Esto es lo que pasaría en el mundo si se dejara de consumir carne roja

De acuerdo con el análisis de Mimi Bekhechi, director asociado PETA de Reino Unido, el mundo se enfrentaría a una serie de impactos ambientales y de salud.

El ganado, responsable del 18 por ciento de los gases invernadero, libera alrededor de 32 millones de toneladas de dióxido de carbono –CO2–, y consume 76 billones de galones de agua al año. Además, según los datos de la Food & Agriculture Organization –FAO–, las vacas liberan el 65 por ciento de las emisiones de óxido nitroso –un gas invernadero 296 veces más potente que el dióxido de carbono–y 150 miles de millones de galones de metano al día. 

No obstante, ¿qué pasaría si las personas dejáramos de consumir carne de res? De acuerdo con el análisis de Mimi Bekhechi, director asociado PETA de Reino Unido, el mundo se enfrentaría a una serie de impactos ambientales y de salud

1. El mundo dejaría de sufrir de hambruna. El 97 por ciento de la producción total de granos y soya está dirigido para la alimentación del ganado, lo cual equivale a 40 millones de toneladas de comida que podrían reducir la tasa de hambruna en el mundo. Si tan sólo se dejara de consumir carne de res, entonces dejarían de gastarse 2 500 galones de agua para producir 500 gr, y se usarían para alimentar a 850 millones de personas que sufren de hambruna. 

2. Habría más terreno disponible para la expansión de la biodiversidad y los ecosistemas. Si se dejara de consumir grandes cantidades de carne de res, probablemente se reducirían los campos de granos que sirven como su alimentación. Por tanto, habría más espacio para el desarrollo de terrenos agricultores, reforestación e incluso espacio habitacional. 

3. Miles de millones de animales reducirían su sufrimiento. La mayoría de las granjas industriales mantienen a los animales en condiciones insoportables, sin la capacidad de reproducirse ni vivir en un hábitat natural y libre: “No hay mejor manera de ayudar a los animales y prevenir su sufrimiento que escoger no comerlos.” 

4. Disminuiría la resistencia a antibióticos peligrosos. Los puercos, pollos y otros animales son alimentados con drogas que los mantienen vivos en condiciones estresantes e insalubres, aumentando el riesgo de resistir a supervirus. Esto provoca que la persona que consuma esta carne, se vuelva resistente a antibióticos necesarios para la salud y el desarrollo. 

5. Habría menos casos de enfermedades cardiovasculares, obesidad, diabetes e incluso cáncer. De acuerdo con la Organización Mundial de la Salud –OMS–, las carnes procesadas forman parte de la sección de cancerígenos.

 



Monsanto invertirá 3 mil millones de pesos en México en los siguientes cinco años

La multinacional anunció que planea invertir 3 mil millones de pesos en México a lo largo de los siguientes cinco años, con el fin de “mantener su estrategia de investigación y desarrollo en el país”.

Monsanto, una de las empresas argoquímicas con mayor presencia en el mercado internacional, se le ha acusado de realizar prácticas antiéticas que han afectado tanto a la biodiversidad, al ecosistema como a la salud general de la población humana. Entre las acciones que se relacionan con el consumo de sus productos es la extinción masiva de las abejas mediante sus pesticidas, la extinción de numerosas subespecies de maíz y soya de regiones latinoamericanas, la incidencia de enfermedades, como cáncer y deformidades congénitas, debido al contacto o consumo de organismos genéticamente modificados –OGM–, etcétera. Pese a esta lista con impactos catastróficos sobre el medio ambiente y la población humana, así como las intervenciones legales en su contra, Monsanto continúa adquiriendo fuerza a lo largo de sus comerciantes y consumidores indirectos.

Ahora la multinacional anunció que planea invertir 3 mil millones de pesos en México a lo largo de los siguientes cinco años, con el fin de “mantener su estrategia de investigación y desarrollo en el país”. De acuerdo con el presidente y director general de Monsanto Latinoamérica Norte, Manuel Bravo, el objetivo es lograr un crecimiento en ingresos de entre 3 y 4 por ciento en el país, y así sumar 1 millón de hectáreas para uso productivo de transgénicos e híbridos. Actualmente la empresa posee ingresos cercanos de 10 mil millones de pesos anuales, 1 100 empleados que manejan el negocio para Centroamérica, Caribe, Ecuador, Perú, Venezuela y Colombia, siete centros de investigación y cuatro plantas de producción. 

