Caminar y andar en bici en las ciudades es mejor incluso en las más contaminadas; estudio

Aunque a nadie beneficia una ciudad contaminada, no dudes en usar otros medios antes que el coche.

En esta década son cada vez más recurrentes las contingencias ambientales. En lugares como China pero también en ciudades como la Ciudad de México o París.

Cuando los niveles de contaminación son alarmantes pareciera que la mejor alternativa para la salud es simplemente exponerse lo menos a los exteriores. Y lo más lógico sería evitar los trayectos en la ciudad al aire libre como caminar o ir en bicicleta; respecto a ello ¿Qué dicen los expertos?

El investigador Marko Tainio de la Universidad de Cambridge en mancuerna con investigadores del Medical Research Council y la Universidad Anglia Oriental buscaron responder precisamente a esta pregunta y lo que encontraron es reconfortante.

Hicieron primero un análisis de la cantidad de contaminantes que enfrentan las personas en distintas ciudades del mundo al atravesar su ciudad a la intemperie. Encontraron que aunque vivir con contingencias ambientales es naturalmente fatal, los efectos físicos de caminar y de andar en bicicleta son mayores que el riesgo que implica el realizar estas actividades en circunstancias contaminadas.

Por ejemplo, los riesgos contraproducentes para una persona que realiza estas actividades llegarían cuando el ambiente se encontrara tan contaminado como 100 µg/m3 y luego de que hubiese montado su bicicleta sin parar durante hora y media, o bien, luego de 10 horas consecutivas de caminata. Lo anterior es prácticamente imposible, en el mundo el promedio en las grandes ciudades es de  (22 µg/m3).

Nuestro modelo indica que en Londres los beneficios de un trayecto al aire libre sobrepasan los malos efectos de la contaminación. Incluso en Nueva Delhi, una de las ciudades más contaminadas del mundo, con niveles diez veces más altos que en Londres, las personas habrían de andar en bici hasta 5 horas por semana para que los riesgos de la contaminación sobrepasen los beneficios.

Puedes checar los datos sobre tu ciudad acá.

 

 



Aves de la CDMX comienzan a usar colillas de cigarros en sus nidos

Los científicos suponen que esto se debe a que la nicotina posee propiedades antiparásitas.

Si bien los cigarros no son una herramienta saludable para el ser humano ni el medio ambiente, la vida salvaje ha comenzado a reutilizar las colillas que encuentra en las calles como mecanismo de defensa. De acuerdo con un estudio realizado por la Universidad Nacional Autónoma de México –UNAM–, las aves urbanas usan estos restos del cigarro como una “bomba” protectora contra insectos y pestes que puedan acercarse a sus nidos. 

Inteligencia o supervivencia, los pinzones Carpodacus mexicanus han empezado a agregar colillas de cigarro para protegerse en contra de las garrapatas, las cuales tienden a succionar sangre e incluso comerse las plumas de sus crías. De modo que al notar que estos parásitos se mantenían a distancia ante las colillas, las aves decidieron colocar las colillas en sus nidos. 

Los científicos suponen que esto se debe a que la nicotina posee propiedades antiparásitas, de lo contrario no hay razones sustentables para que las aves adquieran conductas distintas a su cotidianidad. Para asegurarse de su hipótesis, investigadores de la Universidad Nacional Autónoma de México –UNAM– comenzaron a analizar el comportamiento de 32 pinzones en donde la peste de garrapatas estaría controlada. e

De acuerdo con Constantino Macías García, líder de la investigación, los padres pinzones suelen agregar fibras de las colillas de cigarro a sus nidos cuando éste contiene garrapatas. Sin embargo, este mecanismo de defensa no es del todo positivo: “Las colillas causan daño genético a los pinzones, pues interfieren con la división celular, lo cual pudimos notar al analizar sus células rojas.” De modo que las aves en la Ciudad de México continúan estando bajo un riesgo en un periodo a largo plazo. 



