CONANP tiene una identidad y un sólido compromiso con la institución y con el trabajo de conservación, aunque no reciba el valor que se merece, derivado principalmente por el desconocimiento de su importancia por parte de la sociedad. Por consiguiente es necesaria una política que genere una marcha hacia el desarrollo sustentable junto con la conservación del patrimonio natural y, que de igual forma, integre en esta política la formación de personal capacitado para poner en marcha un manejo efectivo de las ANP.

Autor: 

Leonardo Noriel López Jiménez, Comisión Nacional de Áreas Naturales Protegidas. 

Referencias bibliográficas

Alfie-Cohen, M., L. Díaz-Abraham y R. Castañeda. (2011). Una ventana de oportunidad: la gobernanza ambiental, un nuevo instrumento de política. En: Alfie-Cohen (ed.). Comprometidos para negociar: conflicto y gobernanza ambiental (pp. 25-84). Universidad Autónoma Metropolitana, México, D.F.

Bezaury-Creel, J. y D. Gutiérrez-Carbonell. (2009). Áreas naturales protegidas y desarrollo social en México. En Shaha y haha, (Eds.), Capital natural de México, vol. II: Estado de conservación y tendencias de cambio. (pp. 385-431). México, D.F.: CONABIO.

Brennet, L. (2010). Gobernanza ambiental, actores sociales y conflictos en las áreas naturales protegidas mexicanas. Revista Mexicana de Sociología, 72(2), 238-310.

Campos, M. y M. Boada. (2008). Integración de diferentes modelos de protección para el diseño de un área natural protegida en Michoacán, México. Document d’Analisi Methodologic en Geografia., 51:39-57.

CONANP. (2010). Logro 2010. México, D.F.; Comisión Nacional de Áreas Naturales Protegidas, Secretaría de Medio Ambiente y Recursos Naturales.

CONANP. (2014). Estrategia hacia 2040: una orientación para la conservación de las áreas naturales protegidas de México. México, D.F.: Comisión Nacional de Áreas Naturales Protegidas, Secretaría de Medio Ambiente y Recursos Naturales.

CONANP. (2016). Indicadores de programas presupuestarios. Recuperado de http://www.conanp.gob.mx/

Escobedo, M. (2015). Áreas naturales protegidas, entre el abandono y la conservación. Crónica Ambiental, 12: 18-27.

Merino, M. y G. Cejudo. (2010). Introducción. En: Merino, M., G. Cejudo, D. Arellano-Gault, T. Bracho, M. Casar, R. Gil-García, C. Maldonado, J. Mariscal, L. Santibáñez y L. Sour (Eds.), Problemas, decisiones y soluciones. Enfoques de política pública. (pp 9-25). México, D.F.: Fondo de Cultura Económica.

Paz-Barreto, D. 2010. Capacitación para guardaparques en América Latina. Revista Parques.



Cuando las plantas solares provocan estos efectos en la biodiversidad del planeta…

Los investigadores encontraron un incremento significativo en la diversidad de pájaros, plantas de hojas anchas, flores silvestres y otras especies.

Imagen principal: http://discoverytumundo.blogspot.mx/

Según un nuevo estudio del Solar Trade Association, en Reino Unido, las granjas solares son una increíble red de apoyo para el medio ambiente, pues no sólo reduce la emisión de gases a la atmósfera, también fomenta la biodiversidad del planeta. 

En el estudio se analizaron once granjas solares en comparación con parcelas de tierra previas al manejo de una instalación solar. Los investigadores encontraron un incremento significativo en la diversidad de pájaros, plantas de hojas anchas, flores silvestres y otras especies: “Este hecho confirmó que las granjas solares brinda beneficios para la biodiversidad en terrenos que estuvieron periódicamente pastados.”

De acuerdo con los investigadores, el declive de muchas de estas especies se relaciona con la intensificación del uso de pesticidas y la deforestación de áreas forestales para las prácticas agricultoras y ganaderas. Por lo que este descubrimiento refuerza la importancia de las plantas solares para el medio ambiente, pues permite la conservación de numerosas especies animales y florales. 

Las razones principales por las que las granjas solares benefician de esta manera a la diversidad se debe a la combinación de factores, tales como la diversidad de especies florales en el arado monocultural de las tierras, el incremento de áreas con mayor cantidad de sombras y de estructuras para el desarrollo de nidos y encamados. Y desde que el pasto en granjas solares posee una complejidad mayor, hay una densidad menor del pasto que ayuda a una variedad más amplia de plantas y especies en la región. 