En México tiene una presencia predominante mediante las marcas Asgrow y Dekalb, las cuales ofrecen una productividad de entre los 8 y 10 millones de pesos. Según Bravo, esta cifra incluyen los productos vegetales: “Es una operación relevante con semillas de maíz, de algodón, de sorgo y tenemos 23 variedades de vegetales, manejamos tomate y cebolla, entre otros. [Mientras que] en argoquímicos, nuestro producto más grande es Faena, que es la marca líder en glifosato, que es un herbicida selectivo de baja toxicidad que permite un manejo ágil para los agricultores.”

Si bien cada vez hay una creciente denuncia en contra de sus productos así como acusaciones de corrupción, abuso de poder e intimidación hacia comunidades indígenas, Monsanto continúa deseando invertir en México. Incluso Bravo defiende a la empresa estadounidense alegando que: 

Nunca se ha comprobado un caso que la ciencia lo soporte, en biotecnología, maíz y soya, que son para consumo animal y humano, llevamos 20 años de producción y los principales países productores están por arriba dle 90 y 95 por ciento de penetración de las tecnologías. 

En México importamos entre 10 a 15 toneladas de maíz, y 95 por ciento de la soya que comemos la compramos y es transgénica, pero en el país no hay ni un solo caso documentado de haber provocado una alergia. No hay un solo caso, a pesar de haber servido un millón de millones de comidas, que ligue la biotecnología con tema salud. Ha habido denuncias de parte del activismo, pero ninguna soportada por estudios académicos serios o por la autoridad. 

Por esta razón, presume, que se desea integrar el “paquete tecnológico, financiamiento, comercialización y asesoría técnica” en “un millón de las hectáreas que hoy no usan semilla de maíz mejorada” para que “puedan productir en lugar de una sola tonelada por hectárea que sean cinco o seis toneladas.” Es decir que ahora Monsanto quiere realizar una apuesta hacia una “ganadería intensiva a largo plazo” –en vez de una ganadería extensiva”, sin embargo sólo queda preguntarnos a costa de qué y de quiénes se planea realizar esta inversión. 



Aves de la CDMX comienzan a usar colillas de cigarros en sus nidos

Los científicos suponen que esto se debe a que la nicotina posee propiedades antiparásitas.

Si bien los cigarros no son una herramienta saludable para el ser humano ni el medio ambiente, la vida salvaje ha comenzado a reutilizar las colillas que encuentra en las calles como mecanismo de defensa. De acuerdo con un estudio realizado por la Universidad Nacional Autónoma de México –UNAM–, las aves urbanas usan estos restos del cigarro como una “bomba” protectora contra insectos y pestes que puedan acercarse a sus nidos. 

Inteligencia o supervivencia, los pinzones Carpodacus mexicanus han empezado a agregar colillas de cigarro para protegerse en contra de las garrapatas, las cuales tienden a succionar sangre e incluso comerse las plumas de sus crías. De modo que al notar que estos parásitos se mantenían a distancia ante las colillas, las aves decidieron colocar las colillas en sus nidos. 

Los científicos suponen que esto se debe a que la nicotina posee propiedades antiparásitas, de lo contrario no hay razones sustentables para que las aves adquieran conductas distintas a su cotidianidad. Para asegurarse de su hipótesis, investigadores de la Universidad Nacional Autónoma de México –UNAM– comenzaron a analizar el comportamiento de 32 pinzones en donde la peste de garrapatas estaría controlada. e

De acuerdo con Constantino Macías García, líder de la investigación, los padres pinzones suelen agregar fibras de las colillas de cigarro a sus nidos cuando éste contiene garrapatas. Sin embargo, este mecanismo de defensa no es del todo positivo: “Las colillas causan daño genético a los pinzones, pues interfieren con la división celular, lo cual pudimos notar al analizar sus células rojas.” De modo que las aves en la Ciudad de México continúan estando bajo un riesgo en un periodo a largo plazo. 



¿Por qué la tundra de Siberia está llenándose de burbujas subterráneas?

Una de las burbujas contenía aire con 200 veces más metano que el aire normal, y 20 veces más dióxido de carbono.

Hace una semana, Siberian Times publicó un video en donde un investigador pisaba un terreno de pasto aparentemente normal, hasta que empezó a moverse de manera ondulatoria –como si fuese un pedazo de gelatina terrestre–. Este descubrimiento, sin saber si era verídico, llamó la atención de numerosos investigadores ambientales, como Alexander Sokolov y Dorothee Ehrich. 