Oaxaqueño tiene un plan para salvar a las abejas de su extinción

A lo largo de sus estudios, ha descubierto que son algunos hongos, ácaros y el neoniconitoide –químico de los pesticidas– que promueven el debilitamiento de las abejas.

Siendo tan sólo un adolescente, el actual doctor oaxaqueño Ernesto Guzmán-Novoa, supo que las abejas eran seres vivos cuya importancia trasciende fronteras nacionales o culturales. A él no sólo le gustaba la miel que estos polinizadores realizan, también la precisión que tienen para desarrollar sus hogares y organizar sus poblaciones. Por esta razón, 30 años más tarde y sabiendo que la población de las abejas se encuentra en peligro de extinción, Guzmán-Novoa decidió encontrar una manera de salvarlas. 

Ahora el mexicano es el líder del Centro de Investigación de la abeja melífera de la Universidad de Ontario, en la cual se investigan las principales causas que empeoran la salud de las abejas. A lo largo de sus estudios, ha descubierto que son algunos hongos, ácaros y el neoniconitoide –químico de los pesticidas– que promueven el debilitamiento de las abejas. En otros artículos en Ecoosfera hemos hablado al respecto de cómo se busca reducir el consumo y el uso de estos químicos tóxicos en el mercado agroquímico –las cuales poseen unas ganancias de 200 miles de millones de euros–, sin embargo empresas como Monsanto y Pfeizer han salteado los juicios pese a la mayoría de los esfuerzos. 

 

En los últimos años Guzmán-Novoa se ha dedicado a denunciar las compañías argoquímicas, gobiernos e incluso granjeros convencionales que, defendiendo a los pesticidas por interés económicos. Sin embargo, el ambientalista no se da por vencido: “Tenemos partes del puzzle, pero todavía no tenemos la imagen completa de lo que causa la muerte de las abejas.” Y paso a paso, resguardado en la provincia de Ontario, Canadá, está buscando la manera de prohibir este tipo de pesticidas que obligue a los granjeros a rendir cuentas si los usan a partir del 2017. En caso de lo contrario, advierte Guzmán-Novoa, esto pondrá en riesgo la seguridad de las cosechas, “ya que uno de cada tres alimentos que consumimos dependen de la polinización de estos pequeños animales. O lo que es lo mismo: más de 500 miles de millones de euros por año.”



Mancha de residuos fecales podría afectar biodiversidad en Los Cabos

Si bien en una primera instancia trataron de encubrir el hecho señalando que se trataba tan sólo de “un líquido derramado por alguna embarcación”, las muestras recabadas comprobaron que eran realmente residuos fecales.

 

Cerca del municipio de Los Cabos, en Baja California Sur, se comenzó a reportar la presencia de una creciente mancha café que parecía simple agua sucia. Sin embargo, tras solicitar –y demandar– la investigación de la Comisión Estatal para la Protección contra Riesgos Sanitarios –Coepris–, se confirmó la presencia de desechos fecales. 

Si bien en una primera instancia trataron de encubrir el hecho señalando que se trataba tan sólo de “un líquido derramado por alguna embarcación”, las muestras recabadas comprobaron que eran realmente residuos fecales. Frente a esto, la Procuraduría Federal de Protección al Ambiente –Profepa– y la Marina se encuentran haciendo uso de sus recursos para disolver la mancha que está afectando al ecosistema marino de la región, mientras tanto las autoridades han empezado a realizar averiguaciones sobre los responsables de la gran mancha y sus consecuencias en el medio ambiente. 

La mancha de color café, actualmente con una capa blanca, amarillenta y espumosa, muestra un proceso de decomposición orgánica, lo cual contiene coliformes fecales que pueden estar afectando a la biodiversidad marítima de la zona. Se cree que la mancha, que va desde la entrada de la marina de Cabo San Lucas hasta Migriño, se originó cuando algún barco descargó ahí sus desechos. Se ha considerado un hecho ilegal. 