Esto da pie a creer que la instalación de plantas solares en las reservas naturales pueda también beneficiar al ecosistema, y así crear un espacio seguro para la vida salvaje de la región. Pues así también se estaría combatiendo y reduciendo los efectos del cambio climático para el cuidado del planeta. 

[Solar Trade Association]



Estos son los cautivadores sonidos de los bosques en riesgo de extinción

Las grabaciones se han llevado a cabo en tres áreas representativas de bosque tropical primario: en el Amazonas, África y Borneo.

Imagen principal: http://www.bcck.com.my/

Para tomar consciencia de la naturaleza, a veces es necesario adentrarse a su inmensidad en la biodiversidad. Y con el apoyo de herramientas artísticos y proyectos educativos, es posible vivir con un estilo de vida ecosustentable; como por ejemplo Fragments of extinction

La organización sin fines de lucro Fragments of Extinction es un sitio ecológico con una gama interdisciplinaria entre ciencia, arte, ingeniería de sonido, curaduría y comunicación. Se ha dedicado a desarrollar proyectos de investigación, bioacústica, ecología acústica, electroacústica, innovación tecnológica, análisis soundscape y composición ecoacústica, con el fin de promover una educación orientada en arte basado en ciencia de los ecosistemas. 

Ahora este equipo realizó un proyecto con los sonidos únicos y desconocidos de los bosques del planeta que están a punto de desaparecer. Para ellos, si las últimas predicciones de la Unión Internacional para la Conservación de la Naturaleza (UICN), la mitad de las especies del planeta se extinguirán a final de este siglo, por lo que es urgente grabar muestras de sonidos de “diversos y únicos, además de frágiles, ecosistemas: ‘organized soundscapes’; retazos de sonidos de la naturaleza original.”

Captura de pantalla 2016-05-08 a las 19.00.53

Las grabaciones se han llevado a cabo en tres áreas representativas de bosque tropical primario: en el Amazonas, África y Borneo. Estas áreas son bosques con los biomas más complejos de la Tierra, y a la vez, los más frágiles con una tasa de extinción mayor. En otras palabras, estos bosques son el perfecto escenario acústico que no sólo es prácticamente desconocido, también sorprendentemente hermoso ante el orden y equilibrio de estos ecosistemas: “Estos sonidos hechos arte, pueden ayudar a crear conciencia sobre la sexta extinción masiva que vivimos este siglo. Hasta este, no existía ningún proyecto parecido, y en unas pocas décadas estas grabaciones constituirán importantes fragmentos de una herencia acústica irreversiblemente degradada.”

A continuación te compartimos los sonidos de la naturaleza que envuelven en un escenario del perfecto equilibrio entre mente y cuerpo. Dale click aquí

Captura de pantalla 2016-05-08 a las 18.55.42



In the Mist, el hermoso documental que captura la vida de una isla de la Era terciaria

Entre laureles y plantas, este sitio ha sobrevivido desde la era terciaria, muy a pesar que la mayoría de su biodiversidad se perdió mucho antes de la era de hielo.

In the Mist (2016), es un cortometraje que no sólo documenta la vida salvaje en La Gomera, de las Islas Canarias, también retrata el misterioso e intrigante origen de la biodiversidad de una de las siete islas principales de la región. Es así que se devela una parte del pasado de la naturaleza, y que muchos de nosotros desconocemos.   

Muy en lo profundo del bosque del Garajonay National Park, se expande la selva subtropical laurisilva. Entre laureles y plantas, este sitio ha sobrevivido desde la era terciaria, muy a pesar que la mayoría de su biodiversidad se perdió mucho antes de la era de hielo. Se trata, en otras palabras, de un fósil viviente, el cual nos ofrece un vistazo muy profundo en los archivos más antiguos de la historia del planeta. 

Pese a que no en el film no se vislumbran bestias prehistóricas, sí se revelan uno que otro secreto del planeta. Como por ejemplo, ¿cómo es que un anfibio pudo sobrevivir en una isla relativamente árida? o ¿cómo es que pueda permanecer tan verde cuando en otros lados se sufre de un terreno árido?