 

Ambos investigadores analizaron 15 burbujas subterráneas con alrededor de 1 metro de diámetro, ubicadas en la isla del mar de Kara. Durante la expedición, Sokolov y Ehrich abrieron una de las burbujas de pasto y suciedad y descubrieron que el aire que escapaba contenía 200 veces más metano que el aire normal, y 20 veces más dióxido de carbono. Son cantidades desorbitantes de tóxicos que están impactando en el ecosistema de esta isla, la cual se encuentra en un constante monitoreo en relación con el cambio climático debido a su gran población de osos polares.  

Una de sus hipótesis es que la reciente ola de calor que impactó en Europa causó que la permafrost de la tundra se deshielara, liberando gas metano justo debajo de la superficie: “Es probable que durante los diez días de calor extraordinario, el permafrost pudo haberse derretido y haber liberado una cantidad extraordinaria de gases”. Esta idea se apoya con que debajo de las burbujas hay un permafrost sólido. 

De hecho, esta no es la primera vez que sucede algo similar. En 2011 Igor Semiletov,  científico ruso de la Academia Rusa de Ciencias en el Lejano Oriente, encontró que: 

Sin hielo y con altas temperaturas en el verano el metano atrapado es liberado, lo que conduciría a un cambio climático veloz. Estos puntos de inflexión, como producto del calentamiento global, aceleran el calentamiento asimismo este fenómeno.

Lo preocupante de este fenómeno es realmente la cantidad del metano que está impactando en el planeta y, en consecuencia, empeorando los efectos del calentamiento global. Sokolov enfatiza que las burbujas de la tierra de Siberia podrían parecer no ser una alarma seria, sin embargo considera que valdría la pena realizar estudios a profundidad sobre este fenómeno.

Si quieres reducir tu huella ecológica y por tanto las cantidades de gas metano emitidas a la atmósfera, tal vez te puede interesar: Un día a la semana sin carne equivale a quitar un auto en circulación durante un mes

También en Ecoosfera: 

¿Qué son las columnas de gas metano que salen del Ártico?

Nadie –especialmente los políticos– quiere hablar de este poderoso contaminante  



Nadie –especialmente los políticos– quiere hablar de este poderoso contaminante

Tras una minuiciosa investigación de los mencionados ambientalistas, la agricultura animal –o la ganadería– es la responsable del 18 por ciento de los gases invernadero

Deforestación, consumo excesivo de agua, altos niveles de emisión de gas metano, extinción de especies, pérdida de hábitats, erosión del suelo, “zonas muertas” en océanos, estas son las consecuencias de la agricultura animal. Sí, se trata de una verdad inconveniente que las personas –principalmente los políticos– se niegan a hablar al respecto por el apabullante miedo que generan las empresas relacionadas con esta actividad agropecuaria. Sin embargo, activistas como  Kip Andersen y Keegan Kuhn están tomando “al toro por los cuernos” con su documental Cowspiracy

Tras una minuiciosa investigación de los mencionados ambientalistas, la agricultura animal –o la ganadería– es la responsable del 18 por ciento de los gases invernadero, porcentaje que es superior a la suma de todos los medios de transporte en el mundo –es decir, un 13 por ciento–. Esto quiere decir que tan sólo del ganado y sus productos de cuidado, se liberan 32 000 millones de toneladas de dióxido de carbono (CO2) al año.

 

Incluso, de acuerdo con la Food & Agriculture Organization –FAO–, el ganado es el responsable del 65 por ciento de las emisiones de óxido nitroso liberado por el humano; se trata del gas invernadero 296 veces más potente que el dióxido de carbono y que es capaz de mantenerse en la atmósfera durante 150 años. Sin mencionar que los gases intestinales de las vacas producen 150 miles de millones de galones de metano al día. 

En cuanto al consumo de agua, la ganadería ocupa 76 billones de galones al año, lo cual corresponde al 80-90 por ciento del consumo de agua en EE.UU. Es decir, para producir 500 gr de carne de res, se requieren 2 500 galones de agua.

