Close

Liberan y deportan a cuatro ambientalistas mexicanos en Nicaragua

En los últimos años, América Latina ha sido víctima de un patrón de criminalización y agresión hacia activistas ambientales. Un claro ejemplo de esta situación ha sido la muerte de Berta Cáceres. Para la directora de Acción Ecológica, Esperanza Martínez, esto se ha derivado de la expansión de las grandes empresas hacia territorios indígenas y áreas de conservación, con el fin de extraer recursos naturales que aporten beneficios a su empresa. 

América Latina es una de las fuentes principales de materias primas, provocando que territorios indígenas, mayoritariamente ambientes frágiles, se vean explotados por la industria minera, petrolera e inclusive algunos gobiernos. De manera que la llegada de defensores ambientales son vistos como personajes que frenan el desarrollo de la empresa. Por esta razón, sufren una serie de hostigamientos, amenazas, descalificaciones y estigmatizaciones; e inclusive hasta se avanza patrones de judicialización, en los que se les aprehende y condena –como pasó en las últimas semanas en Nicaragua. 

En La Fonseca, Nicaragua, seis extranjeros fueron detenidos pasadas la media noche por la Policía Nacional de Nicaragua. Entre ellos, estaban los cuatro mexicanos: Emanuel de la Luz, Salvador Tenorio Pérez, Eugenio Paccely Chávez y Daniel Espinoza Jiménez, quienes formaban la Caravana Mesoamericana para el Buen Vivir. En cuanto a los otros dos extranjeros, también miembros de la caravana, Ana Laura Rodríguez de Argentina y Byron Reyes Ortíz de Costa Rica, fueron dejados en la frontera de Nicaragua con Costa Rica. 

caravana mesoamericana para el buen vivir

De acuerdo con el informe familiar, los seis personajes fueron liberados y abandonados por la Policía Nacional de Nicaragua en la frontera de Honduras. Fue así que el gobierno hondureño rescató a los jóvenes y los entregó a la embajada de México –en ese país–. 

Todo parece indicar que los jóvenes fueron detenidos durante una redada de la Policía Nacional de Nicaragua, para llegar a la activista del movimiento Anticanal, Francisca Ramírez. Según las autoridades de la Cancillería mexicana, el gobierno de Nicaragua no pudo fincar cargos a los seis extranjeros, ya que se comprobó que su estancia en ese país era con fines altruista y de cuidado al medio ambiente para personas de escasos recursos. Esto ha provocado que la Secretaría de Relaciones Exteriores en México emitiera una alerta para el viajero. 

El embajador de México, señaló que los muchachos son ambientalistas reconocidos en sus universidades, quienes promueven un proyecto noble como es la protección de la naturaleza: “No son delincuentes”. Además, agregó que Daniel Espinoza es hijo de una reconocida promotora cultural que dirige La Casa del Lago de Chapultepec, y sobrino del famoso actor Daniel Jiménez Gacho: “Daniel es parte de una familia española muy arraigada y de gran influencia en el mundo cultural y académico de México.”

A continuación te compartimos un video realizado por los padres de Daniel Espinoza, quien fue uno de los mexicanos a quienes detuvieron en Nicaragua: 

 

El riesgo de relacionarse con el cuidado al medio ambiente se ha convertido en una actividad de alto riesgo, en la que se viven constantes agresiones –a veces, letales–. Sin embargo, el hecho de buscar la justicia con causas legales y ambientales, son fenómenos que fomentan que los defensores ambientales continúen alzando la voz a favor de la sociedad y el medio ambiente. En palabras de Esperanza Martínez: “Hay regiones movilizadas en defensa de la naturaleza. La sociedad ha avanzado y entendido que ya no puede seguir destruyendo la naturaleza. Uno mira con ojos más cariñosos a pueblos indígenas y campesinos.” 

Ver Más
Close