Si usas la bici, disminuirán también tus ganas de consumir alcohol y tabaco

Un informe señala que el uso de la bici es adictivo y contagioso, y que, además, disminuye los hábitos insanos.

Es curioso como muchos fenómenos atraen a sus pares similares. Así como la vida es una cadena unida al todo, en la vida cotidiana los hábitos (probablemente la herramienta al alcance más poderosa para impulsar una buena o mala calidad de vida), producen también una cadena de efectos similares.

Si adoptamos hábitos insanos, lo más probable es que estos crezcan en esta dirección (incluso aunque no te hagan sentir bien); en su contraparte, cuando adoptamos hábitos más saludables, van sumándose a esta cadena nuevos hábitos más sanos. 

En el caso de la bicicleta, que está siendo adoptada como medio de transporte por millones de personas en el mundo– de alguna manera orillados por la inviabilidad del tráfico en las ciudades, esta provoca que las personas que la usan se vuelvan más saludables. 

Un nuevo informe realizado por Cyclescheme sobre la población del Reino Unido ha comprobado cómo el uso de la bicicleta es contagioso y adictivo. Pero además, la mayoría de los encuestados que han adoptado su uso declararon haber disminuido sus hábitos de consumo de tabaco y de alcohol. 

Un 53% de los encuestados respondieron que el uso de la bicicleta se ha convertido en un hábito del que ya no desean prescindir: una saludable adicción. En el estudio fueron analizados 10.000 ciudadanos, y la mayoría coincide en que han reducido significativamente el consumo de alcohol y tabaco desde que decidieron usar la bicicleta como medio de transporte.



Un estudio comprueba que andar en bici también te mantiene joven

Además de los beneficios a la salud, ahora se comprobó que también es un remedio antivejez

Cada vez que veo a un adulto sobre una bicicleta no pierdo la esperanza para el futuro de la humanidad.

H. G. Wells

Hay algo de sano en mantener una cierta fantasía infantil en la mente adulta. Lo anterior está estrechamente ligado a cómo percibimos el mundo y cómo lo vivimos. Luego de que el auto, sobre todo desde mediados del siglo pasado se convirtiera en un sinónimos de estatus y calidad de vida, fue perdiéndose el uso de la bicicleta como un sistema lúdico, que conlleva un dejo fantasioso.

En el uso de la bicicleta hay algo divertido, inexorablemente unido a nuestras percepciones. En una bicicleta uno se siente más alerta del entorno, de los sonidos, olores, y sensaciones. Así, andar en bicicleta activa tu imaginación, pero además hace que tu cuerpo se mantenga más joven.

Aunque lo anterior de alguna forma ya se conocía, pues sabemos que andar en bici es muy saludable, ahora se ha comprobado directamente, mediante un estudio, que las personas que usan más este medio de transporte mantienen las cualidades psicológicas de personas más jóvenes. El estudio fue publicado por el Journal of Physiology y fue realizado por el King’s College de Londres  y la Universidad de Birmingham.

Según los resultados, los ciclistas mayores a 55 años tienen una función psicológica que los sitúa en una edad más joven que el resto de sus coetáneos. Cabe anotar que el análisis se hizo en base a personas que suelen usar la bici de una manera más profunda, pues son capaces de recorrer unos 100km en menos de 6 horas y media. Sin embargo, los resultados apuntan a que el empleo de la bicicleta es la razón de su juventud perenne.

Aunque cualquier ejercicio es recomendable, andar en bici implica un esfuerzo muscular, nervioso, cardiovascular y respiratorio, además de que conlleva tintes lúdicos, quizá un elemento que también influye en que las personas que usan la bicicleta como medio de transporte se mantengan más jóvenes.

Observatorio

Seguimiento a los asuntos ambientales y de ecología más urgentes de México.

Biblioteca Ecoosfera

Una compilación de lecturas (libros, ensayos, etc) disponibles en PDF sobre temas como sustentabilidad, medioambiente y salud.

Ir a Biblioteca