Pese a los problemas ambientales que la ganadería está provocando en el planeta, la salud de los humanos y la biodiversidad, los políticos se niegan a hablar al respecto a la hora de crear medidas preventivas ecológicas. En el documental Cowspiracy explican, a profundidad, este grave problema para el medio ambiente: 

 

Más en Ecoosfera: 

La tundra de siberia se llena de burbujas subterráneas con metano

¿Qué son las columnas de gas metano que salen del Ártico?

Un día a la semana sin carne equivale a quitar un auto en circulación durante un mes



Una dieta basada en la carne contamina más que un automóvil: estudio

La res, de hecho, parece generar un mayor impacto que los demás como seres vegetarianos y rumiantes; es decir, ese animal es menos eficiente con lo que consume.

Existen cuantiosas razones por las que una persona toma la decisión de adquirir un estilo de vida más ecológica e, inclusive, vegetariano (o vegano). A veces puede surgir por una motivación de salud; en otras, por una preocupación por el medio ambiente. De modo que, a la hora de adquirir este estilo de vida, debemos realizar investigaciones en fuentes confiables para tomar las decisiones correctas.

Entre las investigaciones más contundentes al respecto, y probablemente la que cuenta con la fuerza suficiente para cambiar nuestro estilo de vida, es el del profesor Gidon Eshel, del Bard College en Nueva York (EE.UU.). En este estudio se descubrió que la carne del ganado (principalmente, de las vacas) genera un mayor impacto negativo en el medio ambiente que la del pollo o del puerco, e inclusive que el uso de un automóvil.

Y es que, de acuerdo con The Guardian, una dieta con base en el consumo de carne de res produce el doble de emisiones de gas metano. De hecho, de acuerdo con un estudio realizado en la Universidad de Oxford, donde se analizaron las dietas de 30 000 carnívoros, 16 000 vegetarianos, 8 000 consumidores de pescado y 2 000 veganos, una dieta rica en carne (dígase, consumir alrededor de 100 gramos al día), resulta en 7.2 kg de emisiones de dióxido de carbono; mientras que, en contraste, una dieta con base en vegetales y pescado, generan sólo 3.8 kg de CO2 al día; y, finalmente, las dietas veganas sólo producen 2.9kg.

Para Eshel, la agricultura es una de las principales causas del calentamiento global, provocando el 15 por ciento de todas las emisiones de gas metano. Actualmente existen cantidades exuberantes de grano y agua para criar al ganado, cuando hay una creciente preocupación de que, para el 2050, haya 2 miles de millones de personas necesitando esa cantidad de alimento. En consecuencia, las personas cada comen menos carne de res con el fin de ayudar al medio ambiente, o preservar el stock de granos. Entonces, ¿cuáles son las consecuencias en el medio ambiente?

El equipo de Eshel analizó cuánta cantidad de tierra, agua y fertilizante de nitrógeno se necesitaba para criar a las reses en comparación de los pollos, puercos, huevos y producción diaria. La res, de hecho, parece generar un mayor impacto que los demás como seres vegetarianos y rumiantes; es decir, ese animal es menos eficiente con lo que consume: “Sólo un minuto de fracción del alimento consumido por la res se va directamente al flujo sanguíneo, perdiendo entonces gran parte de la energía.” En otras palabras, al alimentar al ganado con grano, en vez del pasto, exacerba su ineficiencia, provocando huellas que dañan al medio ambiente.

De acuerdo con el profesor de Tim Benton, de la Universidad de Leeds, la intervención más importante para reducir la huella de carbono es, más allá de abandonar los automóviles, comer menos carne roja: “En otro estudio reciente se explica que la intervención más fuerte para liberar las calorías que podría usarse para alimentar a personas, es dejar de alimentar al ganado con semillas y granos.” Pero, por supuesto, se trata de un tema muy controversial.

Se trata realmente de un mensaje importante, el cual se deberá prestar atención en caso que se desee mejorar la eficiencia de la producción y, así, reducir los impactos ambientales. Para el profesor Mark Sutton, del Centre for Ecology and Hydrology del Reino Unido, se trata realmente de que: “EE.UU. y Europa usan una cantidad excesiva de tierras en sistemas de ganado ineficientes; mientras que la tierra fértil es de alta calidad, se usa principalmente para alimentar animales y no humanos.”

Observatorio

Seguimiento a los asuntos ambientales y de ecología más urgentes de México.

Biblioteca Ecoosfera

Una compilación de lecturas (libros, ensayos, etc) disponibles en PDF sobre temas como sustentabilidad, medioambiente y salud.

Ir a Biblioteca