Close

DIY: Cómo hacer mantequilla clarificada o ghee

Imagen: http://foreverconscious.com/

A diferencia de la mantequilla clarificada, el ghee es un producto natural que al calentarse durante más tiempo para que sus ingredientes se tuesten, tiende a poseer un sabor más ahumado y dulzón. Sin embargo, ambos, son una alternativa deliciosa y saludable de la mantequilla, pues se les han retirado proteínas, azúcares y gua. Por decirlo de algún modo, es una grasa ideal para las personas que no puedan consumir lactosa ni caseína. 

 

Estas alternativas son sabrosas a la hora de cocinar pescado, hamburguesas, huevos, boniatos o cualquier turbérculo, raíces, etcétera. Y dado que  la mantequilla clarificada o ghee son lácteos tradicionales, ricos en vitaminas liposolubles –A,D, E y K2– y CLA –Ácido Linoléico Conjugado–, a diferencia de los modernos lácteos pasteurizados, desnatados, homogeneizados y creados con cereales. Además, estimula al sistema digestivo, pues permite que la secreción de ácidos estomacales aligeren el proceso de digestión –en vez de hacerlo sentir los alimentos muy pesados–. Además de ser una fuente natural anticancerígeno, el ghee contiene ácidos grasos que combaten el cáncer, ayudan a reducir la grasa en el cuerpo y a prevenir enfermedades del corazón. 

 

Si bien es posible comprar ya hecha la mantequilla clarificada o el ghee, estos son productos fáciles de hacer en casa. Pues inclusive de esa manera se tiene la posibilidad de elegir mantequilla sin sal, de categoría y con un valor nutricional que beneficiará al cuerpo en su totalidad. A continuación te compartimos la receta para hacer ghee casero o mantequilla clarificada casera: 

Ingredientes para 500g: 

  • 750 gramos de mantequilla sin sal
  • Una cazuela de fondo grueso
  • Una cuchara de madera
  • Un bote de cristal para el ghee
  • Un colador fino
  • Un trozo de tela o gasa de quesero de algodón

Instrucciones: 

Pon la mantequilla en la cazuela a fuego medio, sin calentar previamente la cazuela. Una vez que empiece a fundirse, empezarás a ver cómo se va combinando con el agua evaporada que va flotando hacia la superficie.

En caso que quieras obtener mantequilla clarificada, deberás apagar el fuego para así retirar la capa blanquecina y espumosa que se formó; filtrando la grasa con un colador forrado con tela. Deja que se enfríe antes de tapar el bote y conserva la mantequilla clarificada en la nevera. 

En caso que quieras obtener ghee, continúa en el proceso de someterlo a fuego medio, de manera que la mantequilla derretida comience a hervir. Mientras hierve la mantequilla y se evapora el agua, los sólidos lácteos comenzarán a desintegrarse y se volverá a ver la grasa amarilla. Ahí, con las burbujas grandes y transparentes, notarás que empezará a hervir con fuerza. Reduce un poco el fuego y remueve de vez en cuando para que los sólidos no se peguen al fondo ni a los bordes de la cazuela. Ahora, la capa espumosa y cada vez más densa se formará en la superficie, la cual deberás bajar aún más la temperatura y dejar que hierva a fuego lento. A partir de ese momento, los cambios serán rápidos. Apaga el fuego pero deja la cazuela en su sitio: el calor de la placa terminará la cocción del ghee hasta que esté listo. En la superficie ahora se tendrá una capa de espuma muy fina y los sólidos se volverán marrones. Nuestra señal es el líquido de color ámbar, con un poco de espuma flotando por encima, para saber que casi hemos acabado. Ten cuidado para que no se quemen los sólidos en el fondo, lo cual estropearía el aroma del ghee. Deja que se enfríe un poco y filtra el ghee usando el colador forrado con tela. Y antes de que tapar el bote, enfríalo por completo. Puedes guardarlo sin problemas a temperatura ambiente. 

[Eva muerde la manzana]

Ver Más
Close