Conforme el documental avanza, la distancia entre el planeta y el espectador va desapareciendo hasta que se termina hipnotizado por las ramas antiguas, la densidad del follaje y los sonidos de la atmósfera. Es como si se quisiera adentrar, cada vez más, a la realidad de la biodiversidad; como si nunca fuera suficiente. 

 



Sobre las áreas naturales protegidas y su normatividad ambiental: El caso de Yum Balam

Entre las ANP se encuentra el Área de Protección de Flora y Fauna Yum Balam, ubicada en el norte del estado de Quintana Roo (Municipio Lázaro Cárdenas), con una extensión de 154,042 hectáreas.

©Vocero

Uno de los instrumentos para la conservación biológica reconocido a nivel internacional es la protección del hábitat, por lo que numerosos países han adoptado una de las estrategias para este fin, y es a través del establecimiento de Áreas Naturales Protegidas (ANP) que permitan, bajo ciertas leyes y reglamentos, diferentes grados de uso tradicional y/o comercial por las comunidades locales, uso recreativo, investigación científica y preservación de los recursos naturales (Primack et al. 2001).

En México las ANP constituyen la mejor herramienta para conservar la biodiversidad y los servicios ambientales que esta proporciona a la sociedad (Bezaury-Creel et al., 2009). Son reconocidos por la Ley General del Equilibrio Ecológico y Protección al Ambiente (1998) y se definen como las zonas terrestres o acuáticas del territorio nacional, en donde los ambientes originales no han sido significativamente alterados por la actividad del ser humano y están sujetas a regímenes especiales de protección, conservación, restauración y desarrollo.

Para el manejo de estas áreas se requiere de un programa con reglamento administrativo enfocado a mitigar los daños ambientales, la cual es la herramienta jurídica que establece la capacidad de carga de los diferentes usos (Prezas-Hernández, 2011). El éxito de este instrumento depende de que su elaboración se base en el conocimiento técnico y científico de calidad de la zona y en que se involucren en las propuestas a las comunidades que las habitan, garantizando con ello la compatibilidad entre la conservación y el uso adecuado de los recursos naturales (Villalobos, 2000).

Si bien todas las ANP se encuentran decretadas en el Diario Oficial no todas cuentan con programa de manejo (PM), el cual es uno de los factores que ha limitado la conservación y manejo de los recursos naturales en la mayoría de estas (Duran y Ramos, 2010). Esto debido a que al carecer de este instrumento no existe regulación de las actividades y lineamientos básicos para el manejo, dando como consecuencias la práctica y el establecimiento de actividades que van en contra de la conservación. A pesar de que en México se cuenta con un marco jurídico en materia ambiental amplio enfocada a la protección de los ecosistemas, sin este instrumento es difícil cumplir con los objetivos por el cual se decretó el ANP.

Foto de Alamy Stock. Isla Holbox, ubicada dentro de la ANP Yum Balam.
Foto de Alamy Stock. Isla Holbox, ubicada dentro de la ANP Yum Balam.

El objetivo de este ensayo es exponer el papel que representa el programa de manejo dentro de las Áreas Naturales Protegidas y la ineficacia de las normas jurídicas al ausentarse este instrumento, teniendo como caso de estudio en el ANP Yum-Balam, ubicada en Quintana Roo.

El Programa de Manejo (PM) tiene como premisa básica lograr la conservación de los ecosistemas y su biodiversidad en las Áreas Protegidas. En su estructura debe contener componentes de carácter social, económico, ecológico y un marco legal, que permitirá la generación de estrategias para cumplir con su objetivo mediante la protección, manejo incluyendo su uso y aprovechamiento, y restauración de los mismos, además debe incluir el apoyo a actividades productivas, que promuevan el incremento en la calidad de vida o bienestar de la población con énfasis en las comunidades rurales e indígenas asentadas dentro o cerca de las áreas protegidas (CONANP, 2016).

A la fecha, México ha integrado 25, 628, 239 hectáreas en una red de 177 áreas naturales protegidas, de las cuales cerca del 42% carecen de un PM (CONANP, 2016), lo que significa que cerca de la mitad de las ANP se encuentra potencialmente vulnerables.

Entre las ANP se encuentra el Área de Protección de Flora y Fauna Yum Balam, ubicada en el norte del estado de Quintana Roo (Municipio Lázaro Cárdenas), con una extensión de 154,042 hectáreas. Es un área que presenta ecotonos y ecosistemas con una gran biodiversidad neotropical, con especies endémicas, raras y en peligro de extinción. Sin embargo a más de 20 años de su decreto y aun no se ha establecido su respectivo programa, situación que se ve reflejada en la presencia de diversas problemáticas como la modificación del entorno con asentamientos irregulares, sobrepastoreo por ganado, zonas con fuerte perturbación por quemas no controladas, explotación forestal y pesca sin manejo adecuado, además de presentar un uso de recursos inadecuados (tráfico ilegal de especies, cacería furtiva, saqueo de nidos de tortuga) (Remolina-Suárez y Poot, 2008).

Zona Turística
Fuente: Zona Turística

Recientemente en el área se pretendió realizar un desarrollo hotelero con hasta 3390 habitaciones para una cantidad total estimada de 10,644 turistas, casi el doble de cuartos hoteleros que de habitantes actuales. El establecimiento de este megaproyecto vulneraba distintos acuerdos para la cooperación internacional, así como la protección de especies en riesgo reconocidas en México, tales como la Convención de Ramsar, el Tratado de Cooperación Ambiental de Norteamérica, en el cual se encuentran en México, Estados Unidos y Canadá, y el Convenio sobre la Diversidad Biológica (Duno de Stefanoet al., 2013). La propuesta era un turismo de bajo impacto, sin embargo de acuerdo a Zambrano et al., (2012) desde todos los ángulos dicho proyecto no era viable pues no cumplía con los objetivos planteados para el Área de Protección de Flora y Fauna “Yum Balam”, pues de realizarse, incidiría directamente en los ecosistemas de manglar y en las poblaciones de las especies enlistadas bajo categorías de riesgo, se descargarían contaminantes a los ecosistemas marinos, provocaría la intrusión salina en el acuífero, crearía un nuevo centro poblacional, entre otras consecuencias. De acuerdo a organizaciones no gubernamentales y asociaciones civiles la ausencia del PM es una forma de favorecer el desarrollo de proyectos como este, que aunque ya fue cancelado temporalmente gracias a la organización de sus habitantes y a organizaciones civiles, mientras la zona siga sin programa de manejo no existe la certeza jurídica de las actividades que puedan o no realizarse en esta región, y por tanto no hay limitantes para cualquier desarrollo que se pretenda construir (Vázquez y Cordero, 2014).

Aunque se ha hecho consulta pública en dos ocasiones, conforme a lo dispuesto en la LGEEPA para la elaboración del PM, el tiempo en que se ha prolongado su publicación refleja el incumplimiento de la ley y fomenta que la normatividad ambiental sea invalidada.

Fuente: Animal Político
Fuente: Animal Político

De acuerdo a lo anterior podemos concluir que es indiscutible el esfuerzo que se ha realizado en México al decretarse un número amplio de Áreas Naturales Protegidas, sin embargo para cumplir con el objetivo de esta estrategia es indispensable de que todos sus complementos incluyendo los programas de manejo se establezcan. Éste garantizará la protección de las ANP al establecer las bases jurídicas de las actividades que pueden realizarse, regulando el uso suelo y aprovechamiento de los recursos naturales, con la finalidad de que dichas actividades se conduzcan hacia el desarrollo sustentable. Por tanto, sí es necesario el decreto de más ANP considerando que somos uno de los países mega-diversos o de alta diversidad biológica, pero es principalmente importante que las áreas existentes tengan el respaldo jurídico y no solo queden registrados en papel. Además de que en su elaboración se cuente con la participación de la comunidad, y no se considere éste como un elemento aislado si no como parte de la planificación del ANP, y por tanto de su manejo, que al final de todo son los que están presentes en el área y hacen uso de los recursos presentes.

Por último, solo queda mencionar que las autoridades o dependencias encargadas deberían cumplir con la responsabilidad encomendada siendo así un paso clave para lograr la protección y conservación de los ecosistemas y su biodiversidad.

 Autor: Centro Latinoamericano de Estudios Ambientales

Observatorio

Seguimiento a los asuntos ambientales y de ecología más urgentes de México.

Biblioteca Ecoosfera

Una compilación de lecturas (libros, ensayos, etc) disponibles en PDF sobre temas como sustentabilidad, medioambiente y salud.

Ir a Biblioteca