Ecoosfera - La difusión de información es nuestra forma de contribuir a la eco revolución

Close

¿Quieres poner a dieta a tu gato? Necesitas leer esto primero

Un gato esterilizado, que nunca abandona el sofá y notablemente obeso, es uno del 30 por ciento de los gatos domésticos que sufren de una serie de problemas para la salud tanto física como emocional. Este estilo de vida sedentaria no sólo es un factor de riesgo para el desarrollo de enfermedades como diabetes y artrosis, también para un estado de ánimo cargado de estrés y frustración –principalmente cuando se cambian la cotidianidad o las normas a seguir–. 

De acuerdo con la Asociación de Veterinarios Españoles Especialistas en Pequeños Animales –AVEPA–, el sedentarismo y el sobrepeso felino son tendencias habituales porque “sobrealimentamos a nuestros gatos”. Al malinterpretar sus señales comunicativas, se cede ante la insistencia de demanda de comida: “En realidad, sus miaus frente al plato con cara suplicante son una llamada de atención a sus dueños, porque se aburren o porque, simplemente, lo hacen a la misma hora todos los días. No tiene por qué significar que tengan hambre.”

foyel.com
foyel.com

Existe una constante confusión entre el hambre y su necesidad de mimos. Al ponerlo a dieta, no sólo provoca una confusión, también cambios en la conducta del gato; como por ejemplo, señales de indiferencia hacia su dueño. Pese a que frente a los cambios alimenticios, los gatos pueden mostrarse distantes, esquivos y obsesivos con la demanda de comida. No obstante, es importante recordar las palabras de Raquel Sierro, secretaria de la Asociación Felina Española –ASFE–: “Sus sentimientos no cambian porque modifiquemos sus hábitos alimenticios”.

Gracias a una serie de estudios realizados por la Universidad de Cornell, en EE.UU., sobre el comportamiento de 48 gatos con sobrepeso y a los que se les puso a dieta durante ocho semanas, se descubrió que los felinos se mostraron igual o más cariñosos con sus dueños que antes de cambiar sus pautas alimentarias. Lo que realmente provoca la serie de cambios conductuales es el apego de los mismos gatos a sus costumbres, rutinas y rituales: “Los cambios no les gustan y se pueden estresar hasta que se habitúen a las nuevas pautas”. 

Ignacio Arija, profesor de la Facultad de Veterinaria de la Universidad Complutense de Madrid, explica que una de las soluciones viables es supervisar estas modificaciones dietéticas con un veterinario, quien se encargará de brindar una dieta que provoque la sensación de saciedad: “También conviene racionar el alimento, de forma que el gato no se sienta frustrado por la sensación de vacío en el plato”.

[El País

 

Ver Más
Close