Close

La Tierra es hoy más verde gracias al CO2

Imagen: http://scenerybook.tumblr.com/

Se estima que el 0.04 por ciento del aire que respiramos son los gases de efecto invernadero acumulados en la atmósfera. De acuerdo con un artículo de la revista Nature Climate Change, esta cifra sería mayor si no fuera por la capacidad de las plantas por atraparlos y aprovecharlos para su crecimiento. Según parece, la Tierra ha ganado 36 millones de km2 de superficie verde –es decir, un equivalente de tres veces la extensión de Europa–. 

Este artículo, en el que participó la CREAF, centro adscrito a la Universidad Autónoma de Barcelona –UAB– tomó como referencia los últimos 33 años. Fue así que se descubrió que la biomasa terrestre aumentó un 40 por ciento de la superficie de la Tierra, en contraste con el 4 por ciento de lo que se redujo. Se cree que este fenómeno se encuentra relacionado con las altas concentraciones de CO2 producidas por un “potente fertilizante que se desconocía cómo había afectado a nivel planetario”.

http://photocosma.tumblr.com/
http://photocosma.tumblr.com/

Josep Pañuelas, científico del CREAF, escribió que se ha podido atribuir el “el enverdecimiento del planeta al aumento de los niveles de CO2 atmosféricos provocado por el consumo de combustibles fósiles.” Esto quiere decir que al haber más dióxido de carbono, las plantas han podido generar más hojas capturándolo de la atmósfera a través de la fotosíntesis: “Gracias a ello, el incremento de la concentración de este gas de efecto invernadero se ha visto frenado.” Inclusive, se atribuye al dióxido de carbono un 70 por ciento del enverdecimiento de la Tierra, mientras que el resto, los científicos consideran que el aumento de la biomasa proviene un 8 por ciento del cambio climático, 9 por ciento del nitrógeno atmosférico y un 4 por ciento de los cambios de usos del suelo. 

Desgraciadamente, “no todo lo que es bueno para las plantas lo es para el resto del planeta”. Los efectos CO2 en la atmósfera provocan una serie de alteraciones que impacta en los ecosistemas, la biodiversidad y en los humanos. Por ejemplo, el cambio climático ha producido un aumento en la temperatura global, incrementando a su vez el nivel del mar ante el deshielo de los glaciares o la radicalización de las tormentas tropicales. Estos son algunos de los efectos “que ya estamos sufriendo y que no remitirán si no dejamos de usar combustibles fósiles”, sentenció Pañuelas.

Para el experto, la fórmula es sencilla: “cuanta más biomasa, las plantas necesitarán también más agua y otros nutrientes, sobre todo el fósforo, ambos recursos limitados y vitales en el planeta.” Por lo que el efecto del dióxido de carbono, al cual las plantas están acostumbrándose y aclimatándose, no es suficiente ya para seguir creciendo. 

Ver Más